jueves, 27 de septiembre de 2007

Rasgos poderosos de carácter


Hoy quiero hablar un poco sobre los rasgos que constituyen a un hombre de carácter, he decidido cambiar la terminología de macho alfa a hombre de carácter, y este cambio se debe a que la noción Macho Alfa me parece confusa, puesto que tiende a hacer referencia al físico, o al menos eso es lo que a primera instancia resuena en la mente cuando se escucha este término.

Por otra parte considero que aunque muchos hombres físicamente aparenten ser Machos Alfa son los rasgos de carácter los que son fundamentales y de los que a veces carecen. Algunos resultan más superficiales, otros resultan más profundos, sin embargo los rasgos de carácter nos permiten ir directamente a la profundidad del asunto de la personalidad sin enredarnos por las ramas de lo que se ve o no se ve.

He recopilado algunos de los rasgos que hacen que un hombre demuestre carácter, independencia y confianza en sí mismo, y acá van:

1. Corto de tiempo: El hombre con carácter tiene lugares a dónde ir y personas para ver. Nunca está 2 horas pegado al teléfono, no tiene tiempo para esperar a una mujer más de 20 minutos cuando ella está retrasada. No tiene más de 1 minuto para esperar cuando alguien lo tiene en llamada en espera. Personalmente suelo colgar cuando pasa más de un minuto con ese molesto ruido (que supongo fue diseñado precisamente para eso, para aburrir y colgar), si la otra llamada es tan importante, deberían llamar a la otra persona de vuelta o decirte que te llamarán luego.

2. Interesado en sí mismo: Primero y más importante: Esto no debería confundirse con egoísmo, o egocentrismo. Simplemente significa que un hombre con carácter sabe darse su puesto, y sabe que su vida y sus intereses vienen primero. Jamás aplaza nada por nadie, jamás deja un asunto relevante e importante en manos del azar o en manos de otras personas. Si un hombre no se encuentra satisfecho con su propia vida, entonces procederá a vivir como un mártir o como un descuidado, y personalmente considero que los únicos que tienen derecho a ser descuidados son los niños.

3. Crea su propia realidad: Un hombre de carácter se da cuenta que no puede ser dependiente de nadie que haga su vida divertida, así que él mismo debe hacerlo. Debe crear una burbuja de “felicidad”, diversión, realización, éxito, compañía, y todo eso debe hacerlo POR EL MISMO. Tener un estilo de vida que incluya personas valiosas, oportunidades y momentos especiales es lo que configura el tener su propia realidad.

4. Es interesante: El carácter se puede definir por la medida en que logras cautivar la curiosidad de otras personas. Si el común denominador de tus interacciones es que eres una persona con carisma e interesante estás demostrando que ofreces algo importante. Así mismo, el hombre de carácter sabe que la supervivencia no se juega en los terrenos de nuestros ancestros, y que usando la inteligencia, la perspicacia y la intuición puede llegar más lejos de cualquiera. El hombre de carácter sabe que sobre el fuerte domina el inteligente.

5. No necesita la aprobación de otros: El hombre de carácter sabe que su forma de vida ha sido creada por él mismo, y sabe que es él quien define su ética, sus principios, sus valores, su código de honor y su comportamiento. Su confianza ya ha sido establecida, y no depende lo que crean otros para sentirse seguro. Sólo cambia lo que él considera lo hará crecer y sabe que siempre debe estar cambiando y renovándose, escuchando opiniones inteligentes y positivas sobre sí mismo. No necesita que nadie le dé su sello de aprobación por la manera en que escoge vivir su vida.

6. Es caballero y empático: Sabe que debe usar sus emociones para el mayor beneficio, sabe que no debe ser alguien con el ceño fruncido para aparentar autoridad y poder, y también sabe que usualmente los que hacen eso son los que más inseguridades tienen.

7. Controla sus emociones: Aunque sabe el valor de usar las emociones para conocer a las demás personas, también sabe que las emociones son la fuente principal de sus intuiciones, así que las escucha y sabe qué le están indicando. El hombre de carácter es aquel que también tiene lo que yo llamo Control Emocional (CE), de tal manera que no muestra fragilidad, no muestra desconocimiento, y no se deja sorprender fácilmente. Aunque adentro conoce sus emociones y las interpreta de manera inteligente, también sabe que las emociones dan un mensaje que debe escucharse, y que ante todo, debe mantener la cabeza fría.

8. Crea un poder gravitatorio a su alrededor: Yo defino la atracción física que una persona puede tener, comparándola con el poder de atracción de un astro como el Sol o un planeta como la Tierra. Como sabrás, los planetas del sistema solar giran en torno a un poder gravitatorio invisible pero constituido por fuerza, y crea órbitas a su alrededor que permite que los planetas giren alrededor. Lo mismo hace la tierra son su satélite lunar. Así mismo es un hombre de carácter: es aquel a quien las personas buscan, le hacen preguntas, consideran valiosa su opinión, buscan su compañía.

9. Sabe lo que quiere: Un hombre de carácter sabe lo que necesita, sabe lo que quiere, sabe lo que desea y no siente vergüenza por necesitar, querer y desear en la manera en que lo hace. Se mantiene en un constante proceso de búsqueda y mejoramiento personal. Se ha propuesto planes específicos y diseña maneras para acercarse a sus resultados esperados. Puede tomar decisiones rápidamente.

10. Entiende los riesgos de la vida: Sabe que una vida infeliz se caracteriza por no estar lo suficientemente abiertos a lo diferente y por la tendencia a juzgar a los demás sin misericordia. El hombre de carácter evita prejuicios, sabe cuáles son los límites de la realidad y hasta dónde pueden llegar sus suposiciones. Sabe que la vida es una gran aventura que se vive un día a la vez.

11. No arriesga más allá de sus posibilidades: Lleva su potencial al máximo, no es conformista, pero sabe que no debe tomar riesgos más allá de sus probabilidades para ganar, sabe cuándo debe ser precavido y ordenado para preservar su equilibrio. Sabe los riesgos y las recompensas, así como también sabe cuando detenerse cuando tiene una buena racha.

12. Se perdona por sus fallas: Sabe que el único que no se equivoca es aquel que no lo intenta. Los errores son parte de la vida, así que no se atormenta por sentirse malo, inadecuado o inútil. Como aquella frase de Batman Begins: “caemos para aprender a levantarnos”.

13. Controla sus pasiones y sus demonios: Sabe sus fortalezas y sus debilidades, y las usa para alcanzar sus metas. Sus pasiones lo mantienen con dirección y enfoque a sus metas, y el hombre de carácter sabe el valor de estar en equilibrio y balance. También conoce sus vulnerabilidades, y cultiva la auto-disciplina para llegar cada día más lejos y compensar aquellas áreas en donde no es tan fuerte.

14. Ha desarrollado un agudo sentido del humor: El hombre de carácter sabe que se envejece más rápido cuando la vida se toma demasiado en serio, así que sabe reírse de las circunstancias y de sí mismo, es irónico y sabe sacarle acidez a su propia vida. Sabe que sus comentarios divertidos están llenos de profunda inteligencia.

15. Sabe que el tiempo es un recurso no renovable: Incluso más que el dinero, el tiempo no tien precio. Así que se disciplina para aprovecharlo al máximo y desarrolla una filosofía de optimización del tiempo, donde hay espacio para todos, para la diversión pero también para las cosas vitales. El hombre de carácter sabe que los fines fundamentales son la supervivencia y el bienestar, así que aprovecha el tiempo que tiene porque no sabe de las incertidumbres o certezas que puede traer el mañana.

16. Es maduro y con la confianza necesaria como para saber cuándo poner su ego a un lado: El hombre de carácter sabe que su ego es tan solo una invención de su imaginación. Cuando construye un templo en torno a su ego y busca proteger su imagen a costa de lo que sea empieza a convertirse en un esclavo del orgullo. Sólo los hombres inseguros necesitan proteger su ego a costa de aprender y crecer.

17. Se enfoca en una visión de largo plazo en lugar de ganancias a corto plazo: Generalmente las personas son flexibles en lo que desean, sobre todo en lo relacionado con mujeres y con dinero. El hombre con carácter sabe que debe ser el proveedor y el que de seguridad a una familia potencial que conformará, así que encamina todos sus planes a conseguir metas ambiciosas en el largo plazo, aunque tenga que sacrificar pequeños placeres para lograrlo.

Seguro esta lista les hará pensar en si están desarrollando un carácter poderoso, o si por el contrario están dejando cosas al azar, o en manos ajenas, o si están siendo demasiado laxos con ustedes mismos, de repente encuentran que pueden llegar a ser más ambiciosos, y desarrollar un estilo de vida que transmita una perspectiva clara y orientada al éxito.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 24 de septiembre de 2007

El cerebro seductor


Acabo de leer un libro que se llama "El cerebro femenino" de Louann Brizendine. Es un libro recomendado para quienes acercarse a conocer lo que piensan las mujeres. A través de su lectura entiendes cómo funciona la fisiología de la seducción, y empiezas a descubrir que las cosas están determinadas en gran medida por nuestros genes y nuestra química cerebral, así mismo te acercas a aquellas diferencias que tenemos los hombres y las mujeres y que nos hacen tan diferentes y, a la vez, tan atractivos.

