miércoles, 30 de marzo de 2011

Aprendiendo a renacer de las cenizas: La experiencia de Japón


Hoy deseo hablar de un tema clave del juego interno: la resiliencia, o la capacidad de resurgir de entre las cenizas, como el ave fénix, y volver a volar. La resiliencia es un concepto psicológico que se refiere justamente a la capacidad de reconstruirse, de volver a empezar, de sobresalir a pesar de vivir una situación de derrota muy intensa.

Muchos han vivido situaciones personales y profesionales catastróficas, y sólo en estas situaciones es como han llegado a conocer su verdadero carácter. Alguien puede ser cooperativo, paciente, generoso y comprensivo cuando las cosas van bien y la vida lo trata bien. ¿Pero esa misma persona puede comportarse de la misma manera cuando los tiempos están muy mal y los vientos traen aires de derrota?

La vida puede traer muchas derrotas consigo, incluso puedes pasar por épocas de mala racha, algunos responden con resentimiento hacia la vida, o dejando atrás sus valores, o no trabajan en sanar sus heridas emocionales y se convierten en seres humanos espinados que hieren a todo el que se les pasa por delante. Algunos simplemente abandonan sus propósitos y se convierten en personas conformistas, mediocres y llenas de amargura. He conocido cientos de personas así y es lamentable.

La resiliencia justamente busca que tras la tragedia y los momentos difíciles tu carácter salga fortalecido, seas más sabio y aún más emprendedor y puedas demostrarte a ti mismo que pudiste sobrevivir. Y justo lo que pasa ahora en Japón es un ejemplo más que destacable de lo que es un pueblo enfocado y optimista que piensa en salir de la tragedia y no llorar sobre las cenizas.

Para muchos en el norte de Japón los tiempos no pueden ser más difíciles, y para muchos los que observamos la tragedia desde afuera existen muchos aprendizajes de la forma en que los japoneses afrontan una situación difícil. La forma en que han encarado la calamidad es para muchos occidentales una lección de la cual hay que aprender.

Viendo las noticias uno puede apreciar cómo los japoneses tienen un gran espíritu cooperativo que los une frente a la tragedia. Las personas esperan por horas en largas filas por su ración de agua y alimentos, y en lugar de quejas, gritos y reclamos se observa que las personas no se quejan, nadie se vuelve irracional o violento. Un artículo del Daily Telegraph en Australia describía la actitud de los japoneses en estos términos:

“El país muestra sólo cooperación entre las personas, generosidad, orden, emprendimiento y comportamiento civilizado. No hay saqueo, no hay quejas. Hay poco pánico.”

Un amigo mío en Japón me contaba que cuando comenzó a trabajar allí notó una práctica muy curiosa. Las personas eran constantemente transferidas de sus sitios de trabajo, constantemente los desafiaban cambiándolos de área o de equipos de trabajo. A él esto le parecía una práctica muy incómoda, porque era un volver a comenzar constantemente, no había estabilidad. El jefe le explicó a mi amigo que ésta clase de cambio era importante para que las personas aprendieron todos los aspectos del negocio. Así mismo, su jefe le enseñó que este volver a comenzar y adaptarse al cambio era parte de la mentalidad japonesa.

Esta es una filosofía llamada de “construcción-destrucción y nuevamente construcción.” Japón es una isla nación con una gran historia de calamidades incluyendo volcanes, tifones, inundaciones y tsunamis, y en su historia reciente las terribles consecuencias de la guerra, incluyendo dos bombas atómicas. Sin importar el tipo de crisis Japón siempre se re-crea. Esta habilidad de recuperarse y volver más fuerte tiene que ver mucho con una cultura que valora la responsabilidad personal y que trabaja duro y con humildad con un fuerte sentimiento de pertenencia y contribución a su nación.

Los japoneses tienen un concepto o Wa, que significa “armonía”, esta palabra es fundamental en la cultura japonesa y es un valor fundamental para ellos en su formación. Ellos creen que uno puede vivir una vida de búsqueda de la felicidad individual y de auto mejoramiento mientras que al mismo tiempo puede vivir una vida de valores, de contribución a la comunidad y de apoyo a la sociedad.

Cae 7 veces, levántate 8: La cultura japonesa y su mentalidad es algo muy complejo de expresar en pocas líneas, pero un proverbio japonés refleja una importante idea compartida por este pueblo: “Nana korobi ya oki”, que traduce literalmente: “Siete caídas, ocho levantadas.” Esta es la definición japonesa de resiliencia. No importa cuántas veces seas derribado, cuántas veces seas rechazado, o cuántas veces no crean en ti y te arrojen la puerta en la cara, te levantarás nuevamente. Incluso si caes cien veces, te mantendrás intentándolo una y otra vez.

Uno puede rastrear este concepto y la filosofía detrás de él en todo el sistema educativo japonés, en los negocios, en los deportes, en las artes marciales, en la filosofía Zen. Es de especial importancia recordar el sentimiento expresado en ese proverbio cuando los tiempos son malos. No hay soluciones rápidas, ni píldoras mágicas en la vida real, para lograr algo es necesaria lucha y perseverancia. El éxito no tiene que ser rápido, lo que es más importante es que uno se mantenga haciendo las cosas dando lo mejor que sí y que sea perseverante.

Nunca rendirse: Un concepto relacionado con el proverbio de “Nana korobi ya oki” es el concepto de “gambaru” (頑張る). Éste concepto tiene profundas raíces en la forma en que la cultura japonesa concibe la vida. El significado literal de la palabra “gambaru” expresa la idea de adherirse a una tarea con tenacidad hasta que está terminada, en hacer un esfuerzo persistente hasta lograr el éxito. En su forma imperativa “gambette” es usada frecuentemente en el lenguaje cotidiano para animar a otros a hacer su mejor trabajo, o para combatir y nunca rendirse en cualquier actividad de la vida.

