miércoles, 31 de octubre de 2007

Noche de Brujas para Seductores


Hoy quiero iniciar este post de Noche de Brujas con un cuento corto que hice hace algún tiempo y que puse en otro blog que solía mantener:

<<[...]Así hubo de hablar Satán, pues pocas veces se oye la voz del Padre de los demonios, y se puso a susurrar suavemente una canción triste de aquellas que cantaba, cuando aún siendo el principal de entre los ángeles, la primera criatura angelical creada desde el fuego, alababa de rodillas a Dios, su dulce y bella voz de arcángel, sin comparación con la mejor de las voces de humano alguno, resonaba en nuestros oídos, la tristeza y la ira se veían en sus azules y profundos ojos que miraban al cielo oscuro, en ese instante gimió con una voz tan fuerte que estremeció las paredes del infierno, y las almas condenadas le acompañaron en su triste lamento. Nosotros sosteníamos la respiración, como suspendidos, mientras la negra noche envolvía su imponente cabello oscuro y el viento bailaba con su majestuoso traje negro. De repente pudimos ver que su rostro resplandeció mientras miraba la luna llena. En ese momento levantó su poderosa mano y, retirándose para atormentar a los santos que aún viven en la tierra, con la dulce mirada de un amante, y con la tierna voz de un padre hacia su hijo pequeño nos dijo "La inquietud esté siempre con vosotros", y su suave voz nos cubrió con la fuerza del viento cuando agita las hojas de los árboles, pues escuchen OH mortales, no sabéis como es de atrayente el demonio, pues si no tuviera belleza jamás nos habría seducido.>>

Algunas noches están hechas para la seducción. Una de ellas es la noche de Día de Brujas. La razón es que esta noche nos da la oportunidad de convertirnos en otros, de disfrazarnos, de adquirir una nueva personalidad aunque sea sólo por unas horas, este hecho permite que muchas defensas se bajen y que de repente seamos más espontáneos que de costumbre.

No todo es tan simple, por supuesto. Pero he elaborado una pequeña guía para que aproveches al máximo esa noche y no rechaces ninguna invitación para celebrarla.

De lo primero que quiero hablar es de los disfraces que recomiendo para esta noche. No hace falta insistir en la importancia que tiene lo que llevarás puesto esta noche, por primera vez debes estar muy consciente de tu disfraz, puesto que la escogencia del mismo tendrá una gran influencia en el éxito que tengas en la noche. Lo que recomiendo es que vayas un poco más allá de las escogencias obvias de todo el mundo: vampiros y fantasmas.

Intenta que tu disfraz aumente tus mejores cualidades: si de repente has estado yendo al gimnasio puedes vestirte de cavernícola, o quizá algún dios griego o un soldado romano. No uses disfraces para los cuales no quepas, si eres delgado puedes usar otro tipo de atuendos.

Si sabes algunos trucos de magia podrías ser un hechicero al estilo El Señor de Los anillos. Si eres elegante y formal quizás podrías usar algún disfraz de mafioso estilo Marlon Brando en El Padrino, o algo parecido a James Bond. También puedes usar algo parecido al atuendo que utilizaban las bandas de música de los 80s, Clark Kent, con la camisa abierta y debajo la camiseta de Superman. Puedes disfrazarte de Zorro y dibujar X sobre las mujeres, haz tu marca cuando te acerques a ellas. El disfraz de pirata también es una buena idea, aunque no intentes el de Jack Sparrow a menos que en verdad sea muy bueno, el límite entre pasar por ridículo y hacer algo bueno es muy estrecho. También puedes intentar un look de banda de metal de los 80s, algo como Slayer, Kiss, Alice Cooper, Marilyn Manson. Incluso acá encontré uno de los disfraces más originales que he visto ultimamente.

Los disfraces que te recomiendo NUNCA utilices si deseas tener algo de éxito en esta noche son los siguientes:

1. Fantasma: No te pongas sábanas encima, es uno de los disfraces más patéticos que he visto, y los veo cada nuevo halloween. Me dan ganas de propinarles una golpiza con todo y sábana encima. Los disfraces de Día de Brujas le dejan saber a las mujeres tres cosas sobre nosotros: si somos creativos, si estamos acostumbrados a dejar las cosas para último minuto, y si somos espontáneos. No querrás que la mujer con la que estás hablando en la fiesta piense que si acepta ir a tu casa tendrá que dormir en una sábana con dos agujeros.

2. De mujer: Es increíble cómo a algunos hombres este disfraz les parece de lo más “simpático”, realmente no encuentro un disfraz más espanta mujeres que este. Intenta que el Día de Brujas transmitas características masculinas, y si quieres ver mujeres disfrazadas, no seas tú otra mujer. Por favor!

3. Espantapájaros: Es un disfraz que transmite algo lamentable, me parece un poco deprimente y a mí me da la impresión que el que se lo pone se siente un poco así: un ser aislado, que espanta a los demás, pero que puede ser quemado por cualquiera.

4. Gimnasta: He visto muchos disfraces en los cuales las personas se ponen trusas, o algo así, trajes ceñidos y es como si fueran gimnastas o algo así, incluso me cuesta definir lo que esos desastres intentan transmitir. No son nada masculino, con esa justificación debería bastar.

5. Mascota: Nada de conejos, hombres de nieve, perros, no transmiten nada de tierno y generalmente estos disfraces son incómodos y se ven un poco debiluchos los hombres que deciden utilizarlos.

6. Máscara de Scream: Estoy seguro de que muchas personas lo usan, y la verdad ya perdió toda la gracia.

La idea es que no te tomes la noche de Halloween muy a la ligera, sino que la aproveches al máximo para divertirte. La idea es que seas la fuente de diversión y el centro de atracción, así que deberás esmerarte en preparar tu disfraz y las cosas que dirás.

También hay celebraciones donde hay grupos temáticos que eligen vestirse de determinada forma, esto sucede sobretodo en celebraciones de oficina o facultades universitarias, estas celebraciones son geniales, pues permiten que exista un interés por lo que el otro grupo se ha puesto y permite que el hielo se pueda romper fácilmente y hablar con mujeres de otros grupos.

Es importante que te disfraces de algo identificable, es decir de algo donde se pueda saber que eres tú, no te pongas máscaras, o un disfraz de gorila. La idea es que las personas puedan ver quién eres en realidad, y es que el sentido del halloween es que las personas puedan ver en qué te puedes convertir aun conservando tus rasgos, es jugar a ser actor por una noche.

A la hora de escoger a dónde ir en la noche de Halloween hay dos opciones para mí. Una fiesta en una casa o una gran celebración en una discoteca o club. Si tienes una invitación a una casa, asegúrate que exista un buen ambiente, no seas que vayas a la fiesta de disfraces de algún grupo de niños, tampoco son buenas las fiestas de un grupo cerrado de amigos porque encontrarás muchas personas nuevas con quién poder empezar a hablar. El indicador de que la fiesta en casa será buena es que van a ir muchas personas, si es así ten en mente algunas historias terroríficas, leyendas urbanas o algo así para romper el hielo en las conversaciones.

La otra opción es hacer algo en una discoteca o club. Esta es la clásica locación para la seducción, así que muchas mujeres saben que serán abordadas, muchos hombres las abordarán de las maneras usuales “wow, que hermoso disfraz de enfermera”, “Con vampiras así me dejaría moder”, ridiculeces semejantes se pueden esperar de alguien que nunca haya pasado por este blog. Así que tendrás que diferenciarte del montón para incrementar tus posibilidades de éxito.

No importa cómo pero tienes que tomar partido de la atmósfera del sitio, empezar a caracterizar el personaje del que te has disfrazado, deberás imprimir misterio, recuerda que es una noche con muchas connotaciones de oscuridad, miedo, temor, y por supuesto diversión. Esa vibración deberás tenerla para poder moverte entre los grupos con facilidad. Evidentemente los disfraces permiten establecer conversaciones y romper el hielo con facilidad, sin embargo no hagas comentarios obvios ni te dediques todo el tiempo a conversar de los disfraces. Puedes decir cosas del estilo de “es increíble que una niña que se ve tan inocente como tu se vista así”, y lo puedes usar para aquellas mujeres que tienen disfraces sexys, la idea es que con un NEGA evites llegar a puntos obvios y que los hombres del común explotarían.

En general usa todo lo aprendido en este blog y que he desarrollado en mi serie Los Fundamentos, no necesitas nada más. Si vas vestida de mago, puedes hacer alguna rutina de lectura de manos, te acercas a ella y le dices: “veo un destino que quiero leer, si me das tu mano el viejo mago te dirá lo que te traerá el futuro”, tómate la libertad de empezar a inventar. En general esa línea la puedes usar aunque no lleves disfraz de mago, sólo adáptala y sé muy creativo cuando le leas la mano.

Lo que las personas usualmente se ponen nos permite saber proyectivamente algo sobre ellas, así que deberías estar atento a las mujeres con disfraces sexys, las que están vestidas de gato, las enfermeras, las conejitas playboy, las policías. También busca mujeres que tengan versiones parecidas de tu disfraz e inventa historias con la similitud, finge ser aquello que llevas puesto, si eres Superman busca a Superchica, si eres Batman busca a Gatúbela, si eres Herman Monster busca a Morticia.

También te recomiendo que para desarrollar las rutinas acordes con tu disfraz debes intentar construir historias sobre tu personaje, para ello es útil pensar en las siguientes preguntas:

*¿De quién o qué te has disfrazado?

*¿De dónde es?

*¿Cuál es su misión o a qué se dedica?

*¿Qué tema caracterizará tus interacciones?

*¿Cómo puedes hacer de tu personaje un seductor?

