martes, 2 de septiembre de 2014

Tres enfoques equivocados en la seducción



Hoy voy a contarte sobre algunos errores que pueden hacerte creer, pensar o desarrollar elementos que terminarán por socavar tu juego interno o incluso por sabotear tus estrategias de seducción e interacción con el sexo opuesto. Seré muy concreto.

1. Poner a la seducción en un pedestal: Cuando pones la seducción en un pedestal significa que pones a las mujeres en un pedestal, por lo cual la verdad me da muchísima risa cuando alguien obsesionado por la seducción dice “no pongan a las mujeres y al sexo en un pedestal. Tremendo error.”  Y predican esto cuando la seducción realmente se convierte en una obsesión para ellos, autores, videos, escritos, teorías y más teorías, terminología rara y absurda, partes de sargeo entre otras cosas. La seducción es solamente un área de tu vida dedicada a la búsqueda del bienestar emocional, nada más y nada menos, importante como tu salud, tu alimentación, tu cuerpo, tus finanzas, tu vida sexual, etc. De lo contrario la seducción pasará a ser una especie de masturbación  mental bastante sofisticada.

2. Pensar que aprender seducción es aprender conceptos: El gran daño de la seducción tradicional, o de los “mercenarios de la seducción” es que han traducido las estrategias manipuladoras anglosajonas y te las han empaquetado para tu consumo. Te han estado vendiendo hamburguesas hechas con caca, que se cocinan rápido, te dejan lleno pero no te alimentan, es más, casi siempre terminan por hacerte daño. En estos modelos es importante aprender conceptos, estrategias rarísimas para intentar suplir algo que en realidad es muy sencillo: aprender a conectar, aprender a sentir emociones profundas y transmitirlas, aprender a encontrar el punto emocional y a partir de allí desarrollar relacionas intensas, apasionadas y profundas. Y eso se hace conectando con tu ser auténtico, con lo tu esencia, dejando de imitar a otros.

La seducción inteligente te lleva a integrar tu vida, te lleva a la acción y te simplifica la vida.

3. Centrarte en ser perfecto porque piensas que estás muy mal: Bueno, digamos que este es un punto complejo. La seducción inteligente busca que mejores, sabiendo que es un camino larguísimo, que te motivará durante toda la vida, y que resulta imposible ser perfecto, o desarrollar procesos de mejora que te dejen totalmente completo en semanas o meses. Lo que hago yo, personalmente, es usar la seducción como un pretexto para desafiarte en diferentes áreas de tu vida, y es simplemente ello, un desafío.

¿Cuál es el problema?

Cuando tienes la siguiente creencia: “cuando no tengo los resultados (usualmente acostarme con la mujer que quiero) es porque TODO está mal en mí”. Cuando tienes esta creencia caes en el segundo error (poner la seducción en un pedestal) y te echas la culpa de que estás mal y eres erróneo. Ese es un problema gigante porque te impide asumir con inteligencia la retroalimentación, cuando alguien te dice que necesitas hacer un ajuste en alguna área de tu vida. Inmediatamente sumas eso a otra cosa y es cuando cada elemento que lees  o ves resulta en que hiere tu autoestima porque como la tienes en el piso entonces se te hunde más.

Y lee uno personas que dicen “ya quiero dejar esto porque todo está mal en mí”. No se de donde viene esto, quizá viene de los autores de seducción que en sus escritos te dicen “tienes que ser como yo para seducir” o “eres un idiota porque no tienes a todas las mujeres detrás de ti”.  Recuerdo cuando hace bastantes años todos querían ser como Mystery, y aplicaban el concepto de “pavoneo” y detalles súper llamativos, y fue lo que en su momento llamé “seductores payasos”, que hoy día se han reencauchado de diferentes maneras. Entonces cuando lo que lees presupone que eres un idiota, o un imperfecto, pues es fácil que sientas que todo lo que pasa sólo comprueba esa teoría de que “eres malo, eres poco atractivo, toda tu vida ha sido un error”.

¿Qué te propongo? Que tomes un base segura de tu vida, algo de lo que te sientas muy orgulloso de ti mismo. Si deseas elabora una lista de cosas de las cuales tu te sientas muy satisfecho, debes obligarte a encontrar elementos positivos en tu vida, aunque en los primeros momentos no aparezcan, estos elementos existen, y yo te pediría que encontraras unos 10 al menos.

