viernes, 30 de marzo de 2007

Cuando ella te queda mal en una cita

En estos días tuve uno de esos momentos de “Ja! Lo tengo”, un insight sobre algo bien interesante. Y me dije, voy a compatirlo con ustedes chicos. La situación que me pasó fue esta:

Hace un par de semanas estuve con un grupo de amigos y conocidos, hombres y sobre todo mujeres, hubo una en especial que me llamó la atención, es joven, vive sola y está sin una relación estable desde hace un par de meses. TRADUCCIÓN: Está mirando a ver qué pasa y qué le sale por ahí.

Pues yo le salí por ahí.

La convidé un par de veces a tomar algo (esos planes donde no hay muchas pretensiones pero ambos sabemos que no vamos precisamente a hacernos amigos) y me puse a hacer un poco de mi trabajo y a coquetear con ella, la cosa estaba muy bien, de hecho nos dimos besos. Así que mi plan era invitarla a salir y pasar a su casa a terminar lo que ya había empezado. Le envíe un mensaje de texto el jueves pasado diciéndole: “Veámonos mañana en la noche después de tu trabajo”. Necesitaba saber si ella estaba disponible o no para quizá empezar a planear en mi mente la estrategia del fin de semana.

Ella me respondío: “Suena divertido. Listo. Besitos”.

No se…pero el sexto sentido que he desarrollado me hizo sentir una “perturbación en la fuerza”. Y empecé a pensar que ella me iba a fallar. Empecé a sentirlo casi como una certeza. Creo que a ustedes chicos les pasa igual, hay algo en el ambiente que no está bien y cuando uno está calibrado y tiene la suficiente cancha uno lo capta.

He estado en este juego de la seducción por un largo tiempo, y eso de que me fallen a una cita casi nunca me pasa, lo único que sabía era que cualquier reacción era una MALA reacción.

Pero por primera vez, tuve una revelación, una iluminación budista-zen-new age, como quieras llamarla. Descubrí por qué las mujeres NO necesitan ver una reacción de ti ante esta clase de comportamiento.

Mi revelación fue algo así (y la anoté tal cual en mi cuaderno personal de apuntes): Sabemos que decirle a una mujer que estuvo mal fallarnos en una cita es una manera mala-mala-mala de manejar las fallas. Tu estás enviando el mensaje de que eres un tipo inflexible que no se toma las cosas suave. Algunos hombres piensan que tienen que “ajustar cuentas” con la mujer que les falla una cita.

Usualmente esto no está bien.

El punto es que quiero que consideres lo que ella interpreta de tus reacciones. Si tu reacción a su falla es una pataleta, o te pones super-serio, arrugas la frente o le haces un reclamo severo, el mensaje que transmites es:

1. Una falta inmensa de madurez, si no puedes adaptarte a los cambios y a las decepciones tu eres una persona rígida. TRADUCCIÓN: No eres nada divertido, eres tan divertido como un alfiler en el trasero.

2. No te han fallado. ¿Cómo así, es la primera vez que te fallan? TRADUCCIÓN: Eres un perdedor que no ha salido mucho.

3. Si ya te han fallado a citas y AUN reaccionas así, eso dice que la rabia es la manera en que sueles reaccionar. TRADUCCIÓN: Eres un viejo neurótico cascarrabias.

Después de todo, ¿a qué hombre no le han fallado alguna vez?

Algunos hombres asumen incorrectamente que las mujeres TIENEN que entender que son el tipo de hombres a los cuales ninguna mujer SE ATREVE a fallarles porque tienen un valor altísimo. O piensan “Si le paso por alto que ME faltó y ME quedó mal, estoy comunicando mi falta de valor o mi bajo status social”.

Qué pena, pero MORTALMENTE MAL.

Ella sabe que CADA mujer en el planeta tierra le ha fallado una cita a un hombre, y que CADA hombre ha sido plantado por una mujer. Es como cuando te levantas con pereza en las mañanas. Es un hecho vital.

Si la mujer te deja plantado constantemente después de que le has dado otra oportunidad, entonces el asunto a considerar es este: Las mujeres sanas y estables NO plantan a los hombres si genuinamente quieren volver a verlo. Simple y claro.

Mi enfoque es este:

Primero: Reconoce que es normal que las mujeres te puedan fallar a una cita. Que cuadres verte con ella y luego no pueda. No lo tomes personal, supéralo.

La lluvia moja, las mujeres fallan a citas.

Segundo: Analiza siempre tus posibilidades. Si te fallan no puedes perder tu tiempo haciendo una escena de indignación o rabia, sobre algo que no debería afectarte tanto. Es un típico error de novato empezar a darle mucha trascendencia a un incidente de esa naturaleza.

Tercero: Nunca dejes que una mujer piense que no eres una persona divertida. Para ella es importante que no seas un tipo psicorígido, obsesivo-cumpulsivo, de esos que hay que medicar para que salgan de su vida rutinaria. En la medida en que proyectes frescura, diversión, espontaneidad, así mismo tu valor crecerá.

Nunca olvides que la diversión para las mujeres es uno de los aspectos más importantes a la hora de calificar a un hombre, es uno de los mayores disparadores de atracción, y por desgracia, también es una de las capacidades menos desarrolladas en los hombres.

De ahora en adelante, repite esto. “Me falló, bueno… ni siquiera me dí cuenta”. Pásala y sigue adelante. Tóma las cosas con calma, relájate y verás como las cosas salen bien.

Terminando mi historia. Ella me falló, le dije que no era gran cosa, que imaginaba que algo había pasado, se disculpó y para reparar la cosa me invitó a su casa a "escuchar el nuevo CD de Miguel Bosé"... El resto lo dejo a tu imaginación.

Post Data. No aplica cuando es la segunda vez que te fallan a una cita.

Hasta la próxima!

miércoles, 28 de marzo de 2007

Terminando relaciones (Parte I)

De repente encuentras estás tan feliz que llegas a tu casa a abrazar la almohada, te hueles la ropa porque cuando ella te abrazó te dejó su perfume, lees poesía de Neruda, y no haces sino hablar de ella. Admítelo. Haces eso. No esta mal. Yo también lo hago.


Imagina que de repente tu novia te sienta para una charla del tipo “No eres tu, eres yo”. Tú te sientes confundido, y te preguntas: ¿Cómo carajos no vi las señales?

Terminar una relación no es fácil. El ego y el corazón están heridos y magullados. Es importante que tengas presente algunos tipos de indicadores que te pueden decir que las cosas no están yendo nada bien. Siempre hay señales de advertencia a lo largo del camino, lo que pasa es que las dejamos pasar pensando que las cosas pueden mejorar, o peor aún, negándonos a la posibilidad de que las cosas se han gastado y es necesario aprender a dejar ir.

