viernes, 1 de julio de 2016

La persecución del hombre seductor



Lo que más me molesta de las escuelas de seducción rata es que enseñan a manipular, pero no enseñan a persuadir, enseñan a engañar y no a ser auténtico. Hay una gran diferencia entre persuadir y llevar una relación a un Gana-gana y manipular donde tu ganas y el otro pierde (mentalidad de estafador).

Sin embargo, la seducción y el cortejo es un DERECHO que tenemos como seres humanos, de gustar y de buscar gustar, es un apasionante juego. Recientemente hemos visto un movimiento de mujeres que critican la masculinidad por el simple hecho de ser hombres, porque nos gustan las mujeres, porque deseamos ser activos en la búsqueda de mujeres que nos gustan.

Nos critican porque olemos y nos comportamos como hombres. Intentan volvernos una versión femenina de ellas. Intentan que tengamos miedo a acercarnos. NO debes sentir vergüenza sino ORGULLO de estar en este camino de la seducción, de estudiar y preparar tu juego interno para ser una mejor versión de ti mismo, de conocer cómo comunicarte y expresarte mejor frente a las mujeres.

Noticias como las que comparto a continuación suponen que detrás de cada hombre que se acerca a una mujer hay un violador, y NO PODEMOS permitir eso. Si tu eres de los que eres auténtico, persuasivo y seductor y hombre NO DETENGAS tu búsqueda de placer y de equilibrio emocional al lado de una mujer. Te pongo en contexto: en la revista MEN´S FITNESS se ha censurado un artículo por hablar de "Cómo convertir un NO en un SI", porque algunas mujeres han dicho que es violador y sexista, e inadecuado, y otras cosas absurdas.

Es importante tener en cuenta que como seductor debes respetar la libertad humana, y no manipular, pero si puedes persuadir y llevar a un SI basado en un Gana-Gana. Las editoriales y medios siguen el camino que les es más fácil, hacer caso a lo "políticamente correcto" y quitar el contenido. La misma historia de la imagen que acompañaba la más reciente película de X Men Apocalipsis.

Es claro que un hombre no puede creer lo que se dice en algunas escuelas Rata de que TODAS quieren estar contigo, y que su negativa es un sí encubierto. Para relacionarte de forma SALUDABLE con las mujeres necesitas calibración para saber cuándo un NO es definitivo, y cuando saber que encierra algo de la picardía característica del juego seductor, donde es frecuente ocultar las intenciones.

El valor detrás de un hombre persuasivo es la capacidad que tiene de comunicar sus valores, respetar la libertad y la voluntad del otro, pero aun así tentar, negociar, buscar su objetivo, aunque en un principio parezca difícil. Si se nos castra el legítimo derecho de sobreponernos a las negativas o al rechazo ¿entonces qué nos queda? ¿Cómo sería posible para un vendedor vender? ¿Cómo sería posible llegar a acuerdos políticos o económicos en mesas de negociación? ¿Cómo sería posible cambiar nuestra suerte? Nuestro destino sería permanecer paralizados y olvidar nuestra naturaleza guerrera.

Es verdad, algunos hombres tienen mecanismos primitivos, abusivos y delictivos para acercarse a una mujer. Pero justamente es la educación en emociones y en dinámicas sociales las que llevarán a una mejor comunicación entre sexos. Pero para ello es necesario escucharnos y mantener el diálogo abierto entre hombres y mujeres. No puede seguir pasando que se generaliza a todos los hombres por la conducta de otros.

Si hay ladrones en el mundo, o asesinos, eso no te hace uno de ellos. Y este camino de la seducción es justamente para vivir una vida extraordinaria, con valores y con la decisión de encontrar personas importantes en el camino para vivir nuestra vida emocional y sexual al máximo.

Como hombres tenemos que seguir descubriendo nuestra esencia y afirmando con solidez nuestros principios, danzando en la comunicación con las mujeres, para transformar sus negativas en aceptación, para persuadir, porque de eso se trata la vida, de transformar No en Sí. Transformar un No puedo en SI puedo.

