miércoles, 25 de febrero de 2009

Todo es asunto de Percepciones


Hoy quiero hablar sobre problemas de percepción.

Tal cual y así de simple.

¿Ves la imagen de arriba? Parece que se mueve, pero la verdad es que no se mueve, no es una imagen animada, es simplemente una ilusión de tus ojos que acomodan la percepción de tal manera que introducen movimiento en ella.

Así mismo vemos la realidad, sobre todo en seducción, la mayoría de problemas están en la percepción. Cosas que uno cree que son así, y la verdad es que no lo son. El camino del seductor consiste en hacerse cada vez más sabio para discernir lo que pasa y cuándo nos estamos equivocando y el error está en nosotros.

La palabra clave es DISCERNIMIENTO. Y espero que este post te ponga en la perspectiva adecuada.

El punto que quiero defender en este post es que tengas un estado mental tan fortalecido a la hora de seducir (o hacer lo que quieras) que puedas preguntarte si estás viendo las cosas desde la óptica correcta. Y voy a tocar un punto más que obvio, pero que precisamente por ser tan obvia pasa desapercibida, es tan obvio como saber que respiras, y sólo cuando estás bajo el agua o en una montaña a gran altitud reparas en lo importante que era respirar bien.

No todo es como parece, podría llamarse también esta breve reflexión. Para PNL hay algo que se llama PRESUPOSICIÓN, y consiste en una serie de enunciados que demarcan lo que cree la PNL del ser humano, de la comunicación y del cambio. Una de las presuposiciones dice “el mapa no es el territorio”. Lo que se quiere decir con eso es que si tú me dices que estás en un sitio y ves algo estás hablando única y exclusivamente de cómo son las cosas para ti, no estás hablando de la realidad “tal como es”. Esto es algo que trabajó Kant diciendo que hay cosas “para sí” y cosas “en sí”.

Ahora nos caería bien un ejemplo, ¿verdad? Imagínate que llega una mujer que te encanta y te dice que está saliendo con el tipo más atractivo del mundo, y que es realmente fantástico, y de repente llega un día en que tienes la oportunidad de verlo y pues no es nada del otro del mundo, es un tipo más bien normal, y te encuentras a ti mismo diciéndote “Pero ¿eso era todo?”. Pues bien para ELLA era lo más atractivo del mundo, para TI era más bien del promedio, y tú tan asustado porque pensabas que estabas compitiendo con el mismísimo Brad Pitt.

Otro ejemplo para ilustrar el punto: Imagina que conocer a una mujer, y el viernes en la noche la llamas para concretar una salida ese mismo día, le preguntas qué está haciendo y ella te dice que nada, que está en la casa juiciosa y sin mucho que hacer, como sabes que ella está desocupada (porque te lo acaba de decir) entonces tú procedes a invitarla a salir. Sorpresivamente para ti ella te dice “mira… sabes qué… no tengo ganas… no se… ya estoy acá en mi casa y me da pereza salir… más bien lo dejamos para otro día”. Tras esta respuesta tu empiezas a sentir una extraña sensación de fracaso, y piensas que te rechazó y ahí terminan tus expectativas y sales de la escena. Ese fue TU TERRITORIO.

Ahora EL MAPA de ella podía ser el siguiente. Ella es una mujer que necesita que todo esté planeado, quizá estudia Administración de Empresas y aunque le gusta salir no le gusta salir de improviso, siempre que sale necesita haberlo planeado con días de anticipación para que su mente se acostumbre a la idea. Si tu le hubieras avisado varios días antes seguro no habrías tenido problemas, pero al avisarle sobre el tiempo ella prefiere seguir haciendo lo que tenía planeado (así eso sea hacer nada). ¿Cómo podías saber eso? Bastante complicado, estrategias avanzadas de calibración, intuición, bueno varias maneras. El punto es que no lo sabías.

Otro ejemplo más: sales con una mujer, y desde que empezó la relación sientes que las cosas no fluyen como tú quieres. Sientes que no te presta atención, que está displicente, que tú la buscas y ella se esconde. Pero entonces tú la justificas, y dices que está ocupada, que ella te quiere sino que tiene otra manera de expresarlo, que necesitas perseverar más y que esa es su forma de ver. Ese es TÚ TERRITORIO.