Te doy cinco señales para saber que están que te botan:

  1. Peleas frecuentes: Nadie está diciendo que las cosas tienen que estar perfectamente bien los 7 días de la semana, las 24 horas. Después de todo, los conflictos solucionados constructivamente son valiosos para construir una relación. Pero si de repente te encuentras con que ella se vuelve argumentativa o sermonea sobre cosas triviales como la ropa, o el restaurante que escoges, es necesario que revises las cosas.
  2. Olvida llamar: Estabas acostumbrado a que varias veces al día ella te llamaba, te devolvía llamadas, le interesaba dónde estabas y en que era de tu vida. De repente la intensidad de las llamadas empieza a decrecer, dice “yo te llamo” y no lo hace, dice que se le olvida, que estaba ocupada, que llegó exhausta, que el teléfono se descargó, que la llamó la mamá y no pudo colgar, lo que sea. Puede parecer obvio pero pasar de marcadas seguidas a teléfono sin timbrar es una clara señal de que tu relación ya tiene fecha de vencimiento.
  3. Criticaradera: Asumamos el hecho de que nadie es perfecto. Algunas veces deseamos que la otra persona fuera más organizada, más divertida, lo que sea. Pero cuando estamos en una relación, tomamos lo bueno y lo malo también. Las imperfecciones empiezan a hacer parte de una completa personalidad que nos atrae y, hasta esos detalles nos gustan. PERO, si ya los sentimientos empiezan a irse, y la tumba a tu nombre empieza a ser cavada, no te sorprendas si empieza a haber poca tolerancia o tolerancia cero a tus “cositas”. Críticas constantes sobre tu manera de ser o cómo haces o dejas de hacer las cosas son una señal clara de mal camino.
  4. Cancelación de salidas/encuentros: Si ella empieza a decirte que está trabajando mucho, que su jefe la tiene con un asunto demasiado importante y que eso consume todo su tiempo, necesitas preguntarte urgentemente qué está pasando. Es natural que cada uno tenga su espacio, pero si de repente sientes que ella te da excusas para no estar contigo, y NO PROPONE PROACTIVAMENTE otros momentos para pasar tiempo contigo, la cosa se derrumba.
  5. Pérdida de interés sexual: Si encuentras que ella está volviendo sexualmente “adormilada”, pasiva, desinteresada, perezosa, y que necesitas siempre estar tomando la iniciativa, y que luego de terminar ella te da la espalda, empieza a preocuparte. Que la relación sexual se aplace y se aplace, y te sorprendas de que pasan semanas y ella sigue “ocupada”, “indispuesta” es otro indicador de desastre a la vista.
Si tienes al menos tres de estos indicadores la cosa está bastante grave y es posible que te terminen o que ya estén saliendo con otra persona. Habla las cosas, si ella no está muy receptiva y sientes que estás forzando la situación, despiértate y toma la delantera de terminar, no dejes que te sorprenda lo inevitable. Si los indicadores se dan de manera aislada piensa en esto: la seducción no termina cuando formaliza la relación, es algo que debes cultivar todos los días. Piensa en ella, observa si te está dando señales de reciprocidad, respeto, admiración y atracción. Reflexiona sobre la relación, a veces las cosas se acaban porque son dos personas que juntas no funcionan, no porque haya algo malo en una de ellas.

Hasta la próxima!

lunes, 26 de marzo de 2007

Los mitos Parte II: Mito del Buen tipo:

El buen tipo creé ser la bendición y el tesoro guardado que toda mujer está esperando. Es la esperanza esperante. El buen tipo es el enamorado del amor.

El buen tipo escucha atentamente todas las quejas que tienen las mujeres sobre los hombres. El buen tipo también tiene permanentemente en su mente las enseñanzas de su madre y decide que, nunca pero nunca, quiere hacer sufrir a las mujeres. Jamás. El buen tipo quiere ser diferente. El será cuidadoso, dulce, sensible, sentimental y profundamente idealista, se hará amigo de las mujeres, será su hombro para llorar, será el pañuelo de sus lágrimas, su confidente de desvelos, su cómplice de amores platónicos. De esta manera las redimirá de aquellos malos hombres, sacará lo bueno de ellas, y tendrá el amor y el sexo que ellas han guardado por culpa de aquellos jugadores que las han herido. Será el hombre ideal.

El buen tipo observa cuidadosamente a las mujeres, y actúa para RESPONDER A ELLAS. En las noches de soledad recuerda con esperanza las palabras de su madre, que solía decirle:

“Hijito, ya llegará alguien. Un hombre bueno como tu merece lo mejor. Tienes muchas cosas que harían feliz a cualquier mujer”.

El buen tipo está tan concentrado en no ser percibido como esos tipos malos, jugadores, rompe corazones, esos “ciegos bastardos”, como suele llamarlos en sus propias palabras, lo que al final termina por mostrarlo ante las mujeres como un tipo indeciso, débil y sumamente complaciente. O incluso peor: el buen tipo se fusionará con la personalidad de la mujer que le interese, pensando que esa es la mejor forma de ser su compañero romántico.

Lo que quiere el buen tipo es que ella se sienta segura, pero también desea que se sienta excitada. Es este deseo lo que pone el impulso pasional y romántico a sus interacciones. Desea a la vez salvarla y acostarse con ella. Pero no se atreve a mostrar tu deseo. Lo guarda.

Muchos me dirán: “Naxos, pero eso es lo que quiere una mujer. Ellas quieren a un hombre que sea su amigo, con el que puedan compartir sus más profundos sentimientos”.

Mmmm… pues no necesariamente. Respondo yo... y levanto desafiante mi ceja izquierda. Ellas quieren alguien que las lleve por una montaña rusa de emociones, no solo el afecto, quieren lo más sublime... y también lo más bajo.

El error de los tipos buenos es ser predecibles, totalmente disponibles, no expresar sus desacuerdos y creer que ellas siempre tienen la razón, que sobre ellos recae la responsabilidad de mostrarles a ellas que sí es posible creer, que sí es posible la bondad, que sí hay hombres buenos aún sobre este planeta tierra. Que ese hombre eres tú, para desgracia de los desgraciados de este mundo. Ellos olvidan que las mujeres aman el misterio, el peligro, que les gusta sentir que pierden el control, que están al borde de sus asientos. Olvidan que dando la dosis exacta de peligro ella responderá.

La seducción, como la vida, no es justa.

Despójate de tus hábitos emocionales, deja de ser complaciente, deja de ser un consejero, deja la personalidad sumisa y totalmente bondadosa y correcta. Ellas desean sacarte de eso y ver al salvaje, desafiante, impredecible que hay en ti.

El buen tipo tiende a mostrarse de una manera poco sexual, casí asexual, por miedo a ser agresivo o imprudente, teme perder la confianza de una mujer si muestra su deseo sexual por ella. Espera una escena romántica estilo siglo XIX, donde el llega y todo se da bajo la banda sonora de “Careless whispers” de George Michael, "You" de Ten Sharp o alguna irritante canción de James Blunt.

Se les olvida que las mujeres desean tanto el sexo como los hombres, y que no buscan al tipo bueno y tímido que les escucha y les comprende. No.