Una forma de usar la palabra es con la frase “gambatte kudasai”, que refleja la creencia japonesa de que la perseverancia viene desde adentro. La mejor clase de motivación es la motivación intrínseca. Los japoneses creen firmemente que esforzarse y ser perseverante es bueno para uno y también para los demás, quienes reciben los frutos en forma de contribución. Para ellos la peor forma de actuar, incluso en tiempos de prosperidad, éxito y abundancia, es actuar quejándose o de forma egoísta. Para ellos no tiene ningún sentido quejarse por las cosas o llorar sobre lo que ha sucedido, estos sentimientos aunque son naturales no son productivos para uno mismo ni para los demás.

Yo pienso que son muchas las cosas que uno puede aprender de lo que les está sucediendo ahora y de su forma de afrontarlo. Los japoneses están un nivel arriba de lo que es la llamada civilización, seguramente como sociedad tendrán sus imperfecciones, pero la forma como crea marcos mentales y de comportamiento para afrontar el fracaso y renacer es una lección que puede ser aprendida para mejorar el juego interno y para trabajar con principios.

Hace un tiempo recibía un correo de alguien que escribía en su diario, y me decía que el tema de la motivación es algo que aún no ha podido manejar. Leyéndolo pensaba en el pueblo japonés y en sus valores. Muchas veces no es fácil levantarse de cama e iniciar un nuevo día, quizá sin recursos, quizá en soledad, quizá con frustraciones del pasado, o quizá con la pesadez de tener que hacer lo mismo una y otra vez. Ante ello los japoneses aplican principios, filosofía, que los ayuda a seguir pedaleando cuando incluso no hay ganas de hacerlo. La motivación no es una fuerza mágica, motivarse duele, y nunca vamos a lograr funcionar como si nos hubiéramos tomado tres bebidas energéticas, la motivación interna se basa en principios como los que acabo de mencionar y que he aprendido de mis lecturas de la filosofía zen y de la cultura de Japón.

Hoy leía en un diario español la historia de uno de los empleados de la planta de Fukushima, quienes están trabajando por salvar a su pueblo de una catástrofe atómica, y una de sus frases sirvió como impulso de motivación:

"No hay tiempo que perder llorando. Llorar es inútil. Si estamos en el infierno, lo único que podemos hacer es escalar hacia el cielo."

Si pasas por un momento difícil o tu motivación falla, busca alimento en la filosofía, en conceptos simples que puedas atrapar, cultivarlos y volverlos parte de tu temperamento. Quizá nuestra cultura latina no ayuda mucho a que seamos ordenados, metódicos, disciplinados, pero es posible aprender de los grandes a ser grande.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 24 de marzo de 2011

Lo cortés no quita lo valiente


Hoy voy a tocar un tema que no suele tocarse mucho cuando hablamos de seducción, y que para mí hace parte de la ética del seductor: dejar a cada mujer mejor de lo que la encontraste al conocerla. Muchas páginas te dirán que ser seductor es básicamente hacer lo que se te da la gana, tener un ego de aquí a la estratósfera, y ser arrogante y dominante con todas las personas. Yo disiento de esta visión, pienso que si bien debes tener una excelente imagen y concepto de ti mismo, quererte a ti mismo, es necesario que ello no se convierta en egoísmo, egolatría y arrogancia. Algunos creen que para ser seductores tienen que ser patanes y groseros. Yo dudo mucho que eso te lleve lejos persuadiendo a las personas y seduciendo a las mujeres.

Las personas más influyentes tienen características carismáticas, es decir, facilidad para conectar con los demás sin importar quiénes son o qué es lo que hacen. Son como imanes que atraen a todas las personas sin distinción, y he descubierto que lo hacen partiendo de una fortaleza innata de carácter, una fuerza interior que muestra determinación y hace que sean persuasivos, que pidan algo y se los den. También lo hacen desde una posición de consideración, enfoque en el otro y caballerosidad.

Y acá es necesario decir algo de la caballerosidad. Tiene dos extremos. En uno de ellos eres un pusilánime, complaciente y servil. En el otro eres una persona carismática que deja la mejor impresión con todos. Lastimosamente a algunos se les enseñó que la caballerosidad es ponerse a sí mismo como alfombra para que los otros pasen por encima. Eso no es la caballerosidad, es servilismo, es poco valor. Muchos hombres terminan de perfilar su lamentable estilo “tipo bueno” con dosis de caballerismo servil, se hacen esclavos de las mujeres quienes los utilizan.

¿Cuál es la caballerosidad que seduce? La palabra caballerosidad surge en referencia a los caballeros clásicos, los ingleses de la edad media que se caracterizaban por su valor en combate, su fiereza en el campo de batalla, pero también por su refinamiento, sofisticación y sensibilidad a los demás. Los caballeros eran cuidadores de sus comunidades, incluso hasta el extremo de ir a la guerra por defenderlas. Sus buenas maneras eran características de protección, seguridad en sí mismos, eran un modelo a imitar.

Pues bien, justamente este es el marco mental de la caballerosidad: la suficiencia y la atención por el otro, manteniendo mi posición de fortaleza, algo así como “yo soy el protector porque soy poderoso.” Eso es básicamente lo que deseo que mantengas en mente cuando tengas atenciones hacia los otros.