El artículo en cuestión que hace referencia a la noticia está aquí.


¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

Hasta la próxima!

-----
Encuentras disponible este post en formato audio a continuación: 

miércoles, 29 de junio de 2016

Video: Análisis del lenguaje corporal de Enrique Peña Nieto



Hola a todos. Un post muy rápido para  compartirles mi más reciente análisis de lenguaje corporal, a propósito de la más reciente reunión entre el presidente de México Enrique Peña Nieto, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama y el primer ministro de Canadá Justin Trudeau.

Aprovecharé el video para contarte qué son los gestos emblemas, y aprenderemos algunos códigos protocolarios, y quizá una que otra micro expresión facial.



¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

lunes, 27 de junio de 2016

¿Por qué se desploma un campeón como Messi? Claves de resiliencia



Es un hecho que tenemos una imagen distorsionada de los triunfadores. Creemos que son extraterrestres y que siempre tienen las cosas clarísimas. Pareciera que han nacido con una especie de don que los distancia de los mortales y hace que las crisis no les toquen. Muchos de ellos nos sirven de inspiración, pero pensamos que es muy difícil llegar a la altura de los dioses del Olimpo: un lugar más allá del bien y del mal.

Sin embargo eventos como la intempestiva renuncia de Lionel Messi a la Selección Argentina nos hace cuestionarnos sobre la calidad de las personas triunfadoras. ¿Cómo es posible que una persona como esas simplemente se desmorone y decida tirar la toalla? ¿Cómo es posible que alguien por más que quiera no logre un sueño y termine por decir que se ha finalizado?

Estas son las cosas que conectan a los héroes con la humanidad y que nos arrojan muchísimas pistas sobre la naturaleza humana. Y es allí donde son justamente más inspiradores, porque alimentados por la dificultad podemos ver en ellos un reflejo de los fracasos cotidianos, de los obstáculos para conseguir nuestros sueños, del material necesario para seguir adelante.


He seguido los casos de deportistas como Rafael Nadal y en su ocaso profesional he podido aprender muchísimo sobre cuando tu estado mental parece perdido y en sus palabras pareciera que tiene más una lesión a nivel de mentalidad que una lesión real física. También el caso de Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético de Madrid que ha estado en dos finales del torneo europeo de clubes más importante y en ambos lo ha perdido faltando milímetros para la meta. Fernando Alonso en la Fórmula 1 ha sido otro caso que he estudiado sobre cómo triunfar en el mundo competitivo no es algo cotidiano y que es posible varios años en el desierto sin que nada se arregle, y al contrario cada vez sea peor. Y ahora Messi nos muestra la cara amarga de la derrota en la Selección Argentina, 4 finales perdidas y para él ya es mucho y decide dar un paso al costado completamente herido por los fallos propios y de su equipo.

Si estás en este camino de la seducción y del mejoramiento personal hay muchísimos enfoques para trabajar la mente. Y una de las cosas con las que más luchamos es contra la mente conformista, esa que le da lo mismo ser segunda que primera, esa que dice que lo importante es participar y no ganar, esa que dice que debes ser tú mismo y no ser demasiado exigente, no sea que te vayas a extralimitar y exigirte demasiado. Esa mentalidad es la responsable de la inercia, del esperar para otro día y procrastinar lo que debemos hacer para lograr las metas, esa mentalidad se opone al hecho de programar objetivos y perseguirlos sin parar hasta lograrlos. Esa mentalidad hace que seamos autocomplacientes y simplemente dejemos de exigirnos y de ser ambiciosos. Es la mentalidad por la cual perdemos demasiado tiempo en pensar y pensar y no actuar.