El final trágico de los hombres buenos es que terminan siendo desplazados por el tipo de hombres que odian y que no quieren ser. Ese tipo de hombres que sin rodeos llegan y se ganan la atracción de una mujer en la décima parte del tiempo que tu invertiste. Sí... ese tipo de hombres que les hacen sentir vértigo y las saca de sus vidas monótonas, que les hace vivir sensaciones llenas de "intensidad" (palabra que el buen tipo odia a muerte). El buen tipo es el eterno entrenador, el terapeuta, pero nunca es el que cierra el trato, eso lo hacen otros. El buen tipo es el "ayudador" de su propio fracaso... da las herramientas para quedar de último en la lista.

Ser "especial" es el premio a su inacción, a su timidez a su tremenda falta de espontaneidad, aventura y riesgo, es su premio a ser "tan perfecto". No creo que haya más qué decir. Terminan por aburrir y por ser los mejores amigos de sus amigas. Ven pasar a sus "amores platónicos" de la mano de los tipos que siempre han criticado. Qué tragedia griega tan triste.

Pido un minuto de silencio por ellos.

Hasta la próxima!

viernes, 23 de marzo de 2007

Aprendiendo El Principio De Escasez

Los seres humanos apreciamos lo que es raro. Los diamantes valen tanto dinero precisamente porque son relativamente raros y exclusivos. No encuentras diamantes a la vuelta de la esquina, es preciso un gran trabajo para llegar a obtener uno bien pequeñito.

Atento a esto que te voy a decir: Queremos lo que no podemos tener.

Si has trabajado duro para conseguir algo lo apreciarás más. Si las cosas te caen del cielo probablemente no las valores tanto, las descuides y lleguen a ser despreciadas o ignoradas. ¿Por qué pasa esto? Porque si no puedes obtener algo fácilmente, debe ser porque es raro y porque tiene valor distintivo. Piensa en los regalos de navidad que dan los padres, mira cómo les dicen a sus hijos que tienen que merecerlos, que deben portarse bien porque de lo contrario Santa pasará por alto su chimenea y no les traerá nada. Desde niños nos han enseñado que lo valioso cuesta esfuerzo y trabajo, pero su recompensa está dentro de su misma naturaleza.

Vale. Vale. Que ya estoy demasiado metafórico.

Digo todo lo anterior para mostrar que en las relaciones sucede lo mismo. Si no te muestras como un algo escaso para la persona que quieres, terminarán por darte por asegurado. Es la naturaleza humana. Acá en este punto es posible resumir la psicología femenina de hacerse las difíciles. Funciona, y funciona siempre. En cuanto comienzas a estar siempre disponible tu valor empieza a disminuir y empiezas a desaparecer.

La idea es que ella se sienta AFORTUNADA de tenerte, ¿no es esa la meta que deberíamos conseguir? Para lograrlo debes generar una percepción de escases, mostrar que eres un recurso limitado y por ello mismo valioso (como el petróleo), de esta manera tu valor dentro del mercado seductor se incrementará (a que la economía no sirve para la seducción, ja!)

Lo abundante es insignificante, trivial y poco deseable. Lo escaso es exquisito, exclusivo, valioso e interesante. Digo esto, porque muchos hombres se presentan delante de las mujeres como incondicionales, si ella nos importa decimos SI a todo: siempre podemos, a la hora qué sea, dónde sea… yo los llamo los HOMBRES TODO TERRENO, en la lluvia y en el inclemente Sol están listos para ir a donde ella les diga porque creen que si no lo hacen la perderán. Siempre están desocupados, siempre libres, dejan de hacer sus propios asuntos para sacarle un “tiempito” y verla “aunque sea un ratico”.

Esta clase de HOMBRE TODO TERRENO sin saberlo emite las siguientes señales: debilidad, necesidad, dependencia, fragilidad de carácter, que su vida no tiene nada de interesante y que sólo girando como un satélite alrededor de ella es que es posible encontrar sentido. No hay cosa que más te quite valor delante de una mujer que mostrarte dependiente e incapaz de gobernarte a ti mismo. Las mujeres detestan a un hombre que les diga SI a todo. Pregúntales si no me crees.

¿Qué hacer?

Te encantará saberlo. Acá va. Los 7 puntos Naxos para evitar caer en la trampa de la total disponibilidad y mostrar escases:

Primero: David DeAngelo me enseñó una máxima, atento: “Limita voluntariamente tu disponibilidad para aumentar involuntariamente su interés”. Sí… léelo varias veces, es complejo, pero tan cierto.

Segundo: No contestes siempre el teléfono. Cuando te pregunten por qué di que estabas en una reunión, o que tenías otra llamada importante, o que lo apagaste para poder dormir en paz, lo que sea.

Tercero: Debes tener la iniciativa de verla dos veces por semana y solo dos. El resto de veces que se vean deben ser por iniciativa y proposición de ella. Si no tienen iniciativa y no lo proponen entonces no están tan interesadas en ti. Entonces, ¿por qué querrías estar con una mujer que no está interesada en ti?

Cuarto: Asegúrate de hablar con otras mujeres, recuerda lo que dije en el post de la monoítis, ella te encontrará más deseable cuando OTRAS MUJERES te encuentran deseable.

Quinto: Siempre déjalas esperando por más. TU debes ser quién termina la velada, la cita o la salida y eres el que dice “buenas noches, nos vemos luego”. Termina cuando la cosa esté inmejorable, di que ha sido fantástico pero tienes cosas que hacer, trabajo, tareas, o simplemente dormir. Aprendí algo de los apostadores profesionales: Retírate cuando estés ganando.

Sexto: Tu Siempre terminas los besos. Tu controlas la situación y decides cuándo el beso termina. Déjala queriendo más.

Séptimo: Empieza a incorporar a tu vocabulario las palabras mágicas “No puedo. Estoy ocupado/Tengo cosas que hacer”. Sé que no es fácil decir que estás ocupado cuando ella quiere salir, duele… pero es lo mejor, nadie ha dicho que sacar petróleo sea fácil. Por favor… así no tengas nada que hacer sino doblar tu propia ropa, no digas sí a todo, no salgas siempre que ella quiere. Recuerda limita VOLUNTARIAMENTE tu disponibilidad, verás como INVOLUNTARIAMENTE su interés hacia ti se incrementa. Ya entiendes mejor el Primer punto, ¿verdad?

No te des así de gratis por favor! Tu tiempo, tu energía, tú único y fantástico mundo tienen un precio, valen mucho como para que lo des barato. Ella debe apreciarte, debe ver el valor que tienes y debe sentir que perderte es como perder un diamante que le ha costado trabajo obtener. ¿Imagina que todos tuvieran medallas de Oro de los juegos Olímpicos? Aún más, ¿Por qué el mundial de futbol es cada cuatro años? ¿Sería igual si la Copa Mundo fuera cada año? ¿Verdad que no?

¡Basta ya!Ya está muy largo este post.