En seducción la caballerosidad es un arma tan simple como efectiva. A casi todas las mujeres les gustan los caballeros (excepto algunas marimachas o mujeres masculinizadas que sienten que dar campo a la caballerosidad es sinónimo de debilidad), les parece un atributo encantador en los hombres, y es algo que funciona para la persuasión, para las relaciones laborales, para todo. Son cosas sencillas, pero que si pasamos por alto dejamos una imagen de poca educación que no pasará desapercibida.

Es sorprendente cómo algunos hombres no conocen los comportamientos seductores más característicos, por ello compendiaré los más importantes, dejando para ustedes lectores la tarea de complementar mi lista:

1. Caminar por la parte externa de la acera: Es curioso cómo surgió esta costumbre. Antiguamente los orinales se vaciaban en baldados que eran echados desde los balcones hacia la calle. Los hombres empezaron a andar por la parte externa de la acera cuidando a sus mujeres de que algunos de estos baldados con sus amarillentos y ocres contenidos cayeran sobre sus cuidados peinados. Hoy día hay un propósito semejante: el hombre protege a la mujer de ser empapada por algún carro que pasa la calle sobre uno de los enormes charcos de los días lluviosos.

2. Apartarle la silla en el restaurante: No me ha fallado nunca hacer esto. Las mujeres valoran el gesto de apartar la silla y esperar que ella se siente primero. Puedes encontrar que es una costumbre que ya pocos hombres practican, pero las mujeres pueden reconocer un gesto clásico de respeto y de galantería si lo haces. No pasará desapercibido por ella, te lo garantizo.

3. Extenderle la mano al salir de un carro o bajarse del bus: Para fines prácticos esto le facilita a la mujer el salir del carro, y le permite sostenerse mejor al descender de un bus. Además de ser un excelente pretexto para un poco de contacto físico. Asegúrate de extender tu mano con la palma hacia arriba y hacer una suave presión cuando recibas la mano de ella.

4. Llevar la sombrilla en días de lluvia: Si está lloviendo y es necesario sacar el paraguas, tú deber es el de llevar la sombrilla para que ambos se protejan. Si es muy pequeña la sombrilla ella debe tener la mayor parte de la sombrilla. Acá hay algo importante: si la sombrilla no alcanza a cubrirlos a ambos, ella debe cubrirse y ella debe sostener la sombrilla. Si tú la sostienes parecerás su chofer o su escolta. Sólo la sostendrás cuando la sombrilla los proteja a los dos. Si te tienes que mojar no hagas mucho berrinche por ello.

5. Acompañarla a casa: Esto es algo importante, si sales con ella en la noche a un sitio, fiesta o lo que sea, tú deber es acompañarla a su casa, asegurarte de que llegue bien. Si van en un taxi nunca deberás bajarte primero y dejarla sola en el taxi hacia su casa. Preguntará alguien “¿Pero si ella se sube a taxis sola cada rato?”. Sí, es cierto, pero contigo es diferente, tú debes asegurarte de que llegue bien, al menos cuando sale contigo. Si viven en extremos opuestos de la ciudad y están en un punto intermedio, al menos asegúrate de que haya conseguido transporte para irse, y pídele que te llame cuando haya llegado a su casa. Acompañarla a casa tiene un beneficio inherente, y es que existe la posibilidad de que si vive sola te pida que te quedes con ella.

6. Ofrécele tu chaqueta: Si hace frío, llueve y ella está desprotegida, tu deber es ofrecerle tu chaqueta. Ella probablemente se niegue, por consideración a aceptarla, sin embargo deberás insistir y quitártela para que ella la acepte.

7. Ofrecerle el asiento en el bus: Nunca ella debe estar de pie mientras tú estás sentado en un bus lleno. Si existe la posibilidad de que un puesto quede libre tienes que cuidarlo para que sea ella la que se siente.

8. En la mesa ofrece tu 100% de atención: Hoy día tenemos un lamentable pretexto para tener la atención dispersa: los teléfonos inteligentes y los Black Berry. Y digo lamentables porque ahora no escuchamos a los otros sino que al mismo tiempo chateamos con otras personas que ni siquiera están a nuestro lado. En la mesa deberás salir de los chats o elementos distractores en tu teléfono y dedicar una total atención a la mujer con la que sales. Si ella no lo hace es asunto de ella y si la cosa se pone fastidiosa podrás reclamarle. Una señal de atención, interés y cuidado hacia el otro es orientar el 100% de la atención hacía esa persona. Recuerdo haber escuchado muchas veces a mujeres diciendo “es que me miraba como si fuera la única persona en el mundo”, “jamás pude olvidar la forma en que prestaba atención a lo que decía”.

9. Preséntala a terceros: Si salen e interactúan con otras personas es necesario que siempre la presentes, que tomes la iniciativa de hacerlo. Las personas usualmente son poco educadas y no presentan a las personas entre sí, incluso por razones egoístas como por ejemplo “no quiero que la conozca no sea que intente seducirla”, pues bien, esa es una forma de inseguridad. Preséntala siempre por su nombre y apellido, así la acabes de conocer, grábate bien su nombre e impresiónala con tu memoria. Nunca la presentes con cosas como “te presento a mi novia”, “te presento a una amiga”, tú deberás nombrarla.

10. Déjala pasar primero por la puerta: Nunca te atravieses por delante de una mujer, por más afán que traigas. Ábrele la puerta y déjala pasar primero. De hecho, es un buen gesto de lenguaje corporal que incluso puedes utilizar con hombres, de hecho, entre hombres el que deja pasar por la puerta a otros es reconocido inconscientemente como el más poderoso.