Sin embargo muchos factores tienen que ver con el éxito personal, y difícilmente tenemos éxito sólo por nuestros propis méritos, necesitamos de los otros para venderles, de otros para trabajar con ellos, de otros para tener relaciones significativas. Y en muchos casos necesitamos una suma de elementos para que las cosas simplemente se den. Puedes llamarle suerte o azar, y aunque muchos odien esta palabra porque significa que hay variables fuera de su control, es evidente que existe algo fuera de nuestra mano que puede entorpecer o no las cosas: llámale política, llámale clima, llámalo sincronías o asincronías de eventos o lo que sea.

Y en todo ello tenemos que lidiar con la frustración. Con ese doloroso sentimiento de que las expectativas que teníamos no se ven satisfechas. Y en muchos casos esas frustraciones se van acumulando hasta que crean en nosotros la sensación de que simplemente no podemos hacer nada para transformar nuestras circunstancias. Personas que tienen una excelente hoja de vida y no consiguen empleo, personas que trabajan mucho y no se ven recompensados, personas que emprender y han fracasado varias veces, personas que desean una pareja estable y no la consiguen.

La pregunta es: ¿hasta cuándo abandonar y cómo saber que ya no debo insistir más en ello? Internet está lleno de ejemplos de cómo los Beatles fueron rechazados, de cómo la autora de Harry Potter tocó puertas y fue rechazada una y otra vez, y así, todos los triunfadores se enfrentaron ante el escepticismo. En la seducción es posible ver personas a los que las relaciones de pareja no les resultan tan felices, que todas las mujeres parecen estar ocupadas, que aunque hagan profundos cambios la realidad se resiste y no saben qué más deben hacer para conseguir los resultados. Se sienten impotentes y presas de ese factor azaroso incontrolable que se ha ensañado con ellos y no quiere dejarles triunfar.

Y allí es cuando cuestionamos esto que dice: “TODO lo que quieras lo podrás conseguir”, “cuando no consigues algo es que tienes algún tipo de restricción inconsciente”, “si no logras a la larga es que es tu culpa”. Y son verdades a medias que ocultan algo importante: hay momentos en los cuales fracasamos estruendosamente en el camino de lograr nuestras mentas. Hay momentos de desazón y de un profundo sentimiento de desesperanza. Es allí donde nos encontramos a la realidad de la vida y de las circunstancias adversas que nos ofrecen, es allí donde probamos nuestro talante, nuestra personalidad y lo que en verdad creemos de nosotros mismos.

Allí emerge un concepto necesario para deportistas y personas orientadas al logro de alto nivel de desempeño y útil para nosotros también: la resiliencia, que es la capacidad que tenemos psicológicamente para enfrentarnos al éxito aún en condiciones de adversidad. ¿Cómo enfrentamos la lucha física y mental para lograr algo que es difícil o que se presenta en condiciones adversas? Básicamente la resiliencia es la existencia de estructura, recursos, marcos mentales y referentes para lograr lo que parece extremadamente difícil. Y la resiliencia es la capacidad de recuperarse de fuertes golpes, es lo que necesita Messi para replantearse la posibilidad de seguir luchando por títulos con su selección, es lo que necesitas tú para volver a emprender después de un fracaso doloroso, es lo que necesitas para enfrentarte a la vida sentimental luego de un engaño, de un divorcio o de un doloroso rechazo.

El riesgo como el fracaso son hechos inevitables. El problema real son los patrones de fracaso, la repetición del fracaso, es allí donde los RECURSOS de una persona se ponen a prueba.

Revisemos algunos conceptos:

1.     Recursos: Las habilidades psicológicas, sociales y emocionales que posee un individuo, sumado también a las capacidades financieras que puede tener alguien.
2.     Estructura: Constitución personal de crianza y educación que le puede permitir a alguien acceder a recursos y que le permitiría la auto generación de recursos.
3.     Marco: Capacidad que tiene una persona para darle lecturas diversas a una situación, crear nuevas lecturas e inspirar a otros con esas visiones. Como he dicho en algún post el marco es algo que se tiene o que otros te imponen.
4.     Referentes: Capacidad de aprendizaje inspirado en observar e imitar a otros.

