lunes, 26 de mayo de 2008

Aprendiendo del Ratchet


Estaba leyendo un poco aquí y allá, y descubrí un término muy interesante utilizado en el lenguaje del hip hop norteamericano. La palabra es ratchet, y me pareció muy interesante la connotación que tiene, la actitud que lleva implícita. Me pareció más que ajustada a una serie de rasgos de carácter que he trabajado personalmente y que he intentado transmitir a través de mis escritos.

Pues bien, la palabra “ratchet”, significa “hacer las cosas sin que te interese lo que los demás puedan pensar.” Es una actitud de independencia, autonomía y seguridad de sí mismo. No implica hacer lo que se nos dé la gana molestando a los otros, sino que no dependas de lo que otros dicen o hacen para que tú hagas las cosas. La gente del hip hop denomina el “ratchet” como una forma de vida, donde haces tu vida a tu manera, buscando crecer y superarte, tener éxito pero sin depender de lo que otros digan y de las barreras y limitaciones que te impongan los demás.

Revisando he encontrado que Anthony Robbins, el live coach norteamericano, define tres rasgos de la actitud ratchet:

1. Tienes que levantar tu juego: Ve más allá de lo que otros piensan, eleva tu nivel, piensa diferente, busca ser único y tener éxito en lo que haces, busca la originalidad y no hacer lo que los otros dicen, piensan o hacen. Deja la mediocridad y empieza a vivir con un juego elevado, distanciado de los parámetros de la pereza y la zona de comodidad. Sueña y vive con estándares de rendimiento altos.

2. Actúa como sabes: No dudar, la duda paraliza, obedece a tu mente y a tu instinto y elévate para decidir y actuar ya, ahora, en este instante. Empieza a fluir, y cree que lo que sabes y lo que sientes te ayudará a lograr tus metas y objetivos. No aplaces cosas, simplemente hazlo.

3. Desafía y actúa: Desafía tus propios temores y limitaciones. Busca lo que deseas, sin excusas, no te conformes con nada menos, busca siempre lo máximo y lo mejor.

Muy interesante este punto de vista, deja muchas enseñanzas y cosas que se pueden aprender. Si quieren ver el video de MTV y Anthony Robbins hablando del tema pueden verlo aquí.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 22 de mayo de 2008

Seducción con PNL 3: Los Metaprogramas 2



Hoy retomaré el tema de los metaprogramas, aprovecharé para resolver algunas inquietudes que ha dejado el post anterior y continuaré con la descripción de los principales metaprogramas. Y quiero que todos estén muy preparados, en un próximo post de la serie de PNL trabajaré un tema de impresionante importancia: los anclajes. Algunos tienen alguna idea de qué se trata, a los que no saben, les quiero dejar esta imagen: ¿Se imaginan poder condicionar una respuesta de una mujer, de tal manera que ella asocie cosas como la alegría, el placer, el deseo, la atracción a ustedes, a sus palabras, a sus gestos o a su rostro? Impresionante, ¿verdad? Pues bien, a ese tema vamos, y lo trataré con toda la calma que requiere. Lo mejor de todo, es un tema muy sencillo y que incluso lo hacemos en la vida diaria, lo que pasa es que no lo sabemos.

Por ahora, vamos a nuestro tema. A muchos lectores les gustó mucho el tema de los metaprogramas, y no los culpo, este tema es bastante importante, en la medida en que puedes saber cuál es el esquema mental de cualquier persona. La idea de la PNL no es etiquetar a personas, decir esta es así o no es así, todos los seres humanos somos un continuo, no somos estáticos, siempre estamos evolucionando y nos movemos hacia la evolución (bueno… la mayoría, algunos parecen ir de para atrás en la escala evolutiva). Así que las personas NO SON COSAS, las personas con complejos sistemas de emociones, comportamientos, valores y creencias que se juntan en lo que se conoce como su personalidad, y es aquello que hace que una persona sea como sea.

Lo primero que quise al iniciar mi tema de los metaprogramas es que te analices tú mismo, y que puedas entenderte y saber cuáles son los esquemas de pensamiento que posees, tus esquemas de decisión. A partir de allí quiero que te empieces a hacer cada vez más consciente de la manera en que los otros piensan, cuáles son sus marcos mentales, qué es lo que tienen en mente y empieces a ver patrones de comportamiento.

¿Cómo volverte cada vez más agudo para leer a las personas? Pues bien, acá van 5 estrategias mentales que a mí me han funcionado y que describe Michael Hall en su libro “Metaprograms: Figuring out people”:

1. Reduce el conflicto: Cuando reconocemos que los demás son diferentes en sus patrones de escogencias, de atención, de procesamiento y de dar sentido al mundo, podemos aceptar su complejidad, y no necesitamos pelear. Simplemente sabrás que esa persona es diferente y puedes empezar a entender y hablar su lenguaje y saber por qué hace las cosas que hace o dice las cosas que dice. Puedes utilizar una estrategia muy interesante llamada acompasar (que luego explicaré) para que se sienta comprendida y generar un sentimiento de conexión.