Por ejemplo, hace poco trabajaba con un cliente quien no veía nada, y de hecho, encontramos que tenía una enorme sensibilidad pero él sentía que esa sensibilidad lo había hecho débil y que por eso había perdido mujeres. El problema era un paradigma que se le había insertado por leer tanta cosa de “los machos alfa”, lo que no sabía es que hay diferentes tipos de mujeres para diferentes tipos de hombre, y que los sensibles tienen un público amplio, y que los sensibles pueden ajustar algunos elementos para calibrar cuando ser sensibles y cuando ser enérgicos, y para que esa sensibilidad les sirva para llegar más rápido al fondo emocional de una mujer logrando capitalizar sexualmente (que es donde está lo que hay que ajustar).

Resumiendo:

1. La seducción es un hobby solamente, no es tu vida entera

2. Tienes otras áreas en tu vida que demandan atención

3. La seducción inteligente es aprender nuevas formas de despertar emociones, de conocerte a ti mismo y de conectar con otros y eso lo haces no aprendiendo a manipular sino desde lo simple y lo sencillo. Por ejemplo, si te paras desde los conceptos y “mapas de proceso” de la seducción el proceso de pasar a lo sexual con una mujer puede demorarse eternidades. Si estás conectado emocionalmente simplemente sentirás cuando debes pasar al beso, a lo físico, la intimidad, sabrás que un “no” no necesariamente es una prueba o que hayas hecho algo mal, sabrás que el “nega” cierra la comunicación en lugar de abrirla, sabrás que el “nega” no debe aplicarse a todas las mujeres hermosas ni en todos los contextos, sabrás que los denominados “aros” rara vez existen, y que no todas las mujeres están siempre pensando en cómo probarte, y un largo etcétera de telarañas que te quitas cuando dejas de seducir desde lo conceptual y desde los maestros de las discotecas y las mujeres fáciles escriben.

4. Eres completo, y tu carácter y personalidad tienen un sentido, lo que debes hacer son ajustes en un camino que dura toda tu vida, y del cual día a día ves los frutos. No ERES incorrecto o un fracaso, simplemente debes ajustar, como todos debemos hacerlo en todas partes de nuestra vida. Y quienes hacemos esto, y un servidor, lo único que hace es trabajar fuertemente en sus puntos débiles y en fortalecer sus talentos, nada más, todos estamos como tú, luchando por progresar.

Todos somos luchadores. Eso sí nos hace iguales.

¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima! 

viernes, 29 de agosto de 2014

Teoría del Estilo y la Seducción Parte 3



Hoy tengo para ustedes la tercera parte de la serie de estilo y seducción, donde mi objetivo es revisar las primeras impresiones que damos y la congruencia de los mensajes que emitimos a nivel no verbal.   Te invito a que realices el ejercicio que te propongo en el video para que te prepares para los siguientes donde identificarás tu estilo y si es congruente con el público que deseas atraer.

¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima!

lunes, 25 de agosto de 2014

Teoría del estilo y la seducción Parte 2




Hoy les presento el segundo video de la serie de Teoría del estilo, donde hablo del impacto de la percepción, de sus elementos objetivos y subjetivos, y de cómo lo que usamos, lo que nos ponemos proyecta algo que ha sido convenido socialmente y crea una fotografía mental de nosotros en la mente de las personas.

Espero que sea útil, y conforme que nos vamos adentrando al tema deseo que te mires en el espejo de manera sincera y confrontes honestamente lo que ves. Recuerda que esta serie busca conectar con tu esencia y que descubras qué transmites y cómo puedes maximizarlo a tu favor, no te llevaré a que te pongas algo que no va con tu estilo o que vistas  de una forma que no transmite lo que deseas que resalte.

¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima!

miércoles, 20 de agosto de 2014

Teoría del estilo y la seducción Parte 1



Hoy inicio una serie de videos explicativos de la teoría del estilo, y en ella trataré el impacto de los estímulos que emitimos en la percepción de los demás. Abordaré el tema de imagen externa, de reputación y trabajaré de una forma bastante profunda los estilos existentes de imagen y los mensajes que envían, de sus fortalezas y debilidades. Iré combinando esta serie con los escritos usuales.

Disfruta este video, y me encantaría recibir tus comentarios.

¡Que comience la cacería!


¡Hasta la próxima!

lunes, 18 de agosto de 2014

¿Mantienes tu puerta abierta o cerrada a las mujeres?




