jueves, 25 de junio de 2009

Noticias curiosas


Vi esta noticia y me pareció bastante curiosa por decirlo menos. La transcribo a continuación:

EFE. 25.06.2009 - 11.40 h

El polémico cantante Marilyn Manson, en plena crisis personal, decidió cortarse la cara y las manos por cada una de las 158 veces que llamó por teléfono a su ex pareja, según admitió el artista en una entrevista publicada por la revista Spin.

En extractos del texto Manson nunca revela el nombre de su pareja por entonces (diciembre de 2008), aunque tal y como explica el rotativo, al cantante se le relacionaba en esa época con la actriz Evan Rachel Wood (The Wrestler, 2008).

"Mi momento más bajo fue la pasada Navidad, porque no hablaba con nadie de mi familia (...). Lo pasé mal al estar solo, sentirme olvidado y traicionado por poner toda mi confianza en una persona, y cometer el error de que era la persona errónea", comentó el cantante, autor de himnos de rock como The Beautiful People.

Me da como una mezcla de risa y asombro semejante noticia. La música de Marilyn Manson me parece buena (sobre todo la de la década de los 90), y aparte de hacer comentarios de su excéntrica personalidad, me llama la atención su fragilidad emocional, dependencia y obsesión.

Quien lo ve tan "malo"...

Hasta la próxima!

Que comience la cacería!

martes, 23 de junio de 2009

Revisando tus expectativas con las mujeres


Cuando piensas en la clase de mujer que deseas encontrar o en la clase de relación que te gustaría cultivar ¿qué te imaginas?

Algunos ante esta pregunta me responden “quiero encontrar a alguien que me guste y que sea agradable”. A lo cual yo respondo “es decir que tu principal expectativa es encontrar a alguien que tenga cosas en común contigo y alguien a quien encuentres medianamente atractiva.” Me responden que mis palabras reflejan exactamente lo que ellos me han respondido.

La pregunta inicial es la reflexión que enmarca este post, deseo que te preguntes por tus expectativas con las mujeres, porque de acuerdo a tus expectativas encontrarás aquello que esperas y rechazarás aquello que no se ajusta a tu expectativa. Esa misma expectativa también es responsable de nivel de satisfacción o decepción que puedes enfrentar cuando lo que esperas se realiza.

Me he encontrado con tres clases de expectativas:

1. Creen que las mujeres son de desconfiar, así que esperan que les llegue lo menos peor, aprovechan lo que encuentran pero nunca se entregan totalmente puesto que desconfían naturalmente.

2. Están muy ilusionados, y esperan al amor de sus vidas, en medio de poemas de Benedetti, sueñan con esa mujer ideal y todos los días se preguntan “¿será que hoy me cruzaré en el camino con ella?”

3. Los moderadamente optimistas, esperan lo mejor con paciencia y con discernimiento, no están dispuestos a resignarse con lo primero que les aparece y les sigue la cuerda. Son selectivos.

Siempre he sido de los que piensa que aunque se debe esperar lo mejor tampoco se debe ser tan exigente al punto de no aceptar a nadie. Hay por ahí un montón de perfeccionistas que con cualquier pequeño detalle que les disguste ya se van decepcionando y descartando personas (lo más irónico del asunto es que uno con los años se encuentra a estas personas solas y lamentando haber dejado ir a esas personas). Por su parte, existen por ahí algunos que tienen una imagen deteriorada de la mujer (por eventos de su pasado, asuntos con su familia o con su propia madre) y terminan por jugar con las mujeres, pensando que igual no había mucho que esperar y que es mejor atacar antes de ser atacado. Otros en cambio, no se consideran dignos de una buena mujer, así que se van con lo primero que se les aparece terminando en relaciones conformistas y deprimentes.

En este blog se ha escrito sobre temas de conversación, estrategias para conocer a mujeres, y un montón de temas. Y aún me encuentro con lectores de muchos lugares que aunque han leído, salen, “sarguean”, salen con mujeres pero aún están solos. Sí, es cierto que conquistan a más mujeres, sí, también es cierto que ya no les tienen miedo, pero por alguna razón no han podido consolidar relaciones duraderas, constructivas, incluso aunque sus habilidades con las mujeres son sobresalientes en su vida personal pareciera que no encuentran el camino.

Al hablar con ellos encuentro que el tema está en las expectativas, es decir, en que su imaginación les da una imagen que no es adecuada, o es incongruente o simplemente no tienen una imagen y entonces les da lo mismo una cosa que otra.