11. Siempre sé puntual: Y con ello podrás también exigir puntualidad. Nunca permitas que la falta de planificación te haga llegar tarde a una cita con una mujer. Es un rasgo que habla mucho de tu capacidad de planeación y control de ti mismo.

12. Ayuda a la mujer con sus paquetes: Si salen de compras, o van el mercado, ofrece tu ayuda con las maletas, bolsas o paquetes que lleven. Tú deberás llevar las más pesadas y el mayor número. La idea no es parecer el maletero, o el botones del hotel, así que ofrécete a llevar “algunas” maletas, no todas las maletas, ella deberá llevar algunas, las menos pesadas, pero deberá hacer algún tipo de esfuerzo.

13. Sé cortes con empleados de toda clase: No seas arrogante con meseros(as), vendedores(as), vigilantes y empleadas del aseo y servicios generales. Con los más humildes debes ser cortés y mostrar tu consideración y agradecimiento.

14. Usa las palabras “por favor” y “gracias”: Utilízalas siempre en tus interacciones. Personalmente no me gusta decir algunas como “perdón” cuando quiero pedir permiso, usualmente digo “con permiso” y ya, no comprendo por qué habría que pedir perdón por pasar, por caminar. Pienso lo mismo de entradas como “discúlpeme”, “excúseme”. ¿Por qué? Habría que pedir disculpas o perdón si no has hecho nada malo, ¿o es que queremos implicar que pedir un derecho es algo reprobable? En fin, sutilezas del lenguaje. Pero me quedo con pedir el favor cuando solicites algo y agradecerlo cuando lo das. No seas de los que piden permiso para todo.

15. Si una mujer llora ofrécele con qué secar sus lágrimas: A veces la logística de este es complicado, antes se solía llevar pañuelo ya no se acostumbra. Pero si por alguna razón ella está llorando busca la forma de encontrar algo para que seque sus lágrimas. Recuerda que no por el hecho de escuchar estás entrando en la zona de los mejores amigos, si escuchas con carácter y eres empático ante sus problemas o angustias podrás sumar puntos. Sin embargo sé asertivo señalando de forma objetiva lo que ves del problema, no seas tan complaciente de darle la razón en sentirse triste o víctima, si no lo ves en la forma en que ella lo ve debes decirlo. No seas el consejero eterno sino que aconseja que ciertas cosas pudieran ser tratadas mejor con sus amigas.

Con estas conductas acopladas a la forma en que te comportas podrás causar una excelente impresión con las mujeres. La caballerosidad nunca está de más, nunca sobra y siempre será bien valorada por las mujeres.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 21 de marzo de 2011

El extraordinario Poder del NO

Imagina esto: Dejarte llevar por mis palabras. Ahora.

Eres el emperador pon tu nombre acá. Tienes en tus manos el destino de un pueblo, tienes en tus manos esa inmensa sensación de poder, una sensación que recorre tu cuerpo y lo llena de carácter. En tus manos están las vidas de otros, en tus manos está hacerlos libres o encarcelarlos, en tus manos está ir a la guerra e invadir tierras extranjeras, tomar las tierras bárbaras y expandir tu imperio. Simplemente eres el hombre más poderoso del mundo. Tú lo sabes, todos lo saben. Ellas lo saben y darían lo que fuera por ser tus elegidas. Ahora.

Es grandioso tener el poder de decidir. De hacer lo que deseas. De decir que sí cuando pudiste haber dicho que NO. Decir que No cuando pudiste haber dicho sí.

Personalmente he perfeccionado un arte: el de decir que NO.

Luego de haber pasado por años y años de dificultad en negarme a la voluntad de otros, logré algo que hoy quiero compartir contigo, es algo que al principio será difícil, pero que una vez lo hagas te llenarás de un poder que es simplemente delicioso sentir.

Una de las cosas que hacen que seas irrespetado, y que las personas se aprovechen de ti, y sobre todo que hombres y mujeres abusen de ti, es cuando dices que SI a todo. Cuando incluso irrespetas tus propios principios y por miedo, por no decepcionar a otros, o por hacerte más simpático complaciéndolos terminas con dificultades para hacer tu voluntad, y totalmente dispuesto (aunque por dentro ardas de impotencia) a hacer la voluntad de los demás.

Muchos llevan consigo una carga de años y años de obediencia: a sus madres, a sus hermanos, a sus abuelos, a sus profesores, a su religión, a sus jefes, a sus subalternos, a sus gobiernos… a todo. Han sido condicionados desde pequeños a obedecer, sus madres les decían cosas como “así me gusta… buen chico.” Y crecieron y están por allí diciendo SI a cuenta cosa les piden, así eso implique que trabajarán el doble, que pondrán dinero de su bolsillo, que perderán el sueño.

Estos hombres complacientes parece felices y dispuestos por fuera, pero en el fondo, en ese fondo que los psicólogos estudiamos y vemos, hay hombres tristes, frustrados, que son conscientes de que el 90% de los casos son utilizados, que saben que les falta carácter, que estuvieron a punto de decir que NO y no pudieron, que debieron haberlo dicho pero ya es demasiado tarde, que dejaron pasar otra oportunidad para afirmarse y simplemente hacer lo que desean. Sí, en ese fondo hay una sensación de opresión, una sensación de depresión que sólo tú conoces y que nunca admitirías, sólo dirías “no, no es problema… yo lo hago.”

Uno de las primeras cosas que están mal cuando dices SI a todo es que te vuelves predecible, tan predecible como que todos los días sale el sol. La predictibilidad es una de las primeras cosas que aprendes que está mal en seducción, y con las mujeres es castigada con pena de muerte. Lo segundo que es erróneo es que te pones en una posición vulnerable para ser utilizado, para que se aprovechen de ti.