Mantén alta tu energía: No te vuelvas ridículo, pero tampoco seas demasiado introvertido. Aprovecha que estás caracterizado y date la oportunidad de ser otra persona por una noche, una persona mejor y más extrovertida. Si puedes seducir a una mujer que te guste, muévela por todo el local, no te quedes en un solo sitio, tienes un muy buen pretexto para ver qué otros disfraces hay por allí. Ese día todos son más espontáneos, sobre todo las mujeres…

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 29 de octubre de 2007

Construyendo Relaciones Significativas



Tener una relación con alguien que te guste, y empezar a cultivar los cimientos de algo duradero y constructivo es algo que personalmente me parece una de las buenas cosas de estar vivo. Y hoy quiero hablarles a todas aquellas personas que inician relaciones, a aquellas personas que han encontrado a una persona y han decidido formalizar una relación. Muchos hombres rompen ciertos parámetros esenciales que deben observar con fidelidad si desean empezar una relación con interés, misterio y curiosidad. La atracción, incluso el amor, no bastan, es necesario saber hacer las cosas, para que la relación empiece a funcionar, mantenga intacta la curiosidad y se proyecte en un largo plazo. Necesitarás trabajar en ciertas características de carácter, entre las cuales destaco, paciencia, tranquilidad, dominio de ti mismo y de tus pensamientos.

Personalmente creo que la ecuación que hace que una relación funcione es la siguiente:

ESPERANZA + ATRACCIÓN + MISTERIO = PASIÓN.

Te voy a dar algunos elementos que deberías evitar, y en los que debes trabajar para que tu relación se proyecte en el tiempo:

1. No te muestres necesitado: Si bien deseas la compañía de tu novia, es necesario que empieces con calma, necesitas contenerte. No puedes convertirte en un parásito, o dejarte llevar por un romanticismo excesivo que te llevé a estar buscándola todo el tiempo. Haz las llamadas necesitas, visítala cuando ambos estén disponibles, acompáñala a sus cosas, y así mismo invítala a que participe de tu realidad, de tu familia, de tus amigos, de tus asuntos. Sin embargo también disfruta del tiempo en que estás sin ella, haz tu propia vida y deja que se acumulen naturalmente las necesidades mutuas por verse. Necesitas ser emocionalmente independiente, con eso proyectarás fortaleza y confianza.

2. No pesques retroalimentación: Puedes estar deseoso por saber qué piensa ella acerca de ti y de tu comportamiento. Eso está bien, pero debes mantenerlo en secreto. La necesidad constante de validación muestra que estás inseguro sobre tus acciones y cualidades. No digas cosas esperando que ella te diga cosas, no hagas cosas esperando que ella las valide, haz lo sientas, di lo que necesites decir, y simplemente espera que el flujo natural de la interacción te muestre, y te permita saber, lo que ella piensa y siente por ti.

3. No digas, hazlo: Las palabras pueden ser buenas, agradables, estimulantes, pero carecen de significado si no están acompañadas por acciones. En lugar de endulzarla diciéndole todo lo que piensas y sientes por ella, muéstralo a través del afecto y el respeto. Hazle sentir lo que significa para ti. Las acciones son mejores que las palabras, además conservan el misterio. No hagas que tus halagos se vuelvan algo de todo momento, sino algo que sólo das cuando menos lo esperas.

4. No esperes que ella sea como tú: Puedes tener muchísimo para dar, y puedes sentirte deseoso por demostrar todo aquello que tienes, y déjame decirte que eso es maravilloso. Pero no debes esperar que ella sea un completo reflejo de todo aquello que tienes. Las personas tienen diferentes maneras de expresar cariño, afecto y cuidado, así que no pidas o exijas que tiene que ser de la forma en que tu lo esperas, en que tu estás acostumbrado. Empieza a conocer otras maneras de expresión y de relacionarse.

5. No hagas confesiones prematuras: De repente sientes la necesidad abrumadora de abrirte por completo con ella, de mostrarte desde un comienzo tal cual eres, y decirle con honestidad todo lo que pasa por tu cabeza. Sin embargo, debes ser paciente y conservar el misterio. No quiero decir que seas deshonesto, o que tengas escondidos. No. Me estoy refiriendo a que tomes las cosas con calma, y empieces a revelar cosas sobre tus sentimientos de manera dosificada, no explayes tus sentimientos e intimidades demasiado rápido. Hazlo con prudencia, y de tal manera que cuando lo hagas estimule la relación, en vez de empalagarla.

6. No presiones: El proceso de empezar a conocerse lo visualizo como un camino, donde tienes que andar paso a paso, con calma y prudencia. Piensa en que son dos historias, formas de ver el mundo, la vida y la realidad diferentes, así que tómate el tiempo para conocerla. Empezar una relación debe ser algo para recordar siempre, es quizá uno de los momentos en que más sorpresas hay, y esos momentos se pierden cuando las relaciones llevan años y el conocimiento mutuo lleva a que exista predictibilidad. Así que no presiones para que ella haga o diga cosas, si lo haces sin duda la espantarás. Así que en lugar de esperar cosas, concéntrate en apreciar las cosas que ella hace de forma natural y que te hacen feliz.

7. No digas “Te amo” de forma superficial: Esas dos palabras son muy profundas y muy fuertes como para ser lanzadas a la ligera. El amor es como los chistes, tienen gracia si se dan en el momento indicado. Si lo dices muy pronto, quizá ella aún no haya llegado al punto de considerar esas palabras, también puedes estar apresurándote y haciendo que la relación se apresure a un punto que aún no ha llegado. ¿Cuándo es el momento indicado para hacerlo? Pues no lo sé, eso simplemente se da, sucede. Lo que yo te digo es que no te concentres en buscar palabras, sino en acciones, en construir la relación, cuidarla, apoyarla. Conoce bien a la persona con la que estás, construye una base sólida de confianza. Una vez que hayan llegado a un punto de madurez y los sentimientos afloren de manera recíproca, puedes decir las cosas.

8. No te vuelvas muy regalón: No la llenes de regalos, obsequios de forma empalagosa en las primeras semanas de la relación. No olvides nunca que el principio de escasez funciona en la seducción y también en las relaciones ya constituidas. No intentes construir una relación con base en la motivación que dan los obsequios. Los regalos, como los halagos se dan de forma misteriosa, cuando menos lo esperas, no recompensan nada, ni tampoco tienen pretexto específico, así que consérvalos para momentos realmente inesperados y para cuando causen una verdadera sorpresa. Una relación se construye a partir de la sorpresa.

9. No envíes cartas extensas: Evita los grandes tratados románticos en papel o vía correo. Esto no es una ley, depende también de tu pareja y de la manera en que se defina lo “romántico” dentro de la relación. Sin embargo, muchas palabras pueden empalagar, si escribes, se concreto, se breve, y deja mucho entre líneas, trabaja la metáfora, la insinuación. Puedes escribir breves notas, inesperadas, sutiles, en días muy ocupados, quizá cuando quieras que ella sepa que la apoyas y piensas en ella. Evita grandes disertaciones poéticas. El misterio es mucho más sexy que la obsesión.

10. Limita la disponibilidad: No quiero ser malentendido, no quiero que jueguen al gato y al ratón o cosas parecidas. Simplemente si deseas una relación de largo plazo, una relación madura, tienes que no ser asfixiante, tienes que hacer tus propias cosas, y no pasarte como chicle pegado. A veces las relaciones caen en estos periodos, sin embargo si trabajas en el principio de anticipación, menos veces significará más intensidad, más emoción, más expectativa, más anhelo, y más extrañar al otro, te darás cuenta que eso fortalece la relación. El caso inverso, una disponibilidad 100% solamente hará que lleguen a un punto de cansancio que debe evitarse a toda costa. Repito: una relación no es para jugar, devuelve llamadas, no te hagas el difícil, sin embargo también respeta tu vida y tus ocupaciones, y si no puedes corresponder algo que no sea con la intención de hacerte el complicado.

11. Da un balance al sexo: Aunque la atracción física quizá haya sido una motivación fundamental para despertar el interés que al final los ha conducido a una relación, es importante que no conviertas al sexo en el único interés. Comparte tiempo a solas, sin necesidad de que todo termine en un encuentro íntimo, conversar, ver películas, o simplemente estar uno al lado del otro puede ayudar a que se conozcan profundamente, a que compartan también ideas y pensamientos. Se paciente, establece un fuerte lazo emocional y construye bases fuertes, evidentemente el sexo es importante, pero no hagas de ello algo exclusivo.

12. No te apresures con tu familia: Dedícate a fortalecer la relación, y luego piensa en hacer todo el protocolo con tus familiares. El tema no es ocultar algo, simplemente una relación se construye entre DOS personas, cuando hay bases y fundamentos en la relación y ha pasado un tiempo se pueden hacer las presentaciones respectivas. No nos engañemos, pero los suegros juegan un papel relevante en las opiniones que nos hacemos sobre nuestras parejas, así que si te apresuras a hacer presentaciones y la relación aún está demasiado reciente puedes afectarla. Evita cosas como decir “les presento a mi novia”, tu novia tiene un nombre y deberías presentarla por su nombre, las personas entenderán la naturaleza de la relación al ver sus manifestaciones de afecto.

13. No te descuides: Algunas personas formalizan una relación y se descuidan, o quizá la relación se ha fundamentado y creen que tienen el afecto de la otra persona garantizado. Evita caer en rutinas, en hacer siempre lo mismo y de la misma manera. Trabaja en la creatividad y siempre hazte dos preguntas: ¿Qué cosas nuevas puedo hacer?, ¿Cómo puedo hacer las mismas cosas pero de forma diferente?