Imagina que te gustan los carros, puedes desear un carro convertible BMW, pero quizá no tienes el dinero ni la forma de conseguirlo, o puedes desear un carro viejo y feo que no exige mucho y cuando llega resulta que te da más problemas que soluciones, mecánicamente no funciona, te falla y encuentras problemas para los repuestos. O te puede ser indiferente el carro y cuando puedes te compras lo primero que te encuentras, y luego al usarlo, caes en la cuenta de que si lo hubieras pensado mejor habrías podido aprovechar para comprar algo mejor. O también puedes decir, me da lo mismo ¿y entonces si el carro es una buseta, un tractor, una retroexcavadora? Probablemente no sea el carro para tus necesidades. O puedes pensar en un carro que se ajusta a tu presupuesto, que te gusta y que te presta una cantidad enorme de beneficios, era el carro que buscabas y que se adecua a lo que eres. Lo que sucede con esta metáfora quizá pueda reflejar lo que pasa con tu vida emocional.

Uno de los propósitos de estudiar la seducción es justamente que tengas las herramientas para conocer y establecer una relación con alguien que te guste demasiado, y que tengas el criterio para escoger la mejor persona posible ajustada a lo que tú eres, que se complementen, apoyen, admiren, etc, etc. En días pasados confrontaba a uno de mis clientes y le decía “hey, ¿por qué estás acá contándome todo eso, por qué tanto tiempo y dinero invertido en material de la seducción, por qué pagarme a mí para que te enseñe cosas acerca de cómo vencer el miedo a las mujeres y cómo acercarte a ellas? ¿No será una perdedera de tiempo y dinero?”

Este cliente me respondía algo que me impactó, me dijo lo siguiente: “estoy haciendo todo eso y estoy acá para aprender a quererme más.” Su respuesta me pareció genial, y pensé “sí, es que esto es por uno mismo, no por los demás, para entender quiénes somos verdaderamente y quiénes son los demás, nuestro lugar y propósito en el mundo, y en esta época.”

Es un hecho que también hacemos eso para, como dije antes, tener las herramientas para conocer y tener una relación con alguien que nos cautive a niveles profundos. Mi creencia es que invertimos tiempo y dinero y otros recursos para conocernos a nosotros mismos y poder apreciar cuando llegue esa persona que nos impresione de tal manera que tengamos “madera” para ir por ella y cautivarla también. No basta con saber qué es lo cautivador si antes no nos hemos hecho nosotros mismos cautivadores. No tendría ninguna gracia que esto fuera solamente para antojarnos y no para degustar.

Tengo que reconocer que cuando era más joven mi visión de las relaciones y de las mujeres era mucho más superficial. Con los años, la experiencia y este camino he encontrado que las cosas son mucho más sorprendentes y que esa desesperanza iniciar de pensar que “no había que esperar mucho” ha cambiado, conforme mi conocimiento de la naturaleza humana es mayor y me he encontrado con sorpresas y he recibido muchas cosas que no esperaba.

Cuando empecé este camino como todos empecé con los norteamericanos, en esa época no tenían libros, solo información en foros y correos. Era un idealista de esos románticos perdidos y una de las primeras cosas que “asesiné” en mí fue ese idealismo, romanticismo, ínfulas de poeta incomprendido medio resentido por la soledad. Y abracé la máxima de Mystery de que el propósito de la existencia es la “sobrevivencia y la replicación”, y me volví un pragmático, mientras avanzaba descubría que las cosas me iban muy bien pero que mi nivel de profundidad disminuía, que me estaba volviendo más superfluo, más vacío, como una carreta que va por un camino, que va vacía y suena, hace mucho ruido pero al final no dice nada.

Descubrí que en el camino me estaba perdiendo y estaba atrayendo justamente lo más limitado y vacío a mi vida. Con los años recuperé mi “espíritu”, la profundidad y descubrí que era mi principal herramienta de mi atractivo, eso junto con la “forma” que había aprendido me hizo aún más completo. Descubro hoy día eso mismo en los aprendices, es como si dijeran “voy a pagar el precio que sea necesario, incluso me haré más banal, más superficial si es necesario con tal.”

Deciden convertirse en la versión masculina de Paris Hilton o en la mezcla de Jamiroquai y Tommy Lee (es decir, Mystery).

Pues bien, eso es lo que yo llamo “negociar contra uno mismo”. Lo viví y sé que no es el camino, además por una razón de peso: si eres profundo jamás vas a dejar de serlo por más de que te disfraces de superficial, siempre tendrás esa voz que te dice “eso no es lo que eres, ¿por qué actúas?”