Lo que deseo que hagas es que confrontes directamente esta tendencia y empieces a afirmar tu carácter con base en la asertividad. El primer paso para hacerlo es afirmando tus valores fundamentales, construyendo un código, basado en tus principios, en las cosas que te gustan, en las cosas que odias, en lo que crees que debes hacer para lograr tus metas y prioridades. Deberás centrarte en ti mismo y pensar en que eso, lo tuyo, es lo más importante, y que deberás decir que NO a todo aquello que no vaya de acuerdo a tu código, a aquello que entre en conflicto con lo que tú has declarado que es IMPORTANTE.

Lo que debes descubrir por ti mismo es que puedes decir NO y aun así mantener relaciones sociales positivas. Donde ganas respeto, donde otros realmente consideran lo que piensas y no simplemente lo dan por hecho, donde saben que eres importante y donde ellos aprenden que tú mismo te respetas. Es un negocio donde incluso ellos ganan, pues saben que tú eres una persona de una pieza, y saben que tienen una persona de carácter al lado de ellos.

El SI no es sólo esa palabra. Es cuando dices "ya voy", "lo haré", "de acuerdo", "está bien", "ahora mismo". Decir que NO te protege del peligro de malgastar tu tiempo y tu energía, te defenderás para que no se aprovechen de tí, podrás decir qué es lo que no te gusta, evitarás que los demás se entrometan en tus asuntos, evitarás entrometerte tú en los asuntos de otros, podrás truncar y rechazar actitudes o propuestas injustas, ofensivas y tramposas.

Aquí te doy algunas formas muy asertivas de decir que NO y mantener una posición de poder, no una de subordinado y sirviente.

1. No lo hagas el NO personal: En lugar de que parezca que dices que NO porque no te cae bien la persona, o porque no te agrada, o porque te pide una locura, o porque sus planes son estúpidos, siempre apunta el NO a ti mismo y muestra que el NO procede en razón a que estás siguiendo tus reglas. De aquí se infiere que debe ser manifiesta la regla según la cual tú dices que NO a algo, por ejemplo:

*No puedo ir al asado porque necesito tiempo para leer.

*No puedo acompañarte a la reunión, el viernes estaré ocupado en la despedida de una amiga que tiene que viajar

*No puedo donar a esa caridad, personalmente tengo como regla sólo donar a fundaciones de huérfanos.

Pero ¿Naxos es necesario siempre dar explicaciones? Buena pregunta. De hecho, la mayoría de las veces deberías evitar dar explicaciones, sin embargo en algunos contextos es fundamental que las personas te conozcan un poco mejor y que el NO sea una excusa para mostrar un rasgo de carácter que tienes. Recuerda que casi todo lo que hagas en marcos sociales no debe ser gratuito, todo debe tener una intención de señalar rasgos de valor en ti mismo. De esta forma el NO es una forma de añadirte valor y decir: tengo principios, tengo mis cosas, tengo carácter, tengo PODER.

No justifiques siempre tu NO, pues podrá sonar como excusa, alterna entre los NO justificados y los NO sin justificar. Revisa el punto 10 los NO sin justificar.

2. Manipula un poco el SI: Quiero que aprendas a disfrutar un poco con el poder de decir que NO y la posibilidad que tendrías de decir que sí. Y cuando digo que debes decir NO más a menudo no infiero con ello que debas ser grosero. Hazles ver a los demás que simpatizas con su petición, pero que no puedes decir que sí, luego suelta el rotundo NO.

*Me habría encantado ir al cumpleaños de tu abuela, sin embargo el domingo tengo una partida de poker con mis amigos de la universidad que hace rato no veo. Saluda a tu abuela de mi parte.

*Me habría gustado mucho poderte contratar, sin embargo Recursos Humanos tenía un candidato interno que ya habían aceptado para el trabajo.

*Me habría gustado mucho ir a la Convención, sin embargo tengo mi agenda completamente llena.

3. Hazles ver que lo has pensado antes de decir que NO: Muéstrale a las personas que has tomado tu tiempo para responder, que consideras su petición antes de no aceptarla. Evita sonar como un robot que dice que no sin siquiera tomarse un tiempo.

*En un principio me gustó lo que vi, sin embargo tras analizarlo juiciosamente no puedo tomar en cuenta tu solicitud.

*Lo he pensado detenidamente y debo decir que NO, aunque no tengo nada en contra de lo que me pides simplemente no puedo hacerlo.

*Ya lo consideré y no puedo acompañarte a comprar ropa, esta tarde estaré más ocupado de lo usual, y realmente el plan de comprar ropa para mujer no es algo que vaya para mí, tú me entenderás, quizá deberían invitar a tu amiga Carol, estoy seguro que se divertirán mucho. Cuando compres ropa interior quizá considere acompañarte y hacerte mis sugerencias…

4. Ofrece un premio de consolación: Este punto es polémico, pero para mí un buen NO lleva consigo un grandioso ejercicio de Poder, sobre ti mismo, sobre las circunstancias, sobre otros. Y ante ello debes usar un marco mental de poder, y ofrecer una consolación, así no lo vayas a hacer realmente, te pone en un lugar de, como el emperador de Gladiador, decidir qué hacer o qué no con las cosas de otros.

*No podré ir este año a la fiesta de tu abuelo, pero mándale saludos de mi parte y luego lo visitaré y le llevaré algo.

*No puedo ayudarte con el ensayo que tienes que hacer, pero puedo recomendarte un par de libros para que los busques en la biblioteca.