El MAPA de ella es que está cansada contigo, como no sabe decir que NO pues prefiere aplazarte y rehuirte para que tú te aburras por ti mismo. Has diseñado una mala estrategia (la buscas, jalas la relación, la presionas, la justificas, la asfixias, muestras necesidad) y eso ha terminado por aburrirla y por buscar el reto y el desafío por otros lados.

La pregunta en este punto es una y solamente una ¿has cuestionado tu manera de ver las cosas?

Dicho de otra manera: ¿Te has preguntado si la percepción de la realidad que posees es la adecuada. Dicho de otra manera ¿Te has puesto en el lugar de las otras personas para intuir en su realidad qué es lo que sucede?

En el primer ejemplo la estrategia de la duda te hubiera permitido no haberte asustado por la competencia y simplemente esperar y confiar en que con competencia o sin ella tú tienes lo tuyo y tienes muchas cosas qué ofrecer. En el segundo ejemplo, la perseverancia te hubiera permitido profundizar en la causa de la negativa y rehacer la estrategia para tomar en cuenta que ella está acostumbrada a lo planeado, luego de ajustarte a eso podrías invitarla a improvisar de vez en cuando. En el tercer ejemplo lo prudente es abandonar, aprender las lecciones de los errores y buscar otro objetivo para empezar de cero.

Otro asunto, y de repente este post te parece que trata temas diversos, y pues así es. Hoy quiero plasmar algunas cosas que me han tenido pensativo. Siguiendo con problemas de percepción quiero hablar de los resentidos en la seducción. Últimamente he supervisado personalmente algunas comunidades de seductores en Colombia y a distancia en otros países de Latinoamerica, y me he dado cuenta que lo que está frenando el crecimiento de muchos aspirantes es que tienen un resentimiento manifiesto en sus conductas y en su mente.

El proceso es el siguiente: han tenido una vida muy difícil, quizá llena de rechazos, de falta de aceptación, incluso burlas, se quejan de su apariencia, de las mujeres de todo, y llega el momento en que quieren ser seductores para ponerse por encima de los demás, por una especie de venganza contra la humanidad, contra los hombres que los han humillado y contra las mujeres que los han rechazado, y esa actitud empieza a carcomer sus motivaciones, y terminan enfrentados a otros aspirantes, o con deseos megalomaníacos de dominar el mundo, dominar la manada y dominar el grupo, humillar a los demás, poner en evidencia a los otros, incluso se amotinan contra sus maestros o las personas que están tratando de colaborarles.

Si quieres ser un maestro de la seducción exitoso hoy quiero invitarte a que revises las motivaciones que tienes para hacerlo.

Y si descubres que detrás de ello se encuentra el resentimiento, el deseo de venganza, el deseo de sentir que eres más que los demás y humillarlos es necesario que revises esas motivaciones y las trabajes, pues esas intenciones terminarán por estropear tus deseos de avance y te estancarán en algún punto o terminarán por hacer que cortes los lazos con la comunidad a la que perteneces.

Si estás en un grupo con personas resentidas te invito a que los evites, te alejes de ellos y si es necesario busques una nueva comunidad, un nuevo ala y comiences tu proceso con tus emociones y tus motivaciones tranquilas. Los resentidos roban energía y estancan a los grupos a los que pertenecen, imponiéndoles disputas que no tienen nada que ver con su objetivo de mejorar y criticando a cuanto compañero y maestro tienen. Como dicen un viejo refrán: “ni rajan ni prestan el hacha.” Identifica a esos resentidos y aléjate de ellos, empieza a discriminar la información que recibes y aplica tu buen juicio y criterio para tomar decisiones.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

-----------------------

Los invito a escuchar el programa UNO ENTRE MIL, de la emisora argentina Cristal 107.9. El horario ha cambiado y ahora voy todos los MIÉRCOLES a las 6:30 hora colombiana, 9:50 hora Argentina. Estoy hablando 15 minutos consistentes de información que estoy seguro te servirán en tu proceso. En la parte derecha está el link para que escuches la emisora en vivo a través de internet desde cualquier lugar del mundo.

