viernes, 30 de noviembre de 2007

El primer beso


¡En hora buena! Has conseguido que ella salga contigo, más de una vez. Devuelve tus llamadas y te muestra indicadores de interés.

Excelente. Sientes que todas las horas invertidas leyendo este blog por fin dan sus frutos. Ahora por favor no lo eches todo a perder en el primer beso.

Por favor!

La mayoría de las mujeres creen que en el primer beso está todo lo que necesitan saber sobre el futuro de un hombre, el sexo y su carácter. Sin embargo no te asustes, en este post te diré todo lo que necesitas saber sobre el primer beso, todo lo que debes conocer para dar una impresión inmejorable y que ese beso confirme todo lo que has construido hasta ese momento con ella.

Un beso no es nada menospreciable. El beso es una muestra sencilla pero profunda de afecto, el beso es la llave que abre la puerta a la mente, el alma y el cuerpo de una mujer. Se dice popularmente que los ojos son el espejo del alma, y no es menos cierto que los labios desvelan el carácter y la personalidad de alguien. Nuestros labios responden a las emociones: sonríen, se fruncen cuando hay tristeza o ira, y pueden convertirse en aquello en que las palabras no pueden: en besos.

El secreto para dar besos inolvidables es el siguiente: mantenlos simples, sensuales y emotivos. Y mejóralos vez tras vez. No busques impresionar, esa es la manera más segura de decepcionarlas.

Quiero que consideres las siguientes cosas:

1. Aíslala: Hay algo casi evidente en el primer beso: ustedes deben estar solos. Piensa que es un momento que debe ser perfecto, lejos de interrupciones y socialmente aislado, muchas personas fracasan porque piensan dar sus primeros besos en reuniones, o en lugares donde tienen la presencia de amigos y conocidos. Grave error. Gravísimo. El primer beso tiene un componente paranoico, y es un pensamiento en forma de “no quiero que nadie me vea… por si acaso”. Y ese “por si acaso” significa “por si acaso no es la persona indicada sólo Yo lo sabré.” Hazlo también a solas para evitar un rechazo por estar con el círculo social, y por garantizar que no estés nervioso ni ansioso por los demás. Recuerda que el primer paso para un beso es llevarla a un lugar y un momento donde se sienta cómoda, protegida y segura.

2. Revisa tu aliento: Por Zeus. No desperdicies tu oportunidad por tener aliento a carne de cerdo o a atún. Una buena manera de evitar esto es evitar darle un beso luego de una cena abundante en alimentos olorosos como ají, ajos o fríjoles. Evidentemente deberías cargar una caja con mentas o spray bucal, y revisa bien tu momento para estar preparado.

3. Elige tu momento: Tienes que saber cuándo es el momento adecuado. Por ejemplo cuando hay una pausa en la conversación, revisa su mirada, si sostiene la mirada cuando existen pausas en la conversación, si de repente ha mirado tus labios, si no se distancia cuando tú te acercas. No intentes besarla cuando están conversando, no creas que hacer eso te dará una imagen de persona espontánea, simplemente harás de ese beso algo incómodo o estarás arriesgándote demasiado y propiciando un rechazo.

Y quiero que en este punto tengas algo en claro. Si rechazan tu beso no significa que todo lo que has visto como indicadores de interés y actitudinales haya sido un espejismo de tu febril mente. Simplemente hay momentos, y he conocido muchos casos donde un rechazo de un beso no ha significado el final. Si te sucede esto debes manejar la situación con toda la seguridad del mundo, no te pongas nervioso ni tímido, tampoco demuestres un esfuerzo por disimular, simplemente dile “lo lamento… sé que no ha sido un buen momento para darte un beso, pero simplemente tenía una curiosidad”. Esa palabra es muy importante “una curiosidad.” Si ella desea indagar y te pregunta “qué clase de curiosidad” o algo parecido, simplemente le dirás “quería conocer el sabor de tus labios.” Y dilo con una enorme sonrisa, nunca bajes la mirada, nunca muestres miedo ni vergüenza. Ahora bien, si ella te dice algo negativo como “la curiosidad mató al gato” o algo del estilo dile “este gato que tienes al frente tiene nueve vidas, aún me quedan ocho.”

El ingenio siempre vencerá cualquier resistencia. Incluso, si lo haces bien puede que sea ella la que luego te dé el beso. Lo he visto muuuuchas veces.

Continuemos entonces…

4. No preguntes: Nunca, léelo bien, Nunca le pidas a una mujer permiso para besarla. Jamás. Queda rotundamente prohibido. Never. A las mujeres les gustan los hombres que toman riesgos, especialmente les atraen los hombres apasionados que no piden permiso para el placer. Si pides permiso parecerás un hombre tímido, un novato quinceañero o una persona insegura. No pienses que es algo “caballeroso”, o algo “dulce”.

Generalmente las mujeres dicen “No” cuando les preguntan si las pueden besar.

Ridículo. Totalmente adolescente.

Sé un hombre y bésala de una maldita vez!!!

5. Tómalo con suavidad: Muévete hacia el beso con suavidad, haz de cuenta que es como si fuera en cámara lenta. No hay nada que más desagrade a una mujer que un beso demasiado rápido o demasiado brusco.

Así que relájate, toma respiración profunda y haz que el momento dure. Disfruta y aprecia cada segundo.

6. Contacto físico: Justo antes del beso, puedes iniciar tocando su cabello, haz algún comentario y dile que te encanta su cabello, si ella te sonríe empieza a jugar con tu mirada, mira primero sus ojos, luego sus labios, hazlo sólo un PAR DE VECES. Si ella no parece incomodarse, sonríe y permite que toques su cabello o su mano sin incomodidad entonces puedes lanzarte.

Es importante que hagas contacto físico en la escena del beso. Pon tus manos en su cadera, pasa tu brazo por su cuello, mientras le das el beso pon tu mano en su cara, simplemente tócala, puedes acariciar su cabello también. Puedes terminar tu beso con un suave beso en su mejilla o en su frente. La idea es: acaríciala, y siente como el fluir de la atracción se dirige desde tus dedos y tu mano hasta todo su cuerpo, siente cómo ese beso la inunda, siente cómo ese beso le hace sentir cada vez más atracción. Puedes intentar el siguiente camino: tocar su oído, luego su cara, luego subir por su cabello y bajar hasta acariciar suavemente su cuello, con un dedo simplemente.

Los besos no solo se dan con los labios sino con la mente. Afortunadamente somos pocos los hombres que sabemos eso!

7. Cierra tus ojos: Asegúrate de cerrar tus ojos mientras la estás besando. No hay nada más bizarro para una mujer que abrir un poco sus ojos y encontrar tu mirada fija, si te sorprende sin cerrar los ojos pensará que no estás disfrutando el momento, así que se sentirá insegura y arruinarás el momento. Recuerda que un gran beso es mucho más memorable cuando tú estás inmerso en él, cerrando tus ojos podrás visualizar y disfrutar de un momento único. Los primeros besos de una relación jamás se olvidan y siempre se recuerdan. No olvides eso.

8. Cuida la lengua: No seas muy agresivo en tu primer beso, debes ser suave, y cuidarte de no hacer besos a la francesa al menos durante el primer beso. Si lo haces así dejarás expectativa para los próximos besos. Recuerda: nunca agotes tu repertorio demasiado pronto y siempre déjala esperando por más.

9. No babees: Ok. Ok. Sé que es desagradable, pero un beso se da en los labios y no en toda la cara. Que ella no piense que la acaba de lamer el perro de su casa. Que no parezca un beso dado por Alien el octavo pasajero. He escuchado a muchas mujeres contando esa historia de un tipo que las besó y las baboseó, y es horrible, a mí también me ha pasado y puedo decir que sería preferible coger a besos el sifón de la cocina.

10. Sé el primero en terminar el beso: Muestra que tienes el control y que tienes dominio propio, que no eres un ansioso que quiere quedarse pegado a sus labios por siempre. Así que sé tú el que finaliza primero la escena, haz tus besos más suaves y luego apártate.

11. Disfruta con la anticipación: Si tienes los suficientes indicadores de interés podrás saber si está lista para el beso, así que puedes intentar ser un poco más provocativo de lo usual. ¿Cómo lo harás? Sencillo, haciendo falsos acercamientos, como si fueras a besarla, pero no lo haces, como si te arrimaras a ella, pero resulta que te acercaste a tomar un cenicero, o una botella de cerveza. Mantenla inquieta, con la pregunta mental: “¿será que me va a besar?”.

12. No olvides más besos: Si tienes éxito ese primer beso se convertirá en más besos, así que debes tener cuidado con ellos, hazlos más variados, más largos, más cortos, más intensos, más despreocupados y juguetones, recuerda no usar tu lengua demasiado a menos que ella lo busque. Cambia los ángulos con movimientos de tu cabeza, alterna entre su labio superior y el inferior. Esa variedad le mostrará que sabes exactamente lo que haces.

