miércoles, 13 de enero de 2010

Respuestas a las preguntas del post anterior



Hola a todos, he querido hacer un post especial para responder las preguntas que me han dejado tras el post anterior del artículo “la atracción no es ciega”, han sido preguntas muy interesantes y que merecen un espacio especial porque de ellas todos podemos aprender:

DLG: Estoy totalmente de acuerdo contigo, considero que existen muchas personas en el mundo como para concentrarse exclusivamente y obsesivamente en recuperar una relación demasiado estropeada. Habrá muchas excepciones a la regla, pero hay una línea muy delgada entre obsesión y perseverancia.

Anónimo del 11 de enero 20:39: Yo estuve bastante tiempo solo, y es una sensación extraña, pareciera que todo el mundo sabe que llevas muchísimo tiempo sin una relación. O al menos es como si uno tuviera una clase de energía que ahuyenta a las personas. Eso lo he podido ver ahora en muchas personas que están solas, como si la tendencia de la soledad fuera más soledad. Es algo extraño pero sucede: la alternativa a ello es crear un grupo social, que aunque no se tenga una relación afectiva con una mujer, exista un grupo de respaldo, creo que eso elimina las señales inconscientes que tenemos de la soledad. Buen tema para un post.

Anónimo del 11 de enero 20:41: Existen momentos en los cuales las emociones no se inclinan hacia ningún extremo, es como si estuvieran pasivas o adormiladas. Sucede, a mi me pasó y pasa muy frecuentemente en la vida. ¿Cuál fue mi solución? Relajarme y apasionarme por otras cosas, como el deporte y otros hobbies que tenía. Mientras hacía ello recuperé mi deseo y mis emociones románticas.

Magnus: Me gusta mucho tu diferenciación. Evidentemente hay personas por las cuales sentimos atracción física y solo sexual, personas que en un plano personal incluso no nos interesan, sólo es una atracción casi animal. Por otras la atracción es solamente una cuestión sentimental, lo ideal es conciliar las dos. Lamentable o afortunadamente la atracción física o sexual prima sobre todas, y de acuerdo a mi opinión es la razón principal de las infidelidades.

Anónimo del 12 de enero 00:38. Las mujeres buscan un hombre fuerte, alfa, pero no un tipo que por esa fortaleza las humille o no sea capaz de conectarse con sus emociones. Aunque a muchas mujeres les atraigan los patanes, la tendencia termina por indicarles a esas mujeres que esa clase de hombres les traen sufrimientos, que son irresponsables y no son cuidadores. La masculinidad no está en ser un troglodita sino en conectar de forma masculina con las mujeres.

Anónimo del 12 de enero 10:11. En el matrimonio se aplica algo muy importante y es la seducción después de la seducción. Los principios fundamentales de la seducción, tales como ser impredecible, guardar el misterio, no mostrar necesidad se deben mantener tanto en una relación estable como en el matrimonio.

Chuloplaya: Donde hubo fuego cenizas quedan, es por eso que la amistad entre personas que han tenido una relación sentimental es tan peligrosa. Hablando de un tema diferente opera un principio parecido: muchos en su etapa escolar o de universidad han sido omegas, o hombres que eran un cero a la izquierda. Los años hacen que maduremos, aprendamos y que encontremos nuestro propio valor, de tal manera que muchas veces resulta un verdadero reto totalmente posible seducir a ex compañeras de colegio y universidad. Además porque opera un principio de sorpresa, según el cual te recuerdan como un perdedor o don nadie, y luego de los años se encuentran con un hombre diferente, seductor, atractivo. Los años producen efectos geniales en la seducción de personas del pasado.

Orión: La seducción y la atracción son enemigas del hábito y la familiaridad. Cuando alguien nos gusta y no le conocemos se genera el PRINCIPIO DE FANTASÍA, según el cual nos imaginamos cientos de escenarios posibles, nos preguntamos con curiosidad sobre esa persona. Cuando llega la familiaridad automáticamente el principio de fantasía se pierde. Por eso es clave el misterio, no desvelarse del todo, estimular la fantasía y la ilusión de lo venidero.

