lunes, 8 de febrero de 2016

Ladridos de cachorro



Esa foto es de mi perro Lenny, junto con Mel son miembros importantes de mi familia. Pues bien, una de las características que tienen los perros de raza Yorkshire es que son bastante “principescos”, ellos se sienten de la más alta alcurnia, tienen un estatus alto y un concepto de sí mismos bastante elevado.

Cuando los saco al parque ellos le ladran a ciertos perros, sobre todo a los más grandes, a los pitbull, a los bóxer, a perros que con un mordisco los mandarían al otro mundo, es más hace poco un galgo pisó a uno de mis perros y lo mandó al hospital. Igual ellos les siguen ladrando.

Es como si no fueran conscientes de su tamaño.

A ciertas personas también les ladran, pero es claro que no tienen el mismo efecto intimidatorio que otro perro de tamaño grande que sacaría corriendo a alguien. Lo que consiguen es que las personas digan “pero qué lindo perrito”, “que cosita tan linda y divina”.

Sus ladridos sólo despiertan ternura.

Y aquí quiero empezar preguntándote cuál es la percepción de tu propio valor.

Si lo pudieras ubicar en una escala donde 0 es “ningún valor” y 10 es “bastante valor” ¿Cuál es tu respuesta?

Por qué el asunto en la vida se basa en la percepción que uno mismo tiene de su propio valor.

Hace poco contraté una empleada para que le hiciera aseo a mi consultorio. Y ella me cobraba USD4 ($10.000.oo) por hacerme el aseo. Con la calidad de su trabajo para mi fue obvio que estaba cobrando una miseria, y al terminar le pagué el doble de eso. Ella simplemente no lo aceptó, me dijo que ella cobraba USD4 y que era así.

Es una mujer bastante humilde, y ante mi comentario sincero de que estaba cobrando muy barato por lo que hacía simplemente se sintió avergonzada por saber que podía cobrar más.

Lo mismo ocurrió con un hombre al que contraté para que hiciera una remodelación en mi casa, me cobró la tercera parte de lo que me cobraban los demás, y en calidad era el mejor, pude ver el trabajo que hizo en otros apartamentos y me dije “qué carajos pasa con este tipo”. Quizá pareceré estúpido para muchos, pero no me gusta la sensación de estarme aprovechando de la ignorancia de otros y pagarles de forma oportunista, así que le pagué más de lo que el decía y además le ofrecí un par de sesiones de coaching donde le ayudé a promocionarse, le ayudé a captar más clientes y construí con el una “pirámide de valor” para su servicio.

Luego me enteré que seguía cobrando la misma miseria.

Este hombre además los fines de semana se gastaba lo poco que ganaba en cerveza en la cantina de su barrio.

A la fecha no ha creído en su valor, en que lo que hace realmente vale la pena. Aún seguimos hablando pero vi que su mente simplemente no acepta esa nueva información.

Dice la teoría psicológica “las creencias son refractarias al cambio”, es decir, son resistentes al cambio, por ello es más fácil buscar información que apoye nuestras creencias que información que las desafíe, y como coach en lo que más lucho es en encontrar metodologías que permitan que las personas vean ese “otro mundo” que hay diferente al que tienen en su mente.

Y aunque he citado casos de personas con baja educación y bajo nivel socioeconómico, lo he visto también en personas con más educación y un nivel socioeconómico más alto.

Y es un tema clave. Es un tema que atraviesa todo el campo de la seducción y del trabajo de mejora personal.

Y hablo esto a propósito de las estrategias definidas para lidiar con una mujer de alto valor, que son las mismas para lidiar con alguien de alto valor. Muchos acuden a dos principales: los negas y la llamada “descualificación”.

El problema que tengo con ello es el siguiente: necesitas valor y estatus igual o superior a la persona para que esa estrategia funcione. Porque si no será como un ladrido de mi perrito, el siente que es todo un perro protector pero es percibido como una dulce mascotica.

Ahora quiero decirte algo del mundo real y empezaré por esto. Con la gran mayoría de personas papá y mamá cometieron el error de no mostarles lo crudo y difícil que era el mundo y nos hicieron un mundo perfecto, donde ellos absorbían las dificultades y no las compartían, ellos se mataban en un mundo difícil para que sus hijos disfrutaran los unicornios pintados en sus cuartos, las visitas a Disney y los cuentos de príncipes, Santa Claus o los dioses judeo cristianos.

No nos enseñaron que el mundo y la vida es difícil y no formaron la capacidad de ser resilientes y el espíritu combativo.

Las personas de alto valor personal son personas que han pasado por varias cosas complejas en general, son personas que están en un mundo competitivo y donde están enseñadas a liderar, a luchar, y eso les ha generado un “cuero duro”.