viernes, 13 de febrero de 2009

Aprendiendo a ser divertido Parte 3: Los Temas


Hoy voy a desarrollar el primer elemento clave que tiene que ver con el humor. Deseo que entiendas cómo funciona el mecanismo del humor y cuáles son las cuerdas que tienen que tocar para que algo sea verdaderamente divertido. En lo personal te puedo decir que saber cuáles son los arquetipos del humor lo que me ha permitido potenciar mi ya innato sentido del humor. Te propongo a continuación un ejercicio de reflexión para que puedas comprender los elementos del humor y así saber dónde intervenir, en qué temas, con qué énfasis en las próximas interacciones que tengas con las mujeres.

Temas Objetivos: Nuestra primera impresión del humor es que es “algo divertido.” Así de simple, el humor equivaldría a algo que es “chistoso”, sin embargo si lo analizamos detenidamente el humor es entretenimiento crítico dirigido a un objetivo determinado. El tema, u objetivo, es la parte fundamental y trascendental del humor, y es necesario que el tema sea ajustado a tu público, más que a ti mismo. Y este es un error frecuente: personas que lanzan apuntes supuestamente divertidos pero que solo ellos entienden, si son abogados entonces lanzan apuntes de abogados, lo mismo si son médicos y todos las demás personas que no son ni abogados ni médicos quedan perdidos en el espacio.

No todo lo que para ti es divertido es divertido para los demás.

Otros son demasiado específicos con su humor, quizás leen más o quizás están más actualizados en noticias, por lo cual lanzan comentarios basados en esa información y a veces las personas no están familiarizadas con esos temas y tu comentario divertido pasa totalmente desapercibido, y produce justamente el efecto contrario: en la mente de ellas puedes quedar como alguien sin ninguna gracia y que está tan metido en su propio mundo que no puede hacer reir.

Recuerda el humor siempre debe ajustarse a tú público, a tu audiencia, a las personas con las que estás. Si quieres hacer un comentario divertido sobre tu vida ten la precaución de contar una historia con la que los demás se sientan identificados. Martin Helitzer señala 3 elementos que toda persona que quiera desarrollar humor debe tener en cuenta y se denomina el modelo MAP:

MATERIAL: Son los comentarios que llevas contigo. Puedes pre-fabricarlos o pensarlos en el momento.

AUDIENCIA: Tu público y las cosas particulares que tienen, sus vidas, trabajos, intereses, gustos y disgustos. Tienes que asegurarte de enfocarte en el tema adecuado para tu audiencia.

PERSONAJE: Tú, eres quien con cada comentario se convierte en una especie de show man, que entreteniene, hace reír y genera atracción.

Si estás con un grupo muy grande es muy complicado que un tema ajuste para todos los participantes, así que tendrás que ser lo más ágil posible para capturar la esencia de lo que cada uno es. De hecho los grandes comediantes toman experiencias muy básicas, muy elementales para construir sus rutinas, cosas como los recuerdos de infancia, viejas épocas, cosas de la vida cotidiana como las filas en los bancos, los trancones en las autopistas, la política, temas de los cuales la gran mayoría están familiarizados.

Los apuntes más divertidos son aquellos que desafían el statu quo, es decir, desafía la manera en que las personas están acostumbradas a ver la seriedad y apunta a ver otro punto de vista de las cosas incluso de las más comunes y corrientes, eso justamente es lo que cerebralmente hace que se produzca la risa. El humor es la ruptura de un patrón cerebral, que está habituado a ver las cosas de una forma lineal, al interrumpir esta línea la persona se sorprende y se ríe. De cualquier forma causas un impacto emocional que no tiene precio sobre tu audiencia.

El humor exitoso es aquel que se dirige hacia las hostilidades, los prejuicios y temores de las personas. El mejor humor es que habla de los tabúes y de las cosas que a veces callamos, las exagera y las muestra desde su lado más vulnerable. El humor es justamente saludable porque nos permite reírnos de las cosas de las que a veces nos avergonzamos o tememos.