5. Muestra que el NO en últimas les conviene más: Esta es otra forma de ser un poco canchero y complaciente con tu NO y mostrarles que después de todo el NO es lo mejor para ellos. Y recuerda sutilmente mostrar rasgos de carácter en esta fase.

*No te acompañaré a la fiesta, estoy demasiado ocupado como para ser una buena compañía. (Valor: eres un hombre ocupado y tienes cosas por hacer)

*No puedo prestarte dinero, realmente soy un fastidio cobrando deudas. Sí, sí, sé que me pagarás, pero soy un poco rígido con mis finanzas. (Valor: eres ordenado con tus cuentas).

6. Di que NO ayudando a los otros a decirse NO a sí mismos: Este punto es importante, la gran mayoría de personas que nos proponen algo es para no estar solos en algo que odian pero que tienen que hacer. Así que en últimas tu NO también puede liberarlos, esto funciona mucho cuando tu NO es a clientes.

*No puedo acompañarte a la fiesta de tu empresa. Después de todo sé que tú tampoco quisieras ir, pero recuerda que aún estás a tiempo de decir que NO.

*Si buscas hacer un trabajo de calidad, ese tema no te convendría, puedo recomendarte X y Y.

7. Hazles saber qué hubiera hecho falta para que hubieras dicho que si: Muestra qué es lo que hubiera necesitado pasar para que hubieras podido decir que SI. Aunque muchas veces no sea verdad, y tú NO haya sido definitivo, piensa en esto como una forma de conectar con otros a pesar del NO.

*Hubiera deseado ir, si hubiera sido un domingo hubiera estado encantado de haber asistido.

*Hubieras podido hacer un mejor trabajo, quizá con mayor esfuerzo y dedicación a la próxima lo lograrás.

*Quisiera haberte podido decir que sí, pero si hubiera sido un poco más económico lo habría aceptado.

8. Muestra los huecos en su petición: Muchas veces las personas terminan diciendo que SI o aceptando cosas que no tienen sentido, o futuro, o lo de plano serán una pérdida de tiempo, dinero, recursos. No seas tímido en mostrar qué es lo que está mal en la petición para que seas visto como una persona crítica, directa, pero a la vez honesta y sensible como para no herir.

*Tengo que decirte que no, porque tu propuesta es muy cara comparándola con la última compra que hice.

*No podré ir, lo que planeas termina muy tarde y no presupuesta cómo regresaremos.

*No podré ir, es un día entre semana y al otro día hay que trabajar, si lo hubieras planeado un fin de semana no dudes que allí estaría.

9. Di que no y que sea tu última palabra: No seas de los que dicen que NO y luego los demás saben que con un poco de palabras y fuerza al final cederás, tu No será No, y punto, para bien o para mal. Por ejemplo, si dices que NO irás a una reunión, y luego resulta que sabes que irá alguien importante, no retrocedas, si lo haces, serás manipulable y los demás conocerán cómo voltear tus decisiones. Una de las cosas que pasan con el No es que a veces uno se equivoca pero tendrás que asumir las consecuencias. ¿Esta es una regla inmutable? Ciertamente no, ¿qué sería de nosotros sin meditar nuestras decisiones y corregirlas? Sin embargo no seas tampoco variable, una veleta, mantente en tu posición y cede cuando haya que hacerlo y nunca siempre. Puedes usar una frase que usa Vito Corleone en la película del Padrino (te recomiendo esta escena en el Padrino I, justo cuando Vito le dice que NO a la propuesta de Virgil Solozzo).

"Mi No es definitivo"

10. Si es necesario no justifiques el No: aprendí esto alguna vez cuando tuve que dejar de tratar a alguien. Simplemente era demasiado incómodo para mí confrontarme con esa persona y decirle mil cosas para argumentar mi deseo de no volver a verla. Ante sus preguntas simplemente le dije que “No, tengo mis razones, y tengo el derecho a reservármelas, cuando nos volvimos amigos nunca te lo explique, ahora no te diré por qué no deseo verte más.” Punto. Eres dueño de lo que hablas y de lo que callas. Si no deseas explicar es tu derecho hacerlo. A veces uno No quiere hacer algo simplemente porque No quiere y ya. Muéstralo así cuando ocurra.

Por último, no cargues con lo que no es tuyo. Tú no eres responsable por la reacción de los otros ante tu negativa. Si eres un complaciente patológico al principio sentirás culpa, simplemente no la escuches, este sentimiento disminuirá cuando te des cuenta de que tus negativas no son dañinas.

Muchas personas, muchísimas, tienen problemas con el NO. Una forma de crecer es ayudando a otros a decir que NO. Inténtalo. Por ejemplo, con las mujeres, puedes decir que NO, luego liberarla de la obligación que ella siente de hacer eso a lo que te invita, y luego decirle “más bien tómate la libertad de decir que NO y vayamos más bien a un sitio que conozco y que te garantizo que hará sentir mucho mejor”.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 18 de marzo de 2011

Huyendo de las mujeres interesadas


Uno de los primeros clientes de coaching que tuve me contrato porque deseaba conquistar “definitivamente” a una mujer con la que ya había tenido varios encuentros, pero que, en opinión de él, tenía la sartén por el mango. Él deseaba conquistarla de tal forma que fuera él quien tuviera la sartén por el mando y no ella. Cuando empezó a contarme su historia y conforme lo fui conocimiento me fui haciendo a una idea bien precisa de qué era lo que sucedía.