2. Reduce la moralización: Aceptando las diferencias que nos muestran los metaprogramas podemos dejar de invertir energía en conflictos, podemos conocer quiénes son aquellas personas más compatibles con nosotros y podemos dejar de satanizar a las personas porque son diferentes.

3. Date permiso para analizar: Date autorización para “ir meta”, es decir, analizar las interacciones que tienes con las personas y descubrir su sistema operativo, no te permitas tener objeciones internas tales como “se va a enojar”, “se va a dar cuenta”, si tienes esas creencias cambialas por otra que diga “si me acerco más a su sistema operativo mental podré entender mejor.”

4. Usa muchas preguntas cerradas: Son las mejores preguntas si las acompañas por el deseo de que la persona explique su respuesta. Si están hablando de trabajo, puedes decirle “¿Eres de las personas que les gusta hacer su trabajo a tiempo o que les gusta hacerlo al último día?”, cuando te responda tu le dices lo que haces con tu propio trabajo y puedes acompañarlo de alguna historia. Las personas responden fácilmente a preguntas de ese estilo siempre y cuando no sientan que están siendo interrogadas o que la pregunta intenta juzgarlas, así que hazla en un tono divertido, espontáneo y cuando el tema te lo permita. Si te estás conociendo con una persona tienes derecho a preguntar lo que quieras.

5. Practica mucho: Observa todo y a todos, a tus hermanas, a tus compañeros de trabajo, a ellos pregunta sin miedo, y practica el uso de frases donde te ajustes a su Metaprograma. Como dije arriba ya trataré el tema de acompasar para que sepas como ajustar tu discurso al de la otra persona.

Javier Sevilla me preguntaba cómo utilizar en Metaprograma 1. Pues este habla de la opción por placer o dolor que todos tenemos, con una mujer en particular es muy útil, pues sabrás que si se acerca al placer será de aquellas mujeres hedonistas que les gustan las cosas buenas de la vida, la cosas divertidas, y que necesitas ofrecerle muchos retos, cosas diferentes y sobretodo cosas muy apasionantes y excitantes. Si es orientada a alejarse del dolor, su estilo de emoción y pensamiento es más orientado al drama, tienes que hablar con ella en términos de “esto permite que no te pase tal y tal cosa”, “si no haces esto entonces te pasará esto otro (que es malo o doloroso).” Como ves se usan muchos negativos y se muestran las cosas dolorosas que se desean evitar.

Algunos otros comentaristas me piden que aclare el Metaprograma 5. Este Metaprograma habla de qué es lo que necesita alguien para ser convencido, es decir a qué cosas le cree, mejor aún, cómo tiene uno que mostrar/decir las cosas para que esta persona las crea. Algunas personas necesitan ver las cosas, y son de las que dicen “es que no me demuestras que me quieres”, y uno necesita darles detalles, cositas y tal. Otras necesitan oír las cosas, y son de las que dicen “es que nunca me dices que me quieres” y uno necesita decirles las cosas, expresar con palabras los sentimientos. Otras mujeres necesitan hacer las cosas y son las que dicen “es que nunca hacemos nada”, y entonces necesitan salir, invitaciones a cine, a comer, a pasear, o estar siempre haciendo planes. Otras piensan en términos de aquello que pueden leer, y son aquellas que les gustan que les escriban cosas, mails, tarjetas y tal. Generalmente la estrategia se conoce justamente por aquello que ellas hacen, si ellas buscan demostrar, decir, hacer o escribir cosas.

Hoy trataré otros metaprogramas muy interesantes:

Metaprograma 6: Respuesta: Nos indica cómo deciden las personas. Algunos son proactivos, actúan, piensan y deciden por iniciativa propia, son personas que dicen “voy a tomar la decisión para ponernos en marcha”. Otros son reactivos, deciden como respuesta a la iniciativa de otro, dicen cosas como “bueno, alguien tiene que decidir sobre esto.” Como ves uno pone el peso sobre sí y el otro lo deja en manos de otros. Las primeras personas son autónomas, toman el toro por los cuernos y generalmente no dependen de darles gusto a las otras personas. En cambio los reactivos podrán ser personas dependientes y temerosas de tomar sus propias decisiones, tienen a idealizar a alguien para confiar en él y si esta persona dice algo le creen y se van por allí.

Metaprograma 7: Tiempo de decisión: Algunas personas deciden de manera automática, se convencen inmediatamente, dicen “desde que vi eso me convencí”, son personas que creen en lo instantáneo y una mujer así pensará en el amor y la atracción a primera vista, y donde pone el ojo pone la bala.