Si sigues estos puntos seguro podrás llevar las cosas a otro nivel con total confianza y tranquilidad.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Los Demonios Internos del Seductor


Hoy quiero hablar de los miedos, más específicamente aquellos demonios internos que todos tenemos, y no los quiero enfocar como enemigos que hay que vencer, sino como aspectos de la vida que es necesario dominar, y que de hecho pueden ser dominados. Estos demonios tienen como labor exclusiva sabotear todos nuestros intentos por tener éxito, dejar viejos vicios inútiles y adquirir nuevas costumbres que nos llevan al triunfo.

El miedo es una emoción que puede llegar a bloquear nuestra disponibilidad para el triunfo y para el acceso a los nuevos recursos que has estado aprendiendo en este blog. Nos paralizamos ante una mujer hermosa, nos paralizamos ante una oportunidad de trabajo, al hablar en público y tener que presentar un proyecto, nos nublamos, no podemos pensar con claridad y terminamos equivocándonos, o peor aún, no atreviéndonos. Lo que te voy a enseñar en este post es a enfrentar ese miedo y convertirlo en un valioso recurso.

Aunque parezca una contradicción, a lo largo de los años la psicología ha descubierto que cuando las personas se muestran dispuestas a tolerar la ambigüedad y la paradoja y se deciden a explotarlas, pueden darse cuenta de nuevas perspectivas y desarrollar nuevos recursos.

La clave está en aprender a interpretar las contradicciones que tenemos a diario. Las grandes y las pequeñas. La idea es aprender a hacer uso de la interpretación de contradicciones tan pronto se presentan, en cualquier momento y en cualquier lugar.

¿Cuál es la principal contradicción que asoma cuando queremos hacer algo como hablar a una mujer, o intentar algo nuevo? El miedo.

Todos tenemos nuestros demonios personales, que se vinculan a hechos muy puntuales en nuestra historia y con nuestros puntos débiles. Los demonios personales son aquellos que aparecen para distraernos en nuestro camino de progresar, ser líderes y mejorar, son aquellos que nos hacen caer en la zona de los mejores amigos, los no nos hacen no atrevernos a hablar, callarnos un apunte divertido. Son los principales enemigos del seductor.

Los demonios personales pueden perseguirnos desde el pasado, tendernos una trampa en el presente o acecharnos desde el futuro. Suyo es el poder de despertarnos en la noche, de hacernos perder el hilo de nuestros pensamientos, de poner en duda nuestra confianza, nuestra seguridad o nuestra técnica. Provocan malestar y miedo en nosotros. En últimas terminan por bloquearnos y tumbarnos en el mismo sitio de fracasos y proyectos sin emprender o sin terminar.

¿Cómo se manifiestan estos demonios? En forma de ataques de pánico, traumas, ansiedad, timidez excesiva, ira, vergüenza. Lo que busco en este post es mostrarte la manera en que puedes desestabilizar el dominio que tienen esos demonios sobre tu vida y sobre tu camino, de tal manera que puedas aprovecharlos incluso para sacarles provecho. La idea es aprender a entender el mensaje que el demonio intenta transmitirle, en lugar de solo intentar evitarlo o escapar de él, de tal manera que recuperes cierta influencia sobre ti mismo y tu situación.

Los demonios son reales porque nos implican de forma real. Nos atrapan en medio de experiencias intensas, de sentimientos intensos y reacciones intensas. Dado que podemos recordar es posible reproducir acontecimientos del pasado recurriendo a una amplia gama de experiencias sensoriales. De hecho, puedes volver con facilidad a una experiencia aterradora, por ejemplo, aquella noche en que esa preciosa mujer se burló de ti delante de sus amigas, esa vez en que otra mujer te dijo “te veo sólo como un amigo”, “no siento de igual manera que tú… lo siento.” Debido a nuestra imaginación podemos anticiparnos a los hechos, sin importar que en realidad se cumpla o no, por ejemplo puedes perder la oportunidad de dar un beso sólo al recordar un rechazo pasado.

Los demonios te quitan poder de las siguientes maneras:

*Destruyen tu concentración. Por ejemplo, pueden estropear un abordaje a una mujer, simplemente puedes distraerte y no escuchar con atención lo que dice, o no prestarle cuidado a los indicadores de interés físicos y actitudinales. Quizá al hacer un abordaje sientas que te sonrojas o que comienzas a sudar en exceso.

*Los demonios lo enfrentan a usted mismo, ya sea porque está demasiado ocupado peléando por portarse como un tonto, un débil, un perdedor, o sencillamente porque te cuesta sentirte tú mismo al lado de una mujer hermosa.

*Los demonios te despojan de la seguridad que tienes en ti mismo, te apartan de tu juego interno, te hacen olvidar la estrategia, y por ejemplo puedes caer en llamarla cada 2 horas, darle demasiados regalos justo apenas la conoces o declararle tu amor como si fueras un quinceañero.

*Los demonios te desequilibran. Te vuelves más susceptible a los rechazos naturales, y tus emociones se mueven a extremos de alegría y desgracia con un chasquido de dedos de la mujer que te atrae.

Ya sean reales o imaginarios, del pasado, del presente o del futuro, internos o externos, tus demonios pueden atraparte y dominarte por completo. Es como si fueran un ente que absorbiera todo tu poder y se alimentara de él.

Ante el demonio personal se levanta algo llamado “PODER PERSONAL”, y tiene que ver con la propiedad y con las opciones. La palabra “Poder” tiene la misma raíz latina que la palabra “potencial”, una raíz que significa “ser capaz”. De una y otra manera, los demonios afectan esta capacidad. Te hacen menos capaz, te inhabilitan social y afectivamente. Matan al seductor al cual intentas dar vida.

1. El demonio te quitará libertad personal: Se asegurará de que permanezcas dentro de tus límites de seguridad, evitará que salgas a la calle, que salgas a conocer nuevas personas, que concretes una salida con esa mujer que te gusta. Te pondrá barreras una y otra vez. Puede que leas atentamente estos post, pero de repente a la hora de aplicar quedarás paralizado.

2. El demonio te despojará de tu capacidad de influir: La influencia es el uso intencional y deliberado de poder. Significa dirigir la energía para conseguir lo que se quiere. Y es un componente esencial en el proceso de convertirse en dueño de uno mismo y moldear la vida. Ese demonio evitará que domines el marco en tus interacciones sociales, te convertirá en uno más sin que puedas destacar.

3. La libertad de ser plenamente tu mismo sin conflicto interno: Si tu demonio es la desaprobación, el temor al fracaso o el riesgo de ponerse en contra de los demás, quizá has dejado de ser auténtico. Que toleras lo intolerable, que no te defiendes, que no asumes riesgos. Que no te das cuenta del poder oculto que tienes.

Entonces, ¿cómo es que creamos esos demonios internos? Haz las siguientes preguntas para reflexionar si estás creando demonios internos:

1. Marginas algunas de tus partes, ya sea porque las desapruebas o porque son demasiado dolorosas. Por ejemplo, malos hábitos, traumas con mujeres o pensamientos de “no ser digno” como para tal o cual mujer.

2. Te niegas a ti mismo. Por lo general actuamos así cuando ponemos a otros en primer lugar, o cuando sencillamente no nos permitimos vivir experiencias placenteras, ya se trate de pequeñas cosas del día a día o de grandes eventos.

3. Reprimes tus propios conocimientos, sentimientos o deseos, cosas que tú sabes que existen en alguna parte de ti mismo. Puede que ignores los mensajes que le vienen de dentro, que niegue la validez de tus sueños y que te recrimines cuando tienes metas y proyectos personales, cuando quieres cambiar y ser la mejor versión de ti mismo.

4. Te entregas a la lucha interior. Cuando no tienes un acceso abierto a todas las partes de si mismo, resulta difícil trabajar con los conflictos que surgen entre ellas. De eso modo te conviertes en la víctima de guerras intestinas, de discusiones que no paran de dar vueltas y vueltas, sin vencedores, con sólo perdedores. Y eres tu quien peor parado sale.

5. Te cierras. No es de extrañar que demasiado dolor, demasiada confusión, demasiado conflicto, demasiados agravios hacia ti mismo te agoten. Y cuando estamos agotados, nos cerramos. Las personas se pueden cerrar a sus emociones, a sus cuerpos, a sus pensamientos y a sus deseos.

La idea es DARLE LA VUELTA AL MIEDO. Y esto lo vamos a hacer en un proceso de tres pasos:

Primer paso: Reconoce lo que realmente sucede. Las personas que saben reaccionar ante una emergencia suelen tener una estrategia para evitar agobiarse. No se dejan llevar por los sentimientos, no se imaginan situaciones futuras y se centran en hacer lo necesario. La idea es que no conviertas una situación en lo que no lo es, no conviertas un abordaje en un rechazo antes de que intentes acercarte a una mujer. No dramatices, no exageres.

Segundo paso: Cambiar de estado. Utiliza la adrenalina para darte un momento a ti mismo percibir la intensidad de tus emociones. Esa es la energía precisa que necesitas para emprender lo que necesitas hacer.