Este señor, tendría unos 39 años, gordo y sin mucho atractivo, sus rasgos de dominancia masculina eran más bien pocos, aún vivía con su madre, era un académico, profesor universitario, dedicado a los libros y a fantasear con sus estudiantes. Tal como lo dice Robert Greene, una de las víctimas perfectas de la seducción son los profesores, puesto que están centrados exclusivamente en su intelecto, la gran mayoría son más bien torpes en las lides de la seducción y por esta razón las mujeres sumamente físicas y del prototipo sirena los conquistan fácil.

Pues así fue. Una alumna empezó a buscarlo con el ánimo de nublar su juicio para, en principio, obtener buenas calificaciones. Luego, descubrió en este profesor solitario un buen padrino financiero. Esta mujer empezó a darle ciertas cosas (algunas noches de placer), y a cambio le pedía cenas en los sitios más caros, viajes a los hoteles más costosos de las ciudades cercanas, luego le habló de la tragedia que tenía su mamá con algunas deudas, luego le contó que su sueño fue siempre aumentarse el tamaño de los senos y hacerse una lipoescultura laser, en fin, uno tras otro este profesor empezó a cumplir todos los sueños de esta mujer, soltando un billete tras otro, hasta que a la fecha que hablé con él me decía que había perdido con esta mujer cerca de 45 millones de pesos (unos 23.000 dólares) en 12 meses.

Esta mujer lejos de avergonzarse por lo que hacía, le recriminaba el hecho de que él no fuera más generoso y que a ella siempre le tocaba pedirle cosas. Esto hacía que el profesor le comprara costosos regalos, le pagaba un apartamento (que a veces hacía las veces de motel para él) y terminó pagándole también la universidad. Cuál sería la sorpresa del profesor cuando de un día a otro la mujer empezó a salir con otra persona, un hombre universitario joven y atractivo, esta mujer aún seguía dándole algunos placeres al profesor, pero siempre como contraprestación a algún favor económico que él le hacía.

Lo que quería este profesor cuando habló conmigo era que ella dejara a este hombre y cayera rendida a sus pies y que cumpliera el sueño de que ella lo invitara a vivir en el apartamento que él le estaba pagando. Una cosa de locos. Una de las cosas que yo personalmente hago es que no hago promesas imposibles a mis clientes, y el principio de realidad que le di fue que eso iba a ser imposible puesto que ella jamás lo iba a ver como un hombre sino como una billetera. Y que la situación con esta mujer iba a ser sencillamente improcedente.

La historia viene a este post justamente para hablar de las mujeres que van detrás de tu billetera y no de ti, como persona, como ser humano. Esto es algo bien complicado cuando en la vida empiezas a tener éxito y tienes tu dinero en el banco, invertido y tienes tus comodidades. Para algunos puede ser bien complejo poder distinguir el interés real, original y auténtico de una mujer y el interés que ella puede tener en ti como una billetera, como un proveedor de comodidades, gustos y caprichos. Este tipo de mujeres que van detrás de tuyo sólo porque tienes dinero, pero que si no lo tuvieras simplemente no te voltearían a saludar.

Y créeme cuando te digo que en verdad hay mujeres que se “enamoran” de la billetera, ellas negarán y dirán que te aman a ti como persona, y que irán contigo al fin del mundo. Y sienten lo mismo que en un enamoramiento auténtico, mariposas en el estómago, te pensarán todo el día, sentirán ansiedad por verte y todo eso. Sin embargo la verdad es que carecen de un sentido de generosidad, su corazón es frío e inerte, piensan sólo en términos materialistas, son excesivamente vanidosas y caprichosas. Es realmente una desgracia encontrarse con mujeres así.

En cualquier esfera encontrarás este tipo de mujeres, ambiciosas que desean escalar socialmente, mujeres que utilizan sus encantos para sacar dinero de los hombres, mujeres que no pueden aportar de una manera desinteresada en una relación. No tienes que ser un potentado magnate para que estas mujeres te busquen, y lastimosamente, como en el caso de mi antiguo cliente, la apariencia física de una mujer, y sentir que aparentemente ella gusta de ti puede nublarte el juicio y pensar que algo de genuina atracción, enamoramiento o amor hay en ella.

Mi idea ahora es darte algunas claves para que puedas distinguir algunos “detalles” que pueden pasar desapercibidos pero que muestran rasgos de carácter de una mujer interesada por el dinero:

1. Desea regalos costosos: No se conforma con algo que no esté a la moda, que no sea caro. Si piensas que con una carta romántica bastará, pues te equivocas, para ella los lujos, lo exclusivo, la marca lo son todo, te lo harán saber, y podrás notar su disgusto ante un regalo “poco generoso”, te dirá que se merece lo mejor y que más vale que te enteres.

2. Nunca paga, nunca invita: Su rasgo principal es la falta de generosidad, la falta de reciprocidad, será poco detallista y esperará ser tratada como María Antonieta, esperando tapetes rojos a sus pies y detalles en cualquier ocasión. El marco que una mujer así maneja es que “los caballeros siempre pagan.” Ella no dará nunca nada, pagará siempre con sexo y placer, esa es su forma de sobrevivir. Si estás con una mujer así tendrás una relación vacía, basada en la una parte física que pronto se agotará si ella encuentra alguien con más dinero. Nunca tendrás la certeza de que ella está contigo por ti, por lo que eres, sino por lo que tienes.

3. Sientes que es una mujer cómoda, sin objetivos profundos a largo plazo: Esto es bien interesante, cuando hablas con esta mujer no sientes que tenga propósitos en su vida, y mucho menos no parece tener intención de trabajar duro por lograr las cosas en la vida. Estas mujeres pueden ser de dos clases: mujeres educadas como princesas desde niñas, caprichosas y que tenían todo al alcance de la mano, o mujeres arribistas que tuvieron una infancia precaria y con poco acceso a privilegios, pero que sienten que deben conseguir alguien que les dé la vida que se merecen y escalar en la pirámide social. En últimas estas mujeres son vacías y no tienen un sentido de reto en la vida, desean que todo lo hagas tú y todo lo pongas tú. No mueven un dedo. Cree tener derecho a todo, por tanto es abusiva con tus cosas.