Recuerda: la clave está en evocar experiencias con las que todos se sientan identificados en un momento dado. El humor es como el flash de la cámara fotográfica, que ilumina con su luz un momento específico que sin ella estaría oscuro. Así es el humor, se basa en el tema de la conversación, en el tópico de la charla y manda su “disparo” y divierte.

Otro error común cuando se selecciona un tema objetivo es usas tópicos demasiado específicos en lugar de premisas específicas. Esta es una lección aprendida de Jerry Seinfeld, quizá el cómico más famoso en los Estados Unidos y protagonista de su propia serie de televisión en los 90. Seinfeld es obsesivo compulsivo y justamente el fijarse en los detalles fue lo que hizo que su comedia se catapultara hasta el estrellato. Por ejemplo, la manera en que las personas conducen es un tema amplio que por sí mismo no es divertido, el tema objetivo debe ser mucho más específico, por ejemplo cómo las mujeres pueden hacer mil cosas cuando están manejando, como maquillarse, hablar por celular, o por ejemplo la cantidad de cosas que tienen las mujeres en sus bolsos y que hace que nunca encuentren nada porque guardan todo, recibos, facturas, carnets de cuando estaban en el colegio, chicles masticados, etc. Estrechando el objetivo tendrás más éxito y lograrás más risas.

Los temas objetivos más exitosos son: Uno mismo y sexo.

* Tú mismo: La clave es: escoge a alguien de tu tamaño. Uno tiene que saber de quién se ríe, de quién se burla, no sea que tenga más poder que tú, o simplemente termines creando hostilidad que incluso puede terminar en que te acaben a golpes. Así que el tema menos ofensivo (pero aún así más efectivo) eres tú. Invitar a las personas que se burlen mientras tú te burlas de ti mismo es una de las mejores claves del humor. Las personas siempre están esperando reírse, y generalmente se la pasan burlándose unos de otros, pero el que domina es aquel que da un paso adelante y se burla de sí mismo, sus rasgos físicos, dinero, inteligencia, timidez, lo que sea que resalte.

Resulta apenas obvio que para burlarte de ti mismo tienes que tener una seguridad a prueba de balas, pueden haber personas en tu público que sigan burlándose de ti con sus propios comentarios. Así que si empiezas tienes que estar seguro de divertirte de las consecuencias que genere tu burla a ti mismo. En este punto he visto caer a muchos. Y la clave es relajación y no tomarte las cosas de manera personal. Una vez la gente se ríe puedes seguir con otras personas, te respetarán porque han descubierto que primero te has reído de ti.

* Sexo: Una cuarta parte del humor está dedicada al sexo, y acá hay de todo, desde los más ramplones y ordinarios, hasta los más refinados y sugerentes. Personalmente detesto el humor ordinario, me parece de mal gusto además de ser una salida demasiado fácil. No a todos les cae bien este humor así que puedes perder respeto y credibilidad. Un apunte de doble sentido muy oportuno puede ser muy bueno, de hecho un buen seductor tiene que jugar constantemente con el doble sentido y las insinuaciones pero cuidarse de ser vulgar.

En general los seres humanos somos muy ambiguos al hablar de sexo y eso permite hacer juegos de palabras, burlarse de la ingenuidad con que algunos usas algunas palabras y resaltarlo. Este tipo de humor es especialmente exitoso con las mujeres, a veces se sonrojan y es una oportunidad perfecta para que te muestres como una persona sexual.

En el próximo post escribiré acerca de los demás aspectos relevantes a la hora de crear tu material para divertir a las mujeres y a cualquier persona. El humor tiene la magia de bajar las defensas, de mostrar poder, seguridad y de hacer que caigas bien dentro de tu público.

Personalmente me gusta mucho el humor de Adal Ramones un méxicano que hace un stand up comedy muy bueno, puedes utilizarlo, buscarlo en You Tube por su nombre o por el nombre de su show "Otro Rollo", acá te dejo uno muy bueno del cual puedes aprender cosas de estilo y expresión corporal y seguridad (tema que trataré en detalle en un próximo post de esta serie).



Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

----------------

Todos los viernes a las 9:50 hora de Argentina, 6:50 hora de Colombia y Perú tengo una sección en la emisora Cristal 107.9 de Argentina, en el programa Uno Entre Mil. En el banner derecho pueden encontrar el link para escucharla en vivo. Les recomiendo tener el programa de iTunes para que no tengan problema.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Recuperando la masculinidad Parte 2


El post de hoy es uno bien profundo.