¿Vas tú a llegarles con un nega o una descualificación? Si das con una persona como la que hablo se te reirá en la cara y te mandará a sonarte los mocos.

Los negas y la descualificación funcionan en aquellas mujeres que la naturaleza o el quirófano a dotado de atributos, que tienen un encanto superficial y que son histriónicas, histéricas, bipolares o depresivas. Ellas sí que pueden morder ese anzuelo social, y responder al “me llama la atención porque me desafía y es diferente.”

El resto de mujeres de alto valor (real) responderán a tu marco de “no te creas la gran cosa” cuando demuestras que tienes un alto valor y un verdadero “cuero duro” que estás curtido en la vida, que tienes experiencia o autoridad para decir algo.

Volvemos a la teoría psicológica que dice “las creencias son refractarias al cambio” o resistentes al cambio en palabras más sencillas. ¿Si tu crees algo de ti lo vas a cambiar porque simplemente el señor que vende la carne te dice que o es así? Tu tienes (o deberías tener) un filtro de tal manera que puedas saber a quién creerle algo de ti mismo, quizás a alguien que te conoce, que tiene experiencia o que admiras quizás, cada uno tiene ese alguien a quien le cree y por quién está dispuesto  a revisar algo de si mismo, pero no por cualquiera.

Lo mismo ocurre en el mundo real y ocurre en entornos bien competidos.

La vida me ha permitido moverme en entornos competitivos empresariales y académicos, y he podido ser coach de personas en temas diferentes a la seducción, en temas gerenciales y en temas duros de negociación. Y allí no puede uno andarse con negas o descualificaciones a menos que uno sepa de qué carajos está hablando, sea verdad y que tenga la autoridad/credibilidad para decirlo.

Hay casos de hombres que son buenísimos con los negas y cosas de esos en la discoteca, pero andan muy sumisos y obedientes con su jefa que además es mujer y está buenísima. Claro, porque en la vida real si no hay valor para qué ladrar a los grandes.

Personalmente soy muy bueno en juegos de poder justamente porque me ha tocado jugarlos en ligas grandes y también porque me han vencido y de ello he aprendido a ganar, y la experiencia me ha permitido pulirme tanto, agarrar una piel tan dura que simplemente no le como cuento a cualquiera y lo digo y se lo defiendo, y hay algo que hace que aunque la persona no me conozca me crea y se cuestione, es algo que he adquirido con la práctica y con algo de apertura al dolor que implica aprender. A los negas yo le llamo "ser directo y decir lo que pienso" y me ponen atención y les cuestiona, ese es el punto que enseño, es el marco mental detrás de la interacción y te comparto el más importante:

"No tomes tan enserio a los demás, ni a ti mismo", porque allí el juego de poder se vuelve juego de egos, y ahí empieza a ser aburrido y a provocar rabia y a mover cosas incómodas. Con las mujeres y en los negocios y el trabajo hay que ser directo, decir lo que se piensa pero no tomarse las cosas en serio o de forma personal, sino de una forma divertida y hasta juguetona. 

La seducción en ciertos contextos requiere estrategia, y eso es lo que yo enseño, pero sin una percepción de valor grande no hay estrategia que funcione, porque es que simplemente las mujeres no te van a dar juego. Y aquí quiero darte algunas preguntas para que cuestiones tu valor y sepas si es un tema para trabajar en ti o no:

1. ¿Creo que merezco una mujer de alto perfil, bella, inteligente y con experiencia?
2. ¿Creo que tengo elementos emocionales, financieros, y de tiempo para ofrecer a cualquier persona (no solo a una mujer) y que hablen de mi éxito en la vida?
3. ¿Creo que el mundo es amplio y ofrece una gran variedad y cantidad de oportunidades lo cual me hace ver un mundo abundante?
4. Soy audaz y valiente al hablar con personas de alto estatus/belleza/poder
5. Creo en mí, en mis capacidades y soy la primera persona que apuesta todo por mi mismo.
6. Invierto en mí, en aprender, en ser mejor, en enfrentarme a experiencias retadoras.
7. No me conformo y busco ser mejor cada día.
8. No me asusto cuando algo parece difícil y creo que puedo con los retos grandes.
9. Soy exigente y selectivo a la hora de rodearme de personas.
10. Creo que merezco lo mejor (y lo busco).