Otro tipo de personas deciden basados en el tiempo, son personas que tienen que pensar mucho las cosas para decidirse, nunca deciden en caliente, el tiempo depende de cada individuo. Son los que dicen “deja que lo piense un poco y te cuento”. Una mujer así amará su propio espacio y detestará ser presionada.

Por su parte otros deciden por repetición, tendrán que ver varias veces las cosas para terminar de convencerse, dirán algo así como “lo observé detenidamente varias veces y al final lo compré.” Una mujer así será muy evaluadora, y buscará distintas perspectivas antes de una decisión sentimental, necesitarás también dar las cosas desde diferentes ópticas, diferentes palabras, y formas de decir y mostrar.

Por último, otras personas deciden en contínuo, deciden y se convencen constantemente, es decir, cada momento necesitan convencerse, lo que a su vez implica que nunca están completamente decididas. Una frase puede ser: “Me gustó el carro al observarlo, pero después dudé, ahora creo que si me gusta.” Son personas que dan un paso adelante y dos atrás, y necesitan lidiar una batalla interna entre dudas y certezas que te podría agotar, lo cual no implica que llegue un punto en el cual decidan.

Metaprograma 8: Filtro de interés primario: Puede ser con base en la actividad, es decir, a partir del proceso que deberá realizar. Respondiendo a la pregunta ¿Qué vas a hacer? Una frase que ejemplifica lo que puede decir es “Me gusta la idea de ir de viaje a cualquier lugar donde podemos salir a correr.” Si quieres comunicarte efectivamente deberás decir qué se hará en el plan que propones.

Puede ser con base en la persona, es decir, a partir de las personas involucradas. Respondiendo a la pregunta ¿Quién(es)? Una frase es: “Me gusta la idea de ir de viaje porque vamos juntos todos mis amigos.” Evidentemente, no importa el lugar para estas personas tanto como la compañía, así que para proponer algo lo primero que tendrás que decir es quién va.

También pueden dirigirse a acentuar el tiempo, ya sea fecha, hora o duración. Respondiendo a la pregunta ¿cuándo? Una frase es: “Me gusta ir de viaje en esta época del año y quedarnos una semana es ideal.” Tienes que hablar de momentos, por qué ir en ese espacio de tiempo y cuánto durarán las cosas.

Otras personas se orientan por el lugar, ya sea una población, espacio físico, etc. Respondiendo a la pregunta ¿Dónde? Una frase es: “Me gusta ese lugar, está lleno de vida, es maravilloso.” Cuando hables se muy detallado, y brinda muchas descripciones, si quieres algo justificalo con base en esos detalles.

Por último, algunas personas se orientan por cantidades. Respondiendo a la pregunta ¿Cuánto? Una frase es: “Me gusta la cantidad de cosas que vamos a hacer en el viaje y el precio es único.

La mayoría de personas combinan estos filtros, así que serás más efectivo si escuchas atentamente y sabes qué es lo que más persuade y hacia qué se inclina su criterio de orientación.

Metaprograma 9: Filtro de orientación en el tiempo por proceso: Algunas personas deciden con base en el tiempo, duración de los eventos ya que se encuentra asociado al tiempo que está experimentado, una frase es “Estoy disfrutando mucho.”

Algunas personas están orientadas a través del tiempo, toman en cuenta la duración de los eventos y con referencia al pasado, presente y futuro ya que está disociado del tiempo, dicen “he venido disfrutando el hacer esta actividad.”

Metaprograma 10: Filtro de orientación en el tiempo por enfoque: Algunas personas están en el pasado¸ enfocándose en los eventos, decisiones y resultados del pasado, dicen cosas como “recuerdo aquellos tiempos.” Evidentemente si los tiempos fueron malos, se quedará pegada a esas nostalgias, si fueron buenos estará comparando. Deberás ir al pasado de esa persona y traerla al presente mostrándole momentos buenos que la saquen de lo malo, o malo que le ayuden a no idealizar su pasado.

Otras personas están inclinadas al presente, dicen “hoy por hoy, lo único que importa es cómo nos encontramos en la presente situación.” Necesitarás proyectar a estas personas para que vislumbren el futuro y estados venideros, aunque siempre necesitarás igualar su lenguaje orientado al aquí y al ahora.

Otras personas se orientan al futuro¸ tomando en cuenta eventos y resultados que podrían acontecer en el futuro, dicen cosas como “me imagino lo que estará pasando en unos años.” Estas personas siempre estarán viendo la conveniencia de las cosas pensando en un futuro, pueden llegar a imaginar cosas que no son, o que no necesariamente pueden pasar. A estas personas puedes traerlas al presente y mostrarles que deben vivir el aquí y el ahora.

Este tema da para otro post, sobre metaprogramas, donde trataré los metaprogramas emocionales, es decir, cómo podemos saber de las emociones de otra persona a través del conocimiento de sus marcos mentales, o como me gusta llamarlos Sistemas Operativos Mentales (SOM).

