martes, 26 de febrero de 2008

Exceso de equipaje (Parte 2)


En el post anterior hablé de exceso de equipaje y te di algunos síntomas a los que debes estar atento. Te dije que tu misión consiste en no dormirte en los laureles sino estar un poco pendiente de esas cosas extrañas que invaden una relación. Y es que quizás a menudo estás buscando a alguien para empezar una relación, y quizá estás buscando solamente basado en criterios de apariencia, sin darte cuenta que puedes estar saliendo con alguien que ha sido “seriamente herida” en su pasado y que como consecuencia llevan secuelas psicológicas de daños y desbalances emocionales que aún no han resuelto.

Yo no digo que necesariamente tienes que alejarte de una mujer así, simplemente quiero que te informes sobre qué es lo que puede estar pasando y a qué debes atenerte con alguien así.

Me refiero a mujeres que han tenido que lidiar con experiencias negativas en su pasado, infidelidades, engaños, rupturas poco amistosas, incluso pueden haber secuelas de abusos sexuales, de drogas o alcohol. Como ves mirar hacia adentro puede darte más pistas de cómo son las personas en realidad.

Algunas mujeres necesitan tiempo para saber qué es lo que sucede, de repente necesitan sanar, algunas piensan que un clavo saca a otro clavo, y luego de semanas de una relación disfuncional ya se hallan metidas en otra, dejando asuntos sin resolver que empiezan a salir en su nueva relación.

Otras mujeres empiezan a sumergirse en un círculo de dolor y contradicciones, se encierran en sí mismas y no pueden formalizar una relación, dejando tras de sí una cantidad de hombres que han conseguido ilusionar. Otras empiezan un camino de alejamiento del sentido común, donde generalizan sus experiencias con unos cuantos hombres a toda la especie masculina y se convierten en rosas con espinas que hieren a cuanto incauto pretende seducirlas. Acá voy a terminar lo que empecé en mi post anterior y te daré algunas pistas que te permitirán saber que hay elementos emocionales no resueltos en ella:

1. Está sumergida en una montaña rusa emocional: Un día es tu mejor amiga, al otro día ni siquiera quiere hablarte, un día está emocionada, al otro está de un genio de los mil demonios. Un día es una amazona sexual, al siguiente día está más helada que Enero en Siberia. Y para ti no existe la más mínima razón que explique sus cambios de temperamento. Pareciera simplemente que es un poco variable en su carácter.

2. Constantemente te evade: Cuando empiezas a salir con ella se muestra receptiva, sin embargo, al pasar los días pareciera que vuelves a conocerla, saca excusas, te evita. Y puedes sentir como que por cada paso que das retrocedes cuatro. En un momento está cercana, y luego se vuelve totalmente no disponible. Y nuevamente, no hay razones aparentes, no se fue de viaje o algo así. Simplemente se desaparece y no vuelves a verla por días, incluso semanas.

3. Dice y no hace: Dice que te adora y que te quiere, pero al instante se desata una fiera llena de reproches, de generalizaciones y de miedos sobre todos los hombres y específicamente sobre ti. Dice que quiere comprometerse, pero de repente empieza a salir con otras personas. Dice que es una persona sensible y tierna, pero lo que empiezas a sentir es a una persona irritada con el mundo, con la vida y sobre todo contigo. El punto acá es que empiezas a notar una incongruencia, entre lo que dice sentir y lo que hace, y al final terminas confundido y sin saber qué esperar.

4. Está resentida con los hombres: Culpan a los hombres por sus problemas, al hablar de su pasado o de las relaciones de sus conocidas, amigas y colegas dice cosas como “es que con ustedes nunca se sabe”, “es que era de esperarse”, “es que no le veo futuro a eso”. Los hombres para ella son mentirosos y abusivos. En las empresas este tipo de mujeres son fácilmente reconocibles, son aquellas mujeres amargadas, que no toleran un error y que se la pasan regañando a diestra y siniestra, incluso visten de forma sexy, pero en su comportamiento son unas completas arpías. En algunas ocasiones son feministas fervientes, siempre armando discusiones.

5. Tiene rasgos de celotipia y paranoia: Empieza a crear historias sobre ti, nunca está segura de tu fidelidad, te pregunta hasta la saciedad por las mujeres con las cuales tienes algún tipo de trato. Tiene muchos de los rasgos que habíamos descrito en el post sobre los celos. Simplemente puedes intuir que ha tenido un pasado de engaños, o que es una mujer demasiado controladora.