Tercer paso: Buscar el valor de la señal del demonio. Pregúntate lo siguiente ¿Por qué un temor especialmente se vuelve recurrente en su vida? ¿Por qué este? Si tienes miedo a lo que los demás piensen de ti, que te desaprueben, quizá que se burlen de ti, empieza a trabajar en pensar que quizá eres tú mismo quien se está desaprobando, y que esas voces que oyes y esas personas que ves y que te ignoran, son una PROYECCIÓN de lo que tú piensas de ti mismo. ¡Entonces cámbialas! Procede a escuchar esas mismas voces que te aprueban, que desean estar contigo, mira esos rostros cómo te señalan y te admiran, imagina rostros diferentes, mujeres hermosas, imagina esa mujer que tanto te atrae y con la que no te has atrevido a hablar.

Identifica tus demonios, ubícalos en tu mente, y empieza a saber que la única manera de triunfar es arriesgándote, que lo que los demás piensen sólo será resultado de tu propia estima, de tu propia seguridad y tu propia confianza.

Piensa que no hay nada difícil, y que si lo crees podrás conseguir aquello que necesites. Que si lo crees y combates tus demonios podrás acercarte a ser ese seductor que está en tu mente, esa persona que busca y encuentra, en esa persona que sin siquiera hablar tiene a un montón de personas detrás suyo.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

martes, 20 de noviembre de 2007

Psicología del Carisma


¿Qué diferencia una noche exitosa de un verdadero fracaso? ¿Qué hace la diferencia entre un seductor que sale y es como Satanás arrasando con cuanta mujer se encuentra y un perdedor que es rechazado una y otra vez en esa misma noche e interactuando con las mismas personas?

¿Será algo llamado Carisma y que de repente no es enseñable porque es algo como innato a unas personas? ¿Es porque sufrimos una posesión satánica que nos hace arrasar en una noche a cuanta mujer encontramos? ¿Será porque nos hemos aprendido de memoria a Mystery, Style, Tyler Durden, Jlaix, David De Angelo, Naxos, y todos esos loquitos?

Evidentemente no es por ninguna de las anteriores razones. De hecho la respuesta es una mezcla de juego interno con habilidades de interacción que alguien consolida y otro no. La diferencia la hace algo llamado compromiso constante por mejorar. Y es que muchas personas han sido tímidas toda su vida, han vivido subyugadas a los dominantes del grupo, pero han caído en la cuenta de que pueden hacer algo para cambiar su situación, de tal manera que se comprometen para que al costo que sea se conviertan en mejores versiones de sí mismos.

Y es en este punto donde revelo parte de mi método de enseñanza y coaching, y es un método natural, porque no me gusta que mis alumnos anden por ahí recitando frases de entrada, rutinas y eso, aunque las enseño eso es solamente parte del juego inicial. Siempre estimulo la creatividad y la improvisación, salir con cosas siempre nuevas, frescas, adaptadas a cada persona, enseño a leer en frio a las personas, y así saber crear nuevo material de interacción social. Mi método es una estrategia social, donde las personas pueden relacionarse potencialmente con cualquiera, sin importar edad, sexo, condición, status social, belleza y riqueza. Igual puedes relacionarte con un niño de 5 años y hacerle la charla y entender su mundo y sus fantasías de niño, igual puedes hablar con una anciana y hacerle las preguntas indicadas para que te enseñe algo, o puedes hablar con una mujer de 19 años, o de 39 años, y si te gusta alguien puedes entrar en una conversación igual que lo harías con cualquiera.

Mi método se basa en eliminar la ansiedad social que a veces sienten las personas al intentar hablar con desconocidos, el nerviosismo por pensar en no ser aceptado, la timidez de no encontrar un tema en común. Mi método se dedica a crear maestros de la conversación, del humor y de la seguridad, y como ya sabrán eso es dinamita de seducción. Y claro, todo eso condimentado con estrategias de manejo de personas y de grupos, y un poco de teoría sobre como funcionamos los hombres y las mujeres y qué es lo que estropea las relaciones y la atracción.

Hay algo que se llama Carisma, y es algo que, modestia aparte poseo, y que busco enseñar a mis alumnos y a través de este blog. Lo que entiendo con la palabra carisma es una combinación de características, todas ellas enseñables, y todas ellas capaces de ser aprendidas.

Así que acá viene la pregunta que guiará el resto de mi reflexión: ¿Qué es aquello que constituye el carisma y cómo alguien es capaz de aprender las habilidades necesarias para tener carisma?

Para mí el carisma se constituye por una especie de encanto personal que hace que le caigas bien a todo el mundo, que las personas te vean como alguien interesante y deseen conocerte. El carisma es también una habilidad para conectar con las personas, para construir conexión en cuestión de segundos o minutos. El carisma es la habilidad de despertar confianza y que incluso desconocidos abran su corazón y depositen secretos en ti. Es casi un poder sobrenatural de seducción.

Casi...

Porque es algo bien natural y que requiere solo un poco de atención y de disciplina para ser aprendido. Y acá daré algunos tips para desarrollar ese carisma, y al menos empezar a aprender este arte que tiene sus detalles bien importantes:

1. Uso de la sonrisa: No sonrías inmediatamente conoces a alguien, ni tampoco a todo el mundo. No parezcas un modelo de revista. Demuestra que tu sonrisa vale, y que es algo que no das a cualquiera. Así que para dar esa impresión lo que debes hacer es mirar al rostro de la otra persona por un segundo, hacer una pausa y luego esboza tu sonrisa, y que sea una de esas sonrisas amplias. El segundo que dejas pasar antes de sonreír demuestra a los demás que tu sonrisa es legítima.

2. Uso de la mirada: Un estudio realizado en Boston mostró buscó aprender el efecto preciso de la mirada. Los investigadores pidieron a hombres y mujeres mantener una conversación de dos minutos entre ellos. Solicitaron a unas personas que mantuvieran contacto directo hasta el punto de poder contar cuántas veces parpadeaba su interlocutor, a otras no se les dieron instrucciones específicas sobre la mirada que debían establecer. Cuando interrogaron a los que habían sostenido la mirada relataron haber experimentado emociones de respeto y afecto. El contacto visual intenso puede parecer intimidante al principio. Yo soy conferencista y las personas que más llaman mi atención son aquellas que siento con una mirada atenta a lo que digo, y puedo decir que establezco una conexión con ellos en cierta forma.

Además investigaciones hechas en Yale, han confirmado que un contacto visual sostenido da la impresión a tu interlocutor de que está con una persona inteligente y un pensador abstracto. Entre más contacto visual, concluía la investigación, más sentimientos positivos. Una estrategia es que cuando vayas a mirar a otro lado que no sea la cara de tu interlocutor debes hacerlo muy lentamente, con movimientos pausados, pensando que con ello generas el interés en ella de “a dónde está mirando”. Tienes que aprender a manejar la mirada y ser totalmente consciente de hacia dónde se dirige, aprende a calcular tus párpados, para cerrar un poco los ojos cuando tu interlocutor dice algo serio o te cuenta un problema, aprende a achicar un ojo más que el otro. Usa tu mirada como el más poderoso instrumento de seducción y de interacción social.

Otra técnica de mirada consiste en algo llamado Epoxy Eyes, y es una técnica muy famosa en estrategias de negociación. Requiere al menos 3 personas para que lo intentes: tú, tu objetivo y otra persona. Funciona así: usualmente cuando hablas con dos o más personas, tú miras a la persona que está hablando, sin embargo, la técnica Epoxy Eyes sugiere que te concentres en la persona que escucha –tu objetivo- más que en la persona que habla. Esta sutileza desorienta al objetivo y hace que se pregunte “¿Por qué esta persona me mira en vez de mirar a quien habla?”. Sentirá que estás interesado en sus reacciones y en cierto punto eso logrará ponerla un poco nerviosa. Esta técnica usada en todos los campos gerenciales y que estoy compartiendo contigo es algo que transmite que posees una total confianza en ti mismo. También debo advertir que simplemente consiste en poner un mayor acento en la persona que escucha, pero también mirar a los demás, no quiero que parezcas un idiota mirando a tu objetivo. Epoxy Eyes es una técnica que bien manejada es dinamita.

3. Pivote Big-Baby: Es una estrategia muy usada también por políticos y en negociación, y es dirigida hacia personas que te presentan por primera vez, en ese momento lo que harás es dar una mirada intensa y profunda directamente a las pupilas, puedes motivarte preguntándote mentalmente “¿de qué color son sus ojos?”, al buscar la respuesta en sus ojos le habrás dado una mirada que no todos le han dado, luego tendrás que voltear todo tu cuerpo hacia esa persona, al tiempo que giras tus pies apuntando hacia ella y por último exhibir tu sonrisa. Inconscientemente darás la impresión de que eres una persona gentil y que te has concentrado 100% en ella durante el instante en que los presentaron. Para los que crean que esto puede mostrar necesidad, pues les cuento que están equivocados, si lo haces con la confianza y la seguridad en ti mismo necesaria, ella podrá leer en tu actitud que eres una persona carismática e importante.

4. Hacer sentir a una conocida que la conoces desde hace tiempo: Hay una frase de Zig Ziglar que dice “A las personas no les interesa hace cuánto las conoces hasta que saben cuánto les importas.” Yo digo amén. Y acá hay una visualización que nos puede ayudar en este punto, yo la llamo la “Visualización Hola Viejo Amigo”. Cuando conozcas a alguien, intenta pensar el siguiente juego mental. En tu mente mírala como si fuera una vieja amiga, alguien con quien tuviste una relación excelente hace unos años, pero por alguna razón perdiste contacto con esta persona, intentaste encontrarla pero no pudiste. De repente WOW! Después de tantos años, se vuelven a ver.