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 19 de mayo de 2008

Trampas mentales en las primeras citas


El juego de las citas en un ir y venir, un tira y afloje, es dar dos pasos adelante y uno atrás. Para mí es un juego propiamente dicho, donde si bien no controlas las cartas que te dan si pueden hacer lo mejor que puedes con cada mano y sacar provecho de lo que salga. En las citas se juegan muchas cosas: orgullo, amor propio, autoestima, vergüenza, quien se delata primero, quién cede y quién propone.

En ocasiones se podría decir que es un juego un tanto estúpido. ¿Por qué irse con tantos rodeos y no llevar las cosas directamente al punto? Es un jueguito tonto porque toca disimular, hacerse el indiferente, jugar con la expectativa del otro, por no mencionar la cantidad de pensamientos que vienen a la mente del tipo “¿será que le gusto también?”, “¿qué estará pasando por su cabeza?”

En fin, pero las reglas sociales de cortejo han impuesto que la cosa no sea tan fácil y que se sigan ciertos rituales y protocolos, un tanto odiosos para las personas que como yo buscamos ser más pragmáticos.

El mundo está muy lejos de ser perfecto.

Algunos juegos de seducción son mucho más inocentes que otros, algunos son terribles juegos mentales que agotan y quitan energía. En los juegos más inocentes simplemente se disimula el gusto y se juega a hacer de cuenta que uno no sabe nada o no siente nada. Algunos juegos de seducción y salidas son altamente manipuladores, donde se hacen jueguitos de poder, que buscan subyugar al otro y tener “la sartén por el mango” y donde se utiliza al otro para que “sufra y pague el precio.”

Hay dos maneras de mirar este juego de citas y salidas: por un lado puedes aprender cuáles son las estrategias más comunes con las que puedes encontrarte y aprender a reaccionar y, por otro lado, puedes permanecer inocente e ir a la deriva equivocándote.

Seguro habrás escogido la primera alternativa. Muy bien Neo, has tomado la píldora azul!

En este post busco mostrarte cuáles son las principales estrategias femeninas con las cuales puedes encontrarte, para que puedas saber qué hacer y, sobre todo, conocer por qué ellas actúan en la manera en que lo hacen.

1. Ella se hará la difícil: Ella se comporta de manera complicada, incluso displicente. Puede aplazar salidas, decirte que está ocupada, o incluso que está saliendo con otras personas. Sin embargo, también en ciertos momentos te muestra interés, incluso avanza contigo, para luego retroceder y hacerse la lejana de alcanzar. Algunas mujeres lo hacen por probarte, porque quizá tengan más pretendientes y estén buscando la manera de decidir entre el mejor de ellos, o también tenga la creencia en su mente de que “si quiere que me acueste pues entonces que le cueste.”

La manera de hacer el juego interesante es diciéndole las cosas claras y transparentes, tu mostrarás tus intenciones con ella sin lugar a dudas. Si ella empieza a hacerse la difícil JAMÁS podrás dejar ver que eso te molesta o te desequilibra, tendrás que morderte la lengua, pasar saliva y hacer como si nada hubiera pasado. Cada vez que muestras enojo o desconcierto cedes un punto. Deberás mostrar que tienes tu propia vida y que ese tipo de cosas no te molestan porque, de todas maneras, aún no son novios ni tienen algo en serio. También sería adecuado que sutilmente le hables de otras mujeres, no necesitas decir gran cosa, simplemente que existen y que te diviertes con ella, sé lo más ambiguo que puedas, de tal manera que ella conozca que tienes otras alternativas.

2. Ella te molesta: Pues bien, hay un tipo de mujer que yo llamo “la cómica” o la “increíblemente espontánea”, son mujeres que tienen un alto nivel de socialización, son inteligentes y con un humor agudo e inteligente el cual expresan cada vez que pueden. Lo que sucede en este punto es que ella usa el humor, la ironía y el sarcasmo para divertirse, incluso contigo. De repente te molesta, te hace bromas, algunas más neutrales, otras más pesadas, sobre ti, tu apariencia y cosas así. Algunos hombres huyen de esto y se sienten humillados, sin embargo esto no indica que ella no se sienta atraída hacia ti, incluso puede que justamente eso de lo cual se burla y saca chiste sea lo que le gusta.

El humor, dice Freud, es un mecanismo de defensa. Una estrategia que puedes emplear es usar algo que se llama “romper el patrón”, y es hacer de psicoanalista amateur por un momento, y decirle:

Me gusta mucho tu manera divertida de ver las cosas, admiro en una mujer que se tome la vida de forma divertida. El buen humor en una mujer es algo que “me excita”, pues si te diviertes con las cosas cotidianas, yo supongo que en la intimidad deberás ser demasiado extrovertida. Pensar en eso me hace preguntarme ¿hasta qué punto te divierte así el sexo? O quizá como dice Freud, el humor es sólo un mecanismo de defensa. Entonces te preguntas “¿de qué te defiendes con tu buen humor?”