Dirigido a los buenos tipos.

Sí, nuevamente. Es necesario…

Algunos me preguntan, por qué me demoro en escribir. Mi respuesta es sencilla: demoro porque lo que escribo tiene que tener calidad, ser sustentable y aplicable. Y eso no es como hacer pan, donde un pan es igual a millones de panes de otras panaderías. Este producto es exclusivo, es sofisticado. ¿Qué pasaría si los Ferrari, o los relojes Bulgari, se produjeran en masa? Perderían su valor. Y no quiero perder valor sólo por publicar a diario. Espero lo entiendan. Por eso mi demora en los audios, aún no llegan al punto en que deseo.

Hoy quiero continuar con mi serie para recuperar la masculinidad. La semana pasada había empezado a hablar sobre la desconexión que tienen los buenos tipos con su propia masculinidad, y cómo se aíslan de modelos masculinos que les pueden fortalecer el carácter y les pueden inspirar actitudes masculinas. Hoy voy a continuar con la descripción de cuáles son las causas de esa falta de masculinidad que muchos tienen:

1. Los buenos tipos tienen a ser monógamos con sus madres: Los buenos tipos generalmente tienen una relación bien particular con sus madres. Inconscientemente desean mantenerse fieles a sus madres, siéndoles monógamos, es decir sin tener relaciones serias y sólidas con las demás mujeres. Mantienen un lazo inconsciente que aunque es natural en los hombres con sus madres se manifiesta de forma extraña en algunos buenos tipos.

El complejo de Edipo, de acuerdo al Psicoanálisis, muestra cómo cuando los hombres son niños se enamoran de su madre y desean que sólo sean para ellos desarrollando una rivalidad y una competencia con su padre. Este proceso tiene un curso normal y termina, aunque deja ciertos vestigios en el inconsciente que consisten en formas de relacionarse con la madre y con el padre, rasgos que se admiran o se detestan en uno u en otro. De un proceso normal depende una adecuada imagen de las mujeres (inspirada en la madre), una adecuada imagen de los hombres (inspirada en el padre) y eso permite establecer saludables relaciones de pareja. A las mujeres les pasa algo parecido, llamado complejo de Electra, pero eso será otro tema.

Cada padre juega un rol importantísimo en facilitar que sus hijos tengan una buena imagen y se relacione bien con ellos. En primer lugar la madre debe saber cómo satisfacer las necesidades de sus hijos de manera suficiente sin crear dependencia. Las madres también deben saber cómo satisfacer sus propias necesidades sin ponerlas en su hijo. Y acá recuerdo a un cliente que me contaba cómo su padre agredía a su madre y cómo las primeras imágenes de la infancia vienen de aquellos momentos en que su madre se quejaba y lloraba con él y le pedía consuelo, se quejaba de los maltratos y descargaba su ira. Este hombre creció con un creciente miedo a su propia masculinidad, psicológicamente quedó castrado en el sentido en que aunque no era homosexual era muy amanerado, porque se identificó con su madre y no desarrolló una imagen positiva de los hombres que él pudiera interiorizar. Lo que el coaching hizo fue analizar patrones de comunicación masculina, revisar su deseo salvador hacia las mujeres y darle otro significado a esos episodios tempranos con su madre.

Por su parte el padre debe desarrollar un lazo positivo con sus hijos, mostrarles desde muy temprano los atributos masculinos de provisión, de liderazgo, de confianza y de orgullo por ser hombre, así mismo debe mostrarle maneras saludables de relacionarse con las mujeres. Esta relación saludable con el padre le permite identificar su sexualidad y expresarla de manera saludable y poder proyectar ese poder de la masculinidad en las mujeres.