6. Constantemente la ves triste: Este es un punto importante, de repente sientes que aunque es una mujer hermosa, que tiene muchas cosas a su favor y que no está sola, su estado de ánimo es de tristeza, la notas meditabunda, demasiado seria, no sonríe muy a menudo y logras detectar una tristeza que invade su ser y no la deja tener el entusiasmo que esperas. La ves lagrimosa constantemente.

7. Ella te dice que te hará daño: Bueno, ella te avisa, incluso en tonos fuertes, que si sigues con ella podrá hacerte daño, que no es la mujer para ti y que es un arma letal. Pues a veces son test de eliminación que buscan que si eres un debilucho te alejes, sin embargo en muchos casos encierran verdades, debido a que ella ha sido consciente de su propia herida y sabe de las muchas maneras hirientes en que puede actuar cuando tiene a un hombre o una relación a su lado.

8. Se aísla: De repente se encierra en su casa, en su habitación y no te da razón de nada. Simplemente no quiere ver a nadie, este comportamiento delata tendencias depresivas que deberás observar con cuidado.

La pregunta en este punto es la siguiente: ¿hay algo que se pueda hacer para establecer una relación exitosa con una mujer que tiene equipaje emocional? La respuesta es que depende de la profundidad y la extensión de la herida emocional. Tienes que estar abierto a la posibilidad de que la relación no funcionará hasta que ella haya trabajado en su herida emocional, y no serás tú quien deba decirle qué debe hacer.

Deberás escuchar cuidadosamente cuando ella exprese sus sentimientos, no caigas en la trampa de dar consejos a partir de la lógica, simplemente ten una actitud empática con lo que diga. Revisa tus intenciones con ella y la profundidad de lo que deseas, si crees que vale la pena sé paciente, lo que ella necesitará es comprender que puede confiar nuevamente en los hombres. Sin embargo, no permitas comportamientos destructivos orientados hacia ti, debes mantener una postura donde no recibas ataques desde su autoestima deteriorada. No puedes ser su saco de boxeo, listo para ser golpeado cuando un momento tenso o confuso llega.

No intentes ser el redentor de su pasado. Sé razonable con los alcances que puedes tener en su vida, y si realmente está muy destruida y herida lo mejor será dejar las cosas en los términos más amigables. Muchos han fallecido intentar ser redentores y la excepción a la historia de relaciones conflictivas y abusivas. No caigas en esta trampa. No puedes cargar con sus maletas, simplemente a veces podrás ayudarla a que cuando ella las cargue el peso se le haga más ligero.

Lo que he intentado a través de esta serie de “exceso de equipaje” es mostrarte que las relaciones se construyen con cosas más complejas, que no sólo es una apariencia física, sino que detrás de cada uno de nosotros se esconden personas complejas, con pasados más o menos complicados, con eventos traumáticos y felices, y que justamente una relación entre dos personas se construye en el diálogo.

A veces me da un poco de risa malvada ver cómo ciertos aprendices creen que por leer y saberse de memoria las rutinas de Mystery y demás, ya podrán controlar una serie de elementos incontrolables, una serie de manejos emocionales que necesita una relación sentimental. La seducción no es el arte de conquistar a una mujer en una discoteca, es mucho más, es convertirte en alguien con carácter, que sabe lo que quiere, y que también sabe algo de la psicología de las personas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 21 de febrero de 2008

Exceso de equipaje (Parte 1)


Nuestras interacciones con las mujeres tienen rasgos de misterio, curiosidad, interés. Cada mujer es un mundo diferente, una historia personal, un universo lleno de rasgos y características únicas, diferentes a cualquier otra persona, a veces esto es desafiante, a veces resulta decepcionante. Puedes encontrarte con una mujer maravillosa, o simplemente puedes dar con una mujer a la que nunca hubieras querido conocer.

Es que hay de todo!

Y es que he escuchado historias sobre hombres que encuentran a mujeres maravillosas, llenas de virtudes y cualidades, la perfecta compañía para un hombre inteligente y emprendedor. Sin embargo, también abundan las historias sobre hombres que se encuentran con mujeres llenas de problemas, por ejemplo un pasado bastante dudoso, lleno de historias sórdidas de excesos y comportamientos poco recomendables (alcoholismo, drogas, promiscuidad, etc.)

Y es que hay mujeres que no tienen problema con contarte esas dimensiones oscuras de su vida, te lo advierten desde el principio y tú ya sabes a qué atenerte, sin embargo hay otro tipo de mujeres que pretende pasar de bajo perfil contigo cuando en realidad tiene bastante rabo de paja. Son del tipo de mujeres que no rompe un plato pero termina quebrando toda la vajilla: un poco taimadas, reservadas en acciones y en opiniones, reservadas también en sus demostraciones de afecto, aparentemente muy formales, pero en el fondo tienen más escondidos que nadie.