Personalmente estas cuatro capacidades son fundamentales en el desempeño. Te pongo el ejemplo de Messi: tiene la Estructura, ha sido formado y educado como un deportista top, con creencias fuertes y con una capacidad mental y psicológica a toda prueba que le es innata. También posee Recursos, es decir, es capaz de recrear su comportamiento e inventarse creativamente la manera de solucionar algo. También tiene referentes, tanto personas que le enseñan y le entrenan como aspiraciones que le hacen ser ambicioso. Pero su fractura en la coyuntura actual se debe a que el Marco se la ha derrumbado. Con la Selección Argentina ya ha perdido finales, sin embargo ha sido posible que las re encuadre y que eso le motive para poder volver a competir. Sin embargo, la repetición del fracaso sumado a su propio desempeño y error ha llevado a que el marco se fracture y se halla quedado sin explicaciones y sin nada de qué agarrarse. Es una situación similar a que se rompa el piso y estés a gran altura, la sensación de caída es vertiginosa y es allí cuando la persona se conecta con la ansiedad, la frustración, la rabia y sobre todo la impotencia.

Ante ello la persona se expone a la necesidad de revisar su marco. De re encuadrarlo. Con toda seguridad lo logrará puesto que posee la Estructura y posee los Recursos y posee los Referentes. La estructura predice que logrará levantarse y los Recursos necesitan ponerse en marcha para generar más recursos que le permitan enfrentarse a esta crisis vital y la labor es crear una nueva lectura de la situación que le permita asumir el riesgo y ver si es razonable seguir adelante o enfocarse hacia otra cosa.

¿Qué podemos aprender de esto? Necesitamos saber a ciencia cierta qué grado de intervención necesitamos para generar músculo resiliente en nuestra psicología. Y para ello necesitamos de alguien experto que nos permita descentrarnos y que nos muestre si el problema es estructural, si el problema es de recursos o si el problema es de marco, y a partir de allí debemos encarar nuestro proceso posterior al duelo emocional.
Una metáfora: el fracaso es como una fractura, necesitas sanar la fractura y luego empezar a entrenar nuevamente, para ello el factor más importante es el tiempo y tu lectura los acontecimientos. Hay personas que no tienen una estructura para sobre ponerse al dolor, y optan por victimizarse, por auto destruirse. Otras no tienen los recursos y son incapaces de crear nuevos, es como si hubiera algún grado de analfabetismo emocional o social y simplemente no tienen ni idea por dónde tomar. En este caso nuevamente es importante el valor del apoyo de tus amigos y de personas expertas que te ayuden a explotar recursos y a descubrir nuevos, es como excavar en búsqueda de minerales valiosos, hay que perforar y extraer, es necesario que te pongas a prueba y descubras qué sale de ti, el fracaso pone delante retos para descubrir cosas que ni imaginábamos que podríamos lograr y eso sólo es porque hemos cultivado y encontrado más recursos.

Señales que debes tener en cuenta:

1.     Señales de auto destrucción, caos interno, depresión profunda dan cuenta de problemas estructurales que deben ser solucionados.
2.     Señales de no saber qué hacer, implican la necesidad de cultivar y explotar más recursos para sobreponerse a la situación y para buscar formas creativas de intentar de otras formas.
3.     Falta de explicación a lo que sucede implica falta de marco, así como la falta de motivación y el deseo de abandonar. Allí es necesario darle una interpretación al fracaso que te permita seguir adelante y que te cree condiciones para enfrentarte a una situación semejante (otra búsqueda de empleo, otra búsqueda de pareja, otro partido deportivo)
4.     Falta de inspiración: Es necesario buscar referentes que te permitan ver a personas que hayan sobrevivido a la situación y que hayan tenido éxito en donde tú has fracasado.

Lo importante es: hacer el duelo, sanar tu herida, no quedarte sólo y dedicarte a la creación ya sea de estructura, recursos, marcos y referentes para salir fortalecido de la situación, poder sobrevivir a la desesperación y la angustia y poder encontrar motivación y energía para seguir adelante.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!