Son las 3 de la mañana, me asomo por mi ventana a ver la madrugada… es oscura... intensa... Hoy será un día para no perderse…pero por ahora yo necesitaba escribirles esto.

Hasta la próxima!

miércoles, 21 de marzo de 2007

Consulta: No seas su tampón emocional

Un lector* me escribe a mi correo personal con lo siguiente:

Primero que todo déjame darte las gracias por tu blog y por los temas que tratas. Realmente me han ayudado bastante. Ahora quiero contarte mi caso, espero que puedas ayudarme. Conocí a una chica 9, he hablado con ella un par de veces, ella admira cómo toco la guitarra. La otra noche ella me contó que tiene un serio problema para confiar en los hombres, por una experiencia que tuvo con su ex, que la engañaba, tuvimos una conversación de 4 horas por teléfono, ella estaba tan entretenida conmigo que no me dejaba colgar, me decía que le encantaba hablar conmigo. Aún no entiendo qué implica eso. Mi pregunta es, cómo voy con esta chica, me parece contradictorio que no confie en los hombres, pero charla conmigo 4 horas. Estoy seguro que no he tenido un comportamiento de baboso, como tu dices, cómo ves la cosa. Gracias de antemano.

Mi comentario:

Déjame empezar diciéndote que el asunto de confianza femenina en los hombres es algo que me tiene sin cuidado. Si ella te dice eso puede que en verdad desconfíe y le hayan hecho daño, pero el hecho que te lo diga es porque está probandote y quiere ver qué haces con ese dato que te está lanzando. Está tanteando en qué terreno se está moviendo y está muy atenta a lo que haces. Tiene un scanner al estilo Terminator, con pantalla roja y letreritos.

Adivina, qué.

Estás cayendo y no estás haciendo las cosas bien. Yo tengo un nombre para lo que ella está haciendo, te está tomando por su personal TAMPÓN EMOCIONAL. Algunas mujeres toman a ciertos hombres para llenarlos a punta de “terapia” emocional y cosas de que los hombres somos malos y mentirosos, te van llenando de pequeñas-grandes amarguras y luego cuando ya estás todo empapado te dejan unos días y luego, cuando están desbordadas otra vez vuelven y te llaman para que las contengas. Bueno, eso no está del todo mal, si solamente quieres ser SU AMIGO, pero si buscas más, no vas por buen camino.

Me parece tenaz que ella te haya mantenido 4 horas al teléfono. Bueno, igual tu fuiste el que quiso estar todo ese tiempo. Estoy seguro que todavía te está doliendo la oreja. Si quieres colgar, sencillo, tu le dices que tienes una VIDA, que tienes COSAS POR HACER, así en realidad no tengas nada que hacer, le dices que ha sido un gusto hablar con ella, que habla muy rico y entonces le dices que chaito, que hablan luego y … CUELGAS!

¿4 HORAS?

POR FAVOR!

Escribo esto y no dejo de mover mi cabeza.

Acá te doy un elemento clave para que no vuelvas a confundirte.

* Una mujer que está contigo 4 horas al teléfono es TU AMIGA (Osea la persona que NO va a acostarse contigo).

Acá te doy también un programa de rehabilitación para la próxima mujer que intente hacer eso:

Primer punto: Nunca vuelvas a hablar con una mujer por 4 horas, ni siquiera 3, o 2, por favor. Por mucho 15 minutos. A menos que tengas claras las cosas y solo quieras ser su amigo. Si ves que te está tomando por consejero y paño de lágrimas, dile que a partir del minuto 20 tu empiezas a cobrar, que lo mejor es que cuelguen porque tus servicios son buenos y así mismo costosos. Verás como la cosa cambia a tu favor.

Segundo punto: Olvídate de esa mujer. En serio. Mira, yo creo que cuando uno da la imagen de ser su amigo, cuando se equivoca en el camino, es bastante desgastante retomar las cosas bien, así que pasa la página y dí conmigo NEXT!

Tercer punto: Recuerda que toda mujer que te dice que tiene problemas para confiar te está probando. Las mujeres con verdaderos problemas de confianza lo cubren con comportamientos mentirosos y tremendamente desconfiados, si el asunto es grave pueden llegar a ser verdaderas paranoicas, en algún momento ellas te vuelven adicto, te seducen y luego se van, ellas por lo general te hieren. Las mujeres que tienen este problema de desconfianza tienen a no admitirlo, simplemente lo expresan con su comportamiento, no te lo dicen.

Cuarto punto: Si sales con alguien, el teléfono es solamente para concretar citas o encuentros, o par ver si llegó bien a casa, pero no pienses en construir una relación a punta de charlas por teléfono. No caigas en eso. Toda interacción que sea cara a cara.

Quinto punto: Conoce a otras mujeres y no olvides volver a leer el punto 1 justo arriba.

Sencillo, ¿no?

Sí señor!

No te oigo bien...

Que sí señor!!!

Ahora está mucho mejor...

Una mujer atractiva puede probarte como lo hizo esta mujer, las mujeres tienden a probarnos para saber si tenemos madera, lo hacen especialmente cuando están acostumbradas a tener muchos hombres detrás de ellas. Es su mecanismo natural de selección. Ante ello muestra control, y no dejes que controlen tu tiempo ni que te tomen de consejero sentimental y cosas por el estilo. Eso déjaselo a sus amigas.

Hasta la próxima!

------------------------
*Publicado con autorización

lunes, 19 de marzo de 2007

Los mitos Parte I: Mito del Destino

Hoy empiezo en este blog una serie de cuatro entregas cortas que publicaré los lunes llamada “Los mitos”. En esta serie voy a derribar una serie de creencias que hay en los hombres acerca de las relaciones sentimentales y el mundo femenino.

El mito que trataré hoy será el MITO DEL DESTINO.

A menudo otras personas se sienten raras ante la idea de usar estrategias y tácticas, equivocadamente piensan que al azar es mejor que lo planeado, que las cosas espontáneas son la forma en que la vida ha planeado la existencia de lo extraordinario. Son personas que creen que las comedias románticas gringas son posibles y que puedes tropezarte con tu media naranja, que a ella se le caerán los libros, que tu los recogerás y que tímidamente se mirarán y encontrarán que nadie los ha mirado así jamás, que luego otra serie de coincidencias los llevará a amarse y a quererse mientras suena una canción pop de los ochenta. Sí, eso está muy bien para las películas de Meg Ryan o Hugh Grant. Yo no creo en eso, aunque he tenido situaciones afortunadas que vienen de no se dónde, esa es más bien la excepción que la regla.

Yo creo en forjarse una disciplina mental y emocional que nos permite mejorar y crecer y optimizar nuestra interacción, comunicación e intimidad con las mujeres. Creo en la posibilidad de mejorar nuestro juego para ser mejores. Pero muchas personas te dirán: “se tu mismo”. Yo oigo eso y, arrugando la frente, pregunto: “¿Qué carajos significa eso?” Yo veo en eso una excusa para seguir equivocándose, para no crecer y para seguir solo o con relaciones disfuncionales y rutinarias. Un perdedor dice: “genial, así soy para mal o para bien”. Yo digo, así eres para mal!