Básicamente ese es el marco de este camino, por una parte aprender del mundo femenino, del mundo de las relaciones y por el otro trabajar intensamente en ti mismo, en estar listo para cuando las cosas ocurran y que tú puedas aprovecharlas.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

sábado, 6 de febrero de 2016

Facebook, prosperidad, Djokovic, rasgos maquiavélicos, sexo y preguntas incómodas: Hay algo + que seducción en internet (57)



Nuevo fin de semana y regresamos con nuestra sección de lecturas recomendadas para ver qué ocurre más allá de nuestros límites. Empecemos: 

1. Facebook tiene un mecanismo adictivo para mantener a las personas pegadas, el movimiento de bajar constantemente es un mecanismo hipnótico, de hecho, debo confesar que cuando tengo problemas de sueño suelo abrir Facebook en mi teléfono y bajar y bajar rápidamente a través de mi timeline, no pasan 5 minutos antes de que caiga dormido. Acá nos cuentan algunos detalles de la mecánica que tiene a las personas pegados a las redes sociales. 

2. ¿Qué elegirías entre prosperidad y calidad de vida? Pareciera que deberían ir unidas, pero no siempre es así, aquí puedes leer por qué en últimas el tema es de por qué aplazamos ir detrás de verdaderas cosas que nos den bienestar.

De paso te recomiendo ver este corto video relacionado con el tema y que se llama "la paradoja del imbécil"



3. Este artículo nos muestra un perfil del tenista No. 1 del mundo Novak Djokovic, y nos ilustra cómo pasó de tener un problema metabólico que no le dejaba ganar partidos a haber mejorado su técnica y estar en su mejor memento. Habla de elementos importantes para el triunfo y el marco mental, además que nos comparte sus hábitos ganadores. 

Es interesante ver su enfoque y motivación aún a corta edad:



4. Por qué pareciera que en los negocios para triunfar es necesario tener rasgos maquiavélicos y ser algo así como un cabrón, lo ves aquí

5. Narcisismo y necesidad de trasgresión parecieran ser las normas de las prácticas sexuales de las personas poderosas, en los altos niveles pareciera haber ciertas prácticas y costumbres bastante particulares. Acá puedes ver algo de ello. 

6. En los clásicos del blog hoy quiero recordar un post en el que escribía sobre qué hacer con preguntas incómodas de las mujeres, lo lees aquí

¡Feliz fin de semana!

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

martes, 2 de febrero de 2016

¿Hasta cuando insistir a una "mujer difícil"?



Me escribía un lector hace días:

-“Hey Naxos, ¿que ya no vas a volver a hablar de seducción o que?

Pues en sentido amplio sigo hablando de seducción si entendemos, como lo hago, que la seducción abarca toda tu vida, y que incluye todas tus esferas de existencia vitales.

Muchos que me preguntan “hey Naxos ¿cómo hago para estar con X mujer?” y se sorprenden cuando les digo “y ¿cómo está tu vida?”. Y ellos insisten en preguntar y preguntar por esa mujer en particular, mientras yo trato de descentrarlos y hacerles un “zoom out”, para que vean la perspectiva, para que se vean a sí mismos y a su entorno y a esa mujer.

En ese punto pueden ver un poco más claro lo que en realidad les está ocurriendo.

Y hoy quiero hablar de un tema supremamente simple y es ¿hasta cuándo insistir? ¿hasta cuándo es suficiente insistir y cómo insistir con una mujer? Suponiendo que ella o se hace la difícil o no está en el modo de querer algo  o es efectivamente una mujer difícil.

¡Vaya tema tan importante en la seducción y en las relaciones de pareja!

La gran mayoría de consultas que decido aceptar van relacionadas con cuánto es poco y cuánto es mucho. Y he tenido experiencias donde simplemente se abandonó muy rápido y otras en las cuales se generó tal cansancio y hastío que el hombre termina agotado, frustrado y furioso y ellas no quieren volverlo a ver nunca.

La respuesta es simple: puedes insistir hasta el punto en el que sientas que aún conservas tu valor, en el momento en el que sientas que tu valor empieza a disminuir, ya no estás insistiendo, estás regateando, y lo regateado pierde valor.

Pero vamos a la historia extensa ¿por qué y cuándo una mujer es difícil? La respuesta está en comprender que la seducción es en gran medida un intercambio de valor, donde dos personas se encuentran y se comparan sus valores relativos encontrando que les resultan mutuamente atractivos o repelentes.

En palabras más sencillas: una mujer se ve atraída por ti en gran medida porque tú representas algo que ella anhela y que ella desea. El deseo es carencia, es necesidad, en muchos casos es dolor y angustia, el deseo es ausencia más o menos dolorosa de algo.

Y ese deseo requiere ser saciado. Y el deseo es de una naturaleza compleja: deseamos sexo, compañía, estatus, experiencia, sabiduría, etc. Deseamos muchas cosas y nos desean por muchas y complejas cosas.