En ese punto el ejercicio mental termina, obviamente no vas a convencer a la otra persona de que son viejos amigos, o a tratarla con demasiada confianza pues te sentiría intrusivo, sin embargo te dará una nueva actitud y permitirá que manejes un lenguaje corporal confiado, el mismo que usas con las personas más cercanas a ti.

Esta técnica es poderosa porque se convierte en una profecía de auto cumplimiento en regla, porque su piensas en que esa persona ya te agrada, ella sentirá lo mismo.

Si piensas que el anterior párrafo es ridículo, deberías pensarlo otra vez…

De hecho, un estudio en la Universidad Adelphi llamado “Creyendo que le agradas o le desagradas a los demás: comportamientos que hacen que las creencias se realicen”, demostró lo que acabo de decir. Los investigadores pidieron a desconocidos que trataran a un grupo de personas como si pensaran que les caían bien, a otros les pidieron que pensaran que les caerían mal. Al final hubo una sorprendente correlación, los que pensaban que agradarían resultaron agradando, los que pensaron que desagradarían resultaron desagradando

Seguro que estas pocas técnicas bastarán para que empieces a trabajar en tu carisma, no hay duda que no pasarás desapercibido y que serás recordado por las personas que conozcas y con las que te relaciones.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 19 de noviembre de 2007

Un millon

Hoy quiero compartir con ustedes una gran alegría personal. Este blog ha completado UN MILLÓN de visitas. En menos de un año de trabajo consistente he logrado traer muchos visitantes a este sitio. Muchas vidas se han cambiado, muchos solitarios han dejado de serlo, y muchos triunfadores recién han nacido a un mundo de poder, recursos y éxito. Para mí es un honor ser su anfitrión, coach y maestro en estos meses de recorrido.

Más de 100 escritos y más de 1000 comentarios me hacen pensar que existe un interés muy grande en este mundo de la seducción. Y ya habrán nuevas noticias muy buenas para el 2008.

Gracias a todos por seguir pasando.

Un saludo y un abrazo cordial desde lo más profundo de mí.

Y…

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 16 de noviembre de 2007

Reflexiones sobre la misoginia


Digamos que he estado en bastantes interacciones sociales, en muchos contextos, desde los más raros hasta los más usuales, he estado con grupos juveniles, de adolescentes, de adultos, de mayores, en clubes, en bares y fiestas privadas, y he compartido con una amplia gama de personas, gustos y aficiones, desde grupos de jóvenes metaleros, punkeros, hasta grupos de personas de sesenta años ultra católicos. Pues bien, esa interacción me ha dado un amplio panorama de las personas, de formas de ser, y puedo decir que soy una persona estudiosa del comportamiento humano, me gusta ubicarme como un tercero y observar a los toros desde la barrera. Gracias a la PNL he agudizado mis sentidos y puedo estar hablando con alguien y estar pendiente de otra conversación, incluso estar mirando y pendiente de otras personas. Hoy día he estado más bien retirado en mis proyectos, concentrado y con ganas de un poco de privacidad y tranquilidad en mi vida.

Ya no soy amigo de grandes multitudes entre las que no puedes ni caminar, ni bailar, ni nada. Ya no me gustan esos sitios donde para entrar tienes que hacer una fila enorme y casi suplicar porque te dejen entrar, y es que es bastante interesante el concepto que tiene nuestra sociedad, le suplicas a alguien para que te acepte tu dinero y te permita consumir en su negocio. Creo que es un concepto del club Studio 54 de New York por allá en los 70s.

De hecho, detesto hacer filas, ¿quién no se ha quejado por hacer una fila en un banco? ¡Vaya pérdida de tiempo! Pero hacemos filas enormes en la portería de una discoteca/antro. Irónico. Supongo que la diferencia radica en que no queremos hacer fila para verle la cara a un cajero y pagar los servicios, pero sí para tener la oportunidad de relacionarnos con mujeres y ver personas exclusivas, probablemente no está mal hacer fila con la esperanza de tener sexo en esa noche con alguien que se puede conocer en estos clubes.

Digamos que he visto muchísimas interacciones entre hombres y mujeres, los he visto coquetear, rivalizar, hacer amistades, he visto relaciones armoniosas (con sus problemas y cosas claro está), he visto manipulaciones, he visto miles de perdedores, y decenas de ganadores, y también he visto personas que están genuinamente interesadas y felices por estar rodeadas de otras personas.

Y en el mundo de la seducción, y en los ajenos a este mundillo loco, he visto hombres que creen que las mujeres son el demonio, que son malas, que hay que “ganarles”, que hay que “vencerlas”, que hay que no dejársela “montar”. Incluso algunos me han dicho que son el “enemigo”, que son “siniestras, superficiales, injustas, jodidas”. Y no hacen sino hacer referencias negativas a las mujeres, y creen que mis estrategias son para subyugarlas.

Evidentemente no comparto esas posturas, aunque como todo hombre he tenido mis vivencias negativas con algunas mujeres. Y es que hay de todo.

Sin embargo, me refiero acá a posiciones misóginas, donde los hombres se ponen en la posición de odiar manifiestamente a las mujeres, hablar cosas de lo peor, y buscar la manera de ponerlas a sus servicios como fieles esclavas sexuales.

Lo que he descubierto es que las personas con más odio hacia las mujeres son aquellas que tienen más carga de romanticismo en sus venas, tienen una especie de romanticismo incurable, idealizan en su interior a la mujer, pero la castigan por mantenerse esquivas a sus deseos y sentimientos. Las personas con pensamientos misóginos, en el fondo, han padecido dolorosos rechazos o engaños por parte de las mujeres, incluso de aquellas mujeres con las cuales no se han relacionado románticamente, por ejemplo, rechazos de la madre, de las hermanas, de cualquier presencia femenina en la vida.

Otra explicación que encuentro a la misoginia es que detrás de ella se esconde una culpa hacia los propios deseos sexuales orientados hacia la mujer, en donde se siente que aunque el hombre desea para sí todo el poder, se está sujeto al poder de decisión y de seducción que tienen la mujeres, de tal manera que son vistas como algo “tentador” y “perverso” que “juega” con nuestros egos y con nuestra equilibrio mental y emocional. Podría decir que la misoginia es un miedo íntimo y visceral que tiene el hombre a su propia debilidad, a que su poder se vea vulnerado y se le vea como alguien frágil. Es un miedo a la propia fragilidad, porque se es frágil ante la mujer, ya sea ante su belleza, su poder sexual o su sensibilidad.

Por eso existen misoginias que sienten que esa flaqueza o debilidad se evidencia en una relación a largo plazo, estable y comprometida. He conocido hombres que solamente tienen sexo con las mujeres, las buscan solo para ello y evitan construir relaciones, y lo que uno escucha son términos realmente misóginos, donde es claro que las utilizan para complacer un instinto, y donde con el sexo implica un acto de poder y dominación del hombre a la mujer.

Bueno, el tema viene a que muchos llamados Maestros de la seducción tienen rasgos seriamente misóginos, y es algo realmente preocupante, tanto por los efectos que tiene sobre las mujeres como por las creencias que se están desarrollando en muchos aprendices, creencias que tienen que ver con las mujeres y con su rol en una relación con los hombres, creencias sobre el sexo y creencias sobre el poder.

Todo viene al caso porque en un foro de seducción (a los cuales la verdad poco entro, porque me parece más de lo mismo, consejos del sentido común y mucha palabrería de verdaderos inexpertos). El caso es que en este foro había afirmaciones como las siguientes (y que quede claro que abro comillas y cito algo que no es mio...)

*Una cosa debes dejarle clara: si renuncia a ti, renuncia a un sueño.

*Sus ofensivas: ella está buena y tú no eres más que un mierda al que no se quiere follar. Tus ofensivas: eres el mejor, y ella una pobre diabla por estar con un tipo peor que tú.

*Su objetivo: demostrarte que no eres nadie y que lo que ella tiene vale más que tú. Bajarte la moral. Tu objetivo: demostrarle que eres mejor que lo que ella tiene. Bajarle la moral.

*Si te resiste, admira su resistencia: tú limítate a ser el peor de los cabrones. Si pese a ello no cae, alégrate: tal vez existan mujeres diferentes en el mundo.

*Jamás idealices un coño (si idealizas lo que a ella casi le da asco, ¿en qué te conviertes?).

*Que jamás te afecten sus prejuicios, neuras personales y demás gilipolleces. No confundas sus problemas con los tuyos. Ríete de ellos en tu fuero interno.

*Cuando hace lo que quieres, ella es especial… ¡qué digo, UNICA! (Es decir si se acuesta con el seductor) Cuando se niega a cooperar, es una de tantísimos millones; no le hagas ni puto caso.

*Ofrécele todo lo que te pida y más. De boca, claro.

*No la sobrerrespetes. Y toma todo lo que te permite tomar.