No está mal ser profundo, ni enamorarse, ni nada de esas cosas. Es más si logras estudiar estos temas sin dejar de ser lo que eres, ni de pensar en lo que piensas lograrás ser aún más atrayente, poderoso y cautivador.

Mi punto es, no solo debes aspirar a una mujer maravillosa, debes aspirar a sentir verdadera atracción, pasión y realización. Créeme, he visto a muchos que salen con mujeres objetiva y socialmente hermosas, bellas, atractivas, buenas, y les pregunto con mi agudeza de psicólogo lo siguiente “acá entre tú y yo, aparte del qué dirán, y de lo correcto, ¿estás feliz con esta mujer?”, me sorprendo cuando muchos me dicen que no, que se sienten bien porque son envidiados, pero que en lo profundo de su ser se encuentran profundamente insatisfechos, incluso frustrados, me confiesan que son más las cosas de las que presumen con esa mujer que las cosas que son reales.

Y yo me pregunto ¿por qué siguen con esas relaciones?

¿Por qué las ganas de vivir del qué dirán, de la apariencia, de la aprobación social y no mandar al demonio todo eso y simplemente darte la oportunidad de sentirte pleno y realizado?

Todo está en las expectativas, lo que esperas y deseas, quiénes son las personas más importantes en tu vida, ¿acaso los demás o tú mismo?

¿Cuál es la medida de tu valor? ¿Poco valor y te resignas con lo que encuentras y dices “al menos tengo algo”? ¿Mucho valor y te crees la última Coca Cola del desierto al que las mujeres deben pleitesía y sumisión? ¿O el valor justo donde esperas dar y también recibir?

Si yo pudiera definir el juego interno con pocas palabras sería “es la valoración de lo que eres, tienes y deseas.” Lo que eres no necesita de validación, no necesito verte y decirte tu nombre y lo que haces para que lo creas, lo eres independientemente de lo que yo, alguien o quien sea piense.

¿Y entonces por qué buscas demostrar, alardear, pavonearte para demostrar valor? A algunos se les nota demasiado el hambre de reconocimiento femenino, fantasean con mujeres que les dicen “Oh, eres atractivo”, “Oh, eres lo mejor”, “Oh, eres lo máximo”, y hacen todo para obtener esas aprobaciones femeninas. De hecho, mi gran hipótesis sobre los métodos anglosajones es que son “gritos de necesidad” a las mujeres, donde esperamos que nos vean.

¿Por qué no esperar que ellas sean las que vayan a ti y no tú a ellas? Es decir, no quiero que seas un arrogante, pero tampoco un limosnero, que se cree en super macho alfa porque se la pasa buscando mujeres todo el tiempo en fiestas, en lugar de finalmente “ser” un seductor y admirarte de cómo aunque no lo busques las propuestas te llegan, las miradas, las insinuaciones, las conversaciones.

Claro está, en el mundo social tendrás que tomar la iniciativa muchísimas veces, la idea es que cuando la tomes no seas malinterpretado y siempre muestres tu valor, tu estima y tu poder, y que las personas reconozcan eso sin que tengas que alardear o esforzarte demasiado, como los nuevos ricos, que siempre presumen con gustos ostentosos y ridículos.

La pregunta que deseo que trabajes es ¿Cuál es la mujer que deseas tener? ¿Por qué justamente ese tipo de mujer? ¿Cómo deseas ser? ¿Si viajaras en el tiempo a un lugar en cinco años cómo te gustaría verte y con quien?

Si respondes a eso, estoy seguro que podrás ver con un mayor ajuste tus expectativas con las relaciones, con las mujeres, con la vida y contigo mismo. Estoy convencido que detrás de esta gran apariencia de la seducción se esconden principios muy básicos, muy elementales, el hombre primitivo no se ponía a escribir modelos para seducir, ni nada por el estilo. Pero la vida social hoy se ha hecho más compleja, más aparente, más cohibida, con más reglas que hay que jugar. Por eso las cosas se les hacen tan difíciles a algunos. Pero si logras ver la esencia detrás de todo ello podrás acceder al centro emocional de las personas, sobre todo de las mujeres, podrás verlas con ojos diferentes a las miradas de los demás, y creo que eso es lo que una mujer de valor busca: una mirada masculina que incluso a ella la sorprenda, alguien que vea en ella algo más de lo que a simple vista aparece, algo en lo cual ella crea, un proyecto en el cual quiera involucrarse.