Y es que de repente empiezas a sentir que hay algo que no está funcionando bien del todo. Empiezas a detectar comportamientos extraños, sobresaltos emocionales que se dan sin explicaciones y te das cuenta que de repente ella no te ha contado todo.

Esa mujer en apariencia perfecta empieza a dar muestra de tener cierto equipaje emocional que empieza a preocuparte. Para que tengas claras las señales de que deberías indagar un poco más en la vida de esa persona que te atrae, sentarse a hablar con ella y hacerle preguntas personales, acá te doy una serie de síntomas que te indican que las cosas de repente tienen un matiz que tú aún desconoces.

1. Ella tiene conversaciones inexplicables por teléfono: De repente ella empieza a rechazar llamadas que entran a su teléfono celular, a responder llamadas con cosas como “ya te llamo”, o de repente sientes que se aleja para contestar ciertas llamadas, como si no quisiera que tú las escucharas. También detectas que tras ciertas conversaciones regresa más pensativa o quizá más emocional que de costumbre.

2. Tiene hábitos extraños: La compulsividad es resultado de emociones que no han sido exploradas o quizá reprimidas, si demuestra ser excesivamente ordenada, si tiene hábitos de limpieza excesivos, si tiene excesos como beber demasiado o fumar sin parar (hablo acá de fumar cajetillas enteras al día), puede tener ciertas emociones represadas que necesita controlar, y no es que la vayas a dejar por eso, simplemente tienes que ver más allá y comprender que quizá ser demasiado controladora o demasiado descuidada te muestra que necesita aprender manejo emocional.

3. Es incapaz de compartir emociones: Todo extremo es perjudicial, y si de repente te encuentras con una mujer demasiado fría y desapegada, o por el otro lado con una mujer demasiado melosa y apegada a ti, tienes que tener cuidado. Las mujeres demasiado frías tienen dificultades para expresar sus sentimientos, toman decisiones de manera rápida y radical y terminan por confundirte, pues nunca estarás seguro de su nivel de compromiso contigo. De otra parte, si es demasiado apegada y emocional incluso recién empezada la relación tampoco sería algo muy natural, ¿no crees? El sentido común nos indica que uno va depositando el afecto y la emoción poco a poco, por protección (no querrás hacer un gasto emocional en alguien que quizá solo sea una apariencia pasajera), así que esas demostraciones exageradas indican que algo no anda del todo bien.

4. Comportamientos extraños durante el sexo: Si es demasiado monótona, manifiesta demasiados reparos, quizá poco dispuesta o renuente del todo. Si ese tipo de conducta sigue y sigue y sigue debes analizar qué es lo que está pasando, hablarlo claramente con ella y revisar si existe algo en su equipaje emocional que no esté permitiendo que la relación progrese.

5. Se rehúsa a hablar de su pasado: Las relaciones funcionan bajo un principio “quid pro quo”, es decir, uno da y el otro devuelve, muestra lo tuyo y yo muestro lo mío. Si ella empieza a rehusar contar (o preguntar) acerca de su pasado, es porque quizá ella teme por las respuestas que tenga que dar (o que pueda obtener). Las relaciones pasadas son temas bastante delicados si aún no han sido resueltas, sin embargo no deberían serlo (como ya vimos en el post pasado). Si ella no puede lidiar con eso, quizá ella esté ocultando cosas, o quizá esté evitando encontrarse con una verdad difícil de aceptar.

6. Ella evita a su familia: A veces el exceso de equipaje no viene de relaciones anteriores, puede ser de su familia, y de repente puedes encontrar que ella habla en términos displicentes o cuanto menos poco favorables sobre su familia o sobre la vida familiar, ves que ella no pasa mucho tiempo con ellos, y que busca ocuparse de cualquier forma posible para evitar verlos. No sientes que los extrañe, y de repente sientes que ella se vuelve un poco más apegada a ti. Probablemente la relación contigo sea un refugio contra una relación familiar disfuncional.

Por ejemplo, ¿has pensado en que muchas mujeres han terminado sus relaciones por una infidelidad? Sin embargo la gran mayoría NUNCA te contará que su anterior novio las dejó porque las descubrió siendo infieles.

Interesante, ¿verdad?

En cualquier caso debes estar atento para evitar sorpresas. Puedes ser cosas más simples, otras más complicadas, pero lo que quiero con este post es que te conviertas en alguien que está pendiente de las cosas, incluso de la persona que está a su lado, de aquella mujer con quién está empezando a salir, o de su novia, si es que ya está establecido. La idea es que una relación te haga crecer, y en cierta medida todos tenemos dificultades o situaciones que necesitamos superar y cambiar, así que tienes que estar abierto a que tu relación saque aquellas cosas sin resolver y que se pueda crecer en ellas como pareja. Y tu labor es desarrollar tu sentido “arácnido” y hacer las preguntas y comentarios acertados y precisos para encarar aquello que puede frenar tu relación.