En el post anterior habíamos hablado de dos códigos con el cual nos relacionamos y somos percibidos por las personas: un código de autoridad, que transmite poder y genera respeto aunque se pierda cercanía con las personas, y un código de cercanía, que aunque pierde poder hace que las personas nos perciban accesibles. Ahora bien, también había mencionado algo fundamental: cada código tiene un público que cautiva, hay mujeres que disfrutan con hombres emocionalmente distantes, y que les transmiten poder y autoridad, y hay otras que disfrutan con los más cercanos.

Tenía pendiente trabajar algo y es que los códigos de autoridad y de cercanía generan diferentes aproximaciones a la seducción, de tal forma que las personas serias hacen pensar en una seducción a largo plazo, mientras que las personas más espontáneas y relajadas hacen pensar en una seducción mucho más rápida con un acceso físico muchísimo más veloz.

Y acá el término es congruencia. Te pondré un ejemplo: Una persona de estilo más relajado y divertido puede iniciar una conversación, captar interés, sonreír, divertir a una mujer, puede empezar a tocarla, darle un beso, insinuar la posibilidad de tener sexo, aislarla para tener intimidad con ella y lograrlo. Es un movimiento natural, que en el caso de la mujer ni se siente, porque ya se ha sentido cómoda con él desde el primer momento que lo vio. Estoy hablando del caso de personas semejantes en códigos de cercanía.

Ahora bien, el hombre serio, intelectual y de autoridad con esa mujer cercana no podrá actuar con la misma rapidez, primero porque ella no se sentirá libre de actuar como ella es, porque de alguna forma la cohíbes, y siente que algo no vibra en la misma frecuencia. Puede sentirse cómoda, pero en el fondo siente que eres algo superior a ella. Cuando intentas escalar, se siente algo incómoda, no se siente del todo tranquila, aunque puede que le guste que la toques. Frente al beso, ella se encuentra aún en un plano racional intentando descifrarte, así que el tema no es del todo emocional. Y si intentaras hacer una insinuación de plano sexual ella aún está en el plano racional por lo que intenta irse por las ramas, introduce excusas y tal.

¿Qué quiero decir? Las personas demasiado serias hacen que las mujeres conecten con el plano racional. Las personas más descomplicadas, cercanas y espontáneas hacen que el botón de la mente se apague y simplemente se fluya de una forma mucho más emocional, lo que hace que el paso a besos o intimidad sea mucho más fluido, sin excusas y simplemente sintiendo.

Con los serios ellas piensan.
Con los espontáneos ellas sienten.

¿Por qué piensan tanto ellas con los serios? Sencillo, porque las personas más serias, introvertidas, rígidas y demás están conectadas casi siempre con su mente, y en ese plano producen todas las conexiones humanas. Como la interacción con las personas sucede en un plano de energía se genera una vibración en términos de pensamientos y menos en términos de emociones. No significa que no produzcan emociones, el asunto radica en que convierten sus interacciones en ejercicios racionales, digamos que en una proporción de 75% de razón y 25% de emoción.

¿Por qué sigo tocando este tema? Creo que ya lo había mencionado, pero es que diariamente recibo consultas y clientes que me dejan ver, una y otra y otra vez, que el problema es de seriedad excesiva. Una seriedad que te hace una puerta cerrada, con candado, donde sólo tú tienes la llave de la cerradura. Recuerdo que yo mismo viví esa condición hasta que tomé conciencia, hace unos buenos años de que era así, cuando una mujer que había tratado de entrar me dijo “tu problema Álvaro es que no te dejas querer”. Lo peor es que ella trataba de entrar y yo me moría porque entrará ¡Tremenda paradoja!

El caso es que nunca entró. Aún no había iniciado mis cambios personales. En todo caso sus palabras aún resuenan en mí, y no dejo de contar esta historia para mostrar lo que pasa. Tú quieres que ellas entren, pero ellas no se sienten tan seguras de entrar porque es que TIENES LA MALDITA PUERTA CERRADA ¡coño!

La primera impresión que esto te genera es que estás jodido. La verdad es que no. La verdad es que hacerse consciente de la brecha entre lo que quieres generar  y lo que generas es muy amplia y qué debes generar, aunque seas serio  y uses la autoridad para sentirte seguro, mayores conexiones e impacto emocional.

Porque el gran descubrimiento de todo es que proyectarte con autoridad y seriedad es un mecanismo, que aunque natural, lo usas para sentirte seguro. Increíble, porque el costo es alto. La mayoría de personas que he asesorado en este punto han tenido una increíble resistencia al cambio. Porque sienten que si dejan de  proyectar seriedad y autoridad sería un “desastre”. La razón es que aunque saben de las consecuencias de ser serio también buscan esa pose de seriedad porque les es muy familiar.