El camino del seductor es el de comprender la naturaleza humana y poder mostrarla desnuda, los demás se identificarán con ella y se cautivarán porque al verte ellos mismos se reconocerán, te tendrán por su confidente, tendrás derecho a su intimidad, estarás en su presente y en su futuro.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 15 de junio de 2009

Una nueva perspectiva de la Zona de los mejores amigos


Hoy voy a escribir un post en la que encontrarás una nueva perspectiva acerca de la zona de los mejores amigos. Una que quizá te interese y te muestre posibilidades.

Continuó recibiendo docenas de mails que me preguntan qué hacer con una mujer con la cual ya están en la zona de los mejores amigos para convertirla en algo más, en una relación o que los vea con interés romántico y no solamente como “amiguitos”.

Recuerdo tres canciones que demuestran la frustración de este estado:

“Amiga mía, princesa de un cuento infinito

Amiga mía tan solo prentendo que cuentes conmigo,

Amiga mía a ver si uno de estos días

Por fin aprendo a hablar sin tener que dar tantos rodeos”

Alejandro Sanz, en “Amiga Mía”.


“Amiga mía yo le siento celos hasta al propio viento,

Lo mío es un amor voraz que crece como el fuego,

Si antes de nacer te he estado amando,

Y ahora tengo que morir de sed.

Qué locura fue enamorarme de ti”

Eddie Santiago en “Qué locura fue enamorarme de ti”.


Hay algo que te quiero decir y no me animo,

Yo se que puede ser el miedo a que me digas que no.

Pero hay algo en tu forma de mirar que me lo dice todo sin hablar.

Hay algo que te quiero decir y no me animo

Alejandro Lerner, en “Hay algo que te quiero decir”


Líricas dedicadas a la cruda realidad de los amores imposibles con las mejores amigas. Canciones con las que más de uno ha llorado de impotencia un viernes en la noche mientras ella está de “rumba” con el tipo que tiene más opciones que tú, con que esa noche besará, con el que esa madrugada hará el amor.


Sí con ese. Mientras tú estás escuchando Amiga mía de Alejandro Sanz una y otra vez en tu portátil mientras ves las fotos de ella en tu último cumpleaños.

La respuesta a la pregunta de si es posible que ella sea tu novia va a ser la misma una y otra vez: en general no es posible convertir a una mujer que es tu amiga en una relación sentimental.

No es posible para un perdedor, perdido en pensamientos romanticoides y escribiendo poemitas calenturientos.

Si no has logrado generar una atracción entre ti y esa mujer no hay NADA que puedas hacer. Nada de líneas o confesarle tu inmenso y oculto amor para que ella cambie de parecer.

Si miras las películas en ellas si es posible que un hombre termine en una relación con su mejor amiga, y generalmente la situación es esta: la chica más ardiente del barrio y que tiene un novio que resulta que es el mariscal de campo del equipo de la secundaria, termina por fijarse en el tipo común y corriente porque él le hace caer en cuenta que su novio la ve como un objeto y la utiliza, y ella termina rendida a los pies de este tipo que no destaca sino por su torpeza y buenas intenciones.

Eso pasa en el 0.0001% de los casos. De hecho es la fantasía más frecuente de los hombres, que la mujer más atractiva termine diciéndole “ohh, eres lo mejor que me ha pasado en mi vida, te amo, quiero estar contigo esta noche en tu habitación para hacer lo que me pidas.”

Patrañas!

Es un hecho que cuando conoces a una mujer ella te pone en una de dos categorías: Sí o No. Las razones pueden ser bien diversas, sus gustos pueden ser exóticos, incluso puedes estar en la categoría del Sí, pero si lo ignoras, pronto pasarás a la categoría del “No, los amigos son sagrados”. La atracción es del todo o nada, un poco de atracción ya es atracción y te puede llevar con el tiempo a una relación. Pero si no hay nada es como tratar de echar a andar un carro que no tiene gasolina. Sí, puedes empujarlo y andará, pero terminarás cansándote y tu esfuerzo será inútil, el carro nunca podrá andar sin tu ayuda, y esa mujer nunca podrá sentir una atracción que proceda de sus propios sentimientos más allá de la presión que tú hagas.

He visto muchas relaciones que incluso duran tiempo basadas en la presión de una de las partes, donde la otra persona está en una prisión donde no se siente capaz de huir para no hacer daño. Muchos proceden a construir relaciones afectivas basadas en este sutil principio de manipulación: te hago sentir lo mejor posible para que te sientas muy culpable por no quererme y más aún por abandonarme, nadie te tratará como yo, así que sigamos así, relájate, te trataré como una reina.

Esas relaciones terminan fracturándose tarde que temprano, culpa no es igual a atracción jamás.

Hay marcas que tu jamás comprarías así estuvieran en descuento y promoción, simplemente no lo harías.