O de repente has leído este post y te has dado cuenta que eres tú quién tiene este exceso de equipaje, y que te comportas de las maneras que he descrito. Pues bien, analiza esos elementos y prepárate a trabajar intensamente en el juego interno, en adquirir herramientas que reparen tus emociones e inseguridades y sanen tu pasado. A veces en la vida hay que tomar el toro por los cuernos y mirar a los demonios a los ojos.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

---------------------
Pd. Quiero invitarlos a todos al grupo "la estrategia de la seducción de Naxos", disponible en Facebook, ya somos más de 400 miembros, y se han colocado casi 100 post de consultas y dudas.He estado haciendo un montón de cosas que pronto los sorprenderán, como una nueva serie de podcast que estoy terminando, así como mi libro, y no he tenido tiempo para responder a todos los post colocados en el grupo de facebook. Pues acá les hago la siguiente promesa a los miembros del grupo:

RESPONDERÉ TODOS Y CADA UNO DE LOS POST QUE HAN COLOCADO, Y LO HARÉ DE LA SIGUIENTE MANERA. CADA DÍA RESPONDERÉ 10 POST, ASÍ QUE ESPERO QUE EN 10 DÍAS HABER PUESTO TODAS MIS REFLEXIONES EN CADA UNO DE SUS INTERESANTES TEMAS.

Que los dioses del Olimpo me reprendan si así no lo hago!

martes, 12 de febrero de 2008

Cerrando círculos


Una de las lecciones que más he aprendido a valorar en la vida es aquella que hace algunos años una mujer que quise mucho me enseñó: a no aferrarme a nada ni a nadie. A veces se me olvida su enseñanza y es que es un proceso bien fácil apegarse y bien difícil despegarse, retomar las riendas, asumir la propia vida. Los cambios llegan, unos más amablemente que otros, otros más duramente, pero todos con una enorme lección para aprender y quizá con un dolor que solamente significa una enseñanza sobre cómo asumir la vida con más orientación.

He leído muchos mails de personas aferradas a su pasado, cargando con los grilletes de relaciones anteriores que ya terminaron, o con otras que no pudieron ser (aunque hayan sido por un momento muy corto y maravilloso). El tiempo me ha enseñado y me está enseñando que simplemente en ciertos momentos hay aprendizajes, en personas y situaciones, y que esos aprendizajes con esas personas y con esas situaciones deben terminar, y que no puedes hacer nada con forzar las cosas o con aferrarte a tu punto de vista: tienes que dejar ir. Empezar de nuevo. Capitalizar aprendizajes con personas y situaciones y asumir la vida sin ellas pero con los aprendizajes que te han dejado, con las cosas hermosas que te han dado, con lo bueno que han sacado de ti.

El estancamiento es algo de lo cual muchos son víctimas, ya sea en relaciones disparejas, ya sea en la zona de los mejores amigos, ya sea anhelando los momentos pasados con parejas y relaciones que ya se fueron. El estancamiento no te permite ver lo que tienes al frente, no te permite ver al futuro, solo te permite anhelar repetir lo que ya ha pasado por tu vida. El estancamiento te quita creatividad y te engaña haciéndote pensar que la vida no cambia, que todo tiene que ser como tu pasado. El estancamiento te pone vendas en los ojos que no te permiten que veas las cosas como son y que resulta en que tú mismo te engañas viendo sólo lo que tú quieres ver.

Despierta!

Lo contrario al estancamiento es la evolución. Es entender que los cambios nos llevan a conocernos más, a saber más acerca de nosotros mismos, los demás y las circunstancias, a aprender que tenemos mucho que dar, o que tenemos que aprender a ser más generosos. La evolución te enseña a saber qué aceptarás y que eliminarás de tu vida y de las cosas que quieres. La evolución te hace crecer, abrirte a nuevas posibilidades. La evolución es apasionante, porque siempre la vida será más sabia de lo que tú eres. Si eres demasiado controlador y calculador la vida te mostrará que en lo impredecible se encuentra justo aquello que tú necesitas y que en lo inesperado llega la respuesta y la certeza que has estado buscando.

No controles.

Simplemente respira y deja partir eso que te está atando.

Si te has equivocado aprende de tu error, sigue adelante y haz un compromiso contigo mismo de no caer en la misma trampa, de ver las cosas diferentes, de hacer lo correcto.