En este punto ella te mirará con cara de extraterrestre y extrañeza. En un solo párrafo le has dado una cantidad enorme de información que la desconcertará y le hará pensar en que las cosas en cierto punto se ponen serias. Si lees detenidamente en el párrafo anterior hay insinuaciones sexuales, le dices qué te gusta, y sin embargo te pones serio y le insinúas que detrás del humor hay otras cosas.

Estoy seguro qué si le dices eso ella dirá “¿Cómo?”. En ese momento puedes reírte y seguir la conversación.

Otra estrategia, más cotidiana, es seguir la onda de chistes y bromas y también burlarte de cosas de ella, mostrarle tu buen humor en general. Nunca te muestres ofendido, siempre ten una mejor respuesta que ella y aprende a burlarte un poco de ti mismo.

3. Ella te inspira celos: Ella coquetea con otros hombres, los mira y tal en frente tuyo. Con esto ella intenta hacerte saber que no eres su dueño. Quiero aclarar que no hablo acá de un comportamiento compulsivo de coquetear ante el cual deberías huir pues seguramente no es una mujer en la cual puedas confiar o con la que puedas estar tranquilo. En casos normales, ella lo que busca es una reacción en ti.

¿Cuál es la mejor manera de reaccionar? Tomando el toro por los cuernos y, sobre todo, mostrándole que no eres un imbécil. Puedes decirle algo así:

Creo que las cosas están saliendo realmente bien entre nosotros dos y quiero saber si eres la clase de mujer que quiere llevar las cosas a otro nivel. Sin embargo, si no estás buscando establecer algo me gustaría que me avisaras para detenerme.”

Simple y sutil. No le has hecho ningún comentario que muestre celos, sin embargo tu sub-comunicación ha resaltado que no te sientes cómodo y deseas saber algunas cosas. Si ella te dice que la está pensando, que no sabe, que no está segura, que quiere experimentar, puedes decirle algo así como:

Eso me parece muy bien. De alguna manera también he pasado por esos momentos. Sin embargo, quiero pedirte un favor, cuando estés conmigo quiero tu total atención sobre mí. ¿Vale?”

Y listo. Ella podrá decirte que acaso qué insinúas, porque algunas mujeres arrojan la piedra y esconden la mano, y tu le dirás lo siguiente:

No insinúo nada, soy muy directo, ya me conocerás mejor, simplemente te pido algo que pido a todos los que son mis amigos y personas cercanas: que no se distraigan fácilmente cuando hablan o están conmigo. Es todo.”

Si se molesta… pues ya se le pasará.

4. Te envía aros: Acá es necesario explicar un poco lo que significan los aros. Un aro es equivalente a una prueba, para ver cuán lejos estás dispuesto a ir por ella. Por ejemplo, puede invitarte a planes no muy masculinos (como hacer compras), quiere que seas su chofer para sus vueltas, pude decirte que le traigas una bebida, que le recojas algo que se le cayó, puede preguntarte algo para que te expliques, te justifiques o te disculpes con ella. El punto es que se vuelve demandante o pide cosas que te molestan.

Sencillo y simple, aplica el sentido común, si pide cosas que no van con lo que quieres y deseas simplemente di que “no, gracias.” El riesgo que corres al pasar por los aros es que pierdes atractivo. Simplemente puedes decir que no, o puedes jugar un poco, diciéndole cosas como “te traigo o hago eso si te portas bien”, o devolviendo la cosa “Ok, yo hago eso y tú has esto otro.”

5. Ella se comporta odiosa: Algunas mujeres parecen diseñadas para acabar con la paciencia de algunos hombres. Ella en ocasiones será displicente, tendrá aires de superioridad en cualquier sentido o será condescendiente. Algunos hombres se pasan estos “detalles” y por no provocar una discusión no dirán nada, es el tipo de hombre que le da miedo que ella se enoje.

Siempre tendrá que ser honesto, no tomarte las cosas de forma personal, no enojarte, pero si hacer un comentario del tipo “oye… tu eres como odiosita/malcriadita, seguro necesitarás un par de nalgadas.” Si ella se enoja, te anotas un punto, y le podrás señalar, de la manera más tranquila, qué fue lo te molestó de ella.

Nunca temas sacar el mal genio en una mujer por las razones justas.

6. Es que no está segura: Esta es otra bien popular. Sales con ella, han pasado cosas, ella sabe de tu interés, y quizá te ha mostrado el suyo, pero te dice que no está segura, que cree que no, que no sabe, que no está lista, que no se lo esperaba, que ella es complicada, que le da miedo, que su pasado, que su futuro, lo que sea. No te angusties, no muestres afán, no presiones, no te muestres inseguro, y sobre todo, no trates de convencer o argumentar.