¿Existen casos en los cuales una mujer que ha sido amiga se convierte en relación?

Bueno, pues sí. Las situaciones son generalmente estas:

1. La mujer decide asentarse con un hombre con el cual ella no se sentía atraída, quizá cansada de buscar al hombre indicado ella dispone de lo que está a su alcance.

2. Una mujer con baja autoestima que teme la soledad y toma lo que puede.

3. Sabe que el hombre está enamorado de ella y que hará todo lo que sea por complacerla, decide jugar el juego y dejarse consentir.

Estos escenarios se destacan por su alta probabilidad de fracaso. Uno no quisiera ser el plato que alguien se come simplemente por no morir de hambre, uno quiere ser el banquete que las personas se pelean por comer.

¿Hay relaciones de amistad donde ambos han estado enamorados mutuamente? La respuesta es afirmativa. De hecho, muchos amigos mantienen su amistad porque ninguno de los dos se atreve a romper el hielo. He conocido infinidad de casos donde la atracción en mutua pero no tienen ni idea. Es una posibilidad con la que tú puedes contar, aunque como en una apuesta las probabilidades son de un 50-50, sería importante que usaras la calibración para saber cómo está su estado de atracción por ti.

Sin embargo, aunque ella sienta atracción por ti ella necesita romper ciertas creencias que le dicen “es mejor no perder un amigo, quizá si somos novios llegará el momento en que terminemos y me quedaré sin él PARA SIEMPRE”.

¿Qué hacer en este caso? Siempre he dicho y repetiré hasta el cansancio: No debes declarar el amor, NUNCA, bajo ninguna circunstancia, siempre deberás actuar. No quiero extenderme en ello, ya he hablado en otros post sobre esta tendencia enferma a las declaraciones amorosas. La herramienta que deseo compartir contigo es una que he titulado “fabrica un malentendido”.

Esta técnica te permitirá sobrevivir cualquiera sea el resultado, y más aún permitirá que sea ella la que tome la iniciativa. Lo que deberás hacer es suscitar una situación fuera de lo cotidiano, donde estés con tu amiga en una atmósfera donde cualquier cosa puede pasar (una fiesta, un asado, viendo una película con ella, tomando vino caliente en su casa o en la tuya). Principio clave: no creas que vas a cambiar el juego en los mismos escenarios en que suelen desarrollar su amistad en la vida cotidiana, ejemplo, si es tu amiga de universidad o clases, no pienses que en la cafetería o en un trabajo en grupo van a pasar cosas. Tienes que romper el patrón.

Asumo que tienes tu personalidad seductora activada, que tienes confianza en ti mismo y todo el juego interno del caso, lo que procederás a hacer es ser manifiestamente coqueto con tu amiga, es decir, acercarte más de la cuenta, realizar algo de kino o contacto físico, hacerle miradas penetrantes, hacer todo lo que harías con una mujer que hasta ahora conoces, es decir, seducirla, creando calor y frío, es decir, cuando esté en el punto más alto la dejas, cuando se esté enfriando la retomas, apuntes de humor, todo lo clásico. La idea es que por su cabeza pase el siguiente pensamiento “ohh, vaya… jamás había visto a mi amigo de esa manera ¿será que son ideas mías o de repente me está coqueteando?”.

Con esa idea perturbadora ya habrás creado lo que yo denomino un “malentendido en su mente”, una “confusión emocional.”

La realidad es que todos los días los amigos se enredan entre sí, “confunden” los roles y terminan involucrándose, las relaciones hombres y mujeres son más complejas de lo que parece y como dice la canción “love is in the air”. Para mal o para bien, para felicidad o arrepentimiento los amigos se encuentran y pasan los límites de su estatus de amistad.

Por eso dije claramente al principio: no es posible volver una amiga en relación sentimental para perdedores que siguen con las mismas estrategias. Hay que cambiar el juego y si lo cambias y haces lo que debes conseguirás cambios. La idea es generar en ella una nueva percepción de ti, como cuando ves un partido de futbol donde tu equipo favorito va perdiendo, seguirá perdiendo si continua aplicando la misma estrategia, pero empezará a ganar y a remontar el marcador si cambia su juego. En el deporte y en la vida las relaciones pueden mutarse, las categorías pueden cambiarse, en lugar de ver limitaciones te invito a romper las reglas, la forma en que percibes las cosas, desafiar la realidad.