Las personas dicen esto otro: “Cuando la persona indicada llegue, tu lo sabrás. Será como un click”. Sentido común, que como decía Descartes, es el menos común de los sentidos. Las personas sucumben a esta creencia diciendo “entonces esperaré a que esta persona llegue”. Fatal, sentarse como Penélope a ver las personas pasar una tras otra.

¿Valorarías algo que te llega caído del cielo, por lo que no has luchado? No lo creo. Y es esta precisamente la razón por la que no creo que "lo de uno llegará", como nos dicen nuestras madres, abuelitas y bisabuelitas.

¡Despierta! Esta creencia es la responsable del fracaso del 50% de los matrimonios. Es la fantasía de la inacción y de la predestinación de tu media naranja. Una idea infeliz. Una idea que busca tu pasividad y que te dice que llegará la persona que te aceptará tal como eres, es decir, una persona que no ha crecido y que no ha salido de su zona de comodidad, es una idea que dice que te conformes con lo que eres y que no busques más allá de eso que te mereces. Es una idea poco ambiciosa.

Yo creo que no hay un destino que escoge la persona para ti. Que no existe algo así como “la elegida”, no creo en eso que te dice “no debes buscar, eso te llega”. Si, claro. Hay personas que han estado solas por años esperando a esa persona elegida, que una vez aparece es idealizada, hasta el punto que es vista como una “redentora”, lo cual contribuye a que te equivoques y espantes esta persona.

Es una idea idealista, yo soy más pragmático. Creo que debemos ser más proactivos, y no esperar lo que nos está destinado, sino BUSCAR LO QUE QUIERES. Deberías compromenterte contigo mismo y hacer lo que sea necesario para crecer, eso no significa ser falso y dejar tu esencia, es simplemente enfrentar el hecho de que las cosas no llegan caídas del cielo, sino que tu estás al control de tu vida y que debes buscar lo mejor para realizarte, para mejorar y poder estar a la altura de la mejor mujer posible.

Hasta la próxima!

sábado, 17 de marzo de 2007

Nunca beses y cuentes


A menudo he dicho que un verdadero hombre nunca besa y cuenta. Donde quiera que haya dicho esto los hombres alrededor quedan callados y comienzan a rascarse la cabeza y a mirar para otro lado. ¿Por qué es tan importante este asunto? Déjame explicarme…

Un hombre que en verdad quiere a una mujer nunca besa y cuenta, por una razón bien sencilla: porque no necesita validarse a sí mismo ante otros hombres (o mujeres) alardeando sobre sus conquistas. No alardea precisamente porque él no está interesado en tomar algo de ella, aunque siempre está compartiendo con ella sus cosas.

Muchos hombres tendrán una cita con una mujer, conseguirán un beso en la mejilla al final de la noche y mentirán a sus amigos diciendo que durmieron con ella y alardearán sobre lo irresistibles que son, o peor aún, de lo fácil que era ella.

¡Eso me parece de quinta! De lo más baja clase del mundo.

El hombre maduro y que está seguro de sí mismo, mentirá de otra manera. Cuando sus amigos le pregunten si la mujer con la que está saliendo se acostó con él, o que cosas le hizo o le dejó de hacer, ese hombre, responderá: “Ella en verdad me gusta, es una gran mujer”. Punto final. Habrá podido pasar lo que quieras, pero él solo dirá eso. Y sí, probablemente este mintiendo… pasaron muchas cosas con ella. Y qué.

Ella podrá contar todo lo que quiera. Déjala. Después de todo, tú no tienes nada que esconder. Si ella cuenta las cosas a otras personas, está perfecto. Pero jamás deberá venir de ti.

El asunto acá es de respeto. Respeto hacia ella. Verás, un hombre usualmente no necesita preocuparse por su reputación. Las mujeres no se pueden dar ese lujo. Llámalo doble moral o como quieras, pero así ocurre. Así que por respeto a ella y a lo que ha sucedido un verdadero hombre nunca besa y cuenta.

Un seductor natural tiene la idea de que una mujer que se acueste con él es porque confió en él hasta el punto de entregarle su cuerpo, sus emociones y su corazón. Es algo profundo, sin importar que para ella no sea algo especial, pero para ti eso es algo que jamás podrá tomarse a la ligera. La última cosa que un verdadero seductor haría es comprometerla alardeando con sus amigos.

Puedes hacer mucho daño a su corazón y estropear su visión de futuras relaciones con los hombres. Seguro… tu puedes manipularla o engañarla, tu puedes conquistarla y hacer que ella quiebre sus defensas. ¿Y entonces qué? ¿Habrás ganado algo? ¿Qué ella mire atrás cuando estuvo contigo y tenga un mal recuerdo o una herida? Yo digo, siempre debes ser un caballero… así pierdas.

Siempre ten en mente la responsabilidad y el impacto que tienes. Si engañas, manipulas, juegas con su imagen, ella recibirá un golpe que extenderá al resto de los hombres vivientes con los que se encuentre. Tu meta siempre debe ser dejarla mejor de lo que la encontraste, más positiva, más generosa, más segura de sí misma, hasta más hermosa si puedes. Si logras eso serás un verdadero seductor, no si andas contando con cuantas estuviste o quien fue la última mujer que besaste. Una mujer que sienta que tus intenciones con ellas son las de crecer y ser constructivo, fiel y digno de confianza se abrirá a ti de maneras que nunca has soñado.

Hasta la próxima!

miércoles, 14 de marzo de 2007

La Monoítis o la tendencia a salir con una sola mujer

Hoy voy a hablar de una creencia que muchos hombres tienen y que les hace perder demasiado tiempo y energías a la hora de seducir. Un tema que quizá sea polémico, pero que es demasiado práctico a la hora de aprender experiencias, ganar confianza y criterio. La creencia es esta:

“Las mujeres desaprueban a un hombre que sale con varias mujeres al tiempo”.

Creo que he escuchado innumerables veces a hombres diciendo cosas como estas: *En verdad me gusta ésta mujer/*Estoy seguro que ella es la mujer para mí/*No quiero estropearlo todo con ella/*Quiero enfocar toda mi atención en ella/*No hay nadie como ella (si… Marc Anthony… te hablo a ti).

Créeme, la lista sigue y sigue. Frecuentemente los hombres encuentran una mujer atractiva y tentadora, y luego proceden a arruinar todas sus oportunidades por enfocar absolutamente toda su atención en ella, haciéndola el centro del mundo.

Muy mal. En serio. Muy mal

Pilas que no estoy hablando de ser infiel o de tener varias mujeres cuando tienes novia o una relación estable. Si ya te formalizas con alguien, dedícate a ella. Acá estoy hablando del proceso de salir y seducir sin tener una relación estable y formal.