Muchos de los buenos tipos no reportan haber tenido una relación cercana con su padre en la infancia, no se identificaron con él, razón por la cual generaron una relación poco saludable con sus madres, una relación de dependencia, quizá tuvieron que complacer a una madre rabiosa, crítica o controladora. La mayoría de los lazos consiste en que estos buenos tipos tuvieron que hacerse cargo en su infancia de una madre necesitada, dependiente o reprimida. Sin un padre proveedor de una imagen positiva estos niños (futuros buenos tipos) quedan sin soporte para una imagen de masculinidad. Estas situaciones, estar con una madre rabiosa o controladora, o convirtiéndose en un pequeño esposito de la madre crea una dinámica en la cual el hombre nunca se separa de su madre, no es capaz de individualizarse, y así esté a kilómetros de ella busca en otras mujeres esta imagen materna en la cual él la cuida, la soporta o la salva.

La reflexión acá es la siguiente: si tú encuentras que eres un buen tipo de ese estilo, que cuida, soporta a las mujeres así sean totalmente insoportables, que las salva, que busca redimirlas, que es totalmente complaciente con ellas, debes revisar la relación inicial con tu madre y con tu padre. Es tan simple (y a la vez tan complejo) como eso.

2. Los buenos tipos tienden a buscar la aprobación femenina: Debido al condicionamiento familiar que acabo de describir los buenos tipos tienden a buscar la aprobación femenina. El proceso es complicado en el sentido en que a pesar de que los buenos tipos pueden caer en la cuenta de que están haciendo las cosas mal, que están siendo muy dóciles, así lean libros y videos siguen haciendo lo mismo, una y otra vez, cayendo en la misma conducta complaciente. He visto que estas personas al principio pueden “simular”, cuando conocen a una mujer, pero luego caen en su conducta complaciente.

La razón de esto es que inconscientemente el patrón de complacencia está insertado de forma muy profunda. Y aunque conscientemente saben las cosas algo adentro, inconsciente, los sabotea y les recuerda un aprendizaje de muchos años.

El hecho de evitar relacionarse con hombres y buscar la aprobación de las mujeres hace que los buenos tipos no obtengan lo que realmente quieren tanto de la vida como de las mujeres. Para revertir estos efectos es más que obvio que los buenos tipos deben recordar las dolencias, frustraciones y oportunidades que dieron para que algunas mujeres se aprovecharan de ellos, los rechazaran y los manipularan. La idea es que encuentres ese NUNCA MÁS para iniciar tu proceso de cambio.

Lo que necesitas es recuperar tu masculinidad, así de simple. Reclarmarla de vuelta, abrazar tus rasgos de masculinidad y sentirte orgulloso por ser lo que eres: un hombre. Y acá no te voy a hablar de las mujeres, porque simplemente no es el punto, estamos hablando de hombres. Y ser justamente un hombre tiene muchas cosas valiosas, muchos elementos para potenciar, para aprovechar (así como hacen las mujeres con su femineidad). Reclamar la masculinidad implica lo siguiente:

* Conectarse con otros hombres: Construir relaciones con otros hombres, de amistad, compañerismo, colaboración, requiere un esfuerzo consciente. Este proceso comienza con un compromiso para desarrollar amistad con otros hombres, para hacer esto los buenos tipos deben destinar tiempo, tomar riesgos y tener la mente abierta para aprender. Toma tiempo hablar con otros hombres, llamar a los amigos o ir a jugar billar, a veces tienen que tomar este tiempo de lo que dedicas a tu familia, a tu trabajo e irte de juerga de vez en cuando a mirar cómo se comportan los hombres y de qué hablan. Rodéate de los exitosos y mira como hablan de sus relaciones, de proveer en el hogar, del trabajo duro, y de ese tipo de temas.

También implica hacer cosas de hombres, puede significar unirse a un equipo deportivo, ir a jugar futbol, billar, cartas, hacer trabajo voluntario, ir a pescar, o simplemente ir a tomar cervezas y hablar de mujeres.

¿Cómo puedes empezar? Simplemente en tu comunidad de seducción particular no sólo vayan a las discotecas o giren en torno a estrategias, vayan a jugar futbol, vayan a jugar billar y simplemente disfruten de hacer eso. Esa es quizá la mejor escuela de la masculinidad, eso ayudará a que químicamente tu cerebro produzca testosterona y que tus rasgos psicológicos masculinos sean más intensos, sin duda tendrás mucha más energía y serás más atractivo para las mujeres. Te volverás menos dependiente, necesitado, manipulador y resentido en tus relaciones con las mujeres.