Recuerden que aunque tu genética y tu  psicología no cambien, si puedes hacer algunos ajustes, para que puedas adoptar matices en esa seriedad que proyectas. Lo primero que hay que hacer son ajustes en la apariencia, porque es lo que primero las personas reciben, hay que revisar colores, combinaciones y estilos, tu corte de pelo, la ropa que frecuentemente usas, y empezar a moverte a los siguientes espectros:

*Creativo: Sigues siendo serio, pero te muestras innovador dejando a un lado la percepción de ser una persona rígida y conservadora
*Seductor: Sigues siendo serio, pero añades códigos que te hacen ver deseable y seguro de ti mismo y con un poder que resulta además de respetable, deseable

Lo que haces es generar en tu estilo el misterio necesario como para que las mujeres se sientan atraídas por ti, además logras sentirte orgulloso de ser así y poder generar a través de habilidades sociales una conversación emocional. No tienes que pararte en las mesas a bailar, simplemente tienes que jugar con lo que la genética te dio: el misterio, la inteligencia, la palabra.

La base de la transformación que se dio en mí, y que trabajo con mis clientes está en ello: respetar siempre la esencia, pero enriquecerla siempre con lo que hace falta para potenciarla, si tu caso es la seriedad lo que se necesita ajustar es: contacto con tu deseo sexual, con tu intención de seducir, contacto con tu propia vulnerabilidad, lo que a su vez genera que te vean como un ser humano con emociones (no como un botones de hotel o chofer de limusina) y liderazgo emocional de la conversación, capitalizando ese enorme misterio y admiración que los estilos tradicionales y elegantes generan.

La idea es que abras la puerta y permitas que ellas quieran pasar y que también pasen (son dos cosas diferentes). Sólo ábrela un poco, lo necesario para que pase, no tienes que tenerla abierta de par en par.

Esta semana iniciaré la serie de video que te ayudará a entender las transciones entre estilos y te permitirán tanto hacer cambios entendiendo el por qué, comprender cuándo es posible el llamado “pavoneo” y cuando es absurdo, por ende entender que el pavoneo no va con todo y que además no sólo hace referencia a lo físico. Y por último será una enorme herramienta para pulir habilidades de lectura en frío.

¡Que comience la cacería!

¡Hasta la próxima!

jueves, 14 de agosto de 2014

Códigos de Autoridad Vs. Códigos de Cercanía



Este es un post que te dará información no sólo para el contexto de la seducción, con las mujeres, sino en general para cualquier tipo de interacción social. Así que lee detenidamente.

En este breve post concluiré el tema de la seriedad y hablaré de dos códigos que es importante tener en cuenta cuando hablamos de interacciones con personas, y son dos formas de ser, entre las cuales es posible moverse y con las cuales atraes a diferentes personas, enviando diferentes mensajes.

Por una parte, como mencioné en el post anterior, es importante que sepas que la seriedad de por sí no es un defecto, ni nada por el estilo, es simplemente una forma de ser como cualquier otra, que favorece en algunos casos a la vez que perjudica, es imposible darle gusto a todos. Por ejemplo, no todas las mujeres la llevan bien con los extrovertidos, para algunas son fantoches, para otras payasos, para otras simplemente personas de desconfiar, otras prefieren energías mal calmadas. Cada mujer te puede contar una historia absolutamente diferente de lo que le gusta y mal harías al apostarle a todas, en lugar de definir muy claramente tu personalidad y atraerlas desde tu esencia.

Al presentarte a las personas puedes emitir tres clases de mensaje y dos tipos de código. Los mensajes son:

1. Transmites autoridad, poder en perjuicio de la cercanía que podrías transmitir a las personas.
2. Transmites cercanía, confianza, sin embargo para cosas serías tu no eres la persona.
3. No transmites nada, eres absolutamente invisible, ni siquiera las personas se acuerdan de quien eres, de tu nombre o que estuviste en cierto lugar con ellos.

Los códigos son, entonces, autoridad vs. cercanía. Y cada uno de ellos posee la tanto valoraciones positivas como negativas, puedes transmitir autoridad y caer bien, o transmitir cercanía y caer mal. Así que el código y el mensaje pueden ser valorados de diferente manera de acuerdo a tu esencia.