Gracias por sus preguntas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 11 de enero de 2010

La atracción no es ciega


Un amable lector me recomendó este artículo que salió publicado en el periódico El País de España, y lo he leído y encontrado muy interesante por cuando podemos identificar algunos factores que dominan lo que yo llamo el Inconsciente seductor, es decir, esa parte de nosotros que no controlamos (aunque podríamos programar, desprogramar y reprogramar) y que nos dice “esa persona me gusta” por más detestable que sea, o que también nos dice “esa persona no me gusta”, por más agradable que sea.

Parece algo enigmático, pero no lo es. Los expertos aseguran que el deseo no es ciego. En apariencia, la gente se atrae, se repele o se ignora por razones que no siempre se acierta a definir. Pero "el deseo tiene un fuerte componente mental", asegura la psicóloga clínica Mila Cahue. "No existen reglas fijas que indiquen por qué deseamos a alguien. Entran en juego desde el factor genético hasta el aprendizaje sentimental", coinciden psicólogos y sexólogos.

"Cada uno va diseñando una imagen fruto de diversos factores: por un lado, una predisposición genética; por otro, el modelo educativo que adquirimos en el entorno familiar y social, y finalmente, el filtro cultural. Es una proyección, un entramado subjetivo que te lleva a desear a alguien que te gusta. Aunque a veces al conocer a esa persona te deja de gustar", precisa Cahue.

En ocasiones incluso se desea a alguien por razones directas: la sensación profunda de que alguien nos hace sentir bien.

Al igual que Cahue, la psicóloga Ángeles Sanz Yaque considera que las características emocionales del sujeto determinan en buena parte el objeto de deseo. Pero, desde el punto de vista físico, el nivel de testosterona es decisivo. También en la mujer. "En el hombre, este nivel es bastante estable, mientras que en la mujer hay fluctuaciones: la influencia hormonal se nota más durante la ovulación", señala.

Hay que sumar, además, el nivel de autoestima y el equilibrio afectivo. Si alguien se siente seguro, selecciona más. Pero si se encuentra en un momento delicado, más inseguro, está más receptivo, y su abanico se amplía. "Los filtros culturales y religiosos también son muy importantes", agrega el psiquiatra José María Valls, secretario de la Fundación Castilla del Pino. "Hay un abismo entre una europea y una afgana a la hora de expresar su deseo. Por otra parte, la mayoría de las religiones ejerce un efecto restrictivo, pero hay que distinguir entre espiritualidad y religiosidad", añade.

"El deseo va más allá de la atracción física. A mí me motiva especialmente el olor, la sensación de bienestar y confianza que me inspira esa piel en particular; todo eso que llamamos química", afirma una madrileña de 25 años que acaba de iniciar una relación. Los expertos han estudiado el lenguaje de la intimidad. "Hay mujeres que encuentran más erótico besar durante largo tiempo a su pareja que emprender acciones sexuales más explícitas. Los besos ayudan a liberar endorfinas, encargadas de generar bienestar y relajación. Cuando se está enamorado se segrega oxitocina (la hormona que permite la dilatación en el parto y la lactancia, a la vez que se la relaciona con la excitación sexual)", indica Cahue.

El deseo cumple, además, una función, la de reequilibrar algo de lo que carecemos. Ése es el motor de muchas fascinaciones aparentemente contradictorias. Ella es ejecutiva de éxito, y él, un bohemio. ¿Por qué se han elegido? ¿Por qué perduran? "No siempre son tan desiguales esas parejas que consideramos flor de un día", explica Cahue. "Quizá los sueños íntimos de esa ejecutiva se acerquen a una vida más bohemia. Y él tal vez aspire a una vida ordenada". Algo que no es aplicable a todas las ejecutivas, desde luego, ni a todos los bohemios.