Trabajar en estos rasgos con tus compañeros hombres hace que puedas recuperar tu autonomía y que dejes de definirte a través de los ojos femeninos. Desarrollar compañerismo con amigos deshace en lazo monógamo del buen tipo con su madre. Los niños son empujados a relaciones poco saludables con sus madres sólo cuando sus padres se los permiten. La solución es revertir el proceso a través de un compañerismo y un aprendizaje de la masculinidad a través de ver otros modelos de hombre.

Desarrollar compañerismo con amigos deshace en lazo monógamo del buen tipo con su madre. Los niños son empujados a relaciones poco saludables con sus madres sólo cuando sus padres se los permiten. La solución es revertir el proceso a través de un compañerismo y un aprendizaje de la masculinidad a través de ver otros modelos de hombre.

En pocas palabras: recupera la idea animal de la “manada”, sirve para proteger, para respaldar y para aprender. Crea manadas.

* Fortalecerse: La masculinidad denota fortaleza y poder. Los buenos tipos tienden a huir de estos rasgos y a temerles. Como resultado se vuelven física y emocionalmente débiles y suaves. Incluso algunos se sienten orgullosos de su “suavidad”. Incluso conozco algunos hombres que practican artes marciales pero que aún temen su propia fortaleza.

Abrazar la propia masculinidad implica aceptar el cuerpo, el poder y el espacio que te rodea. Para ello necesitas acostumbrar a tu cuerpo al esfuerzo, a las exigencias, debes empezar a ejercitarlo, no te pido que te conviertas en corpulento, pero sí que hagas el ejercicio y te conectes con tu cuerpo. Debes acostumbrar a tu físico a responder a las exigencias de ser hombre. Esto implica alimentación más saludable, eliminar drogas y alcohol (que quitan toda tu energía). He descubierto que la EMOCIÓN VIENE DEL MOVIMIENTO

* Encontrar modelos masculinos saludables: Yo animo a los buenos tipos a visualizar lo que ellos piensan sobre cómo sería un hombre saludable, qué pensaría, qué diría, cuáles serían los rasgos que desarrollaría. Con eso en mente pueden lograr metas parciales de acercarse a esa imagen que han visualizado. Esos modelos de masculinidad pueden estar muy cerca, en su empresa, en su universidad, en las películas, en la televisión. Yo siempre recomiendo las películas de Marlon Brando, las que sean: Un tranvía llamado deseo, On the Waterfront, El último tango en París, o la última de Mickey Rourke El Luchador. Son ejemplos claros de estilos de ser hombre, de expresarse, de moverse, de hablar.

* Reexaminar la relación con el padre: En muchos tipos buenos sus padres no fueron cercanos, fueron demasiado pasivos, pusilánimes (otros tipos buenos), ausentes o se definieron de alguna manera negativa. Recuperar la masculinidad requiere que los buenos tipos examinen sus relaciones con sus padres y los vean a través de una mirada adulta, no la mirada con que los veían cuando eran niños. La recuperación para dejar de ser buen tipo consiste en comenzar a aceptar a esas figuras paternas y reconocerlas por lo que fueron y son, quizá seres humanos muy heridos. La idea es que estos buenos tipos vivan sus vidas sabiendo que ya no deben hacer las cosas en reacción a esos modelos paternos, si lo hacen así es como si su padre aún estuviera en control, el cambio transformador es saber que pueden ser lo opuesto a su padre sin que ello implique ser su opuesto, lo que lleva a perder masculinidad. Quizá el siguiente paso sea aceptar que tienen más rasgos en común con sus padres de lo que previamente habían creído.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!


miércoles, 4 de febrero de 2009

Anotaciones a la Patología de la Seducción


Hola a todos, hoy les tengo un post más bien corto, quizá con solamente un par de reflexiones o anotaciones a los escritos que he venido realizando sobre patologías de la seducción. Es esta serie me he dedicado a analizar ciertas tipologías de mujeres (también hay hombres así) que hacen que por sus rasgos sea muy difícil que puedan mantener una relación afectiva a largo plazo.