14. Sé flexible, dinámico y diverso: En línea con lo anterior, asume que una manera excelente de crecer y cambiar viejos hábitos es a través de una relación. Si siempre te has visto con los mismos ojos, ahora vas a ser visto con los ojos de una mujer. Así que debes empezar a cultivar nuevos hábitos. Igualmente, no muestres todas tus habilidades de una vez, deja que poco a poco ella se vaya sorprendiendo. De repente encontrarás cosas que debes cambiar, matizar, y si sientes que ello te hará una mejor versión de ti mismo, deberías considerar empezar a dejar viejas costumbres. Como siempre, no te vayas a extremos, el parámetro es: no cambies para agradar a nadie, cambia si con ello te agradarás más a ti mismo.

Seguro con estas anotaciones podrás darle el impulso definitivo a tu relación de pareja,

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 25 de octubre de 2007

Los Nuevos Comienzos

Hoy quiero hablar de nuevos comienzos, de finalizaciones que significan nuevos horizontes. También quiero hablar de decisiones, de momentos cruciales donde te enfrentas a dilemas y simplemente tienes que hacer algo. Si queremos dirigir nuestras propias vidas, debemos hacernos cargo del control de nuestras acciones. Benjamin Disraeli dijo algo que ha inspirado mi vida y es lo siguiente: “El hombre no es la criatura de las circunstancias, sino que las circunstancias son las criaturas de los hombres.” Creo firmemente que son nuestras propias decisiones, y no las condiciones de nuestras vidas, las que configuran nuestro destino más que otra cosa.

El no decidir es ya, en sí misma una decisión. Sin embargo es una decisión conveniente que consiste en dejarse llevar por las circunstancias, por los demás, y por el status quo de las cosas. He investigado la palabra “decisión”, y su raíz latina procede de dos palabras: “de”, que significa “de”, y “caedere”, que significa “cortar”, “escindir”. Tomar una verdadera decisión significa comprometerse en alcanzar un resultado, y luego descartar cualquier otra posibilidad que no sea esta.

La mayoría de las personas experimentan algo que escuché en Anthony Robbins, y se llama “el síndrome Niágara”. La vida es un río, al que se salta en ocasiones sin haber decidido realmente dónde se quiere ir a parar. Por ello, no tardamos en sentirnos arrastrados por la corriente, por los acontecimientos, los temores, los desafíos. Cuando se chapotea en el agua, no se decide conscientemente a dónde se quiere ir, o cuál es la dirección correcta que tomar. Nos limitamos a “dejarnos llevar por la corriente”. Nos convertimos en parte de la masa de gente dirigida por las circunstancias, en lugar de por propios valores. Por último nos sentimos fuera de control. Permanecemos en este estado inconsciente hasta que un buen día nos despierta el estruendo del agua, para descubrir que nos encontramos a pocos metros de las cataratas del Niágara, en un bote sin remos. Y en ese momento uno exclama “¡Oh, mierda!”. Pero para entonces ya es demasiado tarde.

Personalmente las decisiones son de tres tipos:

1. Decisiones acerca de en qué enfocar la atención (por ende en qué no fijarse).

2. Decisiones acerca de lo que significan las cosas para uno (qué se lo importante y lo irrelevante)

3. Decisiones acerca de qué cosas tolerar y cuáles nunca más volver a tolerar.

Concretamente hoy quiero hablar sobre decisiones de ruptura con la pareja. Quizás decisiones difíciles, quizás no tanto, pero de repente se toman con cierto temor, y justamente se aplazan por ese mismo temor: a la soledad, al dolor, al sufrimiento, a la ausencia, a la reincidencia, lo que sea. Cuando las cosas se han intentado y por la razón que sea no se ha logrado consolidar una relación, lo mejor es terminarla en el momento en que aún las cosas no han llegado a su máximo grado de deterioro.

Si andas en un momento así, o de repente ya has tomado la decisión hace un buen tiempo pero te sientes estancado, quiero decirte que puedes hacer ciertas cosas para sentirte mejor, para tomar impulso y para enfrentarte a un panorama lleno de oportunidades .

1. Sácala del pedestal: Empieza a cambiar tus imágenes y tus sensaciones hacia algo más realista. No empieces a darle espacio mental a la nostalgia, que te recuerda momentos y te hace ver lo especial que era, simplemente observa todo el panorama de la relación, valora lo bueno, y definitivamente comprométete a evolucionar y no repetir patrones. Quizá hayas observado personas que repiten patrones, y terminan involucrándose con el mismo perfil de personas, por lo cual reciben la misma cantidad de sufrimiento/inconformismo/ en cada relación. Ello se debe a que has idealizado un patrón de persona (no obstante haber terminado con ella), así que empieza a desarrollar una mente flexible y busca personas y espacios diferentes donde te alejes de esos patrones que nos persiguen.

2. Termina definitivamente: Es esencial finalizar toda esperanza de regreso entre ustedes. Cierra la puerta. No quiero decir que nunca jamás sea probable algo entre ustedes, de hecho, ayer me reencontré con un viejo amigo vía facebook, y me contaba que se ha casado con una mujer a quién había conocido hace unos años, tuvieron una relación corta y luego terminaron, estuvieron alejados años, y al final terminaron juntos otra vez y conformando una familia. Las vueltas de la vida son impredecibles y traen consigo sorpresas, sin embargo, son cosas que ya no dependen de ti y mal harías en darle alas a una esperanza. Termina las cosas, termínalas definitivamente, y ya la vida se encargará de mostrarte el camino. Evita pensamientos rosados del tipo “si es para mí entonces será para mí”. Bueno, quizá sí… pero actúa como si no.

3. No la contactes: Ok. Ok. Este es un punto controvertido. Las mujeres creen que pueden ser amigas de uno, incluso cuando unos días antes tenían una relación íntima. He comprendido que no lo hacen porque no hayan sentido nada por ti y no les cueste trabajo verte como un amigo, lo que sucede es que para el cerebro y la sensibilidad femenina cuidar los vínculos es algo relevante, y mucho de su pensamiento se orienta a no deteriorar relaciones, ni romper lazos. Nosotros los hombres pensamos en principios de “justicia” y por ello podemos ser mucho más radicales. Ambos puntos tienen fortalezas, pues cuidar los vínculos es una virtud para construir familias, así como la justicia masculina nos permite imponer orden.

El punto acá es que el Principio de No Contacto busca no generar daño emocional. Consiste en que te alejarás de ella por un muy buen tiempo, nada de msn, nada de mail, nada de facebook, nada de nada. De repente para ti no debe ser muy agradable saber que ella ya está saliendo con otra persona, y quizá para ella tampoco lo sea, quizá no sea fácil verla y desear darle un beso. Así que corta por lo sano y evítate esos temibles “repasos” que lo único que hacen es que te estanques y no avances. No mires atrás, sino quedarás convertido en estatua de sal.

4. Anota las razones de la ruptura y los aprendizajes: Elabora un documento, en el cual darás un balance tanto a lo bueno como a lo negativo de la relación. Capitaliza todo como aprendizaje, lo bueno y lo no tan bueno. Ello te servirá para darte cuenta que las decisiones que has tomado tienen un contexto, y se dieron por un motivo, así que con el tiempo, cuando vuelvas sobre ellas les darás fundamento y podrás seguir adelante sin entrar en fases “amnésicas”, donde se te olvida por qué fue que terminaron y que luego terminan en idealizaciones.

5. Evita a sus amigos y los lugares que frecuentaban: No entrés en territorios donde puedes asociar su presencia y entrar en depresión porque cada cosa te acuerda de ella. Cambia rutinas, cambia hábitos, encuentra un nuevo círculo social. Tu cerebro ha asociado innumerables cosas con ella, así que debes crear nuevas asociaciones que te permitan comenzar de nuevo y dejar atrás lo terminado.

6. Guarda todas las cosas que tengas en casa y que traigan sus recuerdos: Empaca cosas como fotos, cartas, ropa y otras cosas en una bolsa y guárdala. Empieza a poner nuevas imágenes y a crear nuevas asociaciones, así como a desarmar asociaciones que tengan que ver con ellas. Preserva tu mente, ya en tu cerebro se dispararán muchos recuerdos y momentos por el hecho de su ausencia, pero evita que además de tus ideas internas, las cosas externas compliquen tu proceso.

7. Ten cuidado con los objetos prestados: A menos que ella se haya quedado con un lingote de oro, o con tu cédula o tu pasaporte (una vez me pasó), o quizá con tu computadora, ten cuidado del intercambio de cosas personales que el otro(a) tiene. Si verla te causa aún dolor y te recuerda cosas negativas, deja ese intercambio para la ocasión en que estés muy bien, y de repente piensa que si son cosas tontas (algún cd, algún libro) es mejor dejar esas cosas en el pasado. Cuando termines piensa en que lo mejor es dejarse de ver en un muy buen tiempo y en que no se deben utilizar pretextos para ver a esa persona que, por un buen tiempo, es mejor no volver a ver.

8. Declárate fuera del mercado por unas semanas: No creas eso de que un clavo saca a otro clavo, porque podrás dañar un clavo que no quería ser dañado. Así que céntrate en ti mismo, vuelve a ti, no niegues que quizá pasarás por momentos de tristeza. Elabora lo que tengas que elaborar en soledad, date tiempo para sentir la necesidad de otra persona. A continuación vuelve a empezar y vuelve a salir con todos los ánimos posibles.

9. Acepta la realidad: Ella ya no está: Entre más rápidamente aceptes la realidad de que ella ya no está más rápido podrás seguir adelante. Así que detén esos pequeños pensamientos que llegan a tu mente y te dicen “ella entrará en razón y llamará”.