4. Es demasiado curiosa por tu situación financiera: Desde el primer día no se ruboriza en preguntar por tu ingreso, por tus deudas, por los activos y pasivos que tienes. Si respondes bien a sus preguntas estará contigo, y respecto a tus ingresos ella calculará cuándo debe pedir y esperar de ti, y créeme será muy ambiciosa. Con tal de que estés con ella será egoísta e incluso hará que pierdas oportunidades con tal de amarrarte a su lado. Hay algunas tan peligrosas que incluso te retendrán quedando embarazadas de ti, he visto muchos hombres dejando atrás una beca en el exterior porque su ambiciosa compañera desea retener su alcancía al lado.

5. Mujeres físicamente atractivas: Mujeres cargadas de sensualidad y sexualidad, que sospechosamente parecen estar “muy dispuestas”. Aunque pueda haber mujeres interesadas poco atractivas, las muy hermosas son un verdadero peligro porque estimulan tu ego, tu propia vanidad, te sientes bien de salir con ellas y tú también las utilizas un poco a la forma de trofeo de exhibición. Pues bien, ellas también te están utilizando y de una forma latente están “cobrando” por acompañarte o por estar involucradas contigo. Son propicias para actuar en hombres con baja autoestima, hombres pasados de años, y hombres pudientes pero físicamente poco atractivos.

6. Su patrón de recompensa es marcadamente sexual: Esto implica que entrarás bajo el patrón de premio/castigo sexual. Cuando quiere algo te persuadirá dándote placer, cuando esté caprichosa simplemente te dirá que no está para sexo ese día. Al final te tendrá manipulado con sus atributos, totalmente condicionado y ella, como en el caso de mi cliente, tendrá la sartén por el mango.

7. Son extremadamente celosas: Su mecanismo es la manipulación, como buenas en su oficio lo primero que harán es aislarte, de amigos, familia y por supuesto de otras mujeres, de tus amigas, de tu mamá, de tu abuela. El propósito de aislarte no es otro que evitar algún amigo o familiar sensato que te abra los ojos y la ponga al descubierto.

8. Notas que en frente tuyo utiliza sus atributos con terceros para conseguir lo que desea: Ves que para obtener un simple descuento coquetea con el vendedor, que tiene un amigo al cual le muestra el escote para que le ayude con un trabajo para el semestre, si se pincha coquetea con algún hombre para que le cambie la llanta. La mujer interesada lo hará incluso delante de ti, porque es la forma que tienen de conseguir lo que desea por sencillo que sea, eso es todo lo que hará, no moverá un dedo, querrá que los demás (y por supuesto tú mismo) la atiendas y le hagas la vida fácil.

9. Están obsesionadas con el status: La ambición es la palabra que las define, anhelan un buen status, una buena condición social, llena de comodidades, lujo y gustos. Al ser en su gran mayoría arribistas rechazan a las personas que tienen un bajo estatus social, son arrogantes y odiosas con meseros, aseadoras, celadores y personas que prestan servicios. No les interesan los problemas sociales o económicos de su país, son indiferentes a las injusticias de la sociedad. Simplemente no les importa.

10. Sus amigas también cumplen su perfil de ambición: Ella no está sola, pertenece a un club: El club de las chicas súper ambiciosas. El modus operandi de estas mujeres hace que operen en grupos, he visto grupos de estas mujeres en las discotecas, cazando ejecutivos de alto perfil, extranjeros, aspirantes a narcotraficantes, universitarios de la mejor universidad del país. Son varias, y cada una le sigue el juego a la otra y te pueden decir “nunca la vi tan enamorada como lo está de ti”.

11. Son marcadamente vanidosas: Su forma de vestir, sus gustos demuestran apego por lo material, se rigen por lo visual, juzgando fácilmente a quien no está a la moda o no es atractivo(a), sus juicios carecen de profundidad y aunque puedan ser inteligentes y preparadas su inteligencia es sólo un artilugio más para conseguir lo que quieren.

Si caes en manos de mujeres así huye tan lejos como puedas. Asegúrate de no seducir con tu billetera, por más abultada que la tengas. Busca mujeres trabajadoras, que luchen por sus objetivos, que sean generosas y desinteresadas, y sé un poco desconfiado porque no todo lo que brilla es oro.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

martes, 15 de marzo de 2011

Video: Lenguaje de la seducción 7


En este video pasaremos a la creación de confort y conoceremos, desde el punto de vista de la etología cómo capturar la atención y fundamentar la conversación.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 11 de marzo de 2011

Seduciendo a mujeres mayores Parte 2



Las mujeres mayores exigen de ti un juego diferente al que llevas a cabo con mujeres de tu edad. Cuando hablo de mujeres mayores estoy hablando de mujeres que tienen más de 35 años, y que son al menos mayores que tú en 5 años. Tienes que tener en cuenta que seducirlas no es simplemente cuestión de aparentar que eres un “poco más maduro” que los jóvenes de tu edad. Seducir a una mujer mayor implica cuestiones de juego interno sólido y juego externo efectivo, no puedes andarte con inseguridades con una mujer mayor a menos que…

Sí… hay un a menos qué. Dentro de la variedad de las mujeres mayores, existen unas a las cuales les seduce la inexperiencia