Antes de que empieces a decir que quizá estoy loco, que perdí la razón, o que estoy desvariando, déjame darte cinco razones por las que tu deberías salir y conocer más mujeres, en especial cuando conoces a una persona que en verdad te gusta.

1. Actitud y confianza: Cuando tu enfocas tus esfuerzos en una sola mujer tu no tienes amortiguador que proteja tu actitud y confianza. Cuando ella te rechaza tu caes en la trampa de empezar a pensar qué hiciste mal o de pensar qué debes hacer la próxima vez. No puedes mantener una actitud saludable o balanceada cuando pones todos los huevos en una sola canasta. Todos tenemos miedo a perder, y ese miedo está acompañado de la creencia de que “perdemos oportunidades”. Cuando tu empiezas a entender que tienes muchas más oportunidades tu confianza empieza a despegar. Tu miedo a perder empieza a disiparse y tu te relajas porque sabes que ESTA PERSONA, NO ES LA ÚLTIMA.

2. Perspectiva y punto de comparación: Cuando sales con más de una mujer, tu tienes un esquema de referencia para comparar y contrastar personalidades, comportamientos, integridad. Es tan fácil empezar a racionalizar sus comportamientos y banderas rojas cuando tu no tienes nada contra qué comparar.

3. Valor percibido: Atento a esto que te voy a decir: LAS MUJERES QUIEREN LO QUE OTRAS MUJERES QUIEREN. Las mujeres adoran los diamantes no solamente porque son caros y raros, sino porque otras mujeres los desean también. El tema acá es demanda. Lo que es común no es valorado, y lo que es fácilmente obtenido es común. No hay un mayor acelerador de atracción cuando una mujer sabe que detrás de su hombre hay alguien más (lo cual también es cierto para los hombres, ¿no nos ponemos salvajes y nos espabilamos cuando sabemos que tenemos competencia?) Un tipo con demanda es un tipo al cual las mujeres miran y se preguntan: “Y este, ¿qué se trae?”.

4. La espiral autodestructiva: Mira esta historia a ver si se te hace conocida. Rafael conoce a Carolina, a Rafael (Rafa) le encanta Carolina (Caro). El la llama y cuadran una salida para tomarse un “cafesito/cerveza/cocktail” … lo que sea… Empiezan a salir y se la van llevando bien. Rafa le deja mensajes a Caro diciéndola que ella es grandiosa y que ojala pudieran salir a cenar. Ella lo llama y cuadran salida. Van a cenar a un rico restaurante de sushi (Rafa es un tipo exclusivo… no cabe duda), Rafa está totalmente enfocado en Caro (Carito), ella se va dando cuenta, ella instintivamente se pone en guardia. Se da cuenta que Rafa (Rafita) está como bobo con ella, Carito se va volviendo distante, porque siente presión. La cita termina, pero ahora las cosas van como raras. Rafita se angustia y la llama, trata de que las cosas se normalicen y que ella no vaya a perder el interés, Carito empieza a evitarlo, Rafita empieza a tener dificultad para respirar… Y la espiral sigue. No es que hayan hecho nada malo, Carito es una buena niña, pero se empezó a apartar… porque sí… porque así es ella, se empezó a estresar. Ni ella misma sabe qué le pasó, Rafita era un buen tipo.

Cuando te centras en una sola persona empiezas a tomar decisiones poco saludables, pierdes perspectiva fácil, te armas historias paranoicas, te estresas, tu imaginación da vueltas y vueltas. Cuando sales con una sola mujer, no tienes más opciones. Si sales con varias, tu escoges.

5. Disparas el mecanismo de la “exclusividad” demasiado pronto: Ella empieza a creerse única, y ese es un pedestal que no te favorece, ella sabe de tu escases y lo puede aprovechar para ser demandante o ingrata. Como es cierto, estás escaso, tu reclamarás atención y eso te hará suplicante.

Las mujeres no quieren hombres necesitados. Punto. Hay un tipo de hombre, el CITAS EN SERIE, este tipo gasta un montón de tiempo enfocándose en una sola mujer, y puede tener algún éxito encontrando una mujer que también es CITAS EN SERIE. Con cada relación hay una agonía, es un padecimiento, el retrocede, y vuelve a salir con otra mujer, cada experiencia le recuerda el rechazo, que cuando encuentras a alguien el proceso de concretar algo es muy largo, que hay muchos jueguitos, que el amor siempre busca lo conveniente, que la gente se niega a lo que siente. El vuelve y retoma el proceso, una y otra y otra vez. Es un repitente consumado que pierde el curso por lo mismo. Tú, por tu parte, mantente saliendo con varias personas, hasta que encuentres a alguien que merezca tu completa atención.

Hasta la próxima!

domingo, 11 de marzo de 2007

Consulta: Cuando ellas dicen que te harán daño

Un lector* me escribe a mi correo personal con lo siguiente:
"He estado saliendo con una mujer por cerca de un mes y ahora encuentro que estoy enamorado. Ella recientemente me dijo que no quería seguir saliendo conmigo, porque terminaría hiriéndome y haciéndome daño, que era una mala mujer y que arruinaría mi vida. Ella también me dijo que por favor no la forzara. Quiero que me ayudes, necesito saber qué me quiso decir, en verdad ella me parece una persona única, pero su mensaje me tiene confundido, también me gustaría probarle que ella no me va a herir, y que son cosas que tiene en su cabeza para no darse la oportunidad de querer."

Mi comentario:

Mira, lee cuidadosamente lo que voy a decir y procura hacerlo al pie de la letra. No te miento, yo mismo hice esto varias veces.

¿Listo?

Toma una hoja de papel tamaño carta. Divide esta hoja por la mitad. Toma un marcador de punta gruesa y vete al baño en este instante.

Prende la luz.

En el pedazo de papel escribe lo siguiente: “OSOBAB”. Ya se… ya se… no tiene sentido, pero hazlo de todas maneras.

Ahora párate al frente del espero y toma el papel y colócalo al lado de tu cabeza, como su fueras a tomarle una foto a tu cara.

Mírate a ti mismo en el espejo con el papel al lado de tu cabeza.

No te quites, mantente así unos segundos.

Con todo respeto. Ahora tienes una clara imagen de lo que significa la palabra BABOSO, si… puedes moverte y posar para tu propio retrato.

Ahora levanta tu mano derecha si eres diestro, o tu mano izquierda si eres zurdo.

Date una bofetada tan fuerte como puedas. Puedes hacerlo varias veces hasta que DESPIERTES. Hazlo hasta que tomes conciencia que lo que ella hizo fue sacarte de una manera no muy elegante y tú aún sigues interesado en ella.

Hola. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

¿Todavía estás acá?