10. Clarifica tu mente: No quiero que esto suene a “auto-ayuda”, pero no niegues los sentimientos de rabia, tristeza, frustración que puedan llegar. Simplemente trabaja en ellos, estúdialos y observa la manera en que puedes levantar sentimientos positivos hacia la relación que acaba de terminar. Si sigues con rabia, tristeza y frustración hay dos posibles desenlaces: el primero consiste en que eso te impedirá establecer relaciones nuevas porque toda tu energía está enfocada aún en la relación pasada y en lo mucho que te hirió: el segundo consiste en que si logras establecer una nueva relación puedes terminar llevando todos esos sentimientos a esa nueva persona y de alguna manera proyectar tu relación pasada en ella, o resultar irritante por tus arranques de rabia, tristeza y frustración.

11. Aprende de tus equivocaciones: Una vez que has trabajado tus emociones negativas, empieza a ver los aprendizajes y aquellas cosas en las cuales tú mismo debes crecer para cambiar la historia en una nueva relación. Aprende de cosas tan básicas como tu manera de resolver conflictos, tu manera de argumentar y pedir las cosas, tu manera de mostrar tus sentimientos, tu forma de entregarte. Uno no puede caer dos veces en el mismo hoyo.

12. No compares: Evita los jueguitos mentales de comparar a las dos personas, trata de pensar que es una persona nueva, diferente, con su mundo propio y que si te has fijado en ella ha sido por algo. Céntrate en que tu nueva novia es alguien único, especial y como tal diferente de todas las demás mujeres del mundo. Quizá con ella aprendas cosas que ni siquiera habías imaginado. No hay nada más que decir en este punto.

Seguro estas cosas ayudarán a unos cuantos corazones rotos que me han escrito al correo.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 22 de octubre de 2007

Trampas mentales


Muchas personas dicen que por qué no me dedico a seguir dando mis tips y herramientas para conquistar mujeres en discotecas, bares, oficinas, restaurantes, veterinarias y lo que sea. Pues bien, aunque debes desarrollar destrezas para seguir el juego de la seducción y ganarlo, tus victorias serán breves e insignificantes si antes no has desarrollado herramientas para tener confianza, autoestima y proyectar poder y atractivo.

He visto montones de jovencitos lanzar las mismas frases de entrada, cuentos e historias a las mujeres, los he visto fracasar una y otra vez, y aunque su técnica es buena, simplemente proyectan que están “actuando” y que ni ellos mismos se creen sus cuentos de ser los súper seductores. Claro, ellos se creen lo máximo cuando alguna mujer superficial les presta atención un momento, y hasta intercambian saliva con ellos en el calor y la excitación de una fiesta. Pero días después puedo verlos pateando piedras por las calles y sumergidos en su ciclo onanista de autocomplacencia. Y luego te los encuentras y te dicen que hay que leer, y que hay que seguir practicando, y seguir saliendo, y abordando a 10 mujeres por noche, porque así mejorará tu juego.

Yo los miro y pienso que de repente la solución no está en abordar 10, 15 o 20 chicas, y despertar la admiración de tus compañeros porque lograste que la mujer más bella de la discoteca estuviera contigo. La solución es abordar tus propios miedos y temores, tu propia falta de amor a ti mismo, la solución está en crecer y dejar de creerse que son los próximos Mystery o Style latinoamericanos, dejar de ponerse joyitas y anillos en los dedos para “parecer interesantes y destacar sobre la masa”. Todos tenemos nuestros pequeños o grandes amores por ahí: es la vecina, es nuestra compañera de oficina, es aquella mujer que pasa por el frente de la casa montando bicicleta, es nuestra compañera de universidad. No nos engañemos, ella es la que nos gusta, no la primera mujer talla 36B del bar. Siento que evadimos nuestros retos yendo por el camino aparentemente más fácil.

Personalmente he jugado ese juego alguna vez en mi vida, y me di cuenta que ninguna mujer que verdaderamente valiera la pena se fijo en mí, había un montón de chicas superficiales que se dejan impresionar por cualquier babosada, mujeres sedientas de atención que se impactaban con tres palabritas medianamente intrigantes, y que se decepcionaban cuando les decías que tenías el carro donde el mecánico. Las mujeres que valían la pena eran mucho más inteligentes como para caer en cosas tan simples.

Yo no quería eso. No quería lidiar con problemitas de autoestima y situaciones de “ser la más popular”, “tener el vientre más plano”, o situaciones de inconformidad mamaria. No. Yo quería una mujer verdadera, una mujer de calidad, una mujer extraordinaria, profunda, hermosa, algo de nivel y con un buen grado de madurez. Y volviendo a mis orígenes, a mi esencia, empecé a descubrir cosas diferentes, personas constructivas, positivas, satisfechas con lo que son, ubicadas en el planeta tierra y no en el mundo de fantasía de MTV o la-mejor-discoteca-de-la-ciudad.

Empecé a destacar cuando creé un estilo, cuando desarrollé mi inteligencia, cuando cultivé un humor insuperable, pero sobre todo cuando encontré que el tema estaba en la autoestima y en crecer como persona, que no es traicionando tu naturaleza que puedes estar con mujeres, que simplemente hay cosas de mí que me definen, y que son extraordinarias, y que el tema no es acostarse con una mujer diferente cada día. Las técnicas me sirven para no cometer errores en la manera en que me relaciono con las mujeres y en la manera en que concibo las relaciones, son útiles y fundamentales, de eso no cabe duda. Pero quizá sea porque ya estoy a un paso de los 30 que las cosas se ven diferentes. A veces uno lamenta haber perdido tanto tiempo detrás de lo que no era sino apariencias y poco espíritu, cuando las personas valiosas llegan solo te preguntas “por qué no te vi antes…” Ahora es el momento de ser exigente y de obtener lo que uno se merece.

Empezando con el tema de este post, tengo una herramienta particularmente útil para trabajar en situaciones emocionalmente difíciles, por ejemplo cuando una relación termina, cuando recibes un No de la persona que te gusta, cuando te sientes deprimido, triste o cuando existe una baja autoestima. Incluso para situaciones que no tienen que ver con relaciones sentimentales, por ejemplo, cuando tienes problemas en el trabajo o quizá con tu familia. Se llama el Diario Emocional y consiste en una hoja donde describes tus estados emocionales y tiene las siguientes secciones:

Un título que se llama Evento Molesto y es, obviamente, la situación en la que estás trabajando, quizá te sientes mal porque tus amigos te critican por no tener novia, quizá tu novia no acepto tu proposición de matrimonio, quizá extrañas a tu ex novia, quizá la mujer que te gusta te dijo que no estaba interesada en ti, quizá no has encontrado trabajo y estás deprimido. Una vez describes tu Evento Molesto, tienes que pasar a un apartado que se llama “sentimientos/emociones”, allí enunciarás los sentimientos que esa situación te genera y que sientes a lo largo del día, y los calificarás de 1 a 10, dependiendo de la intensidad, siendo 1 la mínima intensidad, y 10 la intensidad máxima, por ejemplo, te puedes sentir irritado (7), triste (10) y alegre (2).

A continuación debes dividir tu hoja en tres columnas: en la primera columna de izquierda a derecha pondrás un título que se llama “Pensamientos Automáticos”, en ella pondrás aquellas ideas que llegan a tu mente y que son como dictados de tu cabeza que juzgan, interpretan o evalúan tu Evento Molesto. Presta mucha atención a ellos y anótalos tan literalmente como puedas, analiza cuidadosamente sobre todo los sentimientos melancólicos que aparentan ser totalmente ciertos y te hacen estar convencido de que “tienes razones para sentirte miserable”.

En la segunda columna pondrás un título que se llama “Distorsión”, en ella le darás un nombre a ese pensamiento, más adelante en este post te enunciaré las 10 distorsiones dentro de las cuales pueden ser clasificados esos pensamientos automáticos que has descrito. En la tercera columna pondrás un título que se llama “Reelaboración”, en ella pondrás una explicación razonable de esos pensamientos concretos. La idea de todo esto es que tu mente se vaya acostumbrando a ver la realidad de una forma más constructiva, aprovechando incluso las situaciones adversas para aprender, y para que no te demores tanto en procesos de duelo, tristeza, melancolía sino que te levantes y sientas poder sin límites. La idea es ser consciente de cuándo te estás armando cosas más allá de la realidad, y ver las cosas en su justa proporción.

A continuación te describiré 11 distorsiones, las ejemplificaré y te daré una solución para cada una. Vamos a tomar una situación hipotética, nuestro Evento Molesto es: “Ella decidió no aceptar mi propuesta de matrimonio, por lo cual la relación finalizó.” Los “Sentimientos/Emociones” son: Herido (9.5), Frustrado (9.5), Inadecuado (9.0), Decepcionado (9.9). Ahora la lista de distorsiones en nuestra situación es:

1. Magnificación: Sacas las cosas de proporción, vas muy lejos en tus conclusiones. “No puedo concebir la vida sin ella”. Puedes reelaborar escribiendo algo como “Es decepcionante la situación y es normal que me sienta herido, pero puedo seguir adelante en mi vida sin ella, tengo toda una vida por delante, puedo desarrollar nuevos proyectos a los cuales dedicar toda mi energía”.

2. Personalización: Te culpas a ti mismo por algo de lo que no eres del todo responsable, como por ejemplo, enfermarte o terminar una relación, también puedes culpar a otras personas, eventos externos o al destino. “Algo debe andar muy mal en mí porque todas mis relaciones siempre terminan en desastre”. Puedes reelaborar así: “Sin duda ella se asustó con el compromiso, o quizá ella no es la persona con quien debería casarme, ello no implica que exista algo malo en mí, de repente no todas mis relaciones terminan en desastre, he pasado cosas maravillosas en ellas”.