*El seductor, para no levantar sospechas ni rencores, debe ser más amable y generoso que el resto.

*El seductor necesita “traje” de buena persona.

*No sacrifiques nada por ninguna. Tu vida es ya perfecta sin ellas…

Bueno, y las perlas siguen y siguen. Realmente me ha dado pereza hacer una recopilación exhaustiva (como saben si algo valoro es mi precioso tiempo y mis energías), y en los foros norteamericanos y británicos he encontrado cosas peores, incluso fotos donde las mujeres son exhibidas como trofeos de cacería, fotos donde es claro que son mujeres borrachas, o incluso esas mujeres que se toman fotos con todo el mundo o que se acuestan con todo el mundo. Uno puede ver a Hugh Heffner en su programa The Girls of the Playboy Mansion, tener a 3 mujeres sin mayor profundidad a la manera que un magnate tiene a 3 mascotas. Es una manera de misoginia que pone a la mujer por debajo de la voluntad masculina y la somete con obsequios y comodidades y se alimenta solamente de su sexualidad y de la apariencia que ofrece ante los demás el andar acompañado por mujeres hermosas y sumisas.

Eso para mí no tiene el más mínimo mérito.

Y sobre todo me preocupa que muchos aprendices tomen esas enseñanzas y las incorporen a su sistema de creencias. Porque veo demasiados alumnos metiéndose este tipo de cosas en su cabeza y repitiendo a manera de mantras afirmaciones como las descritas arriba, y me pregunto yo ¿qué clase de imagen de la mujer tiene alguien que habla en la manera en que habla el que escribió lo que acabo de citar arriba?

Pues bien, no hay que ser un psicoanalista para observar que su imagen de las mujeres es que son enemigos, que son ventajosas, que son manipuladoras, que no merecen respeto, que son problemáticas y que son una mente a subyugar. ¿Qué pasaría si las mujeres pensaran lo mismo? Bueno… de hecho muchas mujeres, que a mi modo de ver han perdido la inocencia de la humanidad y que quizá han sido agredidas, piensan igual de nosotros, y parecemos ser sus enemigos. Y resulta que el campo de la seducción se ha vuelto una verdadera batalla de quién es el gato y quién el ratón, quién se deja hacer daño y quién lo hace, quién baja la guardia y quién aprovecha.

La verdad, eso se me hace un verdadero desastre.

Porque luego llegan personas a quienes les toca lidiar con personas buenas pero con las emociones destrozadas, paranoias inexplicables y sentimientos mancillados. Personas que han sido violadas en su autoestima, en sus emociones, que han sido utilizadas sin compasión, que han sido abusadas hasta el límite, cuya confianza ha sido traicionada. Son personas incapaces de dar, simplemente se vuelven egoístas, desconfiadas, y devuelven al mundo lo que reciben, y generalmente son inocentes los que reciben sus golpes. Y la cadena se multiplica y se multiplica como un virus de agravios, desamor e infidelidad.

Y muchas veces nosotros somos los que hemos iniciado la cadena.

Por eso he querido dedicar este post a este tema, y mi reflexión es la siguiente: las estrategias sirven como un mapa para orientarte sobre el terreno, pero no son y no deben ser un instrumento para destruir y tomar a personas como conejillos de indias y utilizarlas en nuestros experimentos de seducción. Mi visión es la siguiente: si alguien te atrae legítimamente, si sientes que de repente surgen sentimientos hacia alguien debes ser leal, debes ser constructivo y siempre dejar a una mujer mucho mejor de lo que la encontraste.

El seductor debe ser una fuerza de la naturaleza que solo ofrece lo mejor, que evidentemente no es ningún idiota ingenuo caído del zarzo y que no le meten los dedos a la boca. Es alguien que sabe utilizar la estrategia y la malicia de una manera seductora y constructiva para estar alerta, que como un ninja siempre está con los reflejos alerta, pero que busca construir con las mujeres una compañía de ayuda, placer, y sentimientos orientados hacia la construcción.

En serio a veces pienso que muchos seductores se pierden los verdaderos placeres de la vida por andar inventando guerras y revanchas y odios camuflados como reglas para seducir.

Una última reflexión: ¿Qué resulta de un encuentro entre un misógino y una mujer que se odia a sí misma?

¿Interesante verdad?

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Consulta: Aproximaciones, Estrategia y Control


Hoy voy a resolver unas cuantas consultas interesantes y diferentes que han llegado a mi correo:

Consulta 1:

“Hola Maestro Naxos. Quiero que me ayudes con una inquietud y agradecería tu respuesta. ¿Por qué una mujer que evidentemente gusta de mí de repente se vuelve odiosa? Te contextualizaré, llegué a un grupo, hice una aproximación, y noté que mi objetivo me miraba, y su mirada era de gusto, pero luego al hablarle se portaba odiosa y me ignoraba constantemente. No supe qué hacer y quiero que cuando me vuelva a pasar la historia sea diferente. Un saludo apreciado Maestro.”

Mi respuesta:

Esto es algo que he visto muy frecuentemente. Cuando una mujer te fastidia sin razón alguna, generalmente significa que le has subido un poco la temperatura y que de repente le gustas, pero no le gusta que le estés gustando, ¿me entiendes?

Bien por ti. Lo has logrado. Pero necesitas tumbar esa resistencia si en verdad la mujer te interesa.

El punto acá es construir conexión profunda y construir comodidad y confort con ella. Acá no sirven esos truquitos que se han hecho tan populares en el mundo de la seducción, que buscan manipular un poquito, hacerse los superiores y tales. La cosa es mucho más simple… por fortuna.

Lo que usualmente hago es llegar, hacer una entrada y mencionarle que parece ser una muy buena amiga, y que a lo mejor seríamos excelentes amigos. Créeme cuando sacas esta carta por un breve instante ella pensará “¿por qué quiere que solo seamos amigos? ¿Es que no le parezco deseable?”.

Si. Lo sé. Lo sé. Tú pensarías lo mismo. Como ves hombres y mujeres tenemos muchas cosas parecidas.

Si ella piensa “¿Es que no le parezco deseable?” o cosas parecidas, lo está pasando por su mente es un pensamiento de tipo sexual, y no te estoy diciendo acá que sea del tipo de pensamiento donde se imagina una película triple x contigo. No. Es un pensamiento sexual del tipo “¿Será que no siente deseo?”. Es un pensamiento natural que tiene una mujer hermosa, generalmente están pensando “¿Hasta qué punto soy deseable?”. Y estas mujeres necesitan que cada hombre les confirme que sí son demasiado deseables.

Como ves su debilidad (ser aprobada) es nuestra fortaleza. Si hacemos diferencia habremos roto un patrón. En Programación Neurolingüística la clave para cambiar un comportamiento es romper un patrón, es realmente importante y ya luego haré una serie introductoria a la PNL.

Al ponerle la etiqueta de “mejor amiga” y teniendo en cuenta que estés mostrando valía y siendo atractivo, ella necesitará mostrar valor para que tu cambies tu percepción y ella finalmente piense “Ufff, por fin me ve deseable… ya me estaba asustando pensando que no era mi día.” Para cuando esté pensando eso la idea es que también esté pensando “Uff, por fin me ve deseable… ya me estaba asustando pensando que no era mi día… pero… la verdad es que también me gusta este tipo… wow ¿qué me está pasando?”

Seguro puedes ver la diferencia entre ambos tipos de pensamiento. Y ya te mostraré como llegar a ese pensamiento donde TÚ ESTÁS INCLUIDO.

Si ella anda mostrando su juego, tratando de mostrar valor, tu insistirás en decirle: “Seamos amigos, ¿vale?” Y mientras tanto tú muestra también tu valor a través de una buena conversación, sentido del humor, siendo tranquilo, natural y construyendo conexión con ella, complicidad.

El punto es el siguiente, y esta es una estrategia para jugadores avanzados: si eres un seductor en regla, no necesitas ni siquiera abrir la boca para generar atracción. Y no me refiero acá a que tengas que ser realmente atractivo, no. Lo que he visto es que cuando tienes un Juego Interno consistente y una confianza en ti mismo imparable, eso se verá en ti sin que ni siquiera tengas que esforzarte mucho. Ya verás cómo estás en una reunión y recibes miradas femeninas, incluso podrás estar tan calibrado que sabrás que esas miradas dicen “vaya, que hombre tan interesante”, “vaya, ¿a qué se dedicará?”, “¿será que tiene novia?”. Bueno, esto es algo equivalente a llegar al nivel de Caballero Jedi. Sólo la práctica te dará tan nivel de sensibilidad. En estos casos, notarás que quizá la mujer que más te interesa se hace la difícil, con ella es la que debes usar la estrategia de ser los mejores amigos.

Algunas mujeres se comportan de forma “odiosa” porque saben que la mayoría de los hombres estarán detrás de ellas justo porque se muestran como un premio y como un desafío. Cuando tu las ignoras por estos comportamientos odiosos entonces rompes su patrón, y si a cambio tu muestras valor social en tu círculo social y te ganas a sus amigos/compañeros, entonces ella querrá incluirse en tu círculo de “buena vibración”. Esto se llama “conservar el marco dominante de la interacción”. Cómo ves es un juego socialmente avanzado, y tienes que tener un buen nivel para hacerlo.