"Hombres y mujeres siguen respondiendo aún a patrones distintos: el varón tiende a desear a muchas, cuantas más mejor, por aquella razón ancestral de dejar su impronta. Mientras la mujer sigue seleccionando pocas parejas y de calidad, tanto para ellas como para sus hijos", recuerda Valls. Aunque este viejo esquema está cambiando: algunas mujeres empiezan a buscar más variedad sexual, sobre todo si ya tienen hijos. Sea como fuere, "la píldora anticonceptiva ha sido el gran afrodisiaco para la mujer", afirma Valls: al separar procreación y sexualidad, la mujer manifiesta su deseo sin miedo.

"El deseo de amar y ser amado está ahí, es algo visceral, una búsqueda activa del otro. No podemos escapar a esta ley de la naturaleza, aunque seamos capaces ya de tomar decisiones y de no enfocarlo a la procreación", manifiesta Aurora García, psicóloga integrada en el gabinete Álava-Reyes. Podría decirse que se está programado para desear. Aunque no siempre encontremos el objeto de deseo soñado o no entendamos por qué nos resulta deseable y hasta irresistible alguien que no coincide con nuestro ideal físico o social. Aurora García insiste en que la mujer sigue buscando un hombre no dominante, pero sí fuerte. Y los hombres, belleza o sumisión: todavía muchos piensan que si ella es servicial, cuidará mejor de los hijos.

El deseo es un motor para conseguir amor, y otras cosas. Hay expertos que aseguran que las mujeres en periodo fértil se interesan por hombres con marcados rasgos masculinos. Mientras que en otras fases del ciclo menstrual el aspecto físico no es tan determinante.

Muchos estudios responden a viejos estereotipos sexuales. Pero al final "es el cerebro el que interpreta este flujo de información fisiológica que le llega y desencadena a tiempo una sucesión de pensamientos e imágenes", recuerda Cahue.

¿Por qué deseo al final a quien no es mi tipo? En parte, porque se conoce a esa persona en un momento de mayor apertura o cuando se está más activo. O, por el contrario, bajo una sensación de fracaso o de ilusión, explica Sanz. También hay quien fantasea y se engancha en función de sus propias necesidades, "poniendo en marcha una estrategia para lograr que esa persona se comporte del modo que espera". Aunque al final "se da cuenta de que no tiene que ver consigo y que lo importante era el juego", agrega Sanz.

Uno de los enemigos del deseo en las parejas actuales es el desarrollo profesional, altamente competitivo, apunta. "Se tienen los hijos cada vez más tarde, se vive una presión por ascender, y no practican el sexo simplemente porque llegan a casa agotados". Doce horas diarias en la oficina acaban con muchas parejas.

Cuando amor y deseo coinciden, ambos se retroalimentan. Con el tiempo, sin embargo, la emoción del amor se transforma en hábito, y el deseo necesita nuevos estímulos. Cahue no comparte la idea de que la estabilidad traiga el aburrimiento. "La pareja en sí no es aburrida, lo son las personas", sugiere.

La reciente encuesta sobre salud sexual elaborada por el Ministerio de Sanidad confirma que un 20% de mujeres y un 15% de los hombres se sienten insatisfechos en su sexualidad. "Hay parejas que funcionan bajo mínimos, y de algún modo lo asumen. Con esa situación es fácil estancarse y que el deseo se bloquee. Aunque esa falta de deseo es en ocasiones algo subjetivo", advierte Sanza.

Hay gente que inhibe sus deseos porque no ha aprendido a expresarlos o porque no quiere entrar en conflicto con los de otras personas y se bloquea. Hay que aprender a decir "quiero esto" sin que eso implique molestar al otro. De cualquier modo, debajo del deseo hay mecanismos y filtros personales y sociales: no es lo mismo un chico de 18 años que de 60.