Voy a compartirles algunos de los hallazgos que contiene este gran libro. De repente aprende uno más mirando los fundamentos psicológicos que leyendo a ciertos maestros que no hacen sino hablar de supuestos.

Piensen en esto: ¿Qué pasaría si el centro de comunicaciones es mayor en un cerebro que en otro? ¿Qué, si el centro de la memoria emocional es mayor en uno que en otro? ¿Qué, si un cerebro desarrolla una mayor aptitud para captar indicios en los demás que la que posee el otro cerebro? En este caso, nos encontraremos ante una persona cuya realidad dictaría que sus valores primarios fueran la comunicación y la conexión.

Todo cerebro empieza como cerebro femenino. Sólo se vuelve masculino ocho semanas después de la concepción, cuando el exceso de testosterona disminuye el centro de comunicación, reduce el córtex de la audición y hace dos veces mayor la parte del cerebro que procesa el sexo.

Más del 99% del código genético de los hombres y las mujeres es exactamente el mismo. Entre 30.000 genes que hay en el genoma humano, la variación de menos del 1% entre los sexos resulta pequeña. Pero esa diferencia de porcentaje influye en cualquier pequeña célula de nuestro cuerpo, desde nervios que registran placer y sufrimiento, hasta las neuronas que transmiten percepción, pensamientos, sentimientos y emociones.

Los cerebros de los varones son más grandes en alrededor de un 9%. En el siglo XIX los científicos interpretaron que esa diferencia demostraba que las mujeres tenían menos capacidad mental que los hombres. Las mujeres y los hombres, sin embargo, tienen el mismo número de células cerebrales. Las células están simplemente agrupadas con mayor densidad en las mujeres, como embutidas en un corsé, dentro de un cráneo más pequeño.

Las diferencias cerebrales, aunque sutiles, son profundas. Las tasas de depresión entre hombres y mujeres no comienzan a divergir hasta que ellas cumplían 12 o 13 años, edad en que las mujeres empiezan a menstruar. Parecía ser que los cambios químicos en la pubertad actuaban de alguna manera en el cerebro, de modo que se desencadenaba más depresión entre las mujeres.

Si la realidad de una mujer podía cambiar radicalmente de semana en semana, lo mismo podría decirse de los cambios hormonales masivos que ocurren a lo largo de la vida de una mujer. El cerebro femenino está tan profundamente afectado por las hormonas que puede decirse que la influencia de éstas crea una realidad femenina. Pueden conformar los valores y deseos de una mujer, decirle día a día lo que es importante.

La realidad neurológica de una mujer no es tan constante como la de un hombre. La de él es como una montaña que van gastando imperceptiblemente en milenios de glaciares, el tiempo y los profundos movimientos tectónicos de la tierra. La de ella es más bien como el clima, cambiante y difícil de predecir.

Hombres y mujeres tienen diferentes sensibilidades ante el stress y el conflicto. Utilizan distintas áreas y circuitos cerebrales para resolver problemas, procesar el lenguaje, experimentar y almacenar una emoción intensa. Las mujeres pueden recordar los detalles más pequeños de sus primeras citas y sus enfrentamientos mayores, mientras que los hombres apenas lo recordamos.

Los cerebros femeninos y masculinos procesan de diferentes maneras los estímulos, oír, ver, “sentir” y juzgar lo que otros sienten. Las mujeres lanzan pistas cerebrales relacionadas con la identificación visual y pasan más tiempo que los hombres dando forma a los objetos en sus mentes. Las mujeres necesitan más tiempo para llegar a la misma respuesta.

En los centros del cerebro para el lenguaje y el oído, las mujeres tienen un 11% más de neuronas que los hombres. El eje principal de la formación de la emoción y la memoria –el hipocampo- es también mayor en el cerebro femenino, igual que los circuitos cerebrales para el lenguaje y la observación de las emociones de los demás. Esto significa que las mujeres, por término medio, expresan mejor las emociones y recuerdan mejor los detalles de acontecimientos emocionales.

Los hombres en cambio, tienen dos veces y media más de espacio cerebral dedicado al impulso sexual, igual que centros cerebrales más desarrollados para la acción y la agresividad. Los pensamientos sexuales flotan en el cerebro masculino muchas veces al día por término medio; por el de una mujer en una cantidad inferior.

Un estudio exploró los cerebros de los hombres y las mujeres, observando la escena neutra de un hombre y una mujer que mantenían una conversación. Las áreas sexuales de los cerebros masculinos inmediatamente chispearon; vieron una potencial cita sexual. Los cerebros femeninos no tuvieron ninguna actividad en las áreas sexuales y consideraron que la situación era sencillamente la de dos personas que hablaban.

Los hombres también tienen procesadores mayores en el núcleo del área más primitiva del cerebro, la amígdala, que registra el miedo y dispara la agresión. Ésta es la razón por la que algunos hombres pueden pasar desde cero a una lucha a puñetazos en cuestión de segundos, mientras que muchas mujeres intentarán cualquier cosa para evitar el conflicto. Pero el stress psicológico del conflicto se registra más profundamente en zonas del cerebro femenino.

Hombres y mujeres tienen el mismo nivel promedio de inteligencia, en la adolescencia no hay diferencia en sus aptitudes matemáticas y científicas. Pero en cuanto el estrógeno inunda el cerebro femenino, las mujeres empiezan a concentrarse intensamente en sus emociones y en la comunicación: hablar por teléfono y citarse con sus amigas en la calle. Al mismo tiempo, a medida que la testosterona invade el cerebro masculino, los muchachos se vuelven menos comunicativos y se obsesionan por lograr hazañas en los juegos y en la cama.

El cerebro femenino tiene muchas actitudes únicas, sobresaliente agilidad mental, habilidad para involucrarse profundamente en la amistad, capacidad casi mágica para leer las caras y el tono de voz en cuanto a emociones y estados de ánimo, destreza para desactivar conflictos.

En la danza de la seducción el coreógrafo no es nadie más que el cerebro. La “química” puede parecer accidental, pero la realidad es que nuestros cerebros están programados de antemano para saberlo. Nos inducen sutil pero firmemente hacia parejas que puedan compensar nuestras deficiencias en la lotería de la reproducción humana.

El cerebro femenino es más ágil al evaluar las características. La atracción se juega con la dopamina, que proporciona las chispas y el entusiasmo. Su cerebro también le ha remitido un empuje de testosterona, la hormona que despierta el deseo sexual.

Los cálculos iniciales de la seducción son inconscientes para los hombres y las mujeres y se muestran diferentes. En los emparejamientos a corto plazo, los hombres son los cazadores y las mujeres quienes seleccionan. Ésta es la herencia de nuestros antepasados que aprendieron durante millones de años cómo propagar los genes. Los machos de todas las especies están hechos para cortejar a las hembras y es característico de las hembras seleccionar a sus pretendientes. Esta es la arquitectura de la seducción diseñada por los que triunfaron reproductivamente en la evolución. Incluso las figuras, las caras, los olores y las edades de las parejas que escogemos están influenciadas por patrones de milenios.

Somos mucho más predecibles de lo que pensamos. Los cerebros han aprendido a identificar a las parejas más sanas, a las que más probablemente nos darán hijos, y a aquellas cuyos recursos y actitud podrán ayudar a sobrevivir a nuestra descendencia.

El sistema es hábil. Nuestros cerebros identifican una pareja potencial y, si se ajusta a nuestra lista ancestral de deseos, conseguimos un aporte de sustancias químicas que nos inundan como un impulso de atracción enfocada por un láser.

Pasamos más del 99% de los millones de años que les costó evolucionar a los seres humanos viviendo en condiciones primitivas. Nuestros cerebros se desarrollaron para resolver los problemas con los que se encontraban los antepasados. No se trataba sólo de tener hijos, sino de asegurar que vivieran lo suficiente para propagar sus genes. Los sistemas sobrevivientes transmitieron la información por generaciones e instalaron sus circuitos en nosotros.

Que nuestros instintos mentales no hayan cambiado en millones de años puede explicar por qué las mujeres de todo el mundo, buscan las mismas cualidades ideales en una pareja a largo plazo, según el psicólogo evolucionista David Buss.

Ellas tienen menos interés en el atractivo visual de un posible marido, y más, en sus recursos materiales y status social. “Conveniente” o “conveniente por ahora”. Ellas valoran aquellas cualidades en una pareja mucho más que los varones, que prescinden del patrimonio de las mujeres y su capacidad de prosperar. Las hembras del pájaro jardinero comparten esta preferencia al escoger al macho que haya construido el nido más bonito. ¡Los hombres somos pájaros jardineros!