Recapitulando: lo que vas a hacer es que cuando ella se torne odiosa, vas a quitarla atención, y solamente le darás atención diciéndole que te parece que tiene material para ser tu amiga, que parece ser una amiga, que entraría muy bien en tu círculo de amigas, y cosas así. Esto hará que ella baje sus escudos protectores, que piense que no eres otro tipo más que bota la baba por ella. Sin embargo tú seguirás mostrando confianza y tus características atrayentes que ella podrá apreciar y sentirá cómo se incrementan los sentimientos de atracción hacia ti.

También he notado que acercarse a las mujeres y decirles luego de un rato que sólo quieres ser su amigo, las deja en una posición muy tranquila, quitas la presión social que viene sobre ambos y que implica que tú no quieres que ella te diga que no le gustas y te rechace, y que implica que ella no estará con la guardia arriba por si le estás coqueteando. Ambos saben que tú estás mintiendo, pero esa mentira es útil porque los relaja.

Es un juego bien sutil: consiste en que ella intenta saber por qué no te puede seducir, cuando la realidad es que todo lo que te he venido diciendo consiste en que tú la estás seduciendo pero a la manera sutil, con un juego indirecto en regla. Con las palabras de amistad tu podrás tener el dominio y el marco de la interacción, eres tú quien pone las reglas de lo que serán o no serán, y podrás aislarla fácilmente para hablar con ella y crear confort, siempre mantente muy jovial, muy natural.

Esta táctica es como cuando vas a hacer un ataque en avión y te vas por debajo del radar, vuelas bajito, casi a ras de tierra, pero el ataque se dará, de eso no hay duda.

Consulta 2:

“Maestro soy un verdadero novato. Tengo un grupo de amigos y estamos listos para salir a practicar. Dame algunos tips para empezar mis aproximaciones y llegar tan lejos como tú.”

Mi respuesta:

Además de lo que he dicho en el blog, considero importante lo siguiente:

1. No digas “señoritas/chicas/lindas/muñecas” o cosas así cuando te aproximes a un grupo de mujeres. Suena demasiado extraño y en unas acepciones suena de mal gusto, o parecerás que nunca has hablado con mujeres, o parecerás ordinario, o esas palabras no demuestran valor social, o parecerás un predador sexual que está interesando en sexo.

2. No lleves ninguna bebida en tu mano mientras haces la aproximación, solamente lo harás cuando estés en una barra de un bar o algo así. No cargues una bebida, simplemente porque inconscientemente darás la imagen de un tipo que está tomando, y no de una persona que tiene algo interesante que decir y que es diferente de la manada de ebrios del lugar.

3. No inclines tu cuerpo en tu aproximación, esto refleja una actitud suplicante típica de aprendices, en lugar de ello busca que tu OBJETIVO se incline hacia ti, ya sea sentada o de pie, que se acerque a ti sutilmente con la posición de su cuerpo.

4. Habla fuerte. No hay mucho que decir acá, pero si hablas suave parecerás de carácter suave, y por otro lado cuando una mujer te dice “¿qué dices?”, es mejor que entierres tu cabeza y salgas de ahí. Generalmente no hay nada que hacer y no sirve enviar Negas del tipo “¿eres sorda? ¿Olvidaste tu audífono?”. Mmm… no… si a conciencia sabes que has hablado suave mejora tu tono y volumen.

5. No te desanimes por el rechazo. Simplemente aprende, mejora tu técnica y no lo tomes personal. Recuerda que ni siquiera las mejores marcas dominan por completo el mercado, ¿acaso a todo el mundo le gusta la Coca Cola? ¿Acaso todos comen en McDonalds? Como puedes ver en un mundo diverso hay muchos gustos, simplemente aprende a mostrar lo mejor de ti y a ofrecer lo mejor de ti y a crecer todos los días aunque sea un poquito. Incluso, ni siquiera las mujeres más hermosas les gustan a todos.

Consulta 3:

Naxos, cómo hago para garantizar que una mujer saldrá conmigo una segunda vez, y para garantizar que me devolverá llamadas y estará pendiente de mí. Espero tu respuesta ansiosamente. Un saludo desde Arkansas.

Mi respuesta:

Hay algo que todos buscamos y se llama CONTROL. Control de tu vida, y en lo posible de la vida de los otros y aún más si es posible control de las circunstancias. Yo creo que el control es una ilusión que nos deja la impotencia de que no existe en realidad existe algo allá afuera de nuestro control que puede cambiarnos la vida en solamente un segundo. Si bien es cierto tenemos en nuestras manos nuestras vidas y nuestras circunstancias, y podemos modelar nuestras creencias para visualizar éxito, también hay cosas que se pueden salir de las manos en segundos. Y la historia ha dado miles de ejemplos de eso.

En la seducción, los seductores buscan controlar la mayor cantidad de factores, y tienen algo así como un check list donde verifican que todos los pasos se hayan cumplido, porque si es así la conquista será segura. Bueno, una ilusión más que me corresponde señalar. La libertad humana es algo que no podemos pretender controlar de forma completa, y eso solamente lo piensan los políticos, los publicistas o las Iglesias. En el campo de la seducción la libertad es algo maravilloso que necesitamos apreciar, porque entre más libre sea una mujer para estar con nosotros y para aceptar una relación más legítimos serán sus sentimientos. De repente algunas escuelas de seducción buscan introducir una serie de trance en las mujeres para que queden hipnotizadas con nosotros, eso se me hace una triste ilusión y una cruel manipulación, y lo peor de todo, un engaño a nosotros mismos.

Una de las cosas que sale de nuestro control es el momento en que hemos pedido el teléfono y estamos en ese hoyo negro de tiempo donde tenemos que llamar y concretar un segundo encuentro. Es en este punto donde la mayoría de aspirantes a seductores se decepciona y sufre, es el punto donde la libertad de ella puede significar que no quiera volver a salir.

Hay algo interesante acá y es algo que yo llamo VALOR AGREGADO. Cuando hablas de una marca, como una marca de gaseosa, o de computadores, tu escoges una marca por algo llamado VALOR AGREGADO, es decir, porque un computador marca X te da más cosas que un computador marca Y aunque ambos cuestan lo mismo, un computador te da una cámara de 2 mega pixeles, mientras otra no te da nada. Eso es VALOR AGREGADO.

Lo mismo pasa en la seducción, ¿por qué debería ella volver a salir contigo? ¿Por qué debería devolverte la llamada? ¿Por qué debería empezar una relación contigo? Porque muestras que tu valor agregado es superior a lo que encuentra en otros competidores, valor agregado como ser atractivo, inteligente, cuidadoso, protector, proveedor, sabio, honesto, sexual, lo que sea. Para que ella te llame, debes mostrar que ALGO PASA DIFERENTE EN SU VIDA cuando está contigo, que sólo pasa CONTIGO, que solo TÚ LO PUEDES OFRECER.

Piensa en lo siguiente ¿Qué estoy ofreciendo en la vida de los otros? ¿Qué agregas a la vida de los otros cuando estás con ellos?

También piensa lo mismo a la inversa: ¿Qué me está ofreciendo ella para que mi vida sea mejor con ella que sin ella? ¿Qué me está haciendo ver ella en mi vida que antes no veía? Si descubres que es algo superficial busca más adentro, si no lo encuentras y es lo que buscas pues no te conformes. un inconforme, siempre busca la mejor de las mejores opciones posibles.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 9 de noviembre de 2007

Habilidades para escuchar


Una de las características de un buen seductor es que es un excelente comunicador, y como tal es un excelente conversador a la vez que un muy buen escucha, pues es a través de esta última habilidad que puede conocer más de las mujeres y reaccionar ante lo que ellas dicen. Me he encontrado con un problema generalizado y es que no sabemos escuchar, por ello malinterpretamos, no nos acordamos de información relevante que ellas siempre nos están dando, y no damos la sensación de estar pendientes de lo que nos dicen.

Un excelente seductor es aquel que escucha a una mujer como si no existiera nada más que ella en ese momento. Evidentemente la idea no es escuchar quejas, historias ajenas y convertirte en su mejor amiga, ya he hablado hasta la saciedad del peligro que conlleva convertirnos en su psicólogo y confidente personal. ¿Cómo hacer para evitar esto? Muy sencillo, filtrando la información que recibimos, y siendo muy claros y específicos con aquellas cosas que no debemos escuchar, cosas de relaciones pasadas, consejos sobre otros hombres, esa es una información que un seductor siempre evade y pone las cosas en su sitio diciendo algo así como “debes tener amigas que te puedan dar mejores indicaciones que las que yo doy, por ahora si no te molesta podríamos cambiar de tema, nunca he sido bueno dando consejos sobre eso”. Y listo. Es una afirmación que se ve seguida por unos ojos abiertos de par en par en ella, pero que deja claro tu lugar.