Mira, estás confundido y perdiste perspectiva. Ella no quiere a un tipo que le pruebe que no te hará daño. Ella simplemente no está atraída hacía ti y no quiere decirte sinceramente las razones por las cuales no quiere tener nada contigo, por lo cual recurre a espantarte, se echa toda la mugre ella misma. Quizá has sido muy bueno con ella, o un tipo demasiado sensible o sentimental. Las mujeres huyen como abejas del fuego de hombres así. Eres tan sensible que ella no te dice la verdad, lo que hace es intentar asustarte como a un niño pequeño. Apreciado lector, ella está insultando tu inteligencia.

Da media vuelta, 180 grados y emprende otro camino. ¡Ahora mismo! Dile a esta mujer que… Mejor no.... no digas nada...deja así. No vale la pena. En lugar de eso te doy tres tips:

  1. No muestres demasiada sensibilidad, no seas demasiado buena persona. Date la oportunidad de ser serio, de ser firme.
  2. No reveles tus sentimientos con palabras sino con acciones. Dale un beso, abrázala, pero no le digas nada al menos mientras la cosa se formaliza.
  3. No te vendas mucho. Es decir, no hables de lo bueno o ideal que eres, no te autopromociones. Solo con acciones.
Mira esta experiencia como un aprendizaje: ya sabes qué decirle a una mujer cuando te persiga y tu le quieras huír "mira... soy un hombre malo, quiero alejarme de tí porque terminaré dañandote... te quiero tanto que me sacrifico por tí". Seguro ganarás un Premio Oscar de la Academia... te lo garantizo.

Disculpa mi manera franca de decirte las cosas. Pero yo mismo he necesitado bofetadas para despertar. Nunca se las sabe uno todas. Por eso puedo darme el lujo de señalarte las cosas con sinceridad. Muchas gracias por tu confianza.


Hasta la próxima!

Nxs.

----------------------

*Publicado con autorización del lector.

jueves, 8 de marzo de 2007

Indicadores de Interés (Parte III)

Hoy terminaré con la serie Indicadores de interés hablando de unos últimos gestos de atracción que hasta ahora no he comentado. Sabrás que hacia la mitad del ciclo menstrual las mujeres se vuelven sexualmente más activas, pues es el momento de mayor probabilidad de concepción. Durante estos días suelen llevar los vestidos más cortos, los escotes más evidentes, hablan, caminan y en general actúan más provocativamente, pueden estar más sensibles al perfume que usas y tomar la iniciativa al darte un beso, o provocar un encuentro. El verdadero seductor capta estas señales y es capaz de calibrar cuando ella está en su momento más fértil… ese día buscará acercarse. Será capaz de calcular cuándo tendrá su próximo momento fértil… estará pendiente para ser más insinuante que de costumbre, se pondrá más perfume, ese día le robará un beso... ese día buscará la manera de ir a su casa...

En fin…

Entremos en materia más bien…

Las 10 cosas que puede hacer una mujer interesada en ti son:

1. Ella se toca: El cerebro hace que el cuerpo actue y exteriorice nuestros deseos más secretos, esto es lo que hacemos cuando nos tocamos. Las mujeres tienen muchísimos más nervios sensoriales que los hombres, lo que las hace más sensibles al tacto. Cuando la mujer se acaricia lenta y sensualmente el muslo, el brazo o el cuello, quiere decir que, si el hombre juega bien sus cartas, podrá tocarla de la misma manera. Recuerda esto es inconsciente, así que cuídate de insinuaciones.

2. Dejar la muñeca muerta: Caminar o sentarse dejando la muñeca muerta o caida, es una señal de sumisión que usan las mujeres. Es un gesto que resulta muy atractivo para los hombres, pues les transmite la idea de que pueden dominar a esa mujer.

3. Acariciar un objeto cilíndrico: Acariciar cigarrillos, un dedo, el borde de una copa de vino, un arete o cualquier objeto de forma fálica es una señal, inconsciente, de lo que puede estar pasando a un nivel profundo de su psiquis. Quitarse un anillo del dedo también puede ser una representación mental del acto sexual. Cuando una mujer realiza estos gestos, el hombre quizá intentará poseerla simbólicamente aciriciando el cigarrillo de ella, las llaves de su carro o cualquier objeto personal que tenga a la mano.

4. Exponer las muñecas: La mujer interesada irá exponiendo, de forma gradual, la superficie suave y delicada de la parte inferior de sus muñecas y aumentará el porcentaje de exhibición de las mismas a medida que su interés vaya en aumento. Normalmente la mujer muestra, además, las palmas de las manos al hablar. Las mujeres fumadoras lo tienen fácil para realizar este gesto, pues basta con mantener la palma de la mano hacia arriba a la altura del hombro mientras fuman. Las mujeres se perfuman el interior de las muñecas con la creencia de que el pulso de la muñeca tiene algo que ver con la distribución del perfume, pero su verdadero objetivo es empujar la muñeca hacia adelante en dirección a la pareja potencial.

5. Mirada oblicua por encima del hombro levantado: El hombro levantado es una imitación de la redondez de los senos. Con una caída parcial de los ojos, la mujer sostiene la mirada del hombre durante el tiempo suficiente como para que él se de cuenta y luego aparta rápidamente la vista.

6. Contonea las caderas: Es uno de los sutiles gestos femeninos de cortejo que lleva mucho tiempo utilizándose para vender productos y servicios.

7. Pelvis ladeada: Un estudio de la universidad de Texas, dirigido por el profesor Devendra Singh (sí... en las universidades se estudian estas “cositas”), concluyó que una mujer en excelente estado de salud y capaz de críar hijos posee una relación entre cintura y caderas del 70%, es decir, su contorno de cintura equivale al 70% de su contorno de caderas. Tienen forma de reloj de arena. Este porcentaje es el que más atrae la atención masculina, cuando el porcentaje aumenta hay menos atracción en este punto.

8. El bolso o la cartera muy cerca: Los estudios muestran que los hombres suelen tener miedo a tocar el bolso y por lo tanto abrirlo. La cartera o el bolso o su equivalente (mochila, maleta) es un objeto personal que ella considera casi como una extensión de su cuerpo y, por lo tanto, se convierte en una fuerte señal de intimidad cuando ella lo sitúa cerca del hombre. Cuando la mujer encuentra a un hombre especialmente atractivo, acariciará suavemente su bolso. Colocar el bolso cerca del hombre para que él pueda verlo o tocarlo es una fuerte señal de interés por parte de una mujer, alejarlo indica distancia emocional.

9. Señalar con la rodilla: Se coloca una pierna bajo la otra para que señale hacia la persona que encuentra más interesante. Se trata de una posición relajada que, además, quita formalidad a la conversación y proporciona la oportunidad de exponer sus muslos sin problemas.

10. Enroscar las piernas: Se trata de presionar con firmeza una pierna contra la otra para obtener el aspecto de un saludable tono muscular, algo que, como ya hemos mencionado anteriormente, es la condición que el cuerpo adopta cuando la persona está preparada para el acto sexual.

Interesante tema, ahh? La idea es desarrollar una vista aguda para poder tener claros estos gestos y señales y moverse de acuerdo a ellos. Recuerda lo que dije al principio de esta serie, estos son solo indicadores, tú tendrás que realizar tu trabajo.