Las mujeres según han descubierto algunos investigadores, buscan parejas que sean por término medio, 10 centímetros más altos y tres años y medio mayores. La elección de pareja es una hábil estrategia de inversión.

Los hombres prefieren esposas físicamente atractivas, entre 20 y 40 años, que sean por lo común dos años y medio más jóvenes que ellos. También quieren que sus posibles parejas a largo plazo tengan piel clara, ojos luminosos, labios carnosos, cabello brillante y figuras curvilíneas como un reloj de arena. Son sólidas señales de fertilidad. Los hombres tenemos un sistema radar que busca fertilidad en segundos.

Antes de la pubertad, varones y hembras tienen formas corporales, y proporción entre cintura y cadera, muy similares. Tan pronto entran en acción las hormonas reproductivas, las mujeres sanas desarrollan formas más curvas con cinturas que son aproximadamente un tercio más estrechas que las caderas. Las mujeres de este tipo tienen más estrógeno.

La reputación social es también un factor importante, los hombres queremos estar más seguros de la paternidad y deseamos contar con las aptitudes maternales de una mujer para levantar a sus hijos.

Se disparan circuitos del miedo y de la ansiedad. La seducción emplea artimañas y está comprobado que los hombres adornan la realidad para seducir, y por esto, el mecanismo de detección de fallos de las mujeres ha sido diseñado para ser muy sensible a los engaños y falsas persuasiones.

Los estudios y las imágenes cerebrales en mujeres enamoradas muestran mayor actividad en muchas más áreas, especialmente sentimientos viscerales y circuitos de atención y memoria, mientras que los hombres enamorados muestran más actividad en áreas de procesamiento visual de alto nivel. Éstas superiores conexiones visuales pueden explicar también por qué los hombres tienden a enamorarse “a primera vista” más fácilmente que las mujeres.

Enamorarse es una de las conductas o estados cerebrales más irracionales que cabe imaginar tanto entre los hombres como entre las mujeres. El cerebro se vuelve “ilógico” en el umbral de un nuevo romance, ciego a las deficiencias del amante. El enamoramiento no es una emoción pero intensifica a las demás emociones.

La amígdala –el sistema de alerta ante el miedo del cerebro- y el córtex cingulado anterior el sistema cerebral de la inquietud y del pensamiento crítico- se ponen patas arriba cuando los circuitos del amor corren a toda marcha. Es similar a adquirir una adicción a una droga como las anfetaminas, la cocaína, los opiáceos: heroína, morfina y oxicontina.

Actividades como las caricias, los besos, las miradas, los abrazos y el orgasmo pueden reponer el vínculo químico del amor y la confianza en el cerebro. El flujo de la oxitocina-dopamina vuelve a suprimir la ansiedad y el escepticismo, además de revigorizar los circuitos amorosos del cerebro.

El acto de abrazar o acariciar libera oxitocina en el cerebro, sobre todo entre las hembras, y probablemente genera la tendencia a confiar en el varón a quien abrazan. Aumenta la probabilidad de creer en lo que cuenta. El cerebro libera naturalmente oxitocina después de un abrazo de la pareja durante veinte segundos, con lo cual se sella en vínculo y se disparan los circuitos cerebrales de la confianza.

El estrógeno y la progesterona disparan estos efectos vinculantes en el cerebro femenino, aumentando la oxitocina y la dopamina. Si los niveles son demasiado altos, el juicio se daña.

El desarrollo cerebral en el útero, la suma de cuidados que se reciban en la infancia y las experiencias emocionales, determinan variaciones en los circuitos cerebrales del amor y la confianza en otros.

Los flujos hormonales de la dopamina en el cerebro van descendiendo gradualmente. Se van iluminando los circuitos de adhesión y vinculación. La pérdida de la cumbre romántica es señal de que se está pasando a una fase importante de la relación, a largo plazo. Esta red de adhesión es un sistema cerebral aparte, que sustituye la irracional intensidad del romance por una sensación más duradera de paz, calma y comunicación. Esto tiene una explicación evolutiva práctica, para el cuidado de los niños es más funcional que la pareja ya no esté centrándose tan intensamente en el otro.

La conducta de vinculación social está controlada por estas neurohormonas, producidas en la pituitaria y el hipotálamo. El cerebro masculino emplea la vasopresina para la vinculación social y parental, mientras el femenino usa primordialmente la oxitocina y el estrógeno. Los hombres tenemos muchos más receptores de la vasopresina, mientras que las mujeres tienen más para la oxitocina.

La vasopresina es impulsada por la testosterona e incentiva la energía, la atención y el empuje en los hombres. Se proyecta un foco tipo láser sobre la mujer. Las mujeres experimentan torrentes de dopamina y oxitocina activados por el contacto físico y el placer sexual, Sue Carter investigó los ratones de pradera que forman parejas vitalicias y descubrió este proceso semejante al humano.

Los hombres se activan con estrés, las mujeres se desconectan. En las mujeres el cortisol, bloquea la oxitocina y con ella del deseo sexual.

El gen receptor de la vasopresina es responsable de la monogamia en ratones de pradera, en los de la montaña la extensión es más corta. Igual sucede en chimpancés, y el bonono, y el humano.

La ausencia despierta el vínculo: La amígdala se dispara en temor a la pérdida. Se produce decadencia emocional o física. Por eso decía Hegel acertadamente: "el ser se evidencia en el no ser".

Una y otra vez sigo concluyendo que "la atracción no es una elección". No elegimos quién nos atrae, no elegimos quien no nos atrae. El asunto se juega en un plano biológico, químico y cerebral, y son nuestros genes y nuestros deseos de supervivencia y reproducción los que nos señalan la mejor persona posible. No hay razones que valgan. No hay nada...

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 20 de septiembre de 2007

¿Qué es el coaching personal?


¿Qué sería de un equipo profesional, de cualquier deporte, sin un entrenador? ¿Qué sería de un profesional, en cualquier área, que no se prepare y posea una amplia gama de conocimientos que lo mantenga competitivo? El éxito, en los deportes, en los negocios, y en la vida requiere un entrenador. Alguien que te proponga un método de trabajo, que te ayude a disponer de todos tus recursos (incluso aquellos que no sabías que poseías), y todo esto es mi labor.

Un coaching de vida no es una terapia de psicología, no es como ir al psiquiatra o al psicoanalista. El coach (o entrenador personal) es aquel que te ayudará en tu vida personal y en tu vida profesional ofreciendo un apoyo especializado(a partir de conocimientos estratégicos), y a la vez, dándote nuevas maneras para alcanzar tus metas. El coach es un sistema de apoyo con una sola meta en mente: mejorar tu calidad de vida en los niveles en que necesites crecer.

La idea del coaching no es nada nueva. Si miras en las artes orientales, o la espiritualidad, encontrarás palabras como sensei o unsui, que son personas que tienen cierto nivel para comunicar conocimiento, ánimo y técnicas para mejorar la calidad de vida. En la vida, siempre hay personas que han caminado ciertos caminos antes que tú y han resultado exitosas, también esas mismas personas han estudiado su especialidad (en mi caso las ciencias del comportamiento humano y de la seducción) y por eso han adquirido cierta maestría o competencia para transmitir conocimiento que no todos tienen, y es ésta, la filosofía que encierra el coaching: aprender a discernir los puntos clave y prácticos de tu vida a través de un especialista.

Un coach es una persona que ha acumulado una cantidad sustancial de experiencia y educación en su propio campo (como un futbolista que luego de su retiro se convierte en entrenador de un equipo y sabe dirigirlos conociendo la personalidad de lo que es ser futbolista y su potencial con base en su propia experiencia como deportista).

¿Cuáles son las actividades que realiza un coach?

Un coach, a partir de una relación de compañerismo con su cliente, está allí para producir resultados positivos, está allí para producir resultados medibles en la vida de su cliente, enfocándolo, haciéndole descubrir recursos y proveyendo técnicas y estrategias que son probadamente exitosas. Las palabras que definen mejor lo que un coach busca son: rendimiento y desempeño. Si hago coaching de seducción lo que busco es que tu rendimiento y tu desempeño mejoren, que te expongas a un mayor número de experiencias y con una mejor estrategia, mejorando tu potencial a través del diagnóstico de cómo está funcionando tu juego interno.

En la mayoría de los casos, un coaching personal es necesario cuando la persona está en una fase de transición (pasar de la universidad al trabajo, casarse, divorciarse, tener un ascenso). En estas transiciones se necesita apoyo debido a las siguientes razones:

*Necesita diseñar metas, crear un proyecto de vida y desarrollar un plan de acción.

*Falta de balance entre las diferentes dimensiones vitales, por ejemplo, alguien exitoso laboralmente que no tiene su dimensión emocional bajo control.

*Dificultad en lidiar con situaciones tensionantes.

*Dificultad para la toma de decisiones.

*Necesidad de priorizar el manejo del tiempo, cumplimiento de tareas y orientación a resultados.