3. Predicción de futuro: Arbitrariamente predices que las cosas no cambiarán o empeorarán. “Probablemente la perderé por algún tipo estúpido que llegue a su vida”. Puedes reelaborar así: “No hay una prueba definitiva de que la “perderé”, simplemente no está lista para casarse, deseo que consiga un buen hombre y también deseo encontrar una mujer apropiada para mí”.

4. Pensamiento del todo o nada: Aprecias las cosas en absolutos, categorías blanco o negro, totalmente bueno, o totalmente malo, no hay espacio para ver los matices. “No puedo detener el dolor, no seré capaz de funcionar normalmente”. Puedes reelaborar así: “Puedo funcionar si así lo deseo, no hay intentos, sólo acciones, y puedo empezar a poner energía en mí mismo y en mis proyectos, no puedo detenerme.”

5. Lectura de mente: Asumes que las personas están reaccionando negativamente hacia ti cuando en verdad no hay evidencia para ello. “Ella nunca me quiso, solamente me usó de forma egoísta”. Puedes reelaborar así: “ella me demostró que estaba atraída hacía mí, que ella esté pensando en lo mejor para su vida, no significa que me haya usado, no puedo ser “usado” a menos que yo lo permita, y nadie me obligó a seguir esa relación.”

6. Etiquetación: Te identificas a ti mismo o a los demás con errores y fallas y les pones etiquetas de “tonto”, “fracasado”, “inútil”, “feo”, en vez de ubicar la causa del problema y aprender a hacer las cosas de un mejor modo. “Soy un tonto, un perdedor, un estúpido, di lo mejor y me quedé con todo el dolor”. Puedes reelaborar así: “No soy un tonto, soy un ser humano, ser rechazado es parte de la vida, y no puedo depender de lo que otros piensen de mí por mucho que los quiera y sean importantes para mí, simplemente debo saber mejor hacia quién deposito mi confianza y a quién entrego mis sentimientos. Solo yo defino mi realidad, y soy valioso e importante.”

7. Generalización: Ves un evento negativo como un patrón sin fin de fracasos. “No merece la pena creer en el amor o en las mujeres, no puedes creer en nada, todas son iguales”. Puedes reelaborar así: “No es razonable pensar que todas las mujeres son así, y que todas las relaciones terminarán de esa forma, pensar así sólo me llevará a seguir repitiendo patrones. Creeré que otros mundos son posibles.”

8. Filtro mental: Te quedas en un simple detalle, así que tu visión de la situación se convierte en algo oscuro. “Olvidó que hoy tengo que presentar un informe trascendental para mi empleo, es una persona que no se preocupa por mí”. Puedes reelaborar así: “Quizá olvidó una fecha importante, pero ella ha hecho cosas maravillosas por mí, y cuando enfermé aquella vez ella estuvo ahí para atenderme, o aquella vez que estaba endeudado ella se solidarizó con mi situación y me ayudó a ahorrar.”

9. Menospreciar lo positivo: Es algo parecido al filtro mental pero aplicado a ti mismo, y consiste en que tus cualidades positivas o logros no sirven para nada. “Soy un fracaso, de qué me sirve ser tan comprensivo y noble, eso no sirve para nada, sólo para que se aprovechen de mí”. Puedes reelaborar así: “Ser comprensivo es una cualidad que me permite conectar con las personas a un nivel profundo, es importante para mí y no dejaré de serlo sólo por una experiencia de rechazo. Soy una persona valiosa y eso seguramente es muy valorado por amigos y es una cualidad atractiva”.

10. Razonamiento emocional: Das razones a tus sentimientos, los justificas. “Estoy tan triste, lo que me ha pasado es una verdadera tragedia, voy a enloquecer”. Puedes reelaborar así: “me ha pasado algo verdadera difícil, pero podré sobreponerme, seguir mi vida y encontrar una persona y una relación valiosa. Siempre puedo volver a comenzar. Nos caemos para levantarnos. Si estoy triste o enloquezco es porque así lo quiero, no porque tenga que ser así”.

11. Pensamientos del tipo “debería”: Te criticas a ti mismo o a los demás con “debería” o “no debería”. Sueles decir cosas como “debería tener”, “debería haber hecho”, “no debería tener”. También se procede con “debiera” o “debe”. “Debería estar con ella en este momento, debería ser mejor y más adecuado, no debería tener tantos defectos”. Puedes reelaborar así: “aunque quiero estar con ella, las cosas han tenido un motivo y seguramente hay aprendizajes en todo, tengo virtudes y defectos y aunque estoy ahora solo espero estar bien y que ella también lo esté”.

Te darás cuenta que el proceso de escribir tus pensamientos es fundamental, porque podrás darte cuenta de cuán absurdos son la mayoría de ellos, y que los dejas pasar sin darte cuenta del poder destructivo que tienen. Así que la manera de combatir pensamientos negativos es usando la misma arma: pensamientos, pero esta vez positivos, restauradores. El poder de sanación está también en la misma mente, lo que pasa es que no hemos sido enseñados en la disciplina del autocontrol.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 15 de octubre de 2007

Cultivando autoestima en soledad


Mientras buscaba imágenes para el post anterior sobre la soledad encontré que cuando pones la palabra “soledad” o “lonely” o “loneliness” en los buscadores y bancos de imágenes, el 98% de las imágenes que se encuentran son imágenes tristes, de personas llorando o cabizbajas.

En mis sesiones de coaching personal no paro de escuchar cosas como:

*”No tengo nadie con quien sentir verdadera cercanía.”

*”Cuando estoy solo me siento fracasado.”

*”Me siento inferior a las demás personas.”

*”Siempre he sido rechazado en el pasado, no creo que las cosas cambien ahora.”

*”Me siento muy viejo. Ya la vida me pasó.”

¿Te suenan familiares estos pensamientos? ¿De repente has pensado que no eres especial ni digno de compañía y afecto? Lo que he encontrado es que las personas tímidas y solitarias tienden a sentirse inadecuados y no creen que sean lo suficientemente buenos/agradables/atractivos. Estas personas ven con enorme desolación como personas muy atractivas y muy sociables tienen un éxito social y romántico enorme. Lo que ellos no saben es que ni la belleza ni la extroversión son garantía para tener amor y relaciones duraderas. De hecho he conocido a muchas personas atractivas que tienen serios problemas con la soledad y tienen dificultades en acercarse a los demás, muchos incluso han padecido por relaciones interesadas, solo los (las) buscan por exhibirlos ante los demás.

Si el atractivo, la personalidad o el éxito pueden garantizar tener relaciones con intimidad y conocimiento mutuo constructivo, ¿qué lo puede asegurar? Las personas tímidas y solitarias sufren de dos maneras, el primer problema es que no pueden sentir agrado por lo que son, ni tampoco pueden desarrollar amor hacia sí mismos. Lo que sucede es que por lo general se sienten menos deseables y menos merecedores de amor que los demás. Aprender a tener amor y consideración hacia sí mismo es fundamental para acercarse a los demás.

El segundo problema es que muchas veces están pendientes de las fallas de los demás, a menudo son obsesivos encontrando problemas en los otros y razones por las cuales deben alejarse de ellos. Es un mecanismo de defensa originado por rechazos anteriores, ante lo cual la mejor opción para ellos es “mejor rechazo yo primero antes de que me vuelvan a rechazar.”

He encontrado muchas personas que ni siquiera son conscientes de su baja autoestima, y que por el contrario afirman tener una fuerte imagen de sí mismos, sin embargo son antipáticos, orgullosos y agresivos con los demás. Otros optan por el camino de la victimización y proceden por echar la culpa de sus desgracias a que los demás tienen estándares demasiado altos y superficiales. El punto clave acá es que no pueden reconocer que su infelicidad procede de adentro y que el verdadero enemigo es su falta de sentimientos positivos hacia ellos mismos.

En este punto puedes estar de acuerdo conmigo en que la autoestima es fundamental, pero de repente te puedes preguntar: ¿Cómo puedo desarrollar sentimientos positivos hacía mí cuando me siento solo y solitario? ¿Cómo puedo proyectar alegría y confianza cuando interiormente me siento rechazado? Acá hay cuatro pasos cruciales que he evidenciado en mi trabajo profesional:

1. Deja de tratarte con malas palabras, deja de menospreciarte y empieza a tratarte de una manera más positiva, cuidadosa y responsable.

2. Dejar de ponerte en el segundo plano, o por debajo de las otras personas, aprende a ver las cosas de una manera más realista, donde así como tienes debilidades, también posees fortalezas.

3. Empieza a controlar ciertas actitudes defensivas y desarrolla una forma más saludable de valorarte.

4. Confronta y conquista tu miedo a estar solo y a la soledad.

El punto es el siguiente: si aprendes cómo desarrollar una relación contigo mismo de cuidado y aprecio, podrás lograr establecer relaciones positivas y constructivas con los demás, así como también conseguirás relaciones emocionales valiosas. Pero si continuas creyendo que solamente una persona puede hacerte verdaderamente feliz, sólo tendrás decepciones y fracasos. Entre más necesitado y desesperado estés, más propenso estarás a que los demás te rechacen, en contraste, cuando empiezas a apreciarte a ti mismo y a apreciar a los demás te encontrarás en alta demanda.

Quiero que entiendas la paradoja: Las personas te evitarán si te perciben desesperado, pero si sienten que eres independiente y que te valoras a ti mismo, empezarán a buscarte ellos mismos. Es increíble pero la dinámica social es así. Si muestras mucho el hambre no comerás. Así de simple.

