jueves, 5 de mayo de 2016

10 recursos psicológicos para lograr tu éxito con las mujeres y en la vida



Estoy convencido que el éxito, el triunfo o la armonía personal, como le quieras llamar, es un asunto de recursos interiores.

Es más, el llamado por Timothy Gladwell “Juego Interno” es simplemente la disposición de recursos de toda naturaleza a la hora de lidiar con los asuntos importantes de la vida.

La mentalidad simplemente es la existencia y el hábito de uso de tales recursos mentales. Y en este mundo competitivo y en esta montaña rusa de experiencias, el sube y baja vital, sobrevive psicológicamente y triunfa quien tiene un mayor bagaje de recursos.

Haz de cuenta que posees para ti de una caja de herramientas, hay un martillo, un serrucho, un taladro, una llave inglesa, entre otras herramientas. Si en tu casa sucede algo, por ejemplo, se rompe un tubo y se comienza a inundar, tu sabes que alguno de esos instrumentos te ayudará, quizá el martillo y la llave inglesa sean suficientes. Al hablar de recursos es saber que tenemos herramientas psicológicas para subir la escalera al éxito y para sobreponernos a las dificultades naturales que enfrentaremos.

Por ello insisto en el entrenamiento mental. Es la clave del juego de la seducción y del juego de lograr lo que te has propuesto.

Hace cuatro años trabajé con un hombre, tímido, absolutamente inseguro, tenía la etiqueta de nerd y por ello había sufrido un fuerte matoneo en el colegio. Además tenía unas importantes entradas que delataban una inminente calvicie, flaco, con cara de niño y algunos amaneramientos debidos a que siempre fue el consentido. Pero tenía un tremendo recurso que aprovechamos al máximo: una extraordinaria capacidad de orden y una increíble capacidad de aprender, era una máquina. Siempre había destacado en lo académico así que eso lo aproveché para llenarle la mente de más recursos. Trabajamos cerca de cuatro meses: teoría y práctica y avanzó de una forma impresionante.

Me lo encontré hace unos días nuevamente, simplemente no ha parado de aprender, me mostró sus impresionantes logros en todos los aspectos de la vida, ahora sus dilemas no son por soledad, sino por tener una abundancia de mujeres excelentes: mayores, menores, profesionales, independientes, y entre tanto él no sabe a ciencia cierta si es su momento de sentar cabeza. Su actitud al verlo me llenó de orgullo por él: seguro, con un tono de voz dominante, una amplia sonrisa imperfecta pero que exhibe sin importarle, cada vez más calvo pero ya no lo disimula, pero con una actitud arrolladora, y con un marco abundante que me hubiera encantado grabarlo para podérselos mostrar.

Él tenía un par de recursos que le apalancaron lo demás: orden y curiosidad por aprender. Y ello le generó los recursos que le faltaban para tener una vida abundante y extraordinaria. Eso en verdad hizo mucho más fácil mi trabajo, me permitió insertar e insertar otros recursos que él pudo incorporar a su conducta.

¿Cuáles son los recursos más importantes? Al menos estos son los que yo evalúo en una persona con la que trabajo y los que busco d