*Mejorar relaciones sociales, manejo de habilidades sociales.

*Identificar fortalezas para maximizar el potencial.

*Simplificar las actividades para reducir la tensión.

*Mejorar el manejo del tiempo.

*Adquirir control sobre las dimensiones vitales (finanzas, control de peso, relaciones afectivas, etc.)

El coach está entrenado para escuchar, para detectar estrategias disfuncionales y para aproximarse a las necesidades de sus clientes, el trabajo del coach (entrenador personal) consiste en encontrar soluciones y estrategias que resulten para tu personalidad y tu historia vital.

No a todos les sirven las mismas estrategias, servirían si fuéramos robots, pero somos seres humanos diversos que tenemos diferentes capacidades, buscamos diferentes cosas y tenemos historias diferentes.

Ahora me preguntarás: ¿cómo funciona el coaching, Naxos?

A diferencia de las terapias o la auto-ayuda, el coaching ofrece una nueva visión de las necesidades humanas. El compañerismo, el “saber-cómo-hacerlo”, son áreas que distinguen al coaching de la psicoterapia. Y acá describiré en qué consisten estos elementos:

Compañerismo: Un golfista como Tiger Woods, o un tenista como Roger Federer, aún trabajan en mejorar su potencial, en analizar a sus competidores, aprender de ellos y mejorar su desempeño. Para deportistas como éstos el coach es aquel que les dice que aunque son campeones mundiales aún tienen potencial por explotar. Un lazo similar es el que se construye entre coach y cliente.

Apoyo: Los individuos alcanzan un mayor potencial cuando tienen el apoyo de sus familiares, amigos, pareja, pares, o coach personal. A través de la relación con el coach personal un cliente puede descubrir que puede ir más allá de lo que siempre creyó posible, así como hacer los cambios correspondientes para acercarse a la mejor versión de sí mismo y mejorar su calidad de vida.

Saber-cómo-hacerlo: El coach personal sabrá exactamente cómo hacer que su cliente alcance sus metas, desde ahorrar más, conseguir una relación estable, o bajar de peso.

Ahora quiero profundizar un poco en la diferencia entre un coach personal y un terapeuta, entre el coaching y la terapia. Ambos buscan suministrar apoyo, confianza y total confidencialidad (nadie sabe lo que sucede aparte del cliente y el coach). Ambos sistemas hacen uso de herramientas de escuchas y actitudes de no hacer juicios sobre el cliente.

Mientras una terapia confronta con el pasado y el dolor emocional, el coach trabaja con el pasado cercano, los patrones y estrategias utilizadas y se proyecta al futuro, con planes y metas claras.

Uno no puede moverse al futuro sin haber lidiado con experiencias del pasado. Y un coach experto en psicología puede brindar apoyo para ir al pasado y mirarlo de manera práctica, lidiando con lo negativo y generando nuestras estrategias y recursos. No se extiende tanto como una terapia en tu pasado, pero lo revisa de una forma en que puedes optimizar tus recursos.

El coaching busca también ofrecer herramientas para que las personas examinen su mente y sus comportamientos, no busca generar dependencia, sino dar instrumentos para que el cliente, consigo mismo, desarrolle comprensión de su mente y genere nuevas estrategias.

La mayor diferencia entre coaching y terapia es la naturaleza entre la relación entre cliente y coach. La sinergía entre los dos va más allá de lo que la terapia puede ofrecer. Las sesiones no están confinadas a consultorios, las personas pueden contactar a su coach por teléfono, incluso vía mail, o en lugares como un café o un restaurante.

Muchas personas me han escrito buscando información sobre lo que el coaching puede ofrecerles. Y les respondo que el coaching que hago va orientado a adquirir herramientas sociales, más concretamente herramientas de seducción, y también suministra estrategias en dimensiones como la financiera (manejo del dinero, ahorro e inversión), emocional (duelos, rupturas, relaciones difíciles), profesional (manejo de tensión, liderazgo, ventas, opción profesional, manejo de entrevistas de trabajo). Es una amplia gama y se desarrolla generando un equilibrio en las diferentes dimensiones de la existencia.

¿Cómo puedes saber si necesitas un coach individual? Pues bien, he desarrollado unas preguntas que te ayudarán a discernir si quizá sea tiempo de generar nuevas estrategias para alcanzar tus metas a través del coaching personal:

*¿Te sientes a menudo abrumado con las cargas del día y de tu vida?

*¿Sientes como si estuvieras viviendo la vida como un robot?

*¿Sufres de bajones de ánimo frecuentes y baja autoestima?

*¿Crees que a los demás les va mejor que a ti y no sabes por qué?

*¿Estás pasando por momentos difíciles y crees que es hora de poner orden en tu vida?

*¿Tienes muchas cosas pendientes y simplemente no te alcanza el tiempo?

*¿Sientes que hay alguna dimensión de tu vida que aún no tienes bajo control?

Si has respondido que sí a alguna pregunta no implica que necesites terapia, pero puede implicar que quizá debas pensar en coaching. Los más grandes lo toman, gerentes de empresa, presidentes, deportistas de alto rendimiento, todos tienen sus asesores, y un coach que les permite alcanzar su máximo potencial y los entrena en las habilidades que su día a día les demanda.

Antes de que decidas que necesitas de un coach, debes revisar qué es exactamente lo que deseas lograr a través de este proceso, una vez lo tengas claro, o tengas al menos unas pistas, un coach personal será justo lo que necesites para formular un plan que te ayude a alcanzar tus metas.

Personalmente creo que todos, en algún punto de la vida, necesitamos a alguien que nos guíe y nos oriente de forma especializada para proyectarnos y aprovechar de la mejor manera lo que tenemos, para ganar relaciones positivas, más dinero, mejor salud y condición física, mejor empleo o generar negocios o inversiones. Lo que sea. Virtualmente todo es posible si se sabe la estrategia para hacerlo.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 17 de septiembre de 2007

Entendiendo el concepto de "Atractivo". Parte I


Ok. Ok… Para escribir este post he tenido que reunir muchísimas ideas que tengo acerca del tema desde hace algún tiempo. Quizá salga todo en un solo post, sin embargo es demasiado.

Una persona con atractivo hace muchas cosas: algunas de manera consciente, otras de forma inconsciente. El atractivo está influenciado por muchas cosas y se constituye en una preocupación para muchas personas que piensan en la manera en que pueden desarrollar atractivo. De hecho, algunas personas creen que nunca podrán ser atractivas, lo cual a mí se me hace la cosa más loca que alguien pudiera pensar.

Se escucha por ahí a algunos maestros que proclaman algo así como “date cuenta de que YA eres una persona atractiva y tú serás atractivo”. Sin embargo lanzan frases de este estilo sin explicar el asunto a una mayor profundidad, y la verdad lo único que hacen es generar una mayor confusión.

Mi intención con este tema es la siguiente:

*Definir lo que es ser atractivo.

*Identificar cómo es que las personas evalúan el atractivo de otros en cuestión de segundos.

*Explicar cómo las creencias y pensamientos afectan ese proceso de evaluación.

*Suministrar ejemplos prácticos y algunas ideas sobre la mejor manera de llegar a ser más atractivo.

Ahora que ya he formulado los objetivos del escrito, es momento de comenzar.

Lo primero que deberíamos saber es qué es el atractivo. Para mí el atractivo se puede definir como: “Expresión de la apariencia personal que despierta interés, excitación, emoción o sentido estético.” Esta definición se puede expresar de una manera aún más sencilla diciendo que es “algo que es deseable en algún nivel.” Para los objetivos de este escrito voy a hablar de la clase de atractivo que nos sirve para nuestro objetivo de la seducción: cuando me refiero a algo o alguien que es “atractivo” de ahora en adelante me estoy refiriendo a cosas que son atractivas de tal manera que suscitan interés romántico y/o sexual.

Ahora, la primera cosa interesante en este tema es que personalmente considero que el criterio de atractivo varía de acuerdo a las mujeres, es decir, es una noción claramente subjetiva. Existen diferentes expectativas relacionadas con el atractivo, y no podemos pretender establecer un criterio universal de lo que sería atractivo. Es más, diferentes tipos de mujeres buscan diferentes rasgos para diferentes necesidades, y lo que para una mujer resulta atractivo pensando en una relación corta no es igual de atractivo si lo considera para una relación duradera.

Para una mujer que esta lista para algo serio es atractivo un tipo de hombre gentil y que provea, que demuestre que es capaz de dar sostén y apoyo, alguien que proyecte la imagen de un posible padre y un esposo cuidadoso. Estas cualidades de estabilidad no son universalmente atractivas, pero lo son para una mujer con expectativas de matrimonio. Algunos hombres proyectan su atractivo debido a que son leales, tienen un estilo de vida muy normal, con bajos riesgos, son dedicados a sus metas y proyectos, responsables, no necesariamente son atractivos en un modo físico, pero sus cualidades los hacen especiales de cierta manera. Sin embargo una mujer que desee pasar el momento huirá de una persona con ese perfil. El punto es que existen cualidades que no son universalmente atractivas, pero que son atractivas en ciertas situaciones.