Empieza de nuevo, pero no desde ceros, porque has aprendido, has vivido, has querido y te has entregado y sabes que tienes los recursos para actuar, que sabes lo que quieres, que sabes cómo lograr lo que deseas, que puedes si es que quieres.

Si evolucionas sólo encontrarás cosas que te complementen y te hagan feliz, si te estancas nada te dará satisfacción.

Si lo crees sólo vendrán cosas buenas, si te quitas las vendas de los ojos y aceptas que hay que irse y dejar ir. Acepta la libertad de los otros de partir. Acepta que la vida es sabia y si siembras cosecharás.

No guardes temores sobre el futuro. No ansíes volver al vivir el pasado. Vive minuto a minuto y aprende a saber cuándo debes moverte y tomar tu propio camino.

Agradece. Respira y sigue caminando.

Y acá te dejo con un texto de Paulo Coehlo que ha resultado inspirador para mí en muchos momentos, y justo ahora que lo leo me permite respirar tranquilo y ver al futuro con paz y tranquilidad.

“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo? ¿Se acabó tu relación? ¿Ya no vives más en esa casa? ¿Debes irte de viaje? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú... Suelta el resentimiento. El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentalmente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!”

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

martes, 5 de febrero de 2008

Saliendo con una madre soltera


Yo se que a más de un lector este post le producirá un poco de angustia... Pero bueno, estoy seguro que a más de uno le ha pasado...

La mujer de tus sueños ha llegado a tu vida, es hermosa, y llena todas tus expectativas de lo que quieres como complemento. Hablan y se conocen, y de repente en una de esas charlas ella te cuenta un dato curioso: tiene un hijo(a) y es madre soltera.

Plop!

Sí, lo se… lo se… Es algo realmente inesperado y se te pasan mil ideas por la cabeza, desde salir corriendo, hasta pedir a los dioses que te hagan desaparecer. No puedes disimular tu sorpresa. En realidad te detienes a pensar y buscas dentro de ti respuestas rápidas, cómo reaccionar en ese instante. Son segundos que parecen horas y te empiezas a sumergir en un diálogo interno imparable.

Yo te digo algo: si en verdad ella te interesa no te rindas fácilmente.

Aunque salir con una madre soltera pueda parecer intimidante, o imposible, la verdad es que es un asunto que depende de tu propio manejo emocional, y para mí lo más simple es expresarlo de la siguiente manera: tienes que saber que la primera prioridad para ella es su hijo(a), además tienes que ser aprobado por su hijo(a) y quizá sobreponerte a una imagen del padre y pareja que ni ella ni su hijo(a) tienen.

Y acá viene el punto más crucial para mí: Si ella de verdad te interesa tienes que ser muy inteligente para manejar el periodo de ajuste tanto con ella como con su hijo(a), de este período depende la estabilidad y la duración de la relación.

He construido unos estándares simples para tener en cuenta si empiezas a salir con una madre soltera. Lo que tienes que tener muy claro es que la situación no es nada fácil para ambos: por una parte ella estará analizando cada cosa que hagas o digas y pensando si eres el indicado para ella y su hijo(a), y es evidente que la ansiedad empezará a apoderarse de ti al darte cuenta de la evaluación que recibes.

Así que acá van mis apuntes que espero puedan ser complementados por aquellos que también han salido con madres solteras:

1. La planeación es importante: Debes tener en cuenta que debes ser un poco más tolerante con el cumplimiento de las salidas y la aceptación de invitaciones. Recuerda que una madre soltera debe destinar mucho tiempo a cuidar de su hijo(a), así que su horario depende en gran medida de esto, y eso sin contar si trabaja también y si tiene o no la posibilidad de que alguien más cuide del hijo. Así que lo que tienes que hacer es no esperar que un plan espontáneo sea respondido, sino que debes hacer invitaciones con la suficiente anticipación como para que ella organice sus cosas. Es por este mismo hecho que la comunicación previa a la salida tiene que ser más intensa comparada con otras situaciones, tienes que estar dispuesto a llamar para confirmar, en incluso aceptar que eventualmente ella no pueda ir porque simplemente su hijo enfermó o no tiene con quién dejarlo.

2. La espontaneidad también sirve: Si bien te he hablado acerca de la planeación, también es cierto que deberás sacarla de su rutina, de sus rígidos horarios de cuidado, en otras palabras, tienes que introducir emoción en su vida. Lo que conozco de las madres solteras es que viven presas de la rutina y que no tienen muchos espacios para divertirse, así que los planes que le propongas tienen que ir orientados a darle la mayor cantidad de emoción posible, evitar la psicorigidez de un restaurante o un café. Tienes que hacer el esfuerzo por aprenderte su horario, saber cuáles son los momentos que dedica a su hijo(a), a su trabajo, etc., con eso en mente irás más a la fija cuando se te ocurra invitarla a salir.