Una de las mejores maneras de sobreponerse a la soledad, irónicamente, es dejar de tener citas durante un breve tiempo. Sí. Así como lo oyes. La solución no es empezar a salir con cuanta mujer encuentras. Primero deberás disciplinarte un poco, resolver unos asuntos cruciales por ti mismo y luego podrás tener la cantidad de energía que se necesita para empezar tu vida social con mayores probabilidades de éxito.

En el fondo del corazón puedes pensar que un buen amigo o un nuevo amor sería la solución a tus problemas, incluso puedes estar convencido de que la vida es vacía sin alguien en que puedas confiar y que se interese por ti. No estás equivocado al pensar eso. Lo que necesitas es una persona en especial y un grupo social en general con los que puedas contar, que te apoyen y te acompañen. La persona que puede hacer todo esto por ti ERES TU MISMO. Debes desarrollar una relación de cuidado contigo mismo antes de intentar tener relaciones constructivas y plenas con otras personas.

Uno de los grandes errores de las personas solitarias es esperar por ahí a que un amigo o una novia los involucre creativamente en SUS vidas (me refiero a la de ellos). Estas personas generalmente llevan vidas desordenadas, sin nada apasionante qué hacer, solo habitadas por rutinas, y están a la espera de alguien que los saque de ese estilo de vida, y con quienes puedan salir de sus aburridas y monótonas vidas.

Muchas personas tienen hábitos que evitan la soledad: por ejemplo prefieren no almorzar porque no tienen compañía, en las noches se sientan al frente del televisor y piensan con desolación: “Estoy solo esta noche, no hay gracia en hacer algo porque no tengo compañía.” Evidentemente esta actitud sólo contribuye a que te sigas sintiendo miserable.

La mayor parte de las personas creen que la autoestima es un sentimiento mágico, más bien elusivo, que puedes sentir, pero que generalmente escapa de ti. Sin embargo, así no funcionan las cosas. Para mí la autoestima es el COMPROMISO de tratarte a ti mismo de una manera generosa, cuidadosa y amable cuando estás solo. Es un proceso ACTIVO que por su naturaleza requiere esfuerzo y energía.

Quiero que por un momento pienses lo siguiente. Supón que esa persona especial que has estado buscando de repente llega a tu vida. ¿Cómo la tratarías? ¿Qué harían juntos? ¿Qué le ofrecerías? ¿Cómo arreglarías tus cosas para que ella las viera? Me imagino que tratarías de verte bien y proyectar tu mejor imagen. Bien, esta es la mejor manera para crear una sólida autoimagen, tratándote a ti mismo como si fueras una persona especial. Una vez que hayas comenzado a tratarte a ti mismo de forma positiva por un periodo de tiempo, empezarás a agradarte más y a sentirte mejor contigo mismo.

Si crees que no tienes cosas interesantes para hacer TU SOLO, acá te doy algunas ideas que pueden ayudarte:

*Piensa en las cosas que solías disfrutar en el pasado y hazlas nuevamente, incluso aunque pienses que definitivamente no las disfrutarás porque estás solo. Quizás tocabas guitarra cuando estabas estudiando, quizás solías hacer más deporte.

*Intenta hacer aquellas cosas que has aplazado, como arreglar tu habitación, tu apartamento, leer un libro, hacer un curso de lo que sea. Podrás sentir una enorme cantidad de energía si empiezas a poner orden en tu vida y en tus cosas, y si te presionas a hacer las cosas YA. No esperes hasta que estés “motivado” para hacer las cosas, empieza a hacerlas YA. La acción viene antes de la motivación.

*Haz algo que ayude a tu crecimiento personal, empieza a hacer ejercicio, aprender algo nuevo, quizá tienes algún mal hábito que quieres dejar, empieza a ponerte metas claras en la vida, pequeñas y grandes cosas que sientes que deberías ajustar.

*Desarrolla un talento o una habilidad: empieza karate, clases de baile, lecciones de algún arte, apreciación del cine. En estos ambientes puedes incluso empezar a conocer personas con tus mismos intereses.

*Comienza un hobby: fotografía, coleccionar algo, cocina, natación.

*Busca deportes para practicar: bolos, tenis, bicicleta, o bien, atiende a eventos deportivos.

*Busca entretenimiento, ve a la librería y hazte a un buen libro, alquila buenas películas (haz un ciclo personal de cine de mafia por ejemplo), ve al cine, ve al teatro, visita museos.

*Haz algo para otros: Involúcrate en actividades sociales o trabajos de voluntariado, emplea algo de tu tiempo apoyando a personas menos favorecidas, que quizá también están solas, pero además están enfermas o abandonadas. Seguramente te servirá cambiar tu esquema de pensamiento y vez de pensar cuánto necesitas de los demás, pienses en cuánto necesitan los demás de ti.

Cuando hayas intentado estas cosas empieza a realizar un plan para organizar tu tiempo. Realiza un plan hora-a-hora de tus actividades. Muchas personas cuando están solas se quejan de que “tienen mucho tiempo libre y tienen una sensación enorme de vacío y aburrimiento”. Pues bien, son maneras de ver la vida, pero yo pienso que si cambias tu pensamiento y pasas a ver que la abundancia de tiempo no es una desventaja, sino una oportunidad de explorar la vida de una manera plena e intensa, y quizá aprender más habilidades, más destrezas, y crecer personalmente para hacerte aún más atractivo. Si eres capaz de comprometerte contigo mismo para crecer, podrás comprometerte con otras personas.

Adopta una posición positiva, creativa, de aprovechamiento del tiempo, deja el ocio, y deja de pensar que estás obligado a sentirte mal porque estás solo. No pienses que la única manera de ser feliz es estar con alguien o tener una relación. Si huyes de estar solo sólo atraerás más soledad. Simplemente alíate con ese periodo de la vida en que no tienes relaciones, y aprovéchalo al máximo. Piensa que estar solo nunca debería hacerte infeliz, lo que te hace infeliz es tratarte a ti mismo de una manera desconsiderada y descuidada.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

martes, 9 de octubre de 2007

Indicadores de la soledad


¿Te sientes solo y te gustaría tener mejores relaciones con las personas? Si la respuesta es afirmativa, piensa que, irónicamente, no estás solo en pensar de la forma que lo haces. En un estudio reciente realizado por Psychology Today, más del 50% de 40.000 personas investigadas declaró que a menudo se sentían solas. Un 71% de personas entre 18 y 24 años se sienten solos, mientras que 69% entre 25 y 34 años, y un 60% en edades entre 35 y 44 años.

Muchas personas que están solas no siempre se sienten solitarias, la razón es que se sienten bien consigo mismas, y están en un proceso de aprendizaje y crecimiento personal que necesita solamente de ellos mismos. En contraste, he encontrado personas que están rodeadas de relaciones sociales, de familiares preocupados por ellos, incluso con relaciones estables, pero se sienten desesperadamente solas e infelices.

Una de las razones de su infelicidad es que poseen una forma negativa de pensar sobre sí mismos y sobre los demás, por ejemplo alguien que se siente inferior probablemente se esté considerado como una persona que no merezca muchas cosas positivas o buenas. Otro ejemplo: quizá puedes creer que no mereces ser querido porque no te adaptas a una medida arbitraria de atractivo, inteligencia o éxito.

He encontrado a muchas personas que se encuentran solas, y tienen un sentimiento de desesperación y angustia. Creen que estar solo es terrible, y se la pasan preocupándose por la posibilidad de nunca tener una familia, o alguien que los complemente. Para otros el sentimiento es de amargura, se mueven a través de resentimiento, culpando a otros por sus problemas (los demás son superficiales, los demás son mediocres, los demás son arribistas, los demás son vanidosos, etc). Algunas personas se sienten sin esperanza porque se la pasan diciéndose mensajes que dicen que nunca encontrarán la felicidad y que no pueden encontrar armonía en sus relaciones con los demás. Suelen sentirse vacios o incompletos, porque piensan que el principal motivo de realización proviene de relaciones significativas con otras personas.

Si alguna vez te has sentido solo y desanimado es muy probable que te sientas conectado con los sentimientos más negativos hacia la vida, tu estado de ánimo es triste y melancólico, y tu fuerza para emprender actividades es escasa. Una de las cosas que debes tener equilibradas para disponer de mayor energía y usar completamente tus recursos es manejar los sentimientos que la soledad provoca en ti, si lo consigues, casi por arte de magia podrás establecer mejores relaciones con los demás.

Quizás no te has dado cuenta que esos sentimientos negativos asociados a tu soledad, se vinculan a ideas que no tienen un sustento lógico y real, aunque puedan parecerte absolutamente razonables. Aunque es una idea controversial pensar que la soledad y la depresión provienen de pensamientos negativos o desordenados, sin embargo existe un considerable cuerpo de evidencia que apoya este concepto. Un estudio con hombres y mujeres depresivos y hombres mujeres sin depresión mostró que aquellos eran más susceptibles de interpretar tanto los eventos negativos como los positivos en una forma ilógica, irreal y pesimista, también se evidenció la tendencia según la cual sus sentimientos estaban determinados por la forma en que pensaban de las cosas.

Por ejemplo, el estudio muestra que ante una ruptura amorosa una persona sin depresión pensaba: “me siento triste, pienso que extrañaré a la persona, pero voy a concentrarme en salir más”, esta respuesta es apropiada y es realista. Aunque esta persona se siente decepcionada, no se culpa a sí misma o a la relación, ni afecta su autoimagen o autoestima. Esta actitud propicia el uso de recursos y la deja con una alta probabilidad de mejorar sus relaciones en el largo plazo.