Pero ¿cómo es que las personas perciben que alguien es atractivo?

La valoración del atractivo se da inicialmente como una experiencia sensorial, y depende del canal perceptivo que sea dominante en ti. La Programación Neurolingüística nos enseña que existen tres canales: el visual, el auditivo y el cenestésico. De acuerdo a esto para algunos todo entra por lo visual (son los que prefieren el atractivo físico), para otros lo auditivo (prefieren una buena conversación, tono de voz, profundidad) y para otros predomina lo cenestésico y se orientan por experiencias como el aroma y olor personal. Por supuesto, la experiencia de encontrar atractivo tiene algo de los tres componentes, nos atraen muchas cosas al tiempo, pero existe una predominancia en nuestro juicio por algún rasgo en particular y esto depende de la manera en que nuestros sentidos perciben y experimentan el mundo.

Aunque a muchas personas no les guste escuchar esto las personas te encuadran en un concepto en cuestión de instantes. Y lo que he aprendido es que es más fácil causar una buena impresión que causar una mala impresión. Para causar una impresión negativa de verdad tienes que ser muy malo en tu manera de mostrarse, en general, lo que las personas provocan son impresiones neutras o buenas. Sin embargo el atractivo desarrolla una impresión muy positiva, un recuerdo en la mente y una experiencia emocional.

La apariencia física domina de lejos la impresión inicial. Las personas a nivel consciente e inconsciente evalúan tu estatura, contextura, rasgos faciales, etc. Luego, cuando entras en conversación son valoradas tus palabras y tu tono de voz, en estos momentos la evaluación sobre tu físico se combina con la percepción de tu intelecto y carácter que muestran tu comunicación. Las personas también toman en cuenta tu olor personal, y ya deberías saber que el olor es un factor importante para que las mujeres escojan pareja, debido a que a un nivel inconsciente el olor les indica si existe diferenciación genética que pueda generar complementos saludables en potenciales hijos. También es fundamental la manera en que te mueves en el espacio, tus gestos, la forma en que miras y el contacto físico (kino) que estableces con las personas. Como ves, lo físico es solo una parte de una ecuación compleja, existen muchas otras dimensiones que son evaluadas y que tienen un peso que es relativo a cada mujer.

Una vez que la información llega a nuestros sentidos y es interpretada por nuestra mente se emite un juicio sobre el atractivo del estilo “esta persona es interesante, esta persona es algo insípida, esta persona no me inspiró nada”. Sí, es cierto, puede ser un prejuicio, pero nuestra mente opera de esa manera, no todas las personas tienen tiempo ni disposición para conocer profundamente a todo el mundo (y sí así fuera sería un gran gasto de energía), así que la primera impresión es justo aquello que necesitamos para decidir si merece la pena o no tanto.

Uno escucha tantas cosas que la gente cree que resultan atractivas para las mujeres, como por ejemplo: “hacerla sentir bien es algo atractivo”, “las personas quieren lo que no pueden tener y eso resulta atractivo”, “actuar de forma segura”, “no estar buscando parecer atractivo”. Y la lista puede seguir indefinidamente. Y nuevamente el punto está en que el atractivo es relativo, algunos maestros dirán “ser un hombre de carácter es atractivo”, otros dirán “vestirte de forma llamativa (peacoking) es atractivo”, algunos otros afirmarán que “ser bruscos e intrusivos resulta atractivo”, otros dirán “cultiva tu intelecto y trabaja en ser divertido y desafiante”.

Pues bien, todo eso depende de la experiencia relativa de la persona que afirma eso, para algunos es predominante ser divertidos, otros ser exhibicionistas y buscar atención, otros ser agresivos, otros ser intelectuales, y todo ello puede resultar atractivo, sin embargo, es un error hacer de esas formas de ver el mundo un evangelio para que todos lo acepten y lo promuevan. Para ellos sus experiencias de socialización los han conducido a desarrollar ese modelo exitoso, pero no para todos es igual, si eres zurdo no puedes cambiar su dominancia a ser diestro solo porque alguien diestro te dice que ESA es la manera de tener éxito.

Un maestro dice que ser atractivo es ser de tal o cual manera, y lo dice desde su propia y única perspectiva, a partir de su propia vida, de los lugares en los que ha estado y de sus rasgos predominantes de carácter. Si el maestro en cuestión es alguien de 35 años, norteamericano, y hombre de negocios y te dice que “debes ser un alfa… debes comportarte como un hombre”, su concepción de alfa y hombre es muy diferente a la que tiene un muchacho de 17 años que vive en Lima, Perú, o en Querétaro, México. Algunos principios funcionan, sin embargo, la lectura cuidadosa de un maestro no reemplaza el trabajo personal que debes hacer para saber qué es lo que te funciona o lo que no, cómo eres tú y qué cosas puedes intentar y cuáles te resultan excesivas. Si eres una persona formal intentar llamar la atención con ropa llamativa puede hacer que en conjunto parezca que estás disfrazado.

Y en este punto añado otra definición provisional: “ser atractivo es ser AUTÉNTICAMENTE quien eres, pero proyectarlo de una manera poderosa que genere deseo en varios niveles.”

Piensa en esto: también las mujeres caen en la trampa de universalizar lo que creen que nos resulta atractivo a los hombres, por eso vemos una cultura donde las mujeres buscan ser talla 4 con brasier 34D. Y como personalmente creo que “la atracción no es una alección”, uno no elige quién le resulta atractivo, y hay infinidad de mujeres que no están dentro de los parámetros de lo culturalmente atractivo que resultan siendo tremendamente seductoras y atractivas. Pero algunas mujeres sufren y son infelices porque se distancian del parámetro, viven inseguras y temerosas de ser juzgadas… definitivamente el mundo a veces no es como debería ser… saben a qué me refiero.

Entonces podemos establecer una ecuación del atractivo que es como sigue: Sentimientos, filtrados a través de creencias, que generan juicios.

Puedes ver, oler, sentir, escuchar algo, lo pasas por tus creencias, luego juzgas y das una valoración sobre ese estímulo. Si una mujer ve a un hombre calvo, sus creencias pueden decirle que los calvos están mal, o pueden decirle que los calvos son buenos en la cama, de allí te juzgará como atractivo o no tan atractivo. Eres lo que crees, pero puedes operar sobre aquello que crees, tu mente no tiene poder sobre ti más allá del que tú le concedes. Es un mito pensar que si siempre has creído de una manera no puedes dejarlo de hacer, cuando eras niño creías en Santa Claus y por haberlo creído no implica que aún lo sigas creyendo, ¿no es así? Piensa en las cosas que creías hace cinco años, verás que quizás has evolucionado, y piensa también en que la vida resulta maravillosa cuando nuevas cosas retan tus paradigmas y te enseñan nuevas maneras de ver la vida. Es ahí, justo ahí, cuando las verdaderas experiencias y las más apasionantes tienen lugar.

Si no eres flexible con tus creencias, estarás limitado a repetir patrones.

Si no eres flexible estarás perdiendo oportunidades potenciales de crecer y aprender.

El tema del atractivo aún no lo he agotado, y espero poder continuarlo en el próximo escrito, entre tanto…

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Cambiando El Sistema De Creencias - La Fuerza Del Deseo


Personalmente creo que somos capaces de notar cuando una persona sobresale más que nosotros. Es uno de los rasgos que nos permite discriminar el valor o status social de las otras personas, y aunque no es el tema de este post, el valor social es aquel que nos permite establecer en cuestión de instantes si una persona tiene ciertas cualidades que le permiten diferenciarse positivamente frente a los demás.

He conocido a muchos hombres que entran en un estado de derrota al sentir que hay otros competidores más atractivos que ellos. Sienten que tienen la batalla perdida, y que los hombres con buena apariencia no tienen que esforzarse por atraer mujeres. Hay seductores naturales, que no han tenido que aprender técnicas o estrategias, que nacieron con un instinto natural que les ha permitido desempeñarse muy bien con las mujeres, y para muchos el camino del seductor ha consistido en diseccionar sus métodos espontáneos de atraer mujeres y mantener relaciones.

Muchos hombres sientes celos hacia ellos, y creen que no podrán igualar su nivel de éxito. Creen que jamás podrán acercarse al nivel de quien ha nacido para conquistar mujeres.

Eso es una gran falacia.

Yo estoy seguro que cada hombre en el mundo, no importa su apariencia, que experiencia, cuánto dinero o posesiones tiene, posee la habilidad de tener éxito con las mujeres. La clave está en entender algo fundamental: tu puedes desarrollar capacidades, puedes crecer, puedes generar nuevas creencias y nuevos comportamientos que te permitan acercarte a un nivel de rendimiento semejante al de los hombres que son seductores por naturaleza.