1.     Capacidad de adaptación: ¿Qué tal fácil  logras sentirte cómodo en un nuevo ambiente? ¿Qué tanto calibras una nueva situación o un nuevo grupo de personas?
2.     Capacidad de atribución: ¿A qué le echas la culpa de lo que te pasa? ¿Cuándo las cosas no salen como deseas o tienes un feedback negativo a qué lo atribuyes?
3.     Capacidad de creer en sí mismo y exigirse a fondo: ¿Qué tan complaciente eres contigo mismo? ¿Qué tanto dudas de ti mismo cuando te enfrentas a un reto?
4.     Capacidad de cuestionar: ¿Qué tanto te atreves a desafiar el estado actual de las cosas? ¿Qué tanto te das la oportunidad de cuestionar tus propias creencias? ¿Qué tanto crees en ti mismo por encima de lo que dicen los demás?
5.     Capacidad de ser autónomo: ¿Qué tanto te dejas llevar por la masa? ¿Qué tan borrego eres? ¿Qué tanta creatividad tienes como para adaptar lo que otros dicen a ti y ponerlo a prueba? ¿Qué tanto necesitas la aprobación de los demás? ¿Qué tanto dependes de los demás?
6.     Capacidad de resiliencia: ¿Cómo te levantas cuando te has caído? ¿Cuánto duran tus crisis? ¿Qué tan rápido puedes reconstruirte y volver a intentar? ¿Qué tan rápido puedes recuperar un estado positivo y enfocado después de una derrota/dificultad?
7.     Capacidad de auto conciencia: ¿Qué clase de preguntas te haces para enfocarte a tus objetivos? ¿Qué tanto eres capaz de darte tú mismo retroalimentación y aprender de tus aciertos y errores? ¿Cómo es tu diálogo interno?
8.     Capital erótico: ¿Qué tanto aprovechas lo que tienes en términos de tu físico y de tu personalidad para atraer a otras personas?
9.     Capacidad de comunicar a un nivel profundo emociones: ¿Qué tan empático puedes ser? ¿Qué tanta facilidad tienes para desplegar emociones, para contagiar emociones y para evocar emociones en otras personas? ¿Cómo están tus habilidades de persuasión?
10.  Capacidad de ser disciplinado: ¿Qué tan consistente eres? ¿Cuál es tu capacidad de ponerte en marcha? ¿Qué tan ordenada está tu mente?

Esto es lo que suelo calibrar en una persona y lo que me proporciona un indicador muy fiable de su posibilidad de éxito. Hacia esto dedico el entrenamiento teniendo en cuenta que busco formar vidas integradas, vidas plenas y vidas abundantes.

Es posible crear los recursos, es posible aprenderlos. Para mí es importante que alguien que quiera salir adelante y mejorar tenga la visión de águila, es decir, ver el mapa de lo que le hace falta. Eso es lo que diferencia un proceso personal de crecimiento de una simple charla con amigos que no hacen sino darte “buenos” consejos. Creo en los modelos, en la abstracción del comportamiento en una serie de elementos clave que le den a la persona claridad de lo que debe hacer y que le permitan tener un desempeño preciso. En ese sentido el arte del mejoramento, y el arte del coaching, se parecen mucho a los deportes y los datos son tremendamente importantes, saber dónde estás y hacia dónde te diriges.

Puedes no tener dinero o estar sólo en un momento de tu vida, o incluso estar pasando por circunstancias personales muy difíciles, pero si tienes recursos psicológicos, tenlo por seguro que lograrás tener dinero nuevamente, estar acompañado y sobre ponerte a lo que sea.

Cada vez veo con muchísima más claridad que el éxito o el fracaso, particularmente con las mujeres, es un tema mental. No tiene ni siquiera relación con lo físico. Es un tema definitivamente de resonar a otra frecuencia y simplemente tener un nivel de conciencia diferente basado en recursos abundantes de expresión y de ser.

Un buen ejercicio que puedes hacer es tomar los 10 recursos que he detallado y hacerte las preguntas que te he proporcionado y diagnosticar en qué punto te encuentras. A partir de allí busca la forma de acortar la brecha.

Simplemente hazlo.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!


¡Hasta la próxima!
--------------
Posdata 1: Si estás interesado en los programas de coaching presencial o virtual que ofrezco haz clic aquí.
Posdata 2: El próximo jueves 19 de Mayo a las 20:00 horas de Colombia ofreceré un webinar sobre Los Mitos del Emprendimiento, en este evento les contaré lo que se necesita para emprender en cuanto a juego interno, carácter y rasgos de personalidad, así como los errores más frecuentes y por qué no siempre emprender es la mejor opción. Acá está el link del evento https://plus.google.com/events/cruna7ojmnikh5duoi60092a4p4Comparto esta información de manera gratuita, sólo te pido que difundas el evento y lo compartas en tu muro.

sábado, 30 de abril de 2016

Tendencias sexuales, orgasmos, Yuri Gagarin, androides y persistencia: Hay algo + que seducción en internet (64)



Nuevo fin de semana y llegan las lecturas recomendadas del fin de semana.