En contraste, una persona deprimida expresó lo siguiente: “me siento triste, infeliz, herido. Pienso en qué pude haber hecho mal para que esto sucediera, tengo un problema serio para vincularme. Me siento maltratado y no sé si pueda ser el mismo luego de lo que me ha pasado.” Este pensamiento ilustra un patrón que es común en las personas solitarias: arbitrariamente se culpan a sí mismas y se descalifican, diciéndose en su diálogo interno que no son buenas, adecuadas, asumen que su problema no tiene solución y que el futuro no se vislumbra claro.

La psicología está desarrollando modelos que pueden ayudar a reformular pensamientos negativos, invertirlos y convertirlos en pensamientos positivos, de tal manera que se sientan más positivos y dispuestos a querer y ser queridos y cuidados por amigos y pareja.

En lo personal he desarrollado un instrumento (un test) que permite establecer el grado de autoestima de una persona, y cruzarlo con el nivel de intimidad que puede lograr en contacto con otros. La aplicación en mis clientes de coaching me ha mostrado una serie de perfiles que a continuación quiero compartir con ustedes:

1. Personas con baja autoestima: Muchas personas que son tímidas y solitarias sufren por sentimientos de inferioridad porque constantemente se comparan a sí mismos con otras personas a quienes ven con mayor atractivo, carisma, inteligencia o dinero. Generalmente se envían mensajes como “soy un perdedor, no soy tan inteligente/bien parecido/adinerado como él(ella). No hay nada interesante en mí”. En general, esto provoca sentimientos de inadecuación que te hacen perder valor a tus ojos y a ojos de los demás.

2. Perfeccionismo romántico: Expectativas no realistas acerca de ti mismo y de las personas con las que tienes citas.

Puede ser buscando un perfeccionismo en la pareja, en la cual sientes que tu pareja tiene que ser esa persona ideal con la que has fantaseado (o quizá la imagen de una relación anterior significativa que se Tenía y que aún no has superado). Lo que sucede es que cuando alguien empieza a mostrar interés en ti, sientes decepción porque esa persona no se ajusta a tu imagen ideal o no es como quisiera que fuera. Puedes encontrarte fácilmente enojado por cómo es y se comporta, o tener pensamientos obsesivos que te apagan cuando ves rasgos físicos o de personalidad. La conclusión es que la persona no era lo suficientemente adecuada.

Puede expresarse también como un perfeccionismo personal, y se debe al énfasis que hace nuestra cultura en el carisma, la inteligencia, el atractivo, la popularidad y el éxito. Muchas personas solitarias asumen que esas cualidades son prerrequisito para una amistad o una relación de pareja. El mecanismo de estas personas es que fundamentan su autoestima en su apariencia, preocupándose demasiado por su diferencia con los parámetros más populares de belleza y atractivo, y terminan sintiéndose no deseables e incómodos con lo que son.

El perfeccionismo romántico puede ser una manera de evitar la ansiedad que lleva consigo involucrarse íntimamente con alguien, generalmente por miedo a no poder manejar una relación con altos niveles de gasto emocional. Generalmente estas personas no han podido solucionar ciertos miedos, o bien poseen inhibiciones a niveles inconscientes (relacionados con su sexualidad), o no han podido trascender una relación significativa que se tenía.

3. Perfeccionismo emocional: Muchas personas sienten que deberían tener sentimientos románticos de excitación o plenitud máxima en una relación, de lo contrario no hay manera de vincularse con alguien. Cuando los sentimientos románticos empiezan a decaer y el impuso o emoción inicial hacia la otra persona empieza a perder su intensidad, concluyen que han empezado a querer menos. Creen que una pareja jamás debe discutir, tener desacuerdos o momentos de tensión. Temen a los conflictos que pueden surgir porque piensan que las diferencias y desacuerdos son peligrosos para la relación. Idealizan las relaciones hasta el punto de pensar que la relación debe ser siempre positiva y armónica.

4. Timidez y ansiedad social: Muchas personas solitarias se sienten incómodas en grupo o muy nerviosos cuando tienen cerca a alguien que les gusta mucho. Piensan que sentirse tensos e inseguros es vergonzoso, así que tratan de esconder sus sentimientos pues temer aparecer como débiles o inseguros. Se la pasan inmersos en pensamientos sobre las dificultades que tienen para expresarse, para parecer interesantes, o para establecer un diálogo. Concluyen que sentirse tímidos y nerviosos es un verdadero obstáculo para acercarse a las personas. Lo que no descubren es que su falta de aceptación, no su timidez, causa los mayores inconvenientes.

5. Desesperanza: Muchas personas solitarias se sienten sin esperanza sobre la posibilidad de tener un círculo de amigos o encontrar una pareja. Sienten que no tienen lo que se requiere para ser socialmente aceptado, esta creencia actúa como una profecía de auto-cumplimiento en la cual termina por cumplirse aquello que se ha temido, la razón es que una vez que alguien se rinde no hay mucho que se pueda hacer.

6. Alienación y aislamiento: Algunas personas solitarias tienen problemas para hacer amigos y para encontrar grupos u organizaciones con las cuales se puedan sentir cómodos. No saben dónde encontrar nuevas personas, así como tampoco son hábiles rompiendo el hielo con ellos. Terminan por convencerse de que son “diferentes” y que no tienen mucho en común con los otros.

7. Sensibilidad al rechazo: Algunas personas solitarias están constantemente temerosas por el rechazo, así que no pueden enfrentarse a riesgos como salir y conocer nuevas personas, o tener citas románticas. Esta sensibilidad al rechazo se puede dar por varios tipos de pensamiento distorsionado:

*Generalización: Las personas creen que los rechazos se dan si parar porque existe algo inherentemente malo/inadecuado/incorrecto en ellos.

*Culpas dirigidas a sí mismo: Personas que tienden a culparse a sí mismos por los problemas en sus relaciones, tienden a asumir que cualquier conflicto en sus relaciones se debe a fallas que ellos poseen. Tienen una imagen que los responsabiliza y los culpabiliza por todo.

*Pensamiento del tipo “todo o nada”: Ciertas personas cuando rompen una relación concluyen que TODA la relación fue una falla en sí misma, fue un error (o también piensan que ellos mismos son un total error). En lugar de dar un balance a los aspectos fuertes y a las debilidades de la relación, aprender de la experiencia y crecer, estas personas optan por hacer un inventario de fallas y defectos y alejarse por completo de todo contacto.

*Lectura de mente: Las personas con pensamiento negativo tienen a asumir que los otros tienen pensamientos y sentimientos negativos sobre ellos, y constantemente andan malinterpretando todo. Incluso asumen que eventos perfectamente neutrales son rechazos, por ejemplo, si la otra persona está ocupada y no puede extenderse conversando, ellos lo asumen como si les estuviera sacando el cuerpo.

*Actitud defensiva: Ante la crítica, incluso comentarios constructivos, reaccionan insistiendo en que ellos están “bien” y el mundo o los demás están “mal”

8. Miedo a la soledad: Algunas personas solitarias pasan un gran trabajo intentando ser felices cuando están solos. Creen que no se pueden sentir completos, plenos y seguros a menos que tengan a otra persona cerca. Cuando están solos se tratan con descuido, no muestran mucho amor propio y su temperamento generalmente es de molestia, no se involucran en actividades donde puedan sentirse más productivos. Terminan por transmitir este sentimiento a las otras personas, quienes los perciben como necesitados y desesperados.

9. Desesperación: Algunos no solamente sienten la soledad como un destino y una fatalidad, sino que además de eso se sienten asustados y angustiados cuando están solos. Una de sus mayores motivaciones (o la principal) para establecer relaciones es la de evitar los sentimientos de desesperación, abandono que sienten estando en soledad. Su búsqueda de otras personas en el fondo termina siendo un acto de egoísmo, en lugar de buscar a otra persona con la intención de compartir con otra persona para cuidarse mutuamente, construirse y aprender.

10. Miedo de comunicar quién se es: Ciertas personas temen compartir sus sentimientos y pensamientos con otras personas debido a que las otras personas pueden disminuir su percepción. El mecanismo acá es que estas personas piensan que sentirse deprimido, solo o inadecuado es un signo de debilidad, así que desean que nadie se entere de lo que les sucede. También sienten que sus ideas e intereses son estúpidos, y piensan que las otras personas no estarían interesadas en ellos.

11. Incapacidad para expresar los propios sentimientos y pensamientos: Encuentran difícil decirle a otros lo que desean porque lo sienten como deseos o necesidades inadecuadas, o que quizás no lo merecen. También tienen dificultades para decir “no” porque los hace sentir culpables. Sienten que son responsables de hacer sentir a los otros bien y complacerlos, incluso pasando por encima de sus propias necesidades.

12. Resentimiento y Amargura: Piensan de los demás en términos de amargura y crítica, acusan a las personas de no ser amigables, de ser vanidosas.

13. Depresión: Las personas que se sienten solitarias tienen más tendencia a la depresión y a tener una baja autoestima. Los síntomas de depresión incluyen sentimientos de desánimo, falta de motivación, tendencia a la crítica y a culparse a sí mismo y a los otros.

14. Miedo al vínculo: Encuentran que las relaciones cercanas los limitan y terminan por asfixiarlos y confinarlos a una relación de largo plazo o compromiso exclusivo con una persona. No pueden experimentar el amor como una aventura emocionante, sino como una cárcel que los limita.