Ahora bien, si resulta que has sido un perdedor, que hasta ahora entras al camino y empiezas a cambiar, no te enfoques en cambiar para conseguir a esa amiga tuya en una relación. De hecho, haz todo lo contrario, aléjate de ella mientras realizas tu cambio y cambias tu chip. Cuando las mujeres ven un cambio paulatino en un hombre terminan por no notarlo del todo. Si ves a tus padres envejecer o a tus sobrinos crecer no te darás cuenta de los pequeños cambios, sino que los notarás cuando son abruptos y grandes, por ejemplo cuando vuelves a ver a tu sobrino después de 5 años y ya está más grande, ha cambiado. No te propongo que pongas una distancia de años, simplemente de unas cuantas semanas, mientras te reconfiguras, te rediseñas, cambias tu juego, y con esa distancia ella será capaz de verte y decirte “te noto diferente, no se… hay algo intenso en tu mirada”. Si es tu amiga, no dudes que te lo dirá.

Actúa como si fueras naturalmente coqueto, no como si le estuvieras coqueteando a ella, eso le permitirá a ella pensar que no es la única y por ende buscar preferencia de parte tuya. Haciendo esto estás dando los pasos necesarios para cambiar el juego a tu favor.

Como te digo la personalidad seductora no es algo que sea usa y se apaga cuando no lo necesitas, es un estado constante, si logras desarrollarlo crearás ese “malentendido”, donde ella se confrontará con lo que verdaderamente siente por ti. Los sentimientos y las emociones son cambiantes. La vida me ha enseñado que muchas parejas se conocieron, convivieron por años como colegas y amigos, sin que hubiera un sentimiento fuerte de algo más y en algún punto algo paso y ¡Pum! empezó una relación, que incluso puede llegar a matrimonios y familias.

No hay nada escrito. Y eso es lo que quiero que pienses. Eso estimulará tu creatividad. La clave es: romper el patrón. Siempre.

Ya lo decían los estrategias de la guerra: “divide y reinarás”. Pon una idea perturbadora en su mente y verás como las cosas cambian. Estamos acostumbrados a pensar que las mujeres tienen el juego clarísimo y que somos nosotros los lentos.

Pues NO.

No rotundo. Muy frecuentemente encuentro mujeres tan enredadas como nosotros (o quizás más), y se acercan y me preguntan las mismas cosas que me dicen ustedes. Entonces si tienes en tu mente que ellas también se confunden, malinterpretan mensajes, no están tan seguras, se equivocan tú puedas saber que tienes ventaja.

Cuando afines tu percepción incluso serás capaz de sentir el “malentendido”, y allí empezarás a actuar. Procederás según expliqué arriba, la aislarás en un contexto diferente, rompiendo el patrón y como quien se acerca a una mujer que no es su amiga puedes ir a un beso.

Nota mental para ti: Quítate de la cabeza que es tu amiga, cambia esa etiqueta por la siguiente: es una mujer de la cual tengo un conocimiento privilegiado, un conocimiento de ventaja (conocimiento que procede de tu amistad con ella y que es lo que te servirá para no comenzar de la nada como en los demás casos), por lo demás mírala como una mujer. Eso hará que actives lo que has aprendido y cambies el juego. Saber es poder diría Francis Bacon.

Día a día veo que es posible, que pasa, y que hace a personas felices. ¿Sobre los arrepentimientos? De eso hablaremos luego. Ya me cansé de teclear.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

martes, 9 de junio de 2009

El camino de la disciplina Parte II


Continuando con la línea del post anterior, voy a seguir trabajando en lo relacionado con la disciplina, en términos de cuerpo, mente y espíritu.

Respecto al equilibrio corporal, había hablado acerca del cuidado del cuerpo, de horarios de sueño y cambios de alimentación. Ahora voy a hablar sobre el ejercicio. Algunos me escriben quejándose de su aspecto físico y diciéndome que las mujeres los valoran a los hombres por los músculos y por su contextura, y que a raíz de eso se sienten frustrados y que necesitan ejercitarse como condenados a trabajos forzados levantando pesas y eso.

Está bien que te ejercites y que busques mejorar tu estado y forma física, sin embargo es necesario revisar las motivaciones que te llevan a buscar ese objetivo. Los músculos atraen a las mujeres pero el nivel profundo de atracción viene de lo que tu cuerpo representa. Hacer ejercicio representa para las mujeres que tienes disciplina, autoestima, perseverancia y fuerza. ¿Cuál es el problema con los obesos? Que son asociados con dejadez, pereza, vicio, exceso, falta de fuerza de voluntad, etc. Alguna vez había hablado de equivalencias complejas, los músculos no son simplemente porque se ven bien, sino porque dicen mucho de la disciplina de la persona. ¿No tienes muchos músculos y tampoco te gusta ejercitarte? Pues entonces refleja en otros aspectos los valores de disciplina, autoestima, perseverancia y fuerza.