Muchos, especialmente los amigos de doctrinas resentidas, se asustan cuando uno les dice que la seducción es interesada por naturaleza. Y es que el resentimiento es el hermano bastardo del idealismo (aunque ellos crean que son pragmáticos por naturaleza porque descubrieron que las mujeres son jodidas y contradictorias, es decir descubrieron que son humanas ¡vaya cosa!). El idealista cuando se da de cara contra la acera y pierde algunos dientes en el golpe se vuelve resentido, es la primera fase, en general todos los que hemos sido idealistas hemos pasado por la época revolucionaría de odio al darnos cuenta que las mujeres no son puras ni santas, son nada menos y nada más, humanas como nosotros.

Increíble que haya radicalismos masculinos reunidos en torno al descubrimiento de que el agua moja.

Pero bueno, sin más mala leche.

La seducción es un intercambio de valor. Descubrimos consciente o inconscientemente que el otro es valioso y eso nos hace enamorarnos y desearle. Y por ello la seducción es interesada, porque buscamos valor, no buscamos lo pobre ni lo feo ni lo rechazado ni lo no deseable (generalmente). Y de eso ya hablé aquí.

Ahora bien, una mujer aparece como difícil por las siguientes razones:

1. Se valora así misma con un valor superior al que percibe en ti y esto es un tema de percepción (es decir, a ella le parece que no eres tan valioso y por ende deseable)
2. Efectivamente hay una diferencia de valor (ella tiene mayor belleza, estatus o poder).

Ojo con esto. Cuando seducimos buscamos obtener valores superiores. Y esto es claro para las mujeres (hipergamia y luego hablare en otro post de ello) y para los hombres aunque no en estatus sí en belleza, de tal manera que ellas no aspiran a los pobres y nosotros no aspiramos a las feas.

¿Es claro?

Muy bien. Si ella se hace la difícil es claro o que no estás comunicando tu valor de forma correcta, es decir, algo en tu interacción con ella hace que tú no seas percibido como deseable y que no logres mostrar tu valor.

Y esta es la trampa donde muchos caen, porque lastimosamente se dedican a comprobarle a la mujer su valor y en el proceso se van “destiñendo”, esto es, van perdiendo valor.

La lógica es clara: Si vales tanto ¿por qué carajos insistes tanto?

Lo valioso debería poderse ver casi a primera vista.

Lo valioso tiene más opciones, si no es visto como valioso por alguien es que ese alguien tiene un problema.

Es como si tu eres un diamante, pero ella cree que eres un zircón, y el diamante dice “hey soy un maldito diamante”, eso hará más increíble su historia.

El punto es, el diamante, cuando es un diamante, actúa como un diamante, se le nota. Brilla. Es majestuoso. Por lo cual el principio básico que debes preguntarte cuando una mujer parece difícil es ¿dónde esta tu percepción de tu propio valor?

No tendrás mujeres valiosas y cada vez más valiosas si no sientes que tú lo vales.

Ese es el gran cambio de paradigma que trabajo.

Por que ello determina el enfoque de tu insistencia: a menos valor más insistencia, a más valor una “insistencia” más inteligente.

¿En qué consiste?

En no estás detrás de ella, en actuar considerando tu valor, lo cual implicará naturalmente que serás arrogante y tremendamente confiado, lo cual a su vez implicará que ella deje de ser tu centro de atención para volcarte en el círculo que la rodea, lo cual incluye otras mujeres y otros hombres.

Sí, sí. Sé que esa mujer puede gustarte mucho. Que puede parecer lo más cercano al tipo de mujer que deseas para ti.

Pero aún así, necesitas conservar la calma y actuar de forma menos impulsiva y más pragmática.

Qué no debes hacer:

+ Caer en la trampa de ser percibido como manipulable al aumentar tus invitaciones pagadas o regalos.
+ Ningunearla, de tal manera que a fuerza de indirectas logres “rascar” en algún hueco de su autoestima. ¿Por qué? Porque en el caso que no lo tuviera rebajas tu valor y te percibes como manipulador.
+ Hacer preguntas obvias y directas al por qué no te pone atención o por qué es una “mujer difícil”, eso ya te disminuye la estatura como un metro.
+ No amplificar tu atención sobre ella, de tal manera que se vuelve el centro de tu universo. Aunque la revistas para mujeres digan que lo que quieren es “atención” lo que quieren es sentir deseo, e irónicamente el exceso de atención mata (sangrienta y cruelmente el deseo).
+ Aunque suene obvio y muy básico: no volverse el amigo para que te conozca y para ganarte su confianza. Allí habrás perdido la partida, porque tú mismo te neutralizas y te descalificas entrando en la zona segura donde ella prefiere verte. No te vuelvas sumiso ni amigable.