3. Incluye a su hijo(a): Cuando la relación empiece a consolidarse y cuando tengas ya unas cuantas salidas con ella puedes acceder a conocer a su hijo(a). Incluso puedes proponerle un plan de salir al parque el fin de semana, o ir al cine a ver una película para niños. Si… si… se que la idea para algunos de los que leen esto puede parecer absurda y ridícula, pero también sé que cuando una mujer nos interesa la aceptamos con toda su realidad, así como ella también debería hacerlo. Recuerda que una madre soltera no se halla sola, sino que es una sola entidad con su hijo(a), así que para ella es muy importante ver cómo te desempeñas y cómo asumes su realidad. Así que debes tomar el toro por los cuernos y proponer planes que involucren a su hijo(a). De hecho, a estos planes puedes invitar a tus sobrinos.

4. Relación con el hijo(a): Permite que ella sea la que dicte el ritmo de los encuentros con su hijo(a), procura empezar lento, y andar muy cuidadoso, pues algunas madres solteras buscan padres de familia, así que construye la relación con calma, cada cosa en su momento, sin presionar y sin dejar que ella se vuelva demasiado demandante en cuanto al tiempo que pasas con ella y con su hijo(a). Recuerda que estás pisando un terreno sensible y así como hay madres solteras muy independientes hay otras que sólo buscan a un padre y se vuelven algo intensas si se lo permites. Y acá te doy un par de tips para hablar con los niños, lo primero cuando hables con un niño no lo hagas de arriba para abajo, sino que deberías inclinarte o agacharte para quedar a su altura; no empieces a darle regalos, los niños son astutos y saben cuando alguien quiere ganárselos honestamente o cuando alguien busca utilizarlos; por último si un niño accede a jugar contigo y a compartir sus juguetes has hecho conexión, y quizá esa es la parte más emocionante para una madre soltera.

5. Revisa tus propósitos: Así de simple: no busques a una madre soltera para molestar, o para algo no serio, si dentro de tu plan de vida y dentro de tu sentimiento se incluye la realidad que implica a otra persona (su hijo) entonces échale todas las ganas y toda la perseverancia.

6. Sé paciente: En muchos casos las madres solteras sólo ponen obstáculos, se la pasan probando y analizando a sus pretendientes una y otra vez, quizá porque en su pasado fueron lastimadas, o porque simplemente saben que tienen que ser responsables en su elección de pareja pensando en que ella ya tiene una familia. Así que debes tener visión, y si apuestas por algo sigue tu apuesta hasta las últimas consecuencias.

7. Sé honesto: Si por alguna razón ves que la situación no termina de cuadrar para ti, y que su realidad no se acomoda a lo que tú piensas y deseas, no salgas huyendo, no te pierdas, explícale toda honestidad y sinceridad lo que sucede y las cosas que para ti no encajan y cierra el asunto. Lo peor que podrías hacer sería perderte y dejarla con mil ideas rondando por su cabeza.

8. Añade a otras personas a la situación: Muchas madres solteras viven con sus padres, y ellos son especialmente analíticos y recelosos con los pretendientes de sus hijas. Así que ese será otro filtro que deberás pasar.

Para sintetizar un poco: no es una labor fácil concretar una relación con una madre soltera, necesitas más recursos emocionales para afrontar su realidad que para afrontar la de una mujer sin compromisos. Así que deberás confiar en tus capacidades y tener la certeza de que en verdad quieres recorrer ese camino porque esa mujer, a tu modo de ver, vale la pena.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

---------------

Quiero invitarlos a todos a revisar los 57 post que ya han colocado los miembros del grupo "La Estrategia de la seducción de Naxos", y también pedirles que sus consultas pueden ser direccionadas al grupo, contamos con una buena participación de los integrantes, así que es posible recibir ayuda de todos.