Todos tenemos un conjunto de creencias a través de las cuales experimentamos el mundo, lo analizamos y lo entendemos. Nuestras creencias son como un par de gafas o anteojos, que nos dan una lente para filtrar toda la información que recibimos desde la realidad. Por ejemplo, hay personas que le tienen miedo a las arañas, creen que les harán daño y que son malignas, otros, por su parte, se ganan la vida estudiando a las arañas y poniéndolas a caminar por su cuerpo. Como verás, las creencias de unos y otros son bien diferentes ante un mismo estímulo.

Nuestras creencias no sólo son formadas por nuestras actitudes, sino por nuestra acumulación de experiencias. Si de pequeño te mordió una araña quizá desarrolles un miedo hacia ellas, si por el contrario, las arañas te generan curiosidad de repente podrás dedicarte a estudiarlas.

Puedes reemplazar arañas por mujeres, y encontrarás que también tienes creencias sobre las mujeres, algunos tienen creencias positivas, otros tienen creencias negativas. Algunos hombres no tienen ningún problema para acercarse a una mujer con confianza, mientras que otros desarrollan un miedo al rechazo que los aleja de cualquier interacción.

Lo que sucede con los seductores naturales es que pareciera que ellos han nacido con la habilidad de relacionarse y atraer a las mujeres. Creo que esta es una visión que les quita mérito, y que nos distancia de poder aprender. Considero que los seductores naturales han desarrollado la actitud adecuada, y que las circunstancias de socialización con las mujeres han creado en ellos un estado mental de seguridad y confianza que los hace atrayentes.

Uno puede explicar estas circunstancias de socialización positiva diciendo que como son bien parecidos han tenido la cosa más fácil.

Mi respuesta a eso es SI y NO. Sí, el atractivo puede facilitar las cosas, pero NO sirve de nada el atractivo físico si no has desarrollado creencias positivas. Créeme cuando te digo que he conocido personas (hombres y mujeres) con un gran atractivo físico, pero una actitud escasa y creencias negativas, que hacen que sean percibidos como aburridos e inseguros, y a pesar de tener un exterior atrayente resultan alejando a las personas.

Increíble pero lo he visto. El atractivo físico no lo es todo. Puedes tenerlo y no obstante fracasar con las mujeres. Así que todo está en tu mente, una creencia y actitud positiva y ganadora te hará más atrayente que las personas físicamente atrayentes.

Es un hecho comprobado.

Los seductores naturales han desarrollado un olfato que les permite saber cuándo una mujer está interesada en ellos, distinguen instintivamente indicadores de interés, leen a la perfección el lenguaje corporal. Mientras ellos hacen eso, otras personas han crecido siendo tímidos o inseguros, quizá demasiado callados, de repente muy serios. No han tenido muchas relaciones sentimentales, probablemente ninguna, y se sienten apartados. Como quiera que sea, por alguna razón se han visto alejados de contextos donde hayan podido relacionarse de forma natural con las mujeres.

Sin embargo para estar personas la causa no está perdida. Y pueden acercarse a un nivel donde pueden tener control de su vida emocional, acercarse a las mujeres y desarrollar atracción consistente. Muchos se rinden en el camino, yo te digo que es hora de despertar y levantarse a luchar por lo que quieres, no importa tu edad, o cuántas experiencias negativas tienes, es hora de decir YA NO MÁS y empezar a adquirir potencial.

Algunos hombres se rinden y ceden a lo que para ellos es más cómodo: sentirse solos y miserables, y odiar a los otros porque no tienen que esforzarse mientras que ellos si la han tenido imposible. Generan creencias de nerviosismo, angustia y temor. Generan una espiral de soledad, que los aleja de cualquier interacción social, y con ello, pierden la oportunidad de conocer mujeres.

Lo que esta clase de hombres olvida es lo siguiente: el universo te dará exactamente lo que desees. Solamente tienes que desearlo y estar listo para recibirlo.

¿Por qué insisto tanto en estas cosas que a muchos les parecerán ridículas? Porque la clave de la seducción está en tu mente. En el sistema de creencias que tengas, si crees que vas a fracasar lo harás, si crees que tendrás éxito lo tendrás. Así de simple. Y si tienes una historia de fracasos es porque algo en tu sistema mental te ha llevado a eso. Así que no puedes seguir haciendo las mismas cosas, porque si lo sigues haciendo obtendrás los mismos resultados desastrosos.

Con las mujeres y con los demás aspectos de la vida todo está en lo que tú creas de ti mismo y de la realidad. Si crees que este es un mundo malo y perverso y que los demás son tus enemigos, sólo atraerás cosas negativas. Si crees que mereces lo mejor y que la vida está llena de oportunidades atraerás eso mismo.

El tipo que se mantiene amargado y solo en su habitación nunca estará listo para atraer a una mujer hermosa y valiosa a su vida. La vida me ha enseñado que no da las cosas gratis, porque si las diera sin necesidad de esfuerzo no las valorarías. Si envías rabia y tristeza, recibirás refuerzo a esas emociones con experiencias molestas y tristes. Es un círculo vicioso. Una espiral descendente.

Hay un libro que te recomiendo, se llama “Piense y Hágase Rico”, su autor es Napoleon Hill. La premisa de este libro es bien simple: Cree y lo que creas sucederá.

El poder de una creencia es inmenso. Lo que tú crees determina el tipo de persona que eres, el tipo de cosas que te suceden y el tipo de cosas que atraes. Sin embargo quiero hacerte una diferenciación fundamental: una cosa es lo que YA crees (en este instante) y otra cosa es lo que QUIERES creer.

Todos queremos creer que podemos atraer a cualquier mujer que deseemos con las tácticas y estrategias que te he enseñado, y las demás que encuentras en los demás maestros de la seducción. ¿Pero cuántos de ustedes DE VERDAD creen que pueden atraer a cualquier mujer que deseen? La diferencia consiste en que cuando QUIERES creer en algo, en verdad no estás creyendo. Cuando crees YA, es posible que las cosas sucedan.

Cuando deseas algo puedes hacer que eso suceda.

Puedes llamarlo deseo, anhelo, motivación, impulso, no importa el nombre que le des. Quienes se han hecho millonarios lo han deseado. Es el deseo lo que lleva a que como un sonámbulo persigas lo que deseas. Es el deseo el que te hace leer este blog y repasarlo, buscar por tu cuenta más información, salir de tu zona de comodidad, de tu soledad y tu rabia y volver a empezar, abordar mujeres, pedir teléfonos, no desanimarte con negativas y seguir hasta conseguir tu objetivo.

El deseo lleva a la Acción.

La Acción conduce a Resultados.

Resultados llevan a modificar el sistema de creencias.

Si empiezas a tener experiencias exitosas empiezas a programar tu mente con creencias exitosas. Si te pasa algo bueno una vez, puedes repetirlo. Cuando rompes un patrón de fracaso tu cerebro recibe un mensaje que dice que es posible cambiar el estado de las cosas, y esa creencia es la que te permitirá tener éxito consistente con las mujeres.

El éxito es un estado de la mente.

El deseo es un estado para tener éxito.

Para tener éxito no basta ser un seductor natural, hay que desearlo y hacer todo lo posible para que eso, justamente eso, suceda.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 5 de septiembre de 2007

¿Amigos con derechos?

Una vez escuché a alguien que decía lo siguiente: “Amigos son amigos, compañeros son compañeros y los compinches duermen juntos.” Cuando lo escuché, y no fue hace mucho tiempo, no estaba seguro de las diferencias, pero la frase me pareció interesante por la cantidad de eufemismos que utiliza para referirse a una amistad, que son, a mi modo de ver, platónicos. El caso acá es que hoy quiero hablar de una categoría muy especial, y a veces menospreciada por nuestra mente racional, llamada los AMIGOS CON DERECHOS (en adelante ACD).

Personalmente, defino los ACD como amigos, o incluso conocidos, que han llegado a un acuerdo (verbal o simplemente no manifiesto) de tener sexo ocasionalmente, y que saben que no persiguen una relación romántica necesariamente. Simplemente han sentido atracción sexual, y han pasado a ligas mayores, en general no les afana mucho el hecho de tener que formalizar una relación y se encuentran tranquilos con ese estatus.

He visto como a lo largo de los años las relaciones de este tipo proliferan, hombres y mujeres cada vez son más indulgentes con el hecho de tener placer netamente físico, dejarse llevar por la atracción sin mayores tapujos y ven el sexo sin tanto misticismo y romanticismo. Se dan mayores libertades de no atarse y no tener consecuencias.

Como resultado de esa filosofía, muchos amigos deciden dar el siguiente paso, escalar al siguiente nivel, y subir la adrenalina, sin caer en las trampas, en las retorcidas manías y en los enredos de una relación estable. De hecho, satisfacen una necesidad física y sus niveles de rendimiento en otros campos se incrementan, se sienten con una persona de confianza, que busca lo mismo y el resto ya se lo pueden imaginar.