Quiero aclarar algo. Cuando una mujer aparece como difícil o se hace la difícil, hay un juego de poder tácito, donde vence el marco mental más fuerte. Y aunque he hablado de no ningunearla, si es importante tener el siguiente marco: 

"Para mí tu eres una mujer de lo más normalita del mundo". 

ó 

"No te como cuento en todo lo que dices/haces/piensas/te crees"

Y ello quizá implique ser escéptico respecto al marco de valor elevado o atractivo elevado que tenga ella. Por lo cual tendrás que ser más bien crítico y diferenciador, es decir, ser un buen chico que le dice que sí y que se maravilla sólo disminuirá tu valor para aumentar en el de ella. Así que tendrás que directa o indirectamente mostrarle que ella no es para tanto. Y la meta no es joderle la autoestima, la meta es que ella vea un valor significativo en ti derivado de tu seguridad y de tu forma de ver el mundo. 

Las mujeres difíciles son un reto, y se ganan apostando tremendamente duro y sobre todo con una mezcla de arrogancia y devoción profunda no a ella, sino a ti mismo.

Logras a las mujeres difíciles cuando has recorrido un buen camino y has descubierto tu valor, de tal manera que te emociona ver una mujer así y sabes, con certeza, que tú mereces la pena (atención a lo que he dicho, No he dicho “que ella merece la pena”).

¿Vales una mujer difícil?

Termino con una metáfora del tenis, si eres un jugador novato y te vas a enfrentar a Federer, Murray o Djokovic, quizá al primer intento te ganarán y te arrollarán. Será la experiencia la que te lleve a domar los toros salvajes, el jugar bastante, en entrenar y el saber que sí puedes dar la lucha.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima! 

sábado, 30 de enero de 2016

Sexo en la edad media, inteligencia emocional, acción, resentimiento y rabia: Hay algo + que seducción en internet (56)



Nuevo fin de semana y acá traigo mis lecturas recomendadas, para que aproveches tu tiempo libre.

1. ¿Había algo así como "porno" en la edad media? Pues el porno es una construcción moderna, pero digamos que sí habían ciertas aproximaciones a la sexualidad y al erotismo bastante explícitas. Acá lees como era en aquella época. 

2. Hemos hablado de la inteligencia emocional, como lo mejor y lo ideal, sin embargo algunos estudios hablan de un "lado oscuro" de la inteligencia emocional, acá descubres en qué consiste.

3. Éste es un interesante artículo que nos remarca algo clarísimo en el tema de desarrollo personal: la necesidad de actuar sobre lo que aprendemos, aprendizaje sin acción no es absolutamente nada. Lo ves aquí.

4. En este artículo nos hablan de los dueños del porno gratuito, acá puedes leer un poco sobre la "lucha" al interior de esta industria.

5. El resentimiento y la rabia son sentimientos acumulados en personas que han sufrido rechazos en sus vidas, y es son emociones que diariamente veo en muchos hombres con los que trabajo, y justamente eso les impide conectar, acá lees un artículo muy interesante al respecto.

6. En los clásicos del blog, te comparto un escrito donde sentaba los fundamentos de la seducción y sobre el seducir, lo ves aquí.

Nos vemos la próxima semana.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

miércoles, 27 de enero de 2016

¿Qué hacer si sales con una mujer depresiva?



Hoy voy a escribir sobre un tema bien delicado, y es cuando estás saliendo o estás en una relación con una mujer depresiva o en un estado deprimido.

Esta es una cuestión muy delicada, pero me atrevo a escribirla para que entiendas un poco lo que puedes esperar y lo que no puedes esperar  y cuál es la mejor contribución que puedes hacer a una persona en estos momentos difíciles.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta la capacidad de la persona para pensar con claridad, socava la motivación para actuar, modifica el funcionamiento corporal (afectando a la comida y el sueño), y sume a quien lo padece en un dolor y sufrimiento mental intensos, y frecuentemente incapacitantes. 

No seré muy riguroso con el tema de describir una definición clínica, para no caer en la trampa de propiciar diagnósticos fáciles. Aquí mi objetivo es proponerte un marco mental para que asumas tu realidad al lado de una persona con depresión y que logres preservar tu individualidad y poner límites saludables en tu vida, de tal manera que no te veas arrastrado.

La depresión, como describí arriba, es una dolencia que hace que quien la sufre viva con una nube negra en su vida, que le impide percibir la realidad de una forma positiva y que inunda su mente con pensamientos e ideas que invaden todo su estado de ánimo y afectan su voluntad para hacer las cosas. Lo que muchos hacen es victimizar a alguien así, y la ven su fragilidad como una necesidad de ayudarle en todo, cuando lo único que hacen es hacer eco de su propia creencia de fragilidad.