Hay un prejuicio muy equivocado pero muy ampliamente difundido por algunos maestros de la seducción, es el siguiente: Si eres un buen maestro de la seducción una mujer jamás te rechazará. Lo que esto implica es lo siguiente: si eres un mal seductor obtendrás sólo rechazos.

La premisa de la cual parte este prejuicio es que si eres un buen seductor ninguna mujer se podrá resistir. Ninguna.

Pues bien, la vida real es algo muy diferente de esto, y tanto hombres como mujeres somos más complejos de lo que parece, y las cosas no se pueden reducir a sólo pensar que si te rechaza es porque hiciste las cosas mal, o que todo se reduce a te rechaza o no te rechaza.

La psicología ha permitido encontrar ciertos problemas comunes en las personas, así como la medicina ha encontrado patologías y enfermedades físicas, la psicología ha encontrado problemas a nivel de la mente, las creencias y la historia personal. Muchos me han dicho que simplifico demasiado, o que clasifico a las personas y que las personas son inclasificables.

Esto no es tan cierto. Yo puedo clasificar las personas por edad, por sexo, por país de nacimiento, por gustos, por disgustos. El pensar que somos inclasificables es sólo una ilusión, de hecho una ilusión demasiado optimista. Las personas tenemos gustos, preferencias y opciones que nos encuadran en ciertas tendencias o grupos. Claro, la historia personal es intransferible, única, especial o como la quieras llamar, pero hay ciertos comportamientos comunes. No importa si alguien es rico, pobre de buena familia o de mala familia, igual le puede dar cáncer, un infarto o puede tener rasgos de personalidad que la hacen odiosa en una relación de pareja.

Muchos seductores se vanaglorian de todas sus conquistas y de que ninguna mujer se les resiste (lo cual es imposible, hasta a los prototipos mediáticos hay mujeres que se les resisten), y bueno, puede que seduzcas a la mayoría de mujeres, el punto es, qué clase de mujeres estás atrayendo a tu vida. ¿Acaso las más emproblemadas, las más problemáticas, las más disfuncionales? ¿O estás aplicando criterios de selección para buscar la mejor mujer posible?

Y acá va una cosa, estamos idealizando, si tú crees que somos perfectos y que nada pasa en nuestra psicología, y que todo es tan simple como seducir o no seducir, ser aceptado o rechazado, jugar patrones de seducción y manipular, aún te falta un poco de mundo por conocer o años por vivir. La realidad es mucho más compleja, y sólo a través de la experiencia y la calibración podrás saber si una mujer, por más bella, buena y deseable que sea te conviene o no te conviene para una relación corta, larga o lo que sea que desees.

Muchos creen que esa mujer que les gusta es perfecta. Quizá sí, quizá no. Tomate el trabajo de anticiparte y estar abierto a la posibilidad de que así como esté bien, también pueda estar muy pero muy dañada.

Este es, a mi modo de ver, el principal error de los aspirantes a seductores, ignoran la complejidad del ser humano, y creen que sólo con formulitas, parecidas a ecuaciones matemáticas del tipo RID+V+R+VUL o lo que sea, ya dominaron la complejidad de la naturaleza femenina, ya accedieron y sanaron el pasado de una mujer, ya fueron por encima de sus complejos, miedos, obsesiones, locuras, bajas autoestimas, promiscuidades, y todo el oscuro de mundo que encierra la inmadurez emocional. Las estrategias sólo funcionan cuando humildemente aceptas que la psicología de una persona es mucho más de lo que ves, y que detrás de un rechazo se esconde una historia compleja, no es simplemente cuestión de que no hiciste tal o cual rutina por complicada y elaborada que sea.

Piensa en esto: puedes ser tan buen seductor que seduzcas a la mujer más disfuncional del mundo, y luego ¿qué vas a hacer cuando te vomite toda su disfuncionalidad, todo su rencor, toda su amargura o superficialidad o depresión o angustia o culpa, o lo que sea sobre tí? ¿Le aplicas una rutinita y listo?

No siempre cuando se daña una relación es que algo ha fallado en tí, es que muchas cosas han podido fallar en la otra persona.

La seducción no implica que seamos todo poderosos.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!