1. Resulta interesante saber que cada día las mujeres consumen más porno, pues los datos del último año arrojan unos resultados interesantes en cuanto a las búsquedas y temáticas más frecuentes por parte de las usuarias. Acá encuentras los detalles.

2. Es bien sabido que una de las zonas más potentes para generar excitación en una mujer son los pezones, acá puedes conocer algunas claves de lo que los sexólogos han llamado "orgasmos de pezón".

3. ¿Es posible alcanzar experiencias místicas a través de los orgasmos? Pues acá puedes ver algunas posturas para experiencias realmente iluminadoras.

4. En la mañana del 12 de abril de 1955 el primer hombre alcanzó el espacio, su nombre era Yuri Gararin, un ruso que hizo historia. En este artículo encuentras algunas curiosidades de su vida y de su logro.

5. Hace poco ví una película llamada Ex Machina que trata sobre la relación entre prototipos de robot con sentimientos y los humanos, la película mostraba que era posible generar afecto, atracción y enamoramiento hacia un robot bastante humanizado. Luego me encontré con este artículo que nos habla sobre ciertos experimentos donde el contacto íntimo con un robot excita a los humanos. Creo que será cuestión de tiempo para poder simular condiciones emocionales ideales para que muchos y muchas tengan como parejas románticas y sexuales a robots, quizá ese sea el fin de la soledad.

6. En los clásicos del blog hoy traigo lo que significa persistencia en seducción y en la vida, lo lees aquí.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

lunes, 25 de abril de 2016

¿Hasta cuando ser un mediocre?



A veces me pregunto si realmente el tema es de energía o de mentalidad.

Me explicaré mejor: podría decir que un 75% de las personas que acuden a mí  parece como si vivieran la vida a menos revoluciones. Van a una lentitud impresionante, como si necesitaran que les pusieran una carga de dinamita en el trasero para empezar a hacer las cosas.

No son arrolladores.

No son fuerza de la naturaleza.

Son invisibles.

No se esmeran por destacar en nada.

Piensan y creen que sin decir nada o sin hacer nada les van a llover las oportunidades y se les van a acercar todas las mujeres.

Tienen un mito personal que dice “la que valga la pena me buscará y se dará cuenta del tesoro que escondo”.

Y es que el mundo no funciona así.

No es posible que sin decir una sola palabra, sin hacer nada el éxito te atropelle.

Bueno, digamos que eso a veces pasa, y se llama suerte y casualidad, el problema es que no dura.

Si no reclamas lo que te deseas simplemente no lo mereces.

No sólo entreno personas para tener relaciones, las entreno para emprender o para simplemente pasar una entrevista de trabajo. Y eso que ellos dicen que es su meta parece que no correrían gran riesgo por lograrlo.

No harían lo que nadie hace por lograrlo.

No correrían el kilómetro extra por lograrlo.

No están dispuestos  a pagar el precio, en dolor, en menos sueño, en sacrificio personal, en posponer el placer a corto plazo por el placer a largo plazo y más duradero.

Lo quieren todo fácil, desmenuzado, que ojalá lo haga otro a nombre de ellos, y preferiblemente rápido y gratis.

Si sabes que quieres algo ¿hasta dónde vas a llegar para lograrlo? Y ese “¿hasta dónde llegarás? Sólo esconde otra pregunta ¿Cuánto de ti vas a entregar para lograrlo? ¿Cuánto de tu tiempo? ¿Cuántas horas de sueño? ¿Cuántas cosas divertidas vas a entregar para dedicarte a lo que deseas?

Ya les he compartido una creencia que tengo muy arraiga: Si haces la tarea  no hay forma en que no logres el resultado esperado. Es que simplemente no la hay.

Pero si no te mueves un centímetro, si  tu carácter está dominado por la pereza, por la envidia, por la rabia, por la mediocridad entonces te mereces seguir sumergido en tu necesidad y en tu carencia.