La mujer depresiva (así como también el hombre, pero no es el caso de este escrito), es una persona que en general sufre mucho y que hace sufrir mucho a quienes comparten con ella una relación, familiares y parejas. Y más aún cuando ellas son renuentes a tratar sus dolencias con expertos del área de la salud, psiquiatra o psicólogo. Pues tratan de resolver sus propios problemas pensando y pensando, entrando en infinitos laberintos de entropía, confusión, ideas contradictorias que general una confusión y un estado de indefensión y caos aún mayor.

En estos casos nuestro hombre salvador entra con el deseo de salvarle, de aliviar su dolor, y empieza a girar alrededor de esta mujer como un satélite, buscando ayuda, cayendo en la trampa no intencional de la manipulación.

Tengamos claro algo: la persona depresiva no manipula con mala fe, o con el deseo de dañar a otro. La manipulación es simplemente un recurso para pedir ayuda, es una forma de expresión de la necesidad que tiene de apoyo y afecto. Y esto se asocia con el sentimiento de culpa que genera en sus amigos, familiares y pareja la simple posibilidad de que por no ceder a sus demandas ella recaiga o tome una decisión en contra de su integridad física.

Es como tener un jarrón hermoso pero puesto sobre la punta de un alfiler.

Es un ejercicio de equilibrismo emocional, donde se busca que la porcelana no caiga y se rompa en mil pedazos.

Allí es cuando todos la ven frágil, indefensa, débil y todos buscan apoyarla. Lo cual es aprovechado por el mecanismo depresivo que la invade para ser demandante.

Recuerdo el caso de un joven cliente que tuve, tuvo una relación con una mujer así, y aunque ya habían terminado, aún seguía cediendo a sus reclamos de atención y ayuda para evitar la posible culpa de que ella tomara una mala decisión. Él quería ser libre pero su sentido de responsabilidad y su arquetipo salvador le jugaban en contra. Estaba en el punto de que la asistía en casi todo y que él mismo no tenía una vida abundante, no tenía otra relación por estar intentando curarla.

No, tu no la puedes curar.

No, tampoco el amor la podrá curar.

Tampoco tus buenas intenciones.

Tampoco tus oraciones o las de toda su familia al dios de turno.

Sólo una posición firme y una marco mental sólido le será de ayuda y la atención de un profesional de la salud.

Las personas en depresión no tienen recursos internos para sobrepasar estos momentos, por ello sus intentos de mejorarse no tienen éxito. Y por ello se deprimen más, porque se sienten débiles, inútiles, Es decir, añaden un montón de juicios y recriminaciones por que les pasa ello sin que puedan hacer nada.

Una cosa es estar triste, otra tener depresión. La tristeza es como la gripa, la depresión es como un cáncer de las emociones. Y eso no se soluciona con consejos o abrazos, aunque quizá sea lo único que hay a mano. La tristeza suele pasar en algunas pocas semanas, la depresión es un estado de ánimo con una duración prolongada y donde no se una evolución, y que muchas veces no tiene un motivo tan claro. La tristeza es como si ves un cuadro con pinceladas negras, la depresión es un cuadro negro. 

Dentro de esta falta de recursos natural de la depresión está la negativa de la persona a pedir ayuda profesional y su intento intuitivo de solucionar lo que pasa. Por ello lo mejor que puedes hacer es influir en ella para que busque ayuda profesional y estar presente para acompañarle en los momentos en los que ella quiera compartir.

Seguramente su comportamiento pueda ser caótico, contradictorio, momentos de amor, momentos de odio a todos y a todo. Es importante que pongas en ti una coraza que te permita entender que la forma en que se comporta NO ES PERSONAL. Evita ser demasiado susceptible. No es fácil, por cuando somos seres emocionales, pero no puedes caer en la trampa de empezar a pensar demasiado por qué dice las cosas o a sentirte mal, o a que afecte tu estima, tu identidad o tus creencias fuertes.

Estar con una mujer depresiva no es para todo el mundo

Y deberás ser consciente de ello. Si sientes que no tienes la fortaleza para ello no te culpes, no eres más ni menos, simplemente eres como eres. Pero si sientes que debes seguir adelante tienes que pensar en ti y hacerlo.

No me malinterpretes, no estoy alentándote a que hay que abandonar necesariamente a las personas deprimidas, simplemente en esos momentos no es saludable tener una relación de pareja. Sólo te estoy invitando  a que no pierdas tu propio marco mental y tu propio proyecto personal de vida.