viernes, 1 de febrero de 2008

Entendiendo los celos


En días pasados fui al taller a revisar mi automóvil, lo sentía un poco inestable en carretera, quizá por un problema de suspensión. No llevo un año con mi carro y ya quería cambiarlo, había visto una camioneta que me gusta mucho, al menos en su exterior se veía muy bien, imponente, fuerte y con un toque de elegancia y poder que me atraía. El empleado del taller le realizó la revisión y le diagnóstico efectivamente un problema de torque. Dejé mi carro en buenas manos. Mientras lo ajustaban y hacían los cambios que debían hacer para que se desempeñara óptimamente, empecé a mirar la camioneta por la que deseaba cambiar mi automóvil, y pedí al asesor que me dejara subir en ella. Sin embargo, cuando me subí me di cuenta que el tablero no era lo suficientemente sofisticado como para mi gusto, también descubrí que las bancas no son lo suficientemente amplias como para hacer cómoda mi experiencia, también al subirme atrás me di cuenta que cabían tres personas por mucho y sin mucho espacio entre ellas como para sentir tranquilidad. En ese instante, cuando descubrí que la camioneta era mucha apariencia y poca profundidad, vi salir mi carro, los ajustes se habían hecho y esperaba llevarlo a carretera para probar su desempeño. Me subí y constaté la amplitud de su estructura, su tablero lleno de detalles que facilitaban mi experiencia de conducción, la comodidad de sus sillas en las cuales podía sentirme seguro. Descubrí que estoy contento con mi automóvil y que quizá no lo he aprovechado tanto como debería, y que no puedo cambiarlo simplemente porque hay otro automóvil con una apariencia mejor pero que mirándolo más detenidamente no tiene lo que yo espero.

Ahora los ajustes están hechos, y sientes que puedes andar a toda velocidad, que tu mente viaja a la velocidad que quiere y anda rápida y segura. Que se atreve a desafiar terrenos difíciles, y que su empaque es robusto y su interior está lleno de poderosas características. Ahora!

---------------

He recibido muchas consultas que abordan el tema de los celos dentro de una relación de pareja. Al parecer es un tema que tiene bastante impacto en los lectores y lectoras de este blog: tienen que lidiar con alguien que los cela, o ellos y ellas celan a sus parejas y no saben por qué.

El escenario más frecuente es el siguiente: Estás con tu novia en un restaurante, tú te sientes orgulloso porque estás en compañía de una mujer atractiva, de repente entra al sitio un hombre al que consideras más atractivo de lo que tú eres. De repente ese desconocido saluda muy atentamente a tu novia, se hablan con mucha confianza y ríen en un momento de complicidad. Te es fácil ver que existe gusto físico. Para fortuna tuya el desconocido se va de tu mesa y se dirige a otra donde se encuentra con una mujer, no se saludan de beso en la boca, con lo que sabiamente descubres que no es su novia. Luego encuentras que tu novia y el desconocido intercambian algunas miradas. Te hierve la sangre y te preguntas si es acaso un viejo amigo o alguien que en verdad le mueve el piso. La cena resulta ser un desastre y ella simplemente dice que es un conocido.

Este es sólo un escenario de celos de los muchos que he visto y leído. Los celos se caracterizan por ser una emoción que sentimos instintivamente en algún momento y otro. Solamente si se combina con elementos de ansiedad, agresividad y paranoia puede tomar rasgos peligrosos. La escena anterior puede conducir a que simplemente hagas preguntas, o que de repente hagas una escena, grites y recrimines por lo que para ti fue una demostración de irrespeto. Como es evidente existe una diferencia entre las dos reacciones.

Pero profundicemos un poco: a todas estas qué son los celos. Tomados de forma literal, los celos hacen referencia a un fuerte deseo posesivo dirigido hacia alguien. Desde un punto de vista social, los celos se caracterizan por sentir dudas de la pareja y sentirse amenazado por su interacción con ciertas personas, por la ropa que usa, por su belleza, por los lugares a donde va, etc. He encontrado tres tipos de celos que he clasificado de la siguiente manera:

1. Celos saludables: Estos celos son los que nos permiten proteger la relación y estar atentos a nuevas personas y actitudes cambiantes. Son los celos que preguntan un poco en serio y un poco en broma quiénes son las personas con las que la otra persona se relaciona.

2. Celos divertidos: Los celos no necesariamente tienen una connotación negativa, de todas maneras es normal para un hombre ser un poco sospechoso (y viceversa). Estos son los celos que produce en un hombre que tu novia haga comentarios sobre Brad Pitt o sobre alguien que no tiene a su alcance pero que de alguna manera le hace sentir que no es tan atractivo, o divertido, o inteligente, o lo que sea. Las parejas juegan un poco con esto, pero no pasa de ser algo muy superficial.

3. Celos obsesivos: Se dan cuando los celos presentan violencia física o verbal, agresión y paranoia (sentimientos de que sin lugar a dudas la otra persona está engañando sin tener evidencia lógica de ello).