La verdad es que hacer ejercicio no es divertido al comienzo, pero luego de unos meses trabajando empiezas a disfrutar de las rutinas, incluso tu cuerpo se vuelve adicto al ejercicio y cuando pasan días en que no trabajas no te sientes igual anímicamente. Una vez que una disciplina como el ejercicio se ha implantado y empiezas a disfrutarla empiezas a generar nueva energía la cual está disponible para ti a lo largo del día. Esta energía extra te hará sentir mejor y te permitirá tener una mejor sensación contigo mismo y con los otros.

La clave cuando estás trabajando en un gimnasio son tus motivaciones y tus metas, no sería correcto ir al gimnasio buscando parecerte a algún modelo o estrella de televisión, tener ese tipo de meta sólo conducirá a tener frustración y decepción. Recuerdo un programa de televisión de hace un tiempo en MTV donde operaban a adolescentes y adultos para que se parecieran a sus artistas, había uno que se operó la cara para parecerse a su ídolo, que era Ricky Martin, los resultados fueron lamentables, pues es imposible que a base de cirugías una persona se parezca a otra.

Cuando tienes la meta de parecerte a otro, o de hacer un cambio muy físico muy grande siempre estarás viendo lo lejos que estás de tu meta, diciéndote “aún no lo logro…”, no celebrarás cada pequeño progreso ni te disfrutarás de ejercitarte por el sólo placer y gusto de ejercitarte. El sentido de realizarte al mejorarte a ti mismo descansa en que eres capaz de celebrar pequeños triunfos, e incluso alcanzar tus metas casi sin darte cuenta, no es la meta sino el proceso en sí mismo lo que trae consigo el crecimiento. He visto a muchas personas consagrarse a sus metas, sin disfrutar el camino, y cuando logran sus metas se preguntan decepcionados “¿Y esto era todo? ¿Y ahora qué?” Esto mismo se aplica para construir confianza en sí mismo: enfocarse mucho en las metas y presionarte demasiado no es conveniente a corto y largo plazo. Pensar en lo mucho que aún falta puede hacerte abandonar pronto el camino.

Otro error frecuente es compararse con otros, en vez de fijarse en el propio avance se fijan en cuán lejos están los otros o en cuánto les rinde avanzar. Y acá va otra historia personal, cuando empecé este camino tenía un par de amigos con los cuales hablaba y con los cuales trabajábamos durísimo, yo en aquel momento era el más atrasado de los dos, especialmente había uno bastante avanzado y que emprendió un camino rápido y con muchos resultados. El hacía las veces de maestro, enseñándonos avances y nosotros a duras penas le seguíamos el ritmo. De repente, este amigo se relajó y empezó a tener fallas gravísimas de estrategia y juego interno, mientras tanto yo y mi otro amigo avanzábamos de forma constante y perseverante, hasta que lo alcanzamos y lo superamos, finalmente mis dos amigos abandonaron el camino y solo yo seguí. El camino es largo y a veces depara muchas sorpresas. He vuelto a ver este mismo comportamiento en comunidades nacientes, donde los más avanzados casi que humillan a los menos avanzados, o les presumen o los hacen quedar en vergüenza… pues bien, muchos abandonan lastimosamente por eso, espero que mi historia anime a los que se sienten quedados.

Uno tiene que aceptar que hay personas mejores que uno, así como hay personas peores que uno, puede haber personas con más liderazgo, con más atractivo, con más confianza, con más sentido del humor. Sí. ¿Y qué? Una de las cosas con las que uno tiene que lidiar para crecer es con la competencia, y aceptar que uno no se las puede ni se las va a ganar todas, eso quita un peso de encima y te permite ganar incluso más confianza y quitarte la ansiedad y la presión de tener que estar demostrando cosas en todo momento y a todo el mundo. Hay que vivir el presente con pasión, y disfrutar incluso del proceso de estar aprendiendo y ser aprendiz.

Hablando acerca de la mente, hubo una época en que estaba preso de pensamientos negativos, que me decían que no valía nada, que era poco más que una basura, que era inapropiado, inadaptado, que nadie me iba a querer, bueno, ideas negativas por montones, que todos en algún momento tenemos, hasta que aprendí que UNO NO ES SUS PENSAMIENTOS. Descubrí que mi error era identificarme con los pensamientos que tenía, si pensaba que era inadecuado, creía que efectivamente era inadecuado. Aprendí a combatir pensamientos negativos con pensamientos positivos donde me decía cosas favorables, y también aprendí a dejar de escuchar mis pensamientos, o simplemente, como en la película Una mente brillante, saber que están ahí y que ahí estarán esos fantasmas, esas voces pero simplemente ignorarlas como NO REALES.