Ante la mediocridad y el deseo de vivir la vida posponiendo y en respirar a medias no hay nada que se pueda hacer.

Llevar tantos años en esto me ha permitido ver crecer a las personas. Vienen a mi mente muchos casos de lectores que se han hecho casi amigos de la casa, los conocí cuando tenían 17, 18 o 20 años, hoy tienen 7 y 8 años más y muchos de ellos están en relaciones felices, otros están incluso con hijos disfrutando de ser padres, otros están viajando por el mundo, otros son dueños de increíbles startups y desarrollando emprendimientos, otros encontraron necesidades y se dedican a motivar a otros, incluso otro ha escrito un libro de literatura fantástica de más de 900 páginas.

Curiosamente a todos los veo muy bien acompañados de mujeres. 

Mientras tanto otros llevan años y años de mediocridad y crítica.

Con un sentimiento de molestia y rabia hacia los que se mueven y hacen que las cosas pasen.

Otros están enredados en una mente caótica que no tiene orden y estructura y están dando bandazos, un día se entusiasman por un tema, a la semana siguiente lo cambian, al mes siguiente lo cambian, y nunca se orientan hacia nada definido, mientras los años pasan y pasan.

Recuerdo la reflexión que le hice a uno de estos lectores cuando tenía 23 años, lleno de sueños y metas pero paralizado por una mente ruidosa e hipercrítica que no le dejaba ponerse en acción. Le dije “¿Qué vas a hacer cuando tus padres se enfermen y quizá tengan un diagnóstico que los lleve a frecuentar médicos y su vida se haga más difícil y más cercana a la muerte?. Para ello necesitas una vida estructurada y necesitas dinero. Necesitas la capacidad de poder ocuparte de ellos. Necesitas ser exitoso para ellos. Para cuando tengas familia, para cuando tengas tus hijos, para cuando tus padres enfermen y necesites darles el mejor de los tratamientos.

Años después es un exitoso emprendedor. Descubrió que no podía seguir perdiendo el tiempo y que necesita realmente ganarse la vida, ganarse la oportunidad de conocer a las personas con las cuales se quería ver rodeado.

A ver, ¿cómo diablos quieres salir con una mujer de alto nivel si no tienes trabajo y no puedes ni mantenerte a ti mismo? Si eres un socialista o progresista necesitas despertar y ver que es necesario orientar tu vida a la prosperidad, y que esta vida está basada en niveles, donde entre más alto estés más oportunidades puedes tener. Y acá el tema no es que las mujeres sean interesadas o no, el tema es que tú naciste para vivir la mejor vida posible, y probablemente no la estés viviendo y estés encerrado en un círculo de mediocridad, autocomplacencia y pereza.

¿Qué es ser un verdadero hombre para mí? A parte del postureo del macho alfa, un verdadero hombre es aquel que toma sobre sus hombres la misión de sacarse adelante a sí mismo, responder por sus progenitores y sacar adelante una nueva generación que debe vivir por encima de las posibilidades de la vida que a él y a sus padres les tocó vivir.

Te pondré un ejemplo personal. Mi padre y mi madre son las personas más valientes que he conocido. Verdaderos emprendedores que iniciaron de la absoluta nada. Provenientes de pueblos donde sus abuelos y padres vivieron en la escases tomaron, hacia los años setentas, decisiones que cambiaron la vida de ellos y la mía también. Mi padre tomó un bus de su pueblo y viajó 5 horas hasta la capital y empezó a labrar un camino. Mi madre inició un negocio que luego se convirtió en una empresa. Y de todo eso yo recibí una vida llena de oportunidades y un mundo mucho más amplio. Es triste ver como muchos tíos que no tomaron esas decisiones valientes están viviendo un mundo de escases.

Tus decisiones deben guiarte a una mejor calidad de vida que tus padres, y deben darle un salto considerable a las generaciones siguientes. Esa es tu misión como hombre.

Y ese es un marco demasiado retador.

Es convertir la necesidad en algo para vencer y subir en la escalera social varios escalones.

Eso es dejar un legado.