La toxicidad tiene un límite, y la capacidad de aguante de cada persona es diferente. Pero debes tener claro el difícil pronóstico de una situación semejante y la poca capacidad emocional que tiene una persona deprimida para gestionar una relación saludable, no ya sólo consigo misma, sino con una pareja.

Todo su combustible y energía esta en su propio proceso.

Por ello a veces es mejor ser su amigo que ser su novio.

Porque también puede pasar que en su confusión de sentimientos y en su distorsión de la realidad te vea como algo más que no necesariamente corresponde, de forma objetiva, a como te vería sin depresión.

Te puede ver como una pareja romántica o sexual en depresión.

Sin depresión no te ve así.

Por ello no puedes esperar absolutamente nada, y lo que quieras ofrecer lo hagas porque quieres, no porque estás cultivando algo más.

Resumiendo: no seas tan ingenuo como para creerte con el poder de salvarla o sanarla, no seas tan susceptible como para pensar que todo lo que te dice es real y personal, no caigas en la espiral de culpabilidad, no la victimices, no esperes nada,  y no te abandones a ti ni a tu vida.

Mi profesora de psicoanálisis tenía tres frases que me enseño y que guiaban su proceder como psicóloga y que yo aplico en el plano personal.

Son durísimas, no te asustes,

1. La mierda no se brilla (las cosas son como son y en ocasiones no es posible embellecerlas)
2. No eres Jesucristo o salvador de nadie
3. Ante lo que sale de tu control, relájate y disfruta.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!


sábado, 23 de enero de 2016

Influencia de los padres, voces femeninas, Alejandro Magno, poder de la mente, síndrome del tren: Hay algo + que seducción en internet (55)



Nuevo fin de semana e iniciamos con las lecturas recomendadas de hoy.

1. ¿Cómo los comportamientos de nuestros padres terminan marcándonos? Acá lees un interesante artículo al respecto.

2. Por qué los tutoriales y voces de ayuda son femeninas. Aquí la respuesta.

3. Uno de los grandes personajes de la historia que admiro es Alejandro Magno, acá puedes encontrar  una interesante conferencia donde se resumen los principales hitos de su vida. Realmente imperdible.

4. ¿Hasta qué punto la mente determina nuestra realidad? ¿Hasta que punto creer es poder? Tienes que leer este interesante artículo sobre el poder de las creencias.

5. Muchas personas me dicen que sienten que están muy viejos para lograr metas ambiciosas, me lo dicen personas de 25 años, y personas de 60. Si bien es cierto estamos en una cultura que glorifica la juventud, y donde si estás con más de 40 eres un anciano, la verdad es que en cualquier etapa de la vida podemos ser productivos, creativos y podemos aprender cosas nuevas y reinventarnos. Aquí encuentras una lectura muy interesante sobre el "Síndrome de perder el tren".

6. En los clásicos del blog hoy quiero recordar un post donde le respondía a una irritada lectora algo molesta por lo que escribo. Lo recuerdas aquí.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!

jueves, 21 de enero de 2016

Por qué ciertas personas te generan ansiedad (y no puedes ni mirarles a los ojos)



En este post me voy a poner un poco filosófico… y quizá trascendental. Excentricidades mías digamos…

Hoy quiero hablarte del cerebro y cómo nos puede tender trampas a los introvertidos y a los tímidos.

Por ejemplo, nos hace creer cosas que no son ciertas.

Una de ellas tiene que ver con la confianza.

Cuando alguien es confiado, la mayoría de personas asumen que deben confiar en él porque hay algo confiable en esa persona. Cuando eres confiado permites que otros confíen en ti.

Cuando ves a alguien con confianza piensas que debe haber algo “detrás” de esa confianza.

Es como si vieras que tienen algo que tú no tienes.

Como si hubieran descubierto algo que no has descubierto.

Y justamente ese “algo” es la razón por la cual tienen confianza.

Sin embargo la verdad es que esto no es cierto.

La verdad es que…

NADIE SABE LO QUE ESTÁ HACIENDO.

Las personas no tienen idea y tienen más miedos que confianza.

Y esto incluye a los políticos, a las personas famosas, a los artistas y a los grandes personajes de la historia.

Todos proyectaban algo que no era cien por ciento congruente con lo que pasaba “adentro”

Todos mantenían una postura de equilibrio, certeza y estabilidad para impresionar a los demás, a las personas comunes.

Como coach he tenido la oportunidad de descubrir esas posturas que todos ellos asumen, he podido ver su ansiedad, su estrés, su tensión, sus dudas sobre qué hacer o sus dudas por las decisiones que han tomado o tomarán.