Hasta la próxima!

lunes, 5 de marzo de 2007

Indicadores de Interés (Parte II)


Albert Scheflen, autor de Body Language and the Social Order, descubrió que cuando una persona entra en el escenario de otra del sexo opuesto, tienen lugar determinados cambios físicos: Se produce una mejora evidente del tono muscular a modo de preparación para un posible encuentro sexual, se disminuyen las bolsas en los ojos, desaparece la flacidez del cuerpo, el pecho se echa hacia afuera, el estómago hacia adentro, el cuerpo asume una postura ergida y la persona, en general, adquiere un aspecto más juvenil.

En la mayoría de mamíferos es el macho el que se “viste” para impresionar a la hembra. En el ser humano sucede al contrario. Las mujees han sido las principales responsables de la publicidad sexual y lo han hecho decorándose con prendas coloridas, joyas y maquillándose la cara (por supuesto, excluyo acá a los egipcios y algunas civilizaciones indígenas).

Históricamente, mientras que las mujeres se han vestido para atraer a los hombres, los hombres lo han hecho para mostrar su categoría social o para alejar a sus enemigos. Hoy día presenciamos la reaparición del hombre obsesionado en sí mismo que vuelve a arreglarse como un pavo real (en algún otro post hablaré de la teoría del pavoneo para incrementar la posibilidad de atracción).

En los humanos hay una serie de gestos y expresiones importantes de cortejo, que provienen evolutivamente de las danzas de cortejo de aves y otros animales. Cuando una persona quiere atraer a otra del sexo opuesto, lo hace subrayando las diferencias sexuales. Y para desanimar al sexo opuesto, se disimulan u ocultan tales diferencias. Las mujeres son mucho más susceptibles a captar las señales de cortejo de los hombres, pero nosotros somos mucho más torpes en este sentido, es por esta razón que a los hombres nos cuesta encontrar parejas potenciales.

Los estudios indican que las mujeres son las que inician el cortejo en el 90% de los casos. La mujer lo hace enviando al(os) hombre(s) objetivo(s) una serie de señales sutiles con los ojos, el cuerpo y la cara. Si no conoces estas señales, estarás perdiendo oportunidades potenciales de saber a quién acercarte.

Allan y Bárbara Pease, en su libro El Lenguaje del cuerpo, incluyen una serie de pasos que tienen lugar en todo cortejo y que incluyen gestos o indicadores de interés, a continuación te los comento.

Fase 1: Contacto visual: Ella mira a su alrededor y detecta al hombre que le gusta. Espera hasta que él se percata de su presencia y mantiene la mirada durante cinco segundos y la aparta. Antes de que el hombre se de cuenta de lo que sucede, ella tiene que mirarlo tres veces, en promedio.

Fase 2: Sonrisa. Ella le regala un par de sonrisas fugaces. Da luz verde a la aproximación.

Fase 3: Pavoneo. Ella se sienta bien derecha, subraya sus pechos y cruza las piernas o tobillos para mostrarse lo más atractiva posible. En caso de estar de pie, ladea las caderas y la cabeza hacia un hombro, dejando expuesto su cuello. Juega con su cabello durante un tiempo que dura cerca de 6 segundos (lo que inconscientemente muestra que se está arreglando para su potencial pareja). Se puede humedecer los labios, tocarse partes de su cabello y acomodarse la ropa. El hombre, por su parte, tiende a pararse derecho, meter estómago, sacar pecho, acomodarse la ropa y meter los pulgares en el cinturón.

Fase 4: Conversación. El se aproxima e intenta iniciar una charla.

Fase 5: Contacto. Ella busca la oportunidad de tocarle levemente el brazo. Los contactos físicos se repiten y escalan en niveles para comprobar si la otra persona se siente cómoda con los diversos niveles de intimidad y hacerle saber que el primer contacto no ha sido accidental.

En un par de días continuaré con esta serie de Indicadores de interés y te hablaré de 10 gestos comunes en las mujeres que te muestran que ella te ha echado el ojo y que le gustas.

Hasta la próxima!

jueves, 1 de marzo de 2007

Indicadores de Interés (Parte I)


Una de las cosas que me preguntan con más frecuencia es: ¿Cómo puedo leer el lenguaje corporal de una mujer? ¿Cómo puedo saber que le gusto?

Antes que nada, antes de entrar en detalle de esta área del comportamiento, quiero decirte que no debes invertir mucho tiempo en leer la apariencia y los gestos de una mujer más del que dedicas en hacer una mejor interacción, en sostener una mejor charla, en buscar temas interesantes y en ser divertido.

Si una mujer está interesada en ti, debes ser capaz de notarlo como un interés que ella tiene en el conjunto de toda tu conversación. Si ella está allí, hablando contigo, ella está al menos interesada en algo de ti. No caigas en la trampa de interpretar más cosas de ella que en trabajar proactivamente en la interacción. Tu papel es tomar control de esta interacción, ser un líder y conducirla a donde quieres que vaya.

Ahora bien, si estás en una conversación con una mujer, pero aún no tienes claro su nivel de interés en ti , o quizás piensas que ella solamente está tratando de ser educada contigo, acá te voy a dar unos cuantos elementos que debes observar, acá hay unos Indicadores De Interés (IDIs) básicos para tener en cuenta:

  1. Ella se acicala. Acicalarse es cuando ella hace cosas para mejorar su apariencia. Saca pecho, humedece sus labios, acomoda su cabello, arregla su vestido constantemente y cosas así. Cuando una mujer está interesada en un hombre, inconscientemente se vuelve un poco insegura sobre su apariencia y empieza a arreglarse.
  2. Ella mantiene un buen contacto visual y sonríe con frecuencia. Un buen contacto visual significa que ella no está constantemente mirando para otros lados o mirando a los amigos que puedan estar con ella. Si ella no te está mirando durante la mayor parte de la conversación tu deberías pensar que algo esta muy mal.
  3. Ella sonríe con frecuencia. Cuando dices algo divertido, ¿ella sonríe? Tienes que observar si su sonrisa es sincera, cuando lo es, los ojos tienden a hacerse más pequeños y los pómulos se proyectan hacia arriba.
  4. Su lenguaje corporal es abierto y amplio. Esto significa que sus brazos no están cruzados y que ella no se aleja de ti. Tienes que fijarte si ella se acerca hacía ti, si se inclina hacia delante cuando hablas con ella, o si por el contrario se aparta cuando tu entras en su espacio personal.
  5. Ella te toca: Eso parece obvio, pero para algunos hombres es más difícil de lo que parece. Una mujer tocará tu brazo de alguna manera si ella te encuentra atractivo. Eso sucederá en un punto alto de la interacción, como por ejemplo cuando ella sonríe por algo.

Si te fijas atentamente, podrás ver otras pistas que indican que una mujer está interesada en ti. Son pequeños detalles, pero pueden observarse.

Hasta la próxima!