Yo siempre he creído que a las mujeres les gusta un poquito el drama, y si hay drama ellas se sienten cómodas, así que tómala suave, dile que se tome su tiempo, que van paso a paso, que viva el presente y que se relaje. Mientras tanto tú no deberías tomarte las cosas muy en serio, muy a pecho o personalmente, tampoco intentar aclararle la mente o el corazón, simplemente ten paciencia si ella te interesa y mantén la serenidad, ve con calma en ese terreno y espera a ver si se le aclara el panorama, sin que eso signifique que te alejes o algo así, no puedes abandonar el campo así como así.

En general deberás mantenerte atento, pero tampoco estar paranoico y jugando mentalmente cuando deberías relajarte y disfrutar.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 14 de mayo de 2008

Seducción con PNL 2: Los Metaprogramas 1


Respecto al post anterior quisiera hacer unas aclaraciones, algunas correcciones y demás. Voy a empezar enumerando algunas posibles anomalías que pueden darse al analizar las claves de acceso ocular:

1. Los zurdos tienen preferencias opuestas, en decir, en lugar de mirar al lado derecho miran al lado izquierdo, y viceversa. Simplemente lo que tienes que hacer para calibrar esto es cerciorarte de cuál es el lado al que dirige la mirada cuando habla de algo REAL, y a dónde es que mira cuando IMAGINA algo, esto te bastará para poder ser preciso.

2. Los ojos también pueden dirigirse a un sitio, y luego dirigirse a otros lados. La persona está buscando información en su cerebro para darte una respuesta precisa.

3. Los ojos no se dirigen a ningún lugar. La persona puede encontrarse bloqueada y no desea acceder ni a imágenes, ni a sensaciones, ni a sonidos o voces. También puede darse porque la persona no necesita acceder a ningún sistema de representación, debido a que tiene un acceso inmediato, esto lo pueden comprobar cuando le preguntas a alguien su nombre.

4. Los ojos se mueven de un lado para otro, de derecha a izquierda o viceversa. Esto indica que la persona se encuentra buscando, quizá puede estar comparando dos imágenes.

5. Los ojos parecen ir a localizaciones erróneas, generalmente esto se da en personas con problemas neurológicos o psicológicos.

6. Los ojos se mueven para todos los lados y en todas las direcciones. Indica que la persona se encuentra confundida o que está en un estado interno de agitación.

7. Cometí un error en el post anterior, el cual me han hecho saber, y agradezco su lectura atenta, ya lo he corregido.

Ahora quiero hablarles de un tema muy importante en la seducción con PNL, y son los marcos mentales, es decir, aquellas estructuras de pensamiento y estilos emocionales que influyen en ciertos tipos de comportamiento. Muchos lectores me preguntas por estrategias para conocer cómo piensa y siente aquella mujer que les gusta, pues bien, a través de la PNL es muy fácil acceder al software mental de las personas, de tal manera que tu comienzas a hacer los ajustes necesarios para entrar en interface con ese marco mental.

Una de las razones por las cuales las rutinas enlatadas son detestables y no funcionan siempre es porque las personas son diferentes entre sí, no todas las mujeres son iguales, cada una es un universo diferente, y cada una tiene un estilo de pensamiento, un estilo emocional y un estilo de comportamiento. El problema con algunas teorías de la seducción es que tratan a las mujeres como si fueran una sola mujer, y esto es un grave error en la vida real.

Pues bien, los METAPROGRAMAS estudiados en la PNL nos permiten acercarnos a la realidad individual de una manera simple y casi instantánea, con algunas preguntas muy sencillas (con las cuales de paso tenemos tema de conversación) y escuchando atentamente a lo que dice y a la manera en que se comportan podemos hacernos a una idea de los marcos mentales que posee.

¿Por qué las personas reaccionan de manera diferente ante las mismas cosas? Unos ven el vaso medio lleno y otros lo ven medio vacío; unos escuchan un mensaje y se sienten estimulados, motivados, mientras otros oyen lo mismo y no reaccionan en absoluto.

Hay claves fundamentales, no sólo para el poder personal, sino también para la mayoría de las cuestiones trascendentales que se nos plantean como colectividad. Si quieres ser un seductor absoluto, un persuasor genial, un maestro de las comunicaciones, tanto en las relaciones como en los negocios y en cualquier asunto es necesario que te entrenes para encontrar la clave adecuada que cada persona conoce.

Los metaprogramas son las claves de cómo procesa una persona las informaciones. Son unos poderosos patrones o modelos internos que deciden cómo nos formamos nuestras representaciones internas, y que dirigen nuestro comportamiento. Los metaprogramas son los programas internos (el software, a la manera en que los computadores usan Windows, Linux o Mac) que usamos para decidir a qué prestamos atención, qué nos emociona y cómo nos comportamos.