La edad influye claramente en el deseo por el efecto hormonal. "Aunque disociemos procreación y sexo, el cerebro marca las diversas etapas de mayor energía o de declive", recuerda Valls. "A los 22 años, el deseo es más vivo. A otras edades se buscan los momentos emocionales, la comunicación", dice Mila Cahue. Pero ¿pervive el deseo? "Si la mujer ha tenido una vida sexual más o menos intensa, el deseo se mantiene en la madurez. Si has ido de más a menos, cuando llega cierta edad echas el cierre", reconoce Ángeles Sanz. En el hombre, la viagra ayuda, pero "si no le apetece, la pastilla no sirve", resume Valls.

Espero les haya servido, y si tienen preguntas las contestaré en los comentarios!

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

sábado, 2 de enero de 2010

Los retos de Naxos 3: Diseño de propósitos de Año Nuevo


Ha comenzado un nuevo año! Estoy seguro que muchos han pasado los últimos días de diciembre revisando su vida y cuáles son aquellas cosas que no han funcionado bien, también han revisado lo que ha servido para continuarlo. Yo antes hacía lo mismo, hasta que descubrí que lo que me proponía no lo conseguía a lo largo del año, y creo que lo que andaba mal era la forma en que pensaba en lo que iba a hacer.

Me explicaré mejor y al final te daré algunas alternativas para que empieces a tomar acción verdadera y aproveches el impulso de los primeros días del año.

Descubrí que en mi proceso no funcionaba planear las cosas al terminar el año, por ejemplo, el 31 de Diciembre, sino que era mejor aprovechar los primeros días del año. ¿La razón? Porque las festividades decembrinas alteran el estado emocional, y hace que nos planteemos objetivos basados en emociones incorrectas, como revancha (el año entrante no me va a volver a pasar lo mismo), resentimiento (el año entrante les voy a demostrar que sí puedo), la grandiosidad (sí, el año entrante voy a hacerlo todo, yo puedo, soy grande). En fin, descubrí que el licor, la emoción alterada no ayudaban a que de verdad me sentara a hacer la tarea de construir mis propósitos para el nuevo año.

Y hablando de eso, tengo una historia que fue la que me hizo percatarme de cuando uno se hace propósitos con base en emociones equivocadas. Era uno de esos diciembres donde no tenía nada que hacer, nadie con quien salir, salvo una amiga de la universidad. Sí, he escrito bien, una amiga, de esas que uno aconseja para que salga con otros cuando uno secretamente está enamorado de ellas.

El caso es que en ese diciembre donde no salí de mi casa sino a lo estrictamente necesario había quedado de verme con ella a tomar un café (la clásica estrategia de cita), tenía que pasar por la tensión de llamarla, concertar la cita y esperar que dijera que sí. Casi como pedir una audiencia. El caso es que como tenía buen humor eso me facilitaba algo las cosas y respondía a mis invitaciones. Ella era mi única esperanza de hacer algo diferente en ese diciembre, de hecho era la única persona presente en mi mente, ejemplo claro de monoítis, idealización y necesidad, fatal en un proceso de seducción. Ella era una buena persona y quizá por ser así nunca me dijo que me ilusionara, además, cómo me lo iba a decir si jamás lo supo, aunque era evidente por mi comportamiento y por los grandes favores que le hacía, aún cuando ella no me los solicitaba. Nunca se negó a salir conmigo, es más, se mostraba emocionada y comprometida.

En mi mente rondaban dos clases de creencias: la duda, ya me habían rechazado antes y ¿por qué había de creer que ella iba a ser la excepción? Un claro pensamiento fatalista basado en mis experiencias pasadas y que condicionaba con nerviosismo, tensión y depresión. Por otro lado, había momentos de alegría y efusividad, donde me decía a mí mismo “ella es, ya llegó el momento, por fin terminó la soledad, estoy a punto de conseguirlo, después de todo, ella aceptó la salida, si no me hubiera dicho que no.” Era una mezcla de fatalismo e ilusión sumamente perjudicial.