Mi apreciado amigo, entre más joven seas consciente de eso, más rápido iniciarás y más rápido lograrás descubrir que esa misión personal es la razón de tu presencia en el mundo.

Lastimosamente estamos en un mundo semejante al mundo ilusorio de la película Matrix, y estamos entretenidos en una cantidad absurda de distracciones que ocupan la mente y le hacen perder tiempo.

La seducción, de algún modo, también pertenece al mundo ilusorio de Matrix. Cada vez veo a más jóvenes viviendo una vida basada sólo en complacer a las mujeres, en buscar su aprobación, cada vez les veo más perdidos en lecturas absurdas sobre cómo manipular personas, cada vez les veo más solos, o mal acompañados, o más pobres.

Insisto: La seducción es sólo una metáfora de la conquista diaria de las metas y de la grandeza a la que estás llamado. A veces seducimos mujeres, otras negocios, otras creatividad. Los principios y fundamentos son los mismos. Pero necesitas ponerlos en perspectiva y ver que todo esto se trata de algo muchísimo más grande y ambicioso. 

¿Quiénes son tus referentes de grandeza? ¿Quiénes son tus mentores? ¿Quiénes conforman tu grupo de personas con las que compartes formas de llegar más alto y más lejos?

Aléjate de los frustrados, aunque tú mismo te sientas frustrado, la compañía de frustrados sólo te jalonará hacia abajo. Busca la forma de leer, de desarrollar una curiosidad insaciable por las claves que han hecho grandes a los triunfadores: ¿Qué hacen? ¿Qué leen? ¿Cuáles son sus marcos mentales en los triunfos y en las derrotas?

Como ejercicio final te sugiero una práctica que aprendí leyendo a Benjamin Franklin, un grande que está hoy día en los billetes de 100 dólares. A los 20 años construyó un manifiesto de valores para inspirarse día a día, encontró 13 valores y todos los días buscó la forma de honrarlos. Te propongo que tú hagas lo mismo y que además de escribirlos siempre, cada día te preguntes: “¿Qué pasos he dado HOY en la dirección de vivir una vida extraordinaria?”

¡Hasta la próxima! 

martes, 19 de abril de 2016

¿Cómo saber si mi relación funciona?



Hoy traigo un tema relacionado con las relaciones de pareja, específicamente hablaré de algunos indicadores de la dirección constructiva o destructiva que puede tomar una relación de pareja. Muchos han tenido pocas relaciones, algunos están ansiosos por tener la primera relación sentimental y algunos otros ya están en medio de una relación afectiva y sienten que falta una pieza, en cada caso al final del post daré algunas recomendaciones.

En seducción, no sólo es importante tener una relación sentimental, muchos se encuentran angustiados y ansiosos por tener una, porque no la han tenido o  están pasando un largo desierto de años y se encuentran solos, o por la razón que sea. Lo importante en realidad es tener una relación positiva, apasionada, completa, no perfecta porque eso de la perfección es una idea, no algo real, pero sí una relación que añada felicidad, placer y complemento y no sufrimiento.

Podría decir que los que no están solos están sufriendo por un mal amor, quizá no correspondido, quizá no recíproco, quizá basado en la ingratitud, en la desigualdad, en la costumbre, el interés, en la falta de pasión, incluso en la toxicidad y la enfermedad mental. Así que voy a tomar la teoría del amor triangular de Robert Sternberg como marco para analizar tres elementos clave dentro de una relación sentimental y cuya ausencia determinará la calidad, o incluso la posibilidad de futuro de la relación, de hecho es una herramienta que utilizo con aquellas personas que me traen su sufrimiento por una relación.