Pero te los encuentras un día normal y parece que tiene todo bajo control. Y hasta te preguntas ¿Cómo hace para estar así siempre? ¿Cómo hace para tenerlo todo tan claro en la vida?

La mayoría de personas estamos en procesos de búsqueda, de descubrimiento. Estamos creciendo, estamos explorando el mundo, estamos viviendo el día y día y la verdad estamos buscando constantemente cosas que nos den confianza en nosotros mismos y en el mundo que nos rodea.

La confianza implica seguridad

Aunque nada es seguro en esta vida. La vida es algo en sí mismo inseguro.

De hecho, crudamente, nadie debería ser confiado.

Hay una cita que me gusta mucho a propósito y dice lo siguiente:

 












Además ¿viste la cara con la que lo dice? En fin…

No hay una autoridad centralizada en el mundo que diga cuál es la “forma correcta de vivir”, o la comida correcta, lo que aprueban unos para otros es el error más grande y absoluto.

Somos un grupo de 7 billones de personas que nos miramos mutuamente. Y todos están buscando y siguiendo a la persona que parece ser la más segura y confiada.

Así es como surge la moda, así es como se forman las religiones, y es la forma en que los políticos se hacen elegir. Vendiendo cierta imagen de seguridad y confianza en personas que la están buscando desesperadamente.

La realidad es que en el fondo aún somos cavernícolas. La ciencia ha encontrado cómo ha evolucionado nuestro cerebro en los últimos diez mil años  y la verdad es que nuestro cerebro permanece sin cambios desde hace más o menos dos mil años, lo que quiere decir que nuestro “cableado cerebral” es bastante primitivo, de hecho nuestro comportamientos alimenticios, de evitación de peligros y de búsqueda de pareja reflejan nuestra historia evolutiva.

Quizá me dirás: “Hombre Naxos, ¡ya! ¿A qué va todo esto?”

Ok. Ok. 

Mira va a lo siguiente: nuestros cerebros se han desarrollado para crear “tribus” de personas, y en esas tribus siempre hay un líder y es el que decide cuál es el comportamiento apropiado, el que dicta las normas que todos deben seguir y el que impone las reglas de lo que se permite y lo que no.

Y acá va la revelación: El Lenguaje Secreto del humano ancestral era la confianza.

El hombre de las cavernas era un líder. Era dominante. En el pasado era sólo un tipo de dominancia física, ahora es más de dominancia psicológica.

Pregúntate a ti mismo:

·       ¿Con qué personas tienes dificultades para mantener contacto visual?
·       ¿Con qué personas tienes problemas para hablar?
·       ¿Con qué personas te sientes más nervioso y ansioso?

Esas son las personas que son psicológicamente dominantes para ti.

Nos sentimos ansiosos porque nos sentimos, de alguna manera, inferiores a estas personas, es como si nuestro cerebro ancestral nos dijera “oye, no me quiero meter en problemas con alguien de mayor jerarquía” y lo que hace es responder con ansiedad en esas situaciones sociales donde compartes espacio con ellos.

Éste es un lenguaje secreto que casi nadie ve, y casi nadie lo conoce, y te aseguro que es la primera vez que oyes hablar de ello. Son dinámicas muy profundas que se dan en una interacción social o en una conversación.

·       Cuando te sientes ansioso, es una parte de tu cerebro llamada la Amígdala la responsable, y se activa para mantenerte a salvo del peligro. Miedo y ansiedad son estrategias antiguas de sobrevivencia.
·     Cuando te sientes cómodo cerca de personas que conoces de cerca, pero no frente a extraños, estás experimentando otra estrategia de sobrevivencia. Para el humano ancestral las personas desconocidas son peligrosas.
   Cuando no puedes establecer contacto visual con una figura de autoridad, o con alguien que te parece atractiva, o alguien famoso o respetado… pero puedes hacer contacto fácilmente con los niños o con personas familiares allí estás experimentado el mismo patrón de sobrevivencia. El contacto visual es una herramienta bastante primitiva. Mantener el contacto visual con alguien de mayor estatus es visto para el humano primitivo como un desafío. Si has visto los boxeadores ser miran fijamente y de forma agresiva para intentar establecer dominancia.

Lo cual nos lleva a otro hecho: la timidez y la ansiedad  más que rasgos de personalidad son instintos de sobrevivencia.

Es un extraño y poco adaptado esfuerzo para sobrevivir.

Hoy no vivimos en las cavernas sino en una sociedad moderna, que aunque tiene peligros no son los mismos del hombre ancestral.

Es importante saber por qué pasan las cosas, y claro, también cómo podemos ayudarnos a que nuestro cerebro aprenda a ser confiado.

¡Es el momento de vivir una vida extraordinaria!

¡Hasta la próxima!