El caso es que justo el día en que íbamos a salir llamó a mi casa y me dijo que no podía, porque tenía un compromiso que había olvidado y que eso hacía que lastimosamente me tuviera que cancelar, le dije que comprendía la situación (en verdad lo hice) y que me dijera algún otro día que pudiera y lo trasladábamos y convenimos en otro día.

Para hacer la historia corta me canceló el mismo día en otras tres oportunidades. La última vez encontré mi punto de ira total, y le dije que mejor me hubiera dicho que no desde el principio, que su concepto de amistad dejaba mucho que desear y otras cosas fruto de la ira la impotencia de la soledad y las ilusiones rotas. Ahí descubrí que las mujeres a veces no dicen que no por pena, o por vergüenza o porque no saben cómo.

El resentimiento produjo que ese diciembre fuera uno de los más amargos que recuerde. Y que haya hechos propósitos totalmente desmedidos, basados en un resentimiento hacia las mujeres, o en la pobre estima que eso me generaba.

No quiero que eso te suceda a ti. Otro año pasó algo parecido, ese año terminé con emociones más calmadas. Los propósitos del siguiente año resultaron ser cruciales para tomar el camino que me ha llevado a dónde hoy estoy.

Con mis clientes trabajo algo que resulta ser muy útil a la hora de diseñar propósitos. Las primeras sesiones trabajo en ello, porque necesitamos un mapa para saber a dónde queremos ir, y un lugar a dónde queremos llegar con la intención adecuada y los recursos. Me explico: si deseas viajar a Europa, necesitar concretamente saber a qué parte de Europa quieres ir (ese es el lugar), cuál será la ruta que tomarás, viajarás primero a un país y luego llegarás a tu destino, o llegarás directamente (ese es el mapa), y necesitarás tener una buena razón (intención) que justifique ir allá porque necesitarás saber qué recursos tienes y qué sacrificios o qué precio tendrás que pagar para llegar allí.

Para ayudarte en tu proceso te voy a retar a que tomes estos primeros días del año para pensar y planificar de forma estratégica tus propósitos. Y lo quiero hacer a la manera en que las grandes empresas lo hacen, te voy a plantear unas preguntas para que en una hoja las respondas y empieces tu proceso de diseño de un 2010 exitoso, realizado y próspero.

Para conseguir lo que deseas ser, tienes que tener el combustible para llegar allí, necesitas un propósito fuerte. Ese propósito nace siempre de una necesidad. Si deseas tener dinero en un principio ese deseo procedió porque no lo tenías y lo necesitabas. Luego de la necesidad necesitas ambición, si ya tienes dinero la ambición te guía para buscar más para darte lujos. Lo mismo funciona para tus relaciones de pareja, no es sólo que desees estar con alguien sino que tengas la ambición para hacer que esa relación perdure, no es sólo que quieras verte mejor sino que tengas la ambición para verte cada vez mejor. El propósito es lo que te hará seguir adelante aún teniendo en cuenta los inevitables obstáculos, como rechazos, falta de tiempo, lo que sea. Si tienes una razón fuerte para hacer las cosas puedes llegar a dónde sea. Deja de decir esos molestos “debería” y conviértelos en “lo haré”.

Necesitas encontrar tu motor, tu impulso. Acá van unas preguntas que te ayudarán y que constituyen el primer momento del modelo que te propongo: CLARIFICA, ENFOCATE Y HAZ QUE SUCEDA:

1. Si quisieras llevar tu calidad de vida al siguiente nivel, cuáles son las dos o tres áreas de tu vida en las cuales quieres hacer transformaciones en los siguientes 90 días y en los siguientes 6 meses. (Las áreas son: física, emocional, relaciones, manejo del tiempo, profesional, financiera, espiritual).

2. En cada área de tu vida que deseas mejorar ¿qué es, concretamente lo que deseas mejorar? Sé lo más específico posible, si deseas bajar de peso ¿cuántas libras? Si deseas una relación ¿qué debe tener esa relación para que sepas que lo has conseguido? Si deseas tener dinero ¿cuánto dinero deseas tener? Recuerda no es lo mismo saber que quieres ir a Europa que saber exactamente a qué ciudad deseas llegar.