He recibido algunas consultas a mi mail y algunas personalmente, que me preguntan qué pienso respecto a las relaciones de este tipo. Algunos creen que es algo fácil en principio pero que luego alguna persona se involucra y la cosa termina en dolores. Yo elaboré mi propia lista de pros y contras y hoy voy a compartirla con ustedes:

VENTAJAS:

1. Sexo sin ataduras: El mayor beneficio aparente de una relación de ACD es la disponibilidad de sexo fácil, sin las presiones y limitaciones de una relación de noviazgo. Lo que me parece más interesante de esta situación es su claridad, si ambas personas son honestas en el proceso, no se engañan ni se auto-engañan, ambos saben que es solamente sexo, algo de intimidad y nada más. Ambas partes no esperan nada más, ni nada menos. Ella jamás podrá acusarte de estarla usando, y tu tampoco (aunque creo que jamás lo harías ;) El pacto está claro cuando AMBOS saben que se están usando mutuamente. Usándose en una buena manera, porque removiendo toda la dimensión emocional el sexo se hace más simple e incluso, se disfruta más.

Acá viene una cosa que es necesario tener clara: las reglas del juego deben estar tan claras que se presupueste cuándo se termina el asunto. Es decir, debes establecer las situaciones donde la cosa se acaba. Y acá quiero también hacer una anotación: si alguno de los dos está secretamente esperando por algo más, el problema de la deshonestidad se desata. ¿Por qué? Porque estás negociando contra ti mismo, esperando más y haciéndole creer a la otra persona que estás feliz en el plan de ACD.

Créanme cuando les digo que 9 de cada 10 de ACD nunca llegan a nada más. Los ACD tienen a girar… lentamente… hacia otras personas, y comienzan a ver a otras personas diferentes.

2. Factor conveniencia: Con este elemento el sexo puede estar justo a una llamada telefónica de distancia. No tienes que pasar por la rutina de coquetear, hacer citas, adivinar si le gustas, vencer resistencias. Ser ACD es una manera bien eficiente y cae como anillo al dedo para personas que no tienen demasiado tiempo ni paciencia para entrar en el juego del romance, pero que aún quieren algo de acción sin tener que romper corazones o arriesgar el propio.

Considero que una de las claves para mantener una relación de ACD exitosa es mantenerla de forma discreta, bajo perfil… saben de lo que hablo… las cosas entre los dos, nada más. Evita hablar con muchas personas del asunto, si salen a cine o lo que sea, sean amigos en esos lugares, nada de cogidas de mano, nada de besos, nada de nada. Ser ACD es ser clandestino.

Otra cosa, si por alguna razón ella un día no puede encontrarse contigo para sexo, no presiones, no te impacientes, esa es otra de las reglas. Ambos deben estar listos, preparados y dispuestos. El sexo entre ACD no se presiona jamás.

3. Factor comodidad: Hay una menor carga de ansiedad con una amiga, llegas a sentirte más cómodo, incluso puedes compartir secretos, confidencias, no tienes la presión de tener que agradarle, de enamorar, de cautivar, nada de eso. Incluso sexualmente se puede ser más franco, experimentar, dar placer y recibirlo sin límites. Incluso puede pasar que cuando todo el sexo pasa, cuando ambos han cambiado de pareja y quizá ya tienen algo estable cada uno por su lado, eso les proporcione un mejor conocimiento de sí mismos, y hasta puedan reírse de eso o tener muy buenos recuerdos.

Y ahora la parte fea del tema… entramos en las

DESVENTAJAS.

1. Alguien puede empezar a atarse: El status de ACD puede desencadenar toda una serie de fallos emocionales, el más común es cuando uno de los dos amigos empieza a enamorarse y comienza a esperar más. Espera llamadas, mensajes, mails, más cariño, privilegios, lo que sea… Si la otra persona no siente de la misma manera vienen las heridas y el drama humano. Incluso puede suceder que uno de los dos se ponga celoso si la otra persona sale con otras personas del sexo opuesto, intente ser controladora y quiera llevar las cosas a algo más formal. Separar el sexo de las emociones puede ser algo verdaderamente difícil en muchos casos y para muchas personas, pero si quieres ser ACD eso es precisamente lo que debes hacer: separar emociones del sexo.

Si crees que es posible y que puedes manejarlo, adelante. Si no crees que sea posible, ni que puedas, aléjate de esa situación.

Lo que se debe manejar con mucha calma, tacto y autocontrol es la tendencia a convertirse en territorial en una relación de ACD. Incluso, aunque pienses que no quieres tener nada con ella, debes luchar contra la tendencia de odiar verla con otros hombres. Si llegas a eso estás siendo posesivo y debes dar un paso atrás, analizar si puedes continuar y si no es así, presentar tu renuncia con una muy buena despedida.

2. Puedes destruir una amistad que puede ser potencialmente constructiva: En el peor de los escenarios el oscilar entre amistad y sexo puede destruir una amistad. Generalmente esto es lo que sucede, una vez se ha cruzado el nivel físico la vieja dinámica entre amigos se pierde. Sí, eso es lo que pasa… las mujeres se resisten a eso… y muchas veces esperan tu amistad, a los hombres esta parte se nos complica demasiado. Una vez deseamos a una amiga, tenemos sexo con ella, y el deseo sigue ya no hay más amistad. Punto. Puede ser la mujer más primorosa, especial, inteligente y lo que sea… no hay NADA QUE HACER.

Este punto es un límite complicado, porque vienen a tu mente varias preguntas:

*¿Será que estoy sintiendo algo más y si pasa algo puedo tener una relación con ella?

*¿Y si no pasa de solo sexo puedo estropear a una amiga muy querida?

*¿Y por qué no arriesgarse… quizá las cosas funcionen?

Todos esos pensamientos se dan en cuestión de segundos… y tienes que hacer algo con ello.

Decisiones! Decisiones! Todo son decisiones… sé que les ha pasado!

3. Problemas en futuras relaciones: Andar molestando por ahí con las amigas puede estropear tus futuras relaciones con otras mujeres. Si tu novia, o la mujer que te interesa llega a saber (lo cual créeme que sucederá) que tu solías intimar sexualmente con tus amigas se pondrá celosa y empezará a sospechar. Incluso si eso pasó hace tiempo, si aún tienes trato con esa ACD tu nueva novia (o candidata a novia) sospechará que donde hubo fuego cenizas quedan, que si pasó una vez puede volver a pasar.

En lo personal considero que es mejor ser ACD con una conocida, que con una amiga tradicional que conoces hace tiempo, porque si la cosa termina, no tendrás muchos lazos de donde aferrarte y podrás hacer tu acto de escapismo, sin mayor problema. Si lo sé… lo sé… lo sé… Suena cruel… pero así es. Con una amiga cercana, de años, sería difícil y doloroso hacerlo… en el otro caso como dice una canción de Robbie Williams “no regrets, they don’t work.”

En conclusión ser ACD puede ser divertido y con beneficios placenteros si las dos partes están de acuerdo y no se involucran demasiado. De otra parte, no deja de ser una propuesta atrevida y con riesgos potenciales.

Sin embargo, personalmente prefiero las cosas formales y comprometidas.... saben de lo que hablo... ¿qué prefieren ustedes?

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 3 de septiembre de 2007

Reflexiones sobre buenos y malos tipos

Verás, durante la mayoría de mis años de vida yo fui el más bueno entre todos los buenos tipos del mundo. Es decir, yo inspiraba a los tipos buenos del mundo, era como el sensei de la bondad (jajajaja). Venían desde los últimos rincones del mundo a mi templo y me decían “maestro… cómo puedo hacer para dar todo de mi y salvar a las ballenas azules, también deseo que las mujeres sepan que estoy a su lado siempre y que valgo mucho”.


De hecho cuando tomé la decisión de cambiar, de ser la mejor versión de mí mismo y de mejorar con el sexo opuesto, la cosa en principio no fue nada fácil.

Justamente el giro de 180 grados en mi personalidad consistió en dejar de pensar que tenía que ser un tipo bueno para agradar a las mujeres. Y el punto crucial de cualquier transformación es el trabajo en las creencias, en la manera en que ves el mundo, es como pasar de pensar que la tierra es plana a saber que es redonda. Un sistema de creencias encuentra sus propias justificaciones y sus propios argumentos, y yo veía como ciertos hombres maltrataban a las mujeres y las hacían infelices, y yo pensaba ser el salvador de esa realidad.

Yo creía ver que ser un tipo bueno era la manera adecuada de ser, y mi mente se rehusaba a ver cualquier evidencia en contra de mi creencia. Y literalmente seguí un camino donde me la pasaba haciendo lo mismo, y obteniendo los mismos resultados: una y otra vez fracasaba, una y otra vez daba una impresión predecible y tímida.

Hasta que cambié mi sistema de creencias y voilá los resultados cambiaron.