Desafortunadamente los seres humanos hablamos más de lo que escuchamos, la ventaja que supone hablar más es que podemos controlar el marco de interacción y tener influencia sobre los pensamientos y acciones de los otros, podemos evocar en ellos sentimientos, imágenes, sonidos y sensaciones. Otra de las razones por las que hablamos más que escuchar es porque nos permite ganar respeto y admiración de otros (recuerdo mi entrevista de ayer y una contertulia que no paraba de hablar…), si no hablas los otros asumirán que eres tímido, introvertido, o que no tienes mucho de qué dialogar. En la vida pareciera que la clave del éxito es la habilidad de hablar bien, pero personalmente creo que si quieres atraer y seducir de forma consistente debes escuchar para saber qué decir de forma precisa.

He encontrado en mi experiencia que son 6 los factores que nos impiden escuchar:

1. Escuchar requiere esfuerzo: Créelo o no, escuchar requiere un esfuerzo físico, cuando no escucha a alguien el ritmo cardiaco se incrementa, la temperatura corporal aumenta y la velocidad de la respiración es más rápida. Claro está, si notarás esos cambios sería imposible que lograras concentrarte en la conversación. Así que para evitar la tentación de concentrarte en tu propio mundo de pensamientos debes permanecer atento a lo que la otra persona te dice y a sus palabras. De repente has notado que al escuchar mueves las piernas, o los pies de forma incontrolada, eso indica muchos pensamientos interiores, los cuales deben ser disminuidos a la hora de escuchar, por eso te recomiendo que hagas el siguiente ejercicio: cuando notes esos movimientos empieza a tomar conciencia de tu cuerpo, de cómo estás sentado, de la presión de la silla en tus piernas, de tus manos, recorre con tu mente todos tus contornos, verás que al tomar conciencia de tu cuerpo puedes detener esta clase de movimientos que muestran ansiedad y nerviosismo.

2. Pensamientos rápidos: Los seres humanos somos capaces de entender el lenguaje mucho antes de lo que podemos hablar. Una persona promedio puede procesar cerca de 600 palabras por minuto, mientras que lo que expresa verbalmente solo llega a 120 o 150 palabras por minuto. Es por esta razón que nuestro cerebro puede procesar las palabras escuchadas que las palabras habladas, tenemos una cantidad enorme de tiempo para divagar mentalmente, pensar en nuestros propios intereses. Así que para evitar esto, utiliza palabras como “ajá… si… claro… entiendo”, y trata de dar retroalimentación de lo que escuchas de forma muy seguida, preguntando si has entendido bien lo que te decía, y parafraseando lo que acabas de escuchar, puedes introducirlo diciendo algo así como “si te entiendo bien lo que me has querido decir es… “.

3. Falsas presuposiciones: La mayoría de las personas no escucha porque asumen que conocen lo que el otro les va a decir, y que saben hacia dónde va la conversación, también presuponen que su interlocutor es una persona muy complicada para entender, o que lo que dice es un poco de palabras aburridas y sin sentido por lo cual hay que “seguir la cuerda”. Así que en lugar de presuponer que lo que ella dice es demasiado obvio, o simple, o complejo, o aburrido deberías darte la oportunidad de escuchar atentamente. No juzgues o evalúes prematuramente a otros mientras aún están hablando, es indispensable entender las ideas antes de juzgarlas.

4. Estás preocupado: Estar distraído por tus propios asuntos no ayuda al proceso de escuchar a la otra persona. Así que en lugar de pretender o fingir escuchar por pura diplomacia, debes decir con claridad que quizá no es el mejor momento para dialogar porque tu mente está en otras cuestiones y no podrás prestar toda la atención que se merece. A veces uno necesita saber que también ellas están dispuestas a escucharlo a uno.

5. Muchas personas hablando: Generalmente uno tiene una vida ocupada, así sea un desocupado, pero se encarga de que con cosas del día a día se le ocupe el día a uno, el punto acá es que tenemos que escuchar a muchas personas, familiares, jefes, compañeros de trabajo, compañeros de estudio, vendedores, locutores de noticias, por lo cual solamente tenemos la alternativa de ser demasiado selectivos con lo que escuchamos para poder poner atención a lo relevante y descartar lo que no nos provee información útil. El punto acá es dar prioridad a las personas relevantes, a tu pareja, a la mujer con la que sales, y no perder tiempo ni esfuerzo físico en tantas personas que llegan queriendo que nos encarguemos de sus problemas y no nos dan nada significativo a cambio.

6. Distracciones: Nosotros los psicólogos lo llamamos ruido externo, sonidos como ruidos del sitio, televisores, música de fondo, tráfico, todo ello interfiere en nuestra concentración. Si encuentras que no puedes escuchar debido a algún tipo de interferencia o encuentras difícil hallar el sentido del mensaje, intenta eliminar las distracciones: bajar el volumen, ir a sitios más privados, cerrar la ventana, dejar de chatear, etc.

Para mejorar las habilidades de escucha es preciso tener 3 actitudes:

*Hablar menos: Deberíamos escuchar el doble de lo que hablamos.

*Busca el mensaje clave: Es fácil distraerse con un largo discurso que da demasiados rodeos, si de repente te haces consciente de que no estás prestando mucha atención, intenta concretar a tu interlocutor y sacarlo de los terrenos resbaladizos de la palabrería, indícale que debe ir al punto y dejarse de rodeos, que debería ser un poco más concreto.

*Haz preguntas: Para incrementar tu comprensión y dar una mejor impresión de que intentas escuchar, siempre deberás hacer preguntas sobre lo que te están diciendo, no escatimes en detalles, busca conocer todo el panorama, intenta profundizar e indagar a un nivel profundo. .

La clave de la escucha es mostrar aceptación: si la mujer se siente aceptada en lo que dice (cuando digo aceptada quiero no me refiero a juicios positivos sobre el tema, sino escucha atenta) entonces manifestará felicidad al expresar sus sentimientos y continuará verbalizando. Si no se siente aceptada se arrepentirá de haber abierto la boca y parará de hablar.

Para nosotros los hombre escuchar no es algo que se nos facilite, la razón es que la mayoría de las conversaciones entre hombres son de doble vía, donde el ritual consiste en decir algo y que la otra persona diga algo, luego uno dice algo y el otro responde con algo. Los diálogos con las mujeres, en situaciones y contextos emocionales son conversaciones de una vía, donde nuestra interlocutora habla y habla y habla y nosotros solamente asentimos, para conseguir mostrar que estamos escuchando lo mejor es pronunciar exclamaciones del estilo “mmm, wow, ajá, vaya”. También puedes hacerlo con un complemento, algo así como “mmm… eso suena… “, y añades el complemento que te parezca más apropiado, y siempre acompaña tus palabras con gestos y tono de voz empático y cercano.

Dos hábitos realmente odiosos al escuchar son los siguientes: por un lado, interrumpir frecuentemente con apreciaciones tuyas, generalmente los hombres lo hacemos por nuestro trasfondo competidor, queremos dar a entender que sabemos hacia dónde va la conversación y qué es lo que ella dirá, o nos acordamos de algo que viene justamente al caso y no dejamos terminar. Por otro lado, ofrecemos consejo, los hombres somos reparadores y solucionadores de problemas, sin embargo esto contribuye a ser etiquetados como consejeros y probablemente mejores amigos.

Por último deberías evitar frases como “eres demasiado sensible”, “no te afanes por eso”, “no es un gran problema”, no puedes ignorar que lo que te cuentan es relevante, y que en cierto nivel para esta persona esos problemas o temas son preocupantes o por lo menos importantes.

Con esta información en mente te podrás acercar con seguridad a ser un mejor comunicador, a escuchar mejor, y evidentemente desarrollarás una habilidad estratégica para llegar al potencial máximo de seducción.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Noviembre 8 En Vivo Desde Caracol Radio


Hola a todos, el día 8 de Noviembre estaré en vivo desde la cabina de Caracol Radio hablando de estrategias de seducción. El programa es de 2 pm a 4 pm. Para los habitantes de Colombia la emisora es 100.9 Fm. Para las personas fuera de Colombia que quieran oir el programa pueden hacerlo aquí, simplemente ponen escuchar en vivo y ahí se transmite.

Espero que puedan estar ahí y me acompañen.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 2 de noviembre de 2007

Juegos Mentales


Hoy quiero hablar de juegos mentales. Los seres humanos nos caracterizamos por tener intenciones y propósitos en nuestras acciones, esto implica que cuando decimos o hacemos algo detrás hay una explicación razonable a lo que decimos, buscamos con nuestras palabras y acciones comunicar algo. Las comunicaciones pueden ser sutiles, o contundentes, incluso podemos hacer algo con intenciones un poco más complejas, como quien inventa una excusa sólo para desear ser convencido y sentirse importante.

Los juegos mentales son aquellos en los cuales intentamos probar a otras personas, persuadirlas, o incluso manipularlas. Buscan intenciones determinadas y se hallan camufladas bajo actos y palabras totalmente cotidianos y aparentemente normales. Por ejemplo, la psicología inversa es una especie de juego mental donde alguien dice justamente aquello que no quiere que se haga o se diga con la intención de que eso que se prohíbe se haga. Por ejemplo, una madre le dice a su hijo rebelde que no le gustaría verlo ayudando en casa, como sabe que es rebelde también sabe que hará justamente lo contrario, es decir le ayudará en la casa.