3. Si pudieras enfocarte en una de esas áreas de tu vida y transformarla ¿Cuál de esas áreas sería la más importante para ti?

4. ¿Cuál sería el costo que tendrías que pagar si no dominas esa área específica? Si no cambias las cosas, si no logras tus metas ¿cuál es el precio que tendrías que pagar? ¿Qué te perderías? ¿Qué dejarías de lograr?

5. ¿Qué lograrías si logras dominar esa área ahora? ¿Qué ganarías? ¿Qué sería diferente en tu vida?

6. ¿Qué te ha estado deteniendo en el pasado? ¿Cuál es la historia que te has estado contando a ti mismo?

7. ¿Te sientes realmente comprometido a realizar ese cambio ahora?

Una vez que has llegado acá necesito que pases al segundo momento, y es que diseñes un PLAN DE ACCIÓN para lograr dominar esa(s) áreas que has descubierto que necesitas mejorar. Ser positivo no es suficiente, y eso era justamente en lo que yo fallaba, solo era decirme a mí mismo “ahora sí lo voy a lograr, ya llegó el momento”. Ser positivo no basta si no sabes cómo lo vas a lograr, necesitas una estrategia o conjunto de pasos para lograr ¿tienes que leer más e informarte?, ¿necesitas salir más?, ¿necesitas tomar la iniciativa más seguido?, ¿necesitas ahorrar más? Pues cómo lo vas a hacer, quizás necesitas leer un libro semanal, salir dos veces a la semana, hablar a personas con las que no has hablado, no gastar tanto en licor.

Diseña tu plan, acciones concretas, recuerda planificar cuánto tiempo invertirás en ello, si necesitarás dinero, todo debe quedar lo más claro posible. Por ejemplo, si has resuelto que necesitas salir más recuerda que necesitas presupuestas el tiempo para hacerlo, cuánto dinero invertirás, si formarás un grupo para salir, a dónde irás, y qué buscar aprender o conseguir en tus salidas.

El tercer momento es APROVECHAR EL PODER EL IMPULSO. La mayoría de las personas se encuentran esperando por el momento perfecto “cuando tenga dinero”, “cuando salga de la casa de mis padres”, etc. La mayoría de las personas fallan para conseguir sus metas porque nunca toman el primer paso. El impulso es aprovechar la energía que tienes ahora para empezar. Una vez empieces en un área particular, conforme mantengas la energía fluyendo, comenzarás a tener pequeños y grandes resultados que junto a tu ambición te generarán deseos de progresar y progresar.

¿Cuándo es un buen momento para empezar? Ahora.

Espero que este año sea excelente para todos. Estoy seguro que muchas vidas empiezan a sentir el poder de los cambios, ahora! Estoy seguro que muchos empiezan a decir ¡basta! a muchas cosas que les suceden, ahora! Tengo la certeza de que este será el principio de una nueva vida para muchos, ahora!

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

--------------------

Hoy el blog cumple tres años. Últimamente ha sido menor el tiempo que tengo. Sin embargo dentro de mis propósitos para este blog están los siguientes:

1. Fortalecer los retos de Naxos.

2. La serie de lenguaje del cuerpo continúa.

3. Iniciar definitivamente el blog de seducción para mujeres.

4. Fortalecer la comunidad a través del foro.

5. Implementar los videos en vivo para una mayor interacción.

6. Combinar los contenidos de superación y realización con los de análisis de la psicología femenina y las estrategias de seducción.

Gracias por visitar, por seguir acá y por recomendar esta página. Este blog y todo lo que ocurre alrededor de él es un motivo de orgullo para mí, y sé que aún es necesario seguir contribuyendo a nuestro crecimiento. Para quienes quieran repasar un poco aquel primer post que inició esto, acá está el link.