Lo que le recomiendo a mis estudiantes es que observen y registren por escrito sus pensamientos y voces internas más frecuentes, generalmente cuando vuelven y me cuentan sus hallazgos es sorprendente ver cómo coinciden en dos cosas:

1. La mente se guía y se fundamenta por principios de temor y miedo y por ende no es de fiar en muchas de sus apreciaciones.

2. Las voces y pensamientos se dan de forma automática, es como si alguien estuviera hablándote en tu mente. Las voces son espontáneas.

La mayoría de pensamientos tienen mensajes neuróticos, depresivos, poco saludables, cuando escuchamos atentamente estos pensamientos los pensamientos se vuelven realidad y afectan nuestra idea de yo, nuestra autoimagen, nuestra confianza, incluso empiezan a afectar a otras personas, por ejemplo, cuando se dan los celos y la desconfianza hacia la pareja, o cuando te previenes de acercarte a una mujer o de responder a sus indicadores de interés.

¿Cuáles son los sentimientos que se generan? Pues bien, son culpa, vergüenza, rabia, vergüenza y todos ellos te alejan de tener estados de seguridad y confianza. Muchas veces cuando tu interacción con una mujer es exitosa, tu mente llega para bloquearte, te genera ansiedad, o te genera ideas de miedo que te dicen “ohh, no debo equivocarme”, al pensar así es mucho más fácil que cometas errores. Te llegan pensamientos del estilo de “Oh, Dios mío, no se rió de mi apunte, estoy perdiendo atracción, estoy perdido”. Los pensamientos igual se generan estés haciendo las cosas bien o estés haciendo las cosas mal.

Las emociones responden a tus creencias. La forma en que afrontas los eventos, de forma calmada o de forma ansiosa depende de cuánta atención le prestas a tus pensamientos que tu mente produce. Entre más escuches a tu mente más nervios y ansiedad tendrás. La clave está en aprender a aislar a las emociones de los pensamientos.

A algunos les gusta el alcohol y tomar en exceso porque eso les permite escaparse del estado de pensamiento. En este estado sus mentes no les producen pensamientos negativos y pueden relacionarse con mujeres. Me he llevado más de una sorpresa al descubrir que muchos de los seductores son alcohólicos, que son incapaces de actuar si no tienen unos buenos tragos en la cabeza.

Uno de los libros, ya he hablado de él, que me ha ayudado a vencer mis pensamientos e ideas siniestras y reemplazarlos con pensamientos creativos, positivos, de liderazgo ha sido “El poder del ahora” de Echkart Tolle. Una de las ideas más poderosas de este libro es que el principal obstáculo de la confianza es el odio infringido a sí mismo creado a través de pensamientos. Es importante ignorar estos pensamientos y también generar nuevos pensamientos positivos y liberadores, que se basen en la realidad pero sin exagerar, por ejemplo, si alguien dice “Todas las mujeres me desean y soy atractivo para todas ellas” le diré que es un pensamiento exagerado alejado de cualquier realidad posible.

El problema con las afirmaciones es que la mente constantemente tratará de convencerte de lo contrario. Se tratará de decir algo positivo y la mente argumentará con algo negativo. Los diálogos interiores muchas veces tienen la forma de:

Yo: Soy asombros

Mente: No lo eres.

Yo: Esa mujer me adora

Mente: Esa mujer te desprecia, te engaña, se burla de ti, se aprovecha de ti. Jamás la conseguirás.

Yo: Soy un ganador

Mente: Eres un perdedor.

Particularmente hay dos afirmaciones que me gustan mucho, dicen así:

“Soy suficiente”

“Me acepto y me quiero de la manera en que soy”

Decir que uno es suficiente implica que uno es completo en la forma en que se es. La idea con llegar a ser la mejor versión de uno mismo no implica en sentirse insatisfecho y odiar lo que uno es en el presente. Nuevamente volvemos al disfrutar el camino de búsqueda de ser esa mejor versión.

Es natural sentirnos suficientes, pero por vivencias de la vida, por otros, o por lo que sea aprendemos a vivir en la inseguridad, en la frustración. Comienza a hacerte consciente de las veces en que te sientes inseguro, necesitado o frustrado y repite las dos afirmaciones que te acabo de dar.

Con esto en mente estoy seguro que el nivel de confianza empezará a cambiar.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!