Nuestro cerebro procesa información de manera muy parecida a como lo hace un ordenador. Absorbe cantidades fantásticas de datos y los organiza en una configuración entendible para el ser humano. Ningún ordenador sirve de nada sin un programa que le suministre las estructuras para realizar tareas determinadas. Los metaprogramas hacen algo parecido para nuestro cerebro: suministran la estructura que determina a qué prestamos atención, qué conclusiones sacamos de nuestras experiencias y en qué direcciones nos conducen; nos proporcionan la base sobre la cual decidimos si algo nos parece interesante o aburrido, un posible beneficio o una posible amenaza.

Para comunicar con un ordenador hay que entender cómo funciona su programa; para comunicar eficazmente con una persona, uno tiene que entender sus metaprogramas.

Metaprograma 1: Hacia qué se tiende y qué se rehúye: Todo el comportamiento humano gira alrededor del deseo de obtener placer y el de evitar el dolor. Ante una cerilla encendida te apartas para evitar el dolor de la quemadura en la mano; ante una bella puesta de sol te sientas a contemplarla para disfrutar del placer del espectáculo.

Todos tendemos hacia ciertas cosas y rehuimos otras. No todo el mundo reacciona de la misma manera frente a todos los estímulos aunque para cada cual existe un modo predominante, una tendencia más fuerte hacia un programa o hacia otro. En algunos predomina la tendencia energética y la atracción. Otros se inclinan a ser precavidos o prudentes; tienden a buscar protección y contemplan el mundo como un lugar más bien peligroso. Sus acciones procuran rehuir lo amenazador o inseguro, en vez de buscar la excitación. Para averiguar hacia dónde se mueven las personas preguntar: ¿Qué es lo que busca en relación con algo? (Una casa, un coche, un empleo, o cualquier otra cosa.

Una mujer puede darte la misma información de dos maneras: te puede decir “Te recomiendo esa pasta es deliciosa”, o te puede decir “Me gusta esta ensalada pues es baja en calorías y no me engorda”. En el primer caso está orientada al placer (la pasta es deliciosa), y en el segundo hacia el dolor (lo que evita al comer esa pasta: estar gorda).

La persona que busca el placer es hedonista, sensual y sexual, su actitud es positiva y siempre quiere disfrutar de la vida. La persona orientada al dolor hace las cosas por evitar problemas, comprende al mundo como un territorio difícil, puede llegar a ser negativa y si quieres seducirla deberás hablarle en términos en los cuales, por ejemplo, le muestres que la soledad es terrible, y que es mejor estar acompañado para evitar los desastres de la vida solitaria. Una mujer orientada al placer, buscará una relación por complemento, por sensualidad, por vivir cosas diferentes. Como podrán ver hay una gran diferencia entre un marco y otro.

Metaprograma 2: Establece si el marco de referencia es externo o interno: Pregúntale a alguien cómo sabe cuándo ha hecho algo bien. Para algunos, la confirmación procede de fuera, por ejemplo, cuando reciben una felicitación o un aumento. Para otros, la prueba o confirmación procede de dentro. Cuando han hecho algo bien, lo saben “en su fuero interno”. Si uno tiene un marco interno de referencia, podrá proyectar una casa que merezca todos los premios de arquitectura, pero si él no está convencido de lo que ha hecho, ninguna muestra externa de aprobación le convencerá.

Las mujeres con marco de referencia externo, son susceptibles a ser manipuladas, pueden andar pendientes del qué dirán, de la influencia de sus amigos y amigas, les cuesta decir que no y son demasiado sensibles a las críticas, por lo cual es fácil que caigan en problemas de autoestima. Las personas son marco de referencia interno si bien son más autónomas, pueden decir que no, y generalmente son críticas, también pueden ser demasiado duras consigo mismas y criticarse sin piedad pues como jueces de su propia vida pueden ser jueces implacables.

Una mujer con orientación externa dirá cosas como “todo el mundo dice que este sitio es fantástico y la verdad a mí me gusta mucho, puedo encontrar a todos mis amigos acá y a todos les gusta”. Una muer con orientación interna dirá “este sitio sinceramente me parece desagradable, no sé por qué a todos parece gustarles”, o puede decir “este sitio me gusta mucho, me siento como en casa cuando estoy acá”. Como ves, una pone el acento en los otros, otra en ella misma.

Una mujer como marco externo siempre entenderá mejor cuando se le dice lo que otros piensan de las cosas, si le dices algo sobre ella tendrás un impacto mayor y tenderá a creerte pues siente que lo que dicen los demás es la verdad. Será de aquellas mujeres eternamente pendientes del qué dirán, y atentas a lo que los otros piensan de tí, si alguna amiguita de casualidad le dice que tu no eres el indicado, ella les creerá y se mortificará.

Una mujer con marco interno necesita un hombre autónomo, seguro y que siempre diga que sus decisiones las toma por sí mismo. Si le gustas defenderá lo que siente a pesar de todo y de todos.