En general los celos se originan a través de experiencias previas, si alguien fue engañado por novia eso causará una tendencia posesiva y controladora con lo que buscarás evitar el miedo a repetir esa misma experiencia. Incluso si tu nueva novia no te ha dado ninguna evidencia para dudar de ella tu lucharás para conservar la relación a toda costa y para evitar situaciones potencialmente peligrosas (estarás muy ansioso cuando ella salga sin ti a una fiesta, estarás nervioso por sus amigos, por su trabajo).

De igual manera es posible que hayas sido tú quien fue infiel en el pasado, y tu paranoia se orienta de acuerdo a ese viejo dicho que dice que “el ladrón juzga por su condición”, así que por todos los medios también evitarás situaciones peligrosas que te recuerden las condiciones bajo las cuales se dio tu infidelidad.

También los celos se dan cuando no existen una estructura personal de confianza, seguridad y autoestima. De repente una persona puede sentir que no es lo suficientemente bueno para la otra y que no la satisface en algún o algunos niveles, así que se siente amenazado por personas que cree que poseen esos rasgos o características que le hacen falta.

Los celos pueden ser peligrosos para aquellos que no los pueden controlar, deteriora las relaciones de pareja porque consume tiempo mental valioso para pensar en lo positivo y porque facilita disputas y recriminaciones. Además siempre dudas en la pareja sobre la confianza que tiene el otro en su comportamiento. Por último los celos no te permiten fijarte en el día a día sino que te proyectan hacia unas escenas que aún no ocurren, no te fijas en lo real sino en tus fantasías de engaño e infidelidad de tal manera que pierdes el enfoque.

Los celos son como una mala hierba, si se deja crecer y se alimenta terminará por contaminar toda la relación y por hacer a la pareja cada vez más infeliz, desconfiada e insegura. Acá te daré algunas ideas para sobreponerte a los celos y para llegar a dominarlos, como te digo la idea no es nunca tener celos, sino que sean razonables y saludables:

1. Aprende de tus experiencias pasadas: Mira cómo tu comportamiento ha afectado las relaciones previas que has tenido y usa esos datos para no repetir errores con tu actual pareja. Tienes que darte cuenta que molestarte sin razón no ayuda.

2. Asume la realidad: Enfócate en lo que está pasando en el día presente, en el momento, no en lo que tú imaginas que puede suceder cuando no estás o en el futuro. Si no te enfocas terminarás por no saber distinguir la realidad de la ficción, y probablemente estropearás una relación por cosas que nunca ocurrieron. No permitas que tu imaginación dicte tu opinión sobre tu pareja.

3. Respétate: Date cuenta que ella está contigo por una razón y no debería sentirse tentada tan fácilmente por cualquier persona o situación.

4. Pregúntate por qué eres celoso: Intenta averiguar la causa de tus celos: de repente fuiste engañado, tú has engañado o no te has tomado a las personas muy en serio, no tienes una relación con una mujer desde hace mucho tiempo y sientes que no las conoces, eres inseguro, eres pesimista, temes por su pasado (ex novios o anteriores relaciones que aún están cerca), de repente sientes temor a perderla porque estás muy involucrado y no sabes cómo manejarlo.

5. No dejes que los comportamientos controladores vayan muy lejos: No busques llamarla todo el tiempo, o buscar saber qué hace, con quién y dónde, no la persigas.

6. Enfrenta tus miedos: Intégrate a su grupo social e intenta conocer a las personas cercanas a ella, de esa manera tendrás tranquilidad de con quién comparte su tiempo cuando no está contigo.

7. Aprende a confiar: Siempre debes estar alerta, con los sentidos despiertos como un guerrero samurái, pero también debes respetar su libertad y confiar en su palabra. Esa es la única manera de crecer dentro de una relación de pareja.

Seguro esto será de ayuda para unos cuantos lectores que tienen dificultades en el manejo de sus propios celos. En algún otro post trataré el tema inverso: cuando tienes una novia que te cela todo el tiempo.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

-----------------

PD. Algunos de los lectores y lectoras se preguntarán qué tienen que ver las historias que cuento al iniciar algunos post. Pues bien, es una nueva estrategia de PNL que busca enseñar a través de metáforas cuyo contenido ha sido especialmente creado por mí para ser captadas a nivel inconsciente, se acompañan de marqueos analógicos (cursivas) donde le indico a tu inconsciente qué cambios debe hacer para que te conviertas en la mejor versión de ti mismo. La metáfora tiene una relación directa con algo de tu vida, pero lo hace de una manera indirecta, lo hace a través de un rodeo, donde tu inconsciente capta el significado, mientras tú mente consciente se entretiene leyendo e interpretando. En algún post explicaré el inmenso poder de estas metáforas cuando quieres transmitir un mensaje con efectividad, así como la manera de hacer “marqueos analógicos” en tu conversación con alguien.