Para Sternberg una relación de pareja equilibrada posee tres componentes fundamentales, que a continuación describo:

1.     Intimidad: Definida como el acercamiento personal que se da entre ambos miembros de una pareja, este acercamiento es algo que surge de manera espontánea y fluida, es decir, no se le obliga al otro a compartir, sino que la persona libre y espontáneamente desea compartirse a sí mismo. Algo muy sencillo: cuando alguien en Whatsapp no te responde eso significa su poca apertura y disponibilidad, es como si tocas su puerta y no la abre. Si tienes que sacarle las palabras a la otra persona, si sólo obtienes monosílabos en sus respuestas, si siente que no se abre ante ti,  o que si alguna vez lo hizo pero dejó de hacerlo es importante determinar el por qué se ha dado este cambio. La intimidad refuerza la unión de una pareja, permite conocerla mejor, permite generar conexión y permite sentir que el otro se auto revela, se da a conocer, así como también uno mismo es capaz de darse a conocer a la otra persona. La clave de la intimidad es la confianza, por ello cuando hay alguna fractura en ella lo que se resiente es la capacidad de conectar. La intimidad surge de la capacidad que tenemos de abrirnos al otro y de narrar nuestra vida y nuestros pensamientos, nuestro mundo, delante de esa otra persona. Es lo que le da profundidad a una relación.

2.     Pasión: Es el intenso deseo de unión física y sexual, es la capacidad que tiene la persona de sentirse excitada psicológicamente por su pareja. La pasión puede darse incluso sin la presencia física, en forma de fantasía o deseo que necesita consumarse, es pensar en el otro, en su cuerpo, en el sexo. Este componente le da intensidad a la relación, le proporciona la urgencia, le proporciona el apetito. La clave de la pasión surge de la atracción.

3.     Compromiso: Es la decisión libre de amar, de entregarse y de mantener esa relación, de cuidarla y de prolongarla. Esto le da la duración a la relación, y su clave es la visión de futuro que le concedemos a la misma y la voluntad de hacer que perdure en el tiempo. El compromiso no necesariamente se define en una palabra, noviazgo, matrimonio, sino en el deseo compartido de permanecer al lado de esa persona.

Sternberg dice que la relación basada en un solo elemento tiene menos probabilidad de durar que aquella basada en dos o tres elementos, y a continuación nos describe diferentes tipos de relación basadas en mutaciones de los tres elementos, donde la presencia de alguno y la carencia de otros define la toxicidad de la relación.

1.     Cariño: Quizá sea una de las cosas más difíciles de aceptar y es cuando deseas (pasión) a alguien pero esta persona sólo siente por ti el deseo de intimidad basado en la confianza pero no te desea sexualmente y sólo desea conservar la relación del tipo amistoso. El cariño puede hacer que una relación perdure y es el fundamento de la amistad o el amor fraterno, pero sin pasión y sin compromiso sólo deja frustración si tu intención es ir más allá.

2.     Capricho: Es de la familia de las idealización y es la pasión que puedes sentir por alguien pero que no se ve correspondida, toda vez que no existe confianza (intimidad) y no existen las bases de un compromiso. Es simplemente el deseo no correspondido por otra persona sin que ella te corresponda en lo absoluto.

3.     Relación vacía: Se encuentra basada en el compromiso, pero éste no se halla motivado por la pasión, quizá lo está por el interés, por el compromiso, o por el miedo. Tampoco posee el componente de pasión que es el pegamento de una relación.

4.     Amor romántico: Se encuentra definido por un importante grado de pasión y deseo sexual, así como una profunda conexión e intimidad basada en la confianza, pero no tiene compromiso, y es lo que constituye una relación corta, y es lo que produce una gran infelicidad cuando alguno de los dos desea que la relación sea más formal y por alguna razón la otra persona no lo desea así, elementos temporales, limitaciones por compromisos previos existentes por ejemplo.

5.     Relación de compañía: Hay cariño y compromiso, pero no existe la pasión, ya ha muerto, y es muy frecuente en ciertas relaciones donde los años han pasado y no se ha cultivado el componente físico y es casi equivalente a convivir con un mejor amigo o con un hermanito. Es un terreno propicio para la infidelidad física.
6.     Relación loca: Se basa en una pasión que genera compromiso (adicción), pero se da sin intimidad o confianza entre los dos, incluso cuando se pasa a un plano más profundo se delatan profundas diferencias y disgustos por lo cual la motivación de la relación se basa en la perfecta complementariedad en el sexo, por lo cual se desea conservar una cierta frecuencia de encuentros sexuales entre la pareja. En general puede conducir a cierta toxicidad y sentimiento de vacío emocional.