No hay que hacer un gran razonamiento para saber que si cambias la manera de hacer las cosas tus resultados cambiarán.

Volviendo al punto.

Me di cuenta que las mujeres se ven atraídas visceralmente a hombres con hábitos egoístas, sarcásticos, rebeldes, que les molestan la vida a todas horas y que se hacen los difíciles. El punto es que seguramente tú querrás atraer a las mujeres, pero no querrás maltratar a las personas, siendo jodido, mintiendo, o cosas semejantes. Yo tampoco quería esto último.

Y encontré una manera para atraer mujeres, y es integrar a tu personalidad los rasgos de carácter de los tipos malos y combinarlos con tus acciones y comportamiento bueno y positivo. Es decir, integrar patrones como ser impredecible, ser un reto y un desafío y ser firme.

Ahora quiero continuar mi post con unas referencias de escritos que he encontrado y que intentan explicar la atracción de las mujeres por hombres buenos, luego te dejaré una tarea que espero que hagas.

Me encontré un artículo de una psicoterapeuta de Cleveland llamada Belleruth Naparstek, en el texto se hablaba sobre los tipos malos, lo que decía era lo siguiente:

“¿Es cierto aquello de que las mujeres salen con los tipos malos, pero luego terminan casadas con los bonachones? Esta noción implica una molesta distinción entre buena mujer/mala mujer que los hombres continuamente hacen. Sin embargo la frase aún conserva un núcleo de sentido. A partir del momento en que las mujeres son condicionadas para portarse bien, ellas empiezan a sentirse incómodas o con culpa cuando vienen sentimientos ardientes de deseo por un hombre. Esa es la razón por las cuales las mujeres buscarían a tipos malos para que sean sus objetos de deseo, quitándose la mayor cantidad de culpa posible. Con un tipo malo sería posible desatar todos aquellos impulsos animales, sin preocupaciones”.

Muy interesante, ¿no creen?

Personalmente no estoy de acuerdo con la idea de que las mujeres “busquen” a tipos malos porque necesitan que alguien en quien proyectar sus deseos lujuriosos. Tampoco estoy de acuerdo con la idea que hay algo que está mal con las mujeres que se sienten atraídas hacia los tipos malos.

También me encontré con un artículo de Carole Liebermann (autora del libro “Tipos malos: Por qué los queremos y por qué los dejamos”) que dice lo siguiente sobre los tipos malos:

“Ellos son impredecibles, deshonestos, o incluso groseros, pero estos sinvergüenzas tienen un enorme atractivo para nosotras: un extremo erótico peligroso que es difícil de resistir”.

En general se ha creído que las mujeres que se sienten atraídas hacia tipos malos tienen problemas psicológicos y carencias. Personalmente recopilé algunas de las creencias más populares:

1. Tienen baja autoestima: Las mujeres tendrían una tendencia a pensar algo así como “no merezco algo mejor”.

2. Rebeldía frente al padre: Algunas mujeres no querrían tener un amante con características que les recuerden a sus padres si estos fueron imágenes buenas y positivas. Las explicaciones psicoanalíticas de esto son bien extensas y no vienen al caso.

3. Semejanza al padre: Es la razón opuesta a la anterior. Si tuvieron un padre abusivo, variable emocionalmente, temperamental y abusador en algún sentido, algunas mujeres buscarían un patrón semejante en un tipo malo, y al seducirlo se probarían que merecen ser deseadas por una persona con rasgos parecidos al padre. Es una versión de “padre…. Yo si valgo la pena, por eso quiero acostarme contigo”. Claro… a un nivel inconsciente proyectan ese deseo en un tipo malo con quien el deseo sexual no sea prohibido (como lo sería con el padre).

4. Reto personal: Los tipos malos motivan, además de pasión, ternura y deseo redentor en las mujeres. Ellas desean completar el cuidado y la atención de las cuales ellos “supuestamente” carecieron y por la cual son precisamente malos”.

5. Sensación de ser especial: Si hay un tipo de rompe las reglas, es poco convencional y a la que muchas personas tienen recelo, y ese tipo se fija en ella, la consecuencia en la mente de esta mujer es que gana valor y se siente especial. Es una “amada por la bestia”, en vez de una “despedazada por la bestia”.

El punto es que, en general, la psicología y el mundo del análisis del comportamiento humano está empezando a aceptar la idea de que las mujeres se sienten atraídas hacia los tipos malos, de hecho, se está cayendo en la cuenta que quizá ese tipo de atracción se deba a razones evolutivas, a razones naturales, donde las mujeres encuentran que los tipos malos demuestran fortalezas de carácter que les muestran que sus genes son saludables.

En fin…

Lo que me parece aún más interesante de todo este tema es que pareciera que la idea que queda en el aire diría algo así como que las mujeres no sienten atracción natura hacia los tipos buenos.

Personalmente no creo que ninguno de nosotros tenga que ser un pesado, odioso y malandro con las mujeres para hacer que ellas se sientan atraídas. Creo que el asunto radica en que para las mujeres no es que sea aburrido tener a alguien bueno y positivo, sino que los tipos así suelen ser aburridos en otros planos, no son divertidos, son demasiado formales y predecibles y se toman las cosas demasiado en serio. Lo que popularmente se cree es que si eres bueno es igual a aburrido, pero ¿por qué se da esta ecuación de bueno=aburrido? Personalmente creo la ecuación es simplista y nos aleja del foco.

¿Cuál es el maldito foco entonces, Naxos? Cuando “bueno” o “agradable” es la única palabra con la cual te defines (o te definen los otros) no tienes nada que hacer. Tu personalidad no es diversa, no muestras matices, no eres dinámico. La idea sería que fueras “bueno” y también “apasionado” y también “misterioso” y también “divertido”. Creo que entienden lo que quiero decir.

Y estoy seguro que cuando las mujeres piensan que alguien es “muy bueno”, más allá de querer decir que son muy buenos con ellas, lo que implica la frase es que “es muy bueno para el mundo”, que tiene muy pocas opiniones, que es demasiado crédulo, que es demasiado noble y frágil, que su carácter es demasiado bondadoso y el mundo lo puede herir. Por eso se prefiere alguien más prevenido, más irónico, más “recorrido”, más “jodido”, irreverente, inconforme, rebelde.

Así que el punto que yo defiendo, y que enseño es el siguiente: busca maneras diferentes de expresarte, llena tu personalidad de matices, nunca seas predecible, cultiva una inconformidad y sentido crítico saludable (tampoco te vuelvas un amargado que no gusta de nada y critica todo), muestra pasión y busca ser controvertido. Jamás seas un tipo plano, neutral

Y acá viene la segunda parte de este post. Consiste en una tarea y esto es lo que quiero que hagas:

Quiero que hagas lo siguiente con las próximas 3 mujeres con las que hables en los próximos días:

1. Sonríe todo el tiempo.

2. Se muy agradable, cordial, amigable. No uses el sarcasmo y no hagas muchas bromas.

3. Actúa como si realmente te gustara esa mujer con la que estás hablando.

4. Dale bastantes cumplidos.

5. Punto Opcional: Dile de manera diplomática “Tu debes tener novio, ¿cierto? ¿Puedo invitarte a salir algún día?”

Pon atención a cómo reaccionan las mujeres y cómo te responden a ese comportamiento

Luego, quiero que con las siguientes 3 mujeres con las que te encuentres intentes lo siguiente:

1. No sonrías muy seguido.

2. Haz de cuenta que la conoces desde hace mucho tiempo, y que te sientes muy cómodo a su lado. Moléstale la vida frecuentemente, por su ropa, por su cabello, por todo lo que ella te de oportunidad de hacerlo.

3. Haz de cuenta que ella está interesada en ti, y que te está buscando y que tú te estás resistiendo. Hazle bromas sobre eso y dile algo así como “la verdad no creo que las cosas entre nosotros funcionen… eres demasiado tierna y buena para mí”.

4. No le des cumplidos de ninguna naturaleza. Si ella te da algún cumplido dile “ajá y eso que hoy estoy sin bañarme”.

5. Punto opcional: Dile “Hey, ¿tienes e-mail? Bien. Escríbelo aquí…”.

… Pon mucha atención a la diferencia respecto con las anteriores 3 mujeres.

Si sigues las instrucciones al pie de la letra notarás una ENORME diferencia entre las primeras 3 mujeres y las siguientes. En el primer grupo mientras eres un “buen baboso” verás que la cara de las mujeres muestra que piensan algo así como: “Oh no. Otra persona a la que le gusto. ¿Cómo puedo manejar a este tipo de una forma diplomática?

En el segundo grupo de tres personas, podrás ver que las mujeres, durante los primeros minutos de la conversación, abren sus labios con una pequeña sonrisa y una expresión de “¿por qué no me dices lo que quiero escuchar?”

Si haces la tarea que te dejo pasarás un rato muy divertido, podrás sentirte como un actor, y entenderás los principios que he venido explicando en este blog.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!