La noticia acá es esta: en la seducción existen muchísimos juegos mentales, y así como ya he dicho muchas veces que la atracción no es una elección, también la mente juega un papel determinante, y en la seducción hay que aplicar buenas dosis de inteligencia y sentido común. En este post quiero tratar el tema de ciertos jueguitos mentales que te pueden aplicar las mujeres en tu camino de seducción, y también quiero darte las herramientas para que siempre tengas atención total y estés pendiente de lo que sucede a tu alrededor sin descuidarte. El juego de la seducción, así como el de la supervivencia se da en el terreno de la conciencia, a los descuidados les pasan por encima generalmente.

Un juego mental muy simple es este: “¿Me veo muy gorda con este vestido?”. Cuando una mujer te pregunta esto ya estás perdido. No importa lo que digas, siempre será una mala respuesta. Si ella no supiera que se ve un poco gorda con ese vestido no te lo preguntaría, así que si le dices que se no se ve gorda, ella pensará que le mientes y que además no te estás dando cuenta de cómo se ve, o no te importa. Imagina qué pasará si le dices que efectivamente no se ve bien. En fin… cómo ves no hay salida.

¿Por qué las mujeres hacen preguntas así? Bueno… porque son mujeres. Las mujeres piensan reaccionan desde un fondo emotivo, y lo hacen en una proporción mayor a los hombres. Y también algunas mujeres buscan probarte, y estas pruebas tienen que ver con el control de la relación.

Los hombres usualmente no tienen idea de estos juegos mentales, y todo lo toman con buena intención, no reflexionan, y no tienen un sexto sentido que les indique que en la vida uno tiene que estar atento. Incluso, algunas mujeres se dedican todo el tiempo a probar, y hacer odiosos jueguitos mentales, y el resultado son hombres cansados y manipulados hasta los huesos.

En la vida los juegos mentales son útiles a la supervivencia, porque te permiten calcular, medir las respuestas de otros y en últimas probar si las personas son tan recíprocas/honestas/transparentes como tú. Sin embargo, algo llevado al extremo se convierte en nocivo, e incluso abusivo.

Lo que haré a continuación es hacer un recuento de los juegos mentales de acuerdo a la fase en la que te encuentres, de tal manera que hablaré de juegos cuando conoces a una mujer, juegos cuando estás saliendo con ella, y juegos cuando estás en relación.

Comencemos entonces…

Juegos en la fase de conocimiento.

1. Ropa sexy: Ella se viste provocativamente y luego se molesta cuando nota que la estás mirando. Su juego mental acá es algo que definitivamente no es lógico para nosotros los hombres. Ella sabe que definitivamente tú la vas a mirar, y si se pone ropa sexy es porque le gusta o desea ser admirada, sin embargo ella te castiga cuando siente tu normal y natural interés.

2. Contacto inicial superficial: Ella viene a ti, coquetea e incluso actúa sugestivamente sexual sin ninguna intención de concretar una cita o involucrarse. Su juego mental consiste en que ella quiere darse un baño de popularidad y asegurarse de que es atractiva, y tú eres justamente la persona que le ayudará a elevar su nivel y su autoestima. Eres el “espejito, espejito” del cuento de Blanca Nieves.

3. No llama: Ella te da su número telefónico sin ninguna intención de salir contigo, o lo peor tú le das tu teléfono esperando que te llame y nunca lo hace. Ya deberías saber que eso NUNCA sucede a menos que te quieran pedir un favor (sólo un novato cae en la trampa de dar su teléfono a una mujer y esperar como una viuda que llame). El juego mental es una señal de poder, ella quiere asegurarse de que puede controlarte con su sexualidad. También desea quitarse de encima a un molesto desconocido en el menor tiempo posible.

4. Se hace la difícil: Te cancela una cita, no devuelve la llamada incluso estando interesada en ti. Su juego mental también consiste en un juego de poder, algunas sólo desean ver cómo las persigues y así determinar tu grado de desesperación por sexo y tu carácter. Si caes en el juego, ella sabrá que estás como un borrego detrás de ella y que tiene la sartén por el mango. A la larga terminará perdiendo el interés.

juegos Durante la fase de citas.

1. Incumplimiento de citas: Ella no te cumple una salida previamente programada, lo hace en el último minuto e incluso sin una palabra de disculpa. Su juego mental consiste en que ella sabe perfectamente que una vez que está siendo cortejada debe mantener el control, el balón en su cancha, la sartén por el mango. La idea es analizar tu nivel de paciencia, tu persistencia y calibrar si estás desesperado, o por el contrario te tomas las cosas con suavidad.

2. Te hace esperar: Ella llega tarde en repetidas oportunidades aún cuando le has hecho notar que te desagrada su comportamiento. Su juego mental interno consiste en que ella quiere saber hasta dónde puede llegar contigo, hasta qué punto eres capaz de tolerar ciertas cosas, y hasta dónde tienes el carácter para ponerte firme y decir las cosas. Si tu la esperas sin decir nada, y toleras esa falta de respeto ella podrá calibrar tu nivel de interés y podrá sentirse toda una reina que hace que su súbdito espere por una audiencia. También podrá ver que tu no valoras tu propio tiempo.

3. Citas costosas: Ella desea ir al sitio más costoso/exclusivo/play/guay, al mejor restaurante, al mejor club, y espera que tú vayas con todos los gastos y viáticos. Su juego acá es analizar tu nivel de provisión, tu nivel financiero con el fin de saber si ella tendrá que mantenerte (con lo cual perderás toda opción) o si estás dispuesto a invertir en grande.

4. Pospone el sexo: Llega al punto de excitarte para luego retirarse en el momento en que las cosas amenazan con ponerse verdaderamente calientes, también procede evitando situaciones que lleven a caricias o juegos previos sexuales. Su juego es un perfecto ejemplo de calibración del poder sexual que tiene sobre ti, así mismo también desea saber si lo único que buscas es sexo, o si tus intereses son más profundos y a largo plazo. Es una medida de protección, así como una declaración de soberanía. En algunas mujeres es una clara manipulación: si no le das lo que ella quiere, cuando lo quiere y de la forma en que lo quiere pues no habrá sexo.

5. Coqueteo: Ella coquetea en frente tuyo. Su intención es probar cuán interesada estás en ella, así como poner de relieve que ella es sexualmente deseable y que si deseas ganar sobre la competencia deberás hacer un buen esfuerzo. Claramente, hay mujeres coquetas cuya intención es el desorden, la indisciplina, de esta clase de mujeres lo mejor es huir… y bien lejos.

JUEGOS DURANTE LA RELACIÓN.

1. Comportamiento egoísta: Ella actúa de formas en las cuales se complace solamente a ella. Lo que desea ver es si te percatas de su manera de actuar, si buscas tu propio beneficio también y si te guardas amor propio. También desea ver hasta dónde puede llegar contigo en sus demandas.

2. Deseos contradictorios: Ella dice una cosa, luego hace otra. Por ejemplo, te dice que no tiene importancia el sitio a donde vayan, o la actividad que hagan, pero luego se molesta por tu decisión. Lo que en verdad ella quiere es conocer cuál es tu carácter y si sostienes las decisiones que haces, y también quiere saber si la conoces tan bien como para saber qué le gustaría (lo que equivale a todo un acto de telepatía en regla). Como en el caso de la pregunta por su vestido, este es un escenario con grandes probabilidades de derrota, a menos que tengas el carácter de señalas sus malcriadeces.

3. Comparación con otros: Te compara con los novios de sus amigas. Lo que su juego mental indica es no se siente satisfecha con tu forma de ser o con lo que le ofreces o con las maneras que tienes para hacer las cosas. Desea que adquieras hábitos, costumbres de los novios de tus amigas. Un comportamiento así no debería ser tolerable.

4. Salidas de tono: De repente le pueden dar rabietas, puede actuar inconforme, mimada, caprichosa o jarta. El juego mental busca saber cuánto aguantas sin quejarte, también busca un poco de control, y efectivamente con carácter deberías lidiar ese tipo de cosas.

Evidentemente los diferentes juegos mentales se pueden superponer y pueden darse en diferentes momentos, por ejemplo, los juegos de la fase de conocimiento pueden darse en la relación y viceversa. Como verán es algo bien intrincado.

La clave con los juegos mentales, es detectarlos y señalarlos, si son desconsiderados no deberías tolerarlos e indicar claramente tu molestia con estos comportamientos. Si la cosa sigue y sigue, abandona el barco.

La idea de todo es que ambos sostengan una relación recíproca, dando y recibiendo, no es algo de proporciones perfectas 50/50, porque no estamos hablando de matemáticas sino de relaciones, así que simplemente la cosa es dar la mayor felicidad posible, y sentirse también a gusto y libre a la vez. La comunicación honesta debería reemplazar los juegos mentales en los que también los hombres caemos, de esta manera podemos acercarnos a saber lo que el otro piensa, siente y desea. La toma de decisiones y las responsabilidades deben ser compartidas.

También se honesto, y no temas querer lo que quieres, ni te avergüences de necesitar lo que necesitas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!