7.     Amor consumado: Es una relación completa, donde cada componente, intimidad, pasión y compromiso, se expresa.

En general hay dos formas de sufrir con una relación, por un lado es cuando la relación no cumple las expectativas, porque quizá no expresa alguno de los componentes, o por otro lado, cuando teniendo los componentes éstos dejan de expresarse por el tiempo, o porque en algún punto se dejó de trabajar en ella y se generó una relación rutinaria, lo cual en general es responsabilidad de las dos personas involucradas en la relación de pareja.

Cuando una relación disminuye en su intimidad, o en el deseo o en el interés de mantenerla es una importante señal de atención. Las relaciones usualmente fluctúan y no siempre presentan los mismos ritmos, sin embargo es importante cuando hablamos de “seducción después de la seducción” es necesario cultivar los tres elementos para lograr que la relación mantenga el interés.

Si tu caso es que nunca has tenido una relación de pareja y deseas saber cómo poder iniciarla y cuáles son los hábitos que necesitas generar para que no tengas relaciones de sólo unos días o sólo unas semanas, pues acá están mis recomendaciones:

1.     Trabaja tu disponibilidad y empieza  a abrir tu mundo a tu pareja, la herramienta para ello son las conversaciones, no hay otra forma de narrarte a ti mismo frente a ella. Tendrás que desvelarte poco a poco, generando siempre interés y siendo proactivo en expresar lo que piensas y lo que sientes en cada momento.

2.     Expresa curiosidad por la vida de la otra persona, pregunta, indaga y escucha profundamente a la otra persona. La intimidad nos permite conocernos, y en algunos casos nos permite incluso darnos cuenta que no compartimos tantas cosas en común como pensábamos.

3.     Comparte tus gustos y lo que no te gusta, en eso se basa la conexión en una pareja, comparte lo que le gusta a ella, pero también invítala a conocer tu mundo y acercarte a lo que disfrutas. Algunos expresan miedo por esto pensando “y si no le gusta me dejará”, no necesariamente. Lo peligroso de ese marco es que muchas personas terminan haciendo sólo lo que al otro le gusta por complacerle y terminan anulándose a sí mismos.

4.     Hacer constantes “Check In” en la relación. ¿En qué consisten? En hacerle notar a la otra persona que estamos pendientes de ella, que en el día hay cosas o momentos en los cuales deseamos saber de ella. Esto es equivalente a subir la temperatura de un fogón, si no lo haces simplemente la relación se irá enfriando.

5.     Busca momentos altamente emocionales: Momentos de expresión de lo que se siente, y asciende paulatinamente en ellos. No resulta muy saludable amar a alguien a las horas de conocerla, pero tampoco simplemente evitar palabras positivas, de reconocimiento o palabras emocionales simplemente por retenerlas. Estos momentos resultan en importantes momentos de intimidad y en disparadores de pasión.

6.     Busca cultivar la pasión y el deseo sexual buscando espacios para consumarlo y arriesgándote a ser proactivo y creativo. Hazle sentir a la otra persona que la deseas con el debido equilibrio.

7.     Es importante salir y proponer espacios para encontrarse cara a cara, es el momento en el cual la relación se alimenta y crece. Momentos de demasiada ausencia enfrían la relación, a menos que exista un importante deseo.

8.     Lidera: Toma la iniciativa y no te quedes pendiente de que cada cosa que haces parezca que necesitas permiso o autorización, evita ser tímido, las relaciones de timidez es como cuando llevas un carro cargado de cosas muy pesadas y te cuesta subir una montaña con él, sientes que se queda, que a veces retrocede, lo mismo ocurre con la relación, necesitas energía de despegue.

En todos los elementos anteriores es importante que se den de forma recíproca, por lo cual la presencia o ausencia de ellos en la otra persona indica que la relación está fluyendo o no.

Cualquier pregunta con mucho gusto la responderé y si el tema da para más intentaré profundizar en un próximo post sobre sus inquietudes.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!