Este metaprograma presenta dos matices:

*Marco interno con verificación externa: Son personas que actúan, piensan y deciden, con base en criterios propios, verificando antes de actuar en los criterios externos. Pueden decir “me parece un buen sitio, y cuando traje a mis amigos les gustó.”

*Marco externo con verificación interna: Son personas que actúan, piensan y deciden, con base en criterios ajenos, verificando antes de actuar en los criterios internos. Pueden decir: “Me dijeron que éste es un buen sitio, y después de estar acá me gusto mucho.”

Metaprograma 3: Selecciona a favor de sí mismo o a favor de los demás: Algunas personas consideran las interrelaciones humanas atendiendo exclusivamente a lo que puedan sacar de ellas para sí mismos; otros prefieren ver lo que pueden hacer por sí mismos y por los demás. Como es lógico, los extremos son poco corrientes: el que selecciona exclusivamente para sí se convierte en un egocéntrico; el que selecciona exclusivamente para los demás sería un mártir o un complaciente.

Tiene relación con el anterior metaprograma, sin embargo la esencia está en que la persona con metaprograma a favor de sí mismo busca su propio beneficio en todo, puede llegar a ser un poco egoísta. Ahora bien selección a favor de los demás la hace un poco complaciente, incluso víctima, en la medida en que se echa cargas sobre sí que no le corresponden, incluso hace cosas que internamente no quiere sólo porque busca darle gusto a los demás.

Generalmente son personas orientadas a complacer a las demás, así tengan que dejar de hacer sus propias prioridades.

Metaprograma 4: Buscadores de acuerdos y buscadores de diferencias: Algunos reaccionan ante el mundo encontrando igualdades. Son los igualadores. Hay otro tipo de igualadores que encuentran excepciones dentro de la igualdad.

Se dan también los diferenciadores, unos miran el mundo y ven que todo es diferente; los otros ven excepciones dentro de las diferencias; viene a ser el negativo del que ve las excepciones dentro de las igualdades: primero ve las diferencias y luego observa lo que hay en común.

Una mujer igualadora tiende a usar generalizaciones, busca igualdades y similitudes en todo, anda diciendo cosas como “siempre es lo mismo”, “me gusta toda clase de música.” Una mujer diferenciadora percibe las cosas desde la diferencia, pueden decir cosas como “tú a diferencia de los demás eres muy organizado.” Imagínate que puedas comunicarte en el mismo idioma que ellas, para ello tendrás que estar atento a sus generalizaciones y a sus diferenciaciones, para hablar su mismo lenguaje.

La persona diferenciadora siempre busca hacer lo opuesto a lo que hacen los demás, puede criticar a las masas, decir que las personas son como borregos, generalmente expresa desacuerdos en lugar de acuerdos. Son personas un poco difíciles, teniendo en cuenta de 2 de cada 3 personas son igualadoras, sin embargo son ese tipo de personas que necesitamos para que nos digan las cosas que necesitamos cuidar o poner atención.

Metaprograma 5: Lo que hace falta para convencer a alguien: La estrategia de la persuasión consta de dos partes. Para averiguar cómo se puede convencer a alguien con seguridad, primero se debe establecer qué bloques sensoriales precisa ese alguien a fin de dejarse convencer; luego es preciso descubrir con qué frecuencia precisa esos estímulos para quedar convencido.

Posibilidades: a) Por observación, es decir, viéndolo; b) cuando se lo cuentan; c) poniéndose a hacerlo a ver qué siente; d) leyendo. Recuerdo una vez que me invitaron a un programa de televisión, y di un ejemplo de seducir enviando flores en fechas especiales, pues bien una de las presentadoras del programa reaccionó y dijo “a mí las flores jamás me conquistarían, no me gusta cómo se marchitan y empiezan a oler”, pues bien, su metaprograma no es “ver las cosas”, sino que su metaprograma puede ser leer las cosas, salir de viaje o escuchar algo. Efectivamente, le dije eso y le propuse que quizá a ella le parecería más seductor tomarse el tiempo de escribir una nota, a lo cual respondió derretida que sí, y contó alguna historia sobre cómo le escribían poemas y tal.

Como ves para cada persona hay una estrategia diferente. Sólo es cuestión de observar detenidamente.

Este tema no se acaba acá, en un próximo post les contaré los demás metaprogramas y aclararé las dudas que me dejen en los comentarios.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

--------------------

He estado muy pendiente en estas semanas del lanzamiento de la web page de la Estrategia de la seducción, que contendrá muchos más servicios y utilidades. Lo cual no implica que el blog deje de existir, sino que podrán acceder a otro tipo de recursos también en esa página. A eso se debe la menor frecuencia de publicación que espero vuelva poco a poco a la normalidad. Gracias por leer, gracias a todos.