De repente te has visto reflejado en algunas de las 14 categorías, pues no estás solo en esto, hay muchas personas que también se sienten así, incluso en algunos momentos de su vida muchas personas han pasado por momentos de pensamientos y sentimientos como los que describo. La buena noticia es que es posible cambiar pensamientos, creencias y sentimientos, de tal manera que puedes detectar qué está frenando tu progreso hacia una vida social plena y hacia una relación de pareja constructiva y emocionante. En los próximos post trabajaré sobre este tema y te daré claves para que te acerques cada vez más a tu verdadero potencial.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 5 de octubre de 2007

Método Indirecto Vs. Método Directo


Hay una discusión de vieja data entre el método directo y el método indirecto, ambos son estrategias diferentes de seducción, y hoy quiero ocuparme de este tema y aclarar mi posición al respecto, muchos lectores me han pedido clarificación sobre el tema y hoy justamente voy a abordar este tópico.

Abordaré este post en tres secciones:

1. Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a COMPORTAMIENTO.

2. Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a CREENCIAS.

3. Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a RECHAZO.

Comencemos entonces:

Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a COMPORTAMIENTO: Los defensores de la aproximación directa afirman que no se deben ocultar las intenciones seductoras, simplemente afirman que es aceptable que una mujer sepa que tú estás interesado en ella, su frase sería algo así como “Me gustas y voy a hacértelo entender cada vez mejor”. Mientras que los defensores de la aproximación indirecta tratan de disimular el interés jugando con la intriga y el misterio, empiezan una transición desde la indiferencia hasta el interés, su frase sería algo así como: “siempre estarás dudando si me gustas o simplemente soy una persona divertida”.

En la aproximación directa, no es necesario declarar con palabras el interés, simplemente la actitud demuestra un interés y un gusto manifiesto por la mujer. Cuando pienses en este método recuerda las películas de James Bond, donde cada vez que interactúa con una mujer no oculta su gusto por las mujeres con las que se comunica. Algunas personas partidarias del Método Directo no son nada sutiles y describen con lujo de detalles a una mujer lo que desean con ella, incluso con pocos minutos de conocerla.

En la aproximación indirecta se esconden las verdaderas intenciones al inicio, y jugar con la intriga y el poder que tiene que ella no sepa con certeza si le atraes o no. Es un comportamiento seductor, pero la diferencia es que ella nunca estará segura si en verdad deseas algo o simplemente eres así con todas las mujeres. Es como decirles: “hey no me estoy fijando en ti, no estoy interesado en ti, sólo quiero tener tu opinión sobre algo…” Es una posición clásica de seducción, donde se dan encuentros, tres o cuatro citas y luego te lanzas al beso, que finalmente delata tus intenciones.

Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a CREENCIAS: El método directo y el indirecto tienen una clara diferencia en cuanto a mentalidad y al marco de creencias. La gran diferencia se da en que una mentalidad directa está trabajando bajo la presunción de que eres una persona adecuada para la mujer, que incluso eres un premio y en ese lugar te pones en un sitio de tanta confianza o seguridad que dices “incluso puedo decir mis intenciones y lograr atraerla”.

Mientras que la Mentalidad Indirecta trabaja pensando en que debes probar que eres adecuado para ella, y que si la mujer conoce tus intenciones se pondrá en un lugar superior al tuyo, donde perderás poder y serás rechazado.

Puedes iniciar una conversación con lo que desees, digamos que inicias hablando sobre una película que has visto recientemente y que te ha parecido sensacional. Tu comportamiento, lenguaje corporal, tonalidad, emociones y creencias DICEN Y MANIFIESTAN que tu eres tan bueno como ella es, tan entretenido, tan divertido y tan seguro de ti mismo que ella es la mujer que tu quieres para que esté contigo. Tú te comportas como una persona que tiene bastante atractivo, una persona demasiado interesante, que sabe lo que quiere.

Te voy a poner dos escenarios ficticios:

Escenario 1: Conoces a una mujer y tú consideras que aunque es bella es normal, y que más allá de la belleza física deseas conocer algo más profundo de su personalidad. Te sientes como un hombre interesante y divertido, así como con atractivo para ella. No necesitas pedir su aprobación para ser justamente como tú eres.

Escenario 2: Conocer a la misma mujer y quedas paralizado con su belleza, te preguntas si será posible que una mujer semejante se fije en ti, de repente te encuentras nervioso y justificándote a ti mismo si eres adecuado para ella, si le “das la talla”, sientes que te falta dinero, atractivo, humor y contacto social. No te sientes lo suficientemente bueno. Sin duda en este último escenario estamos viendo un ejemplo de inseguridad.

Desde hace un tiempo estoy siendo partidario de un juego mucho más directo, donde no te andes con muchos rodeos, jueguitos, rutinas, frases enlatadas, historias que todos ya saben, y una serie de artilugios para lograr su atención… lee detenidamente estas últimas palabras… sí LOGRAR SU ATENCIÓN.

Y yo pregunto en este punto: ¿por qué carajos tienes que buscar llamar su atención?

No es acaso esa una posición suplicante, donde el bufón se pone por debajo del rey que pretende complacer.

¿No sería más interesante un juego parejo donde muestres atractivo y ambos estén en el mismo lugar buscando atraer atención mutuamente? Yo digo, ambos actúen como reyes.

Algunos maestros envían un mensaje contradictorio, dicen algo así como: “no seas suplicante con una mujer, sin embargo aprende de memoria una serie de rutinas hechas por gente anónima de Internet y repítelas como un robot, repite las historias de otras personas, vive la vida de otras personas, viste ropa para verte como otras personas para que puedas agradarle a esa mujer que te gusta”.

Como ven el mensaje es engañoso y no va a la base de control emocional y juego interno que yo defiendo en este blog. Claramente debes tener una estrategia, para diferenciarte de otros muchos hombres que se acercan a esa mujer, pero las estrategias en general se enfocan a que puedas proyectar lo que tienes, que seas divertido y confiado, y que entiendas que acercarse a una mujer no tiene mayor misterio si tu proyectas comodidad en tu propia piel, y vives una realidad fuerte.

Seguramente has vivido experiencias de rechazo en tu vida emocional, pues el trabajo es interno, con tus emociones y con aquello que proyectas para vencer el rechazo e ir empezando a ganar más victorias. Cuando haces esto, cuando ves a las mujeres sin miedos y nerviosismo, estás listo para hacer el paso a un juego directo.

Cuando crees que estás de igual a igual has cambiado las creencias de tu mente y te ubicas en una mentalidad de Método Directo, ya no te importa disimular tus intenciones, estás tan seguro de ti mismo que simplemente crees que eres digno y apropiado para esa mujer que te gusta.

Diferencia entre Juego Directo e Indirecto en cuanto a RECHAZO: Una de las razones para el juego indirecto es el frágil ego masculino ante el rechazo. Si andas ocultando tus intenciones y haciéndote pasar por un amable e interesante desconocido las posibilidades de un rechazo son menores, así como sus concomitantes efectos en tu ego.

Cambiando al juego directo, un hombre demuestra su interés a una mujer, su rechazo no está en mente, no hay posibilidad de que ella rehúse interesarse en alguien como él, no demuestra ninguna necesidad, simplemente muestra una seguridad arrolladora y cree que es la mejor versión de sí mismo. Cree en sí mismo, y tiene alejada cualquier duda y temor.

¿Cómo afronta un rechazo alguien que juega directamente?

Sencillo, cree firmemente que no es un rechazo personal, no lo toma como un ataque a su ego, autoestima o a lo que es. Simplemente entiende que hay gustos diferentes, afinidades y tendencias, y que eso no dice nada sobre nosotros mismos. Si manejas una pensamiento de “no apego a nadie”, simplemente podrás decir con tranquilidad “Next”.

La idea es que estés seguro de lo que eres, y que no caigas en la filosofía de “actuar hasta conseguirlo”, porque al final tú no puedes mentirte a ti mismo. La idea es que debes estar cómodo contigo mismo hasta tal punto que un rechazo no toque el centro sólido de tus emociones y autoestima.

¿Cómo crees que es la mentalidad de un deportista de alto rendimiento? Simplemente piensa: soy el mejor del mundo, mi técnica y recorrido me hace capaz de vencer cualquier obstáculo, jamás perderé así esté en desventaja. ¿Tú crees que Roger Federer se anda por ahí diciendo algo así como “vaya… he llegado acá por pura suerte… ojala no vaya a perder… no soy tan bueno como todos creen… doy asco… soy un miserable… si pierdo me retiro del tenis”? ¿Verdad que no?

Y acá repito una cosa: el camino para adquirir un sistema sólido de confianza y unas creencias de alto rendimiento es eso precisamente UN CAMINO, toma trabajo, y perder ciertas batallas para que vayas ajustando tu sistema y tu juego se perfeccione, pero en general es un trabajo que da un 75% de estudio personal y un 25% de interacción con otros. Tienes que conocerte, estudiarte y dominar tus miedos, emociones y proponerte lo que quieres de la vida. Nadie lo hará por ti, y eso será justo lo que ofrecerás y te hará atractivo.

Vives en un planeta de 5 billones de personas en cerca de 200 paises. Vives en este diminuto planeta en una galaxia gigante, con estrellas 10.000 veces más grandes que nuestro Sol, en un universo inexplicablemente enorme. Si una mujer está interesada en ti o no lo está no tiene mucha importancia. No estás buscando la cura del cáncer, o la salida al calentamiento global, o la iniciativa para alimentar a los niños hambrientos de Africa. Tú estás hablando con otra persona, un igual a ti sin importar si tiene más dinero, más posición social o menos. Son un mismo organismo, con semejantes parásitos intestinales y con bacterias que degradan la comida. Si ella está contigo está bien, lo mismo si no lo está, la vida es una y tienes que pensar en moverte y vivirla plenamente. Tú defines lo que la vida significa, y no haces a través de otras personas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

--------------------------

P.D. En la revista colombiana Aló de la quincena de Octubre pueden encontrar un artículo escrito por mí titulado "Después de los cachos y la segunda oportunidad ¿Qué?" (Pág. 80).