¿Cómo transmites autoridad? Principalmente con estilos conservadores, tradicionales y posturas serias e intelectuales. Naturalmente encontrarás que eres de esta forma, y al transmitir autoridad generarás una distancia, como si estuvieras un peldaño (o varios) por encima de las demás personas. De acuerdo a tu esencia eso puede generar admiración o antipatía, admiración por aquellos que te ven como un modelo a seguir, y antipatía si transmites arrogancia. Ahora bien, transmitir autoridad no es otra que transmitir poder. Cuando transmites poder no necesariamente implica que sea en términos materiales, implica, más bien, que transmites “algo” que dice a las personas que llegarás lejos, que serás grande, que tienes futuro, que eres alguien con el cual vale la pena rodearte.

Cuando transmites autoridad el nivel de aceptación depende del público, si te juntas con personas de perfil bajo en cuanto a aspiraciones será más la antipatía que generarás, y de hecho notarás esa sensación de “no encajar”, si el público tiene aspiraciones más amplias lograrás jalonarlos. Lastimosamente he visto cómo muchos hombres que transmiten autoridad terminan por nivelarse por lo bajo, escondiendo lo que los hace únicos, solamente por complacer alguna mujer que ni siquiera les da la talla.

Y es allí donde por seducir, acostarte con alguien u obtener validación de una mujer terminas perdiendo lo que te hace auténtico, único y orientado al éxito. Es allí cuando en seducción terminas perdiendo tus principios.

Ahora revisemos el código de cercanía, cuando la transmites implica que tu estilo es más espontáneo, tu forma de vestir es más relajada, lejos de la formalidad, no tienes el orden escrupuloso que expresa el hombre serio en su vestuario, incluso en su forma de peinarse. El código de cercanía inmediatamente crea conexión, es “uno más de los nuestros” no crea la ruptura del código de autoridad (donde las personas sienten que llegó alguien “diferente”). El código de cercanía escala naturalmente hacia la confianza en sus interacciones. Como mencioné antes la persona cercana no necesariamente cae bien, depende el contexto, en ciertos espacios puede percibirse como “demasiado normal” y como una persona no muy apta para grandes responsabilidades, incluso como una persona sin muchas aspiraciones.

Cada código tiene sus fanáticos  y sus detractores, por lo cual debes saber calibrar cuándo es propicio transmitir autoridad y cuándo transmitir cercanía y poderte mover entre los dos rangos.

Imagina una línea horizontal, el centro de ese línea está la neutralidad, no transmites nada, y conforme te vas al extremo izquierdo transmites más autoridad, y conforme te vas al extremo derecho transmites confianza. En general tu personalidad te lleva a irte a alguno de los extremos de la línea.

Cuando transmites autoridad puedes generar confianza, sin embargo esta se construye en el largo plazo. Cuando transmites cercanía también puedes transmitir autoridad, sin embargo también lo haces en el largo plazo, conforme pasa el tiempo y las personas se permiten conocer otras formas de ser diferentes en ti. Es un juego más extenso en duración.

Hay ciertos contextos en los cuales las personas INTENCIONALMENTE deciden que código usar, y cuando hay habilidades sociales avanzadas, las personas pueden moverse de un lado de la línea a otro. Por ejemplo, una persona que tiene un estilo descomplicado y que naturalmente transmite cercanía, puede optar por vestir de manera formal, adoptar una postura seria y expresarse de manera distante cuando va a una entrevista de trabajo o cuando está en su oficina. Pero cuando llega el viernes y el sábado y sale con sus amigos vuelve a ser quién es, una persona cercana, espontánea y divertida. 

Este movimiento no resulta tan fácil para las personas que naturalmente transmiten autoridad, a menos que estén con algo de alcohol en la sangre, sin embargo pueden trabajar en que su primera impresión no sea tan distante, es decir, matizarla un poco, bajarle de un 8 a un 6, y con ello lograrán mucho. Una de las cosas clave está en el vestuario, si eres de los que viste demasiado formal, pueden buscar un estilo de vestir un poco más relajado, puedes jugar un poco con eso hasta que logres mover tu línea de comodidad. Y precisamente de este punto, la línea de comodidad hablaré en el siguiente post.

Atento porque grabaré un nuevo video donde te explicaré el concepto de autoridad y cercanía y lo vincularé a los estilos de vestuario y los mensajes que estos transmites. Seguro te identificarás con alguno de ellos y esto servirá para que tengan una mayor idea de lo que transmites con tu primera impresión.

¡Que comience la cacería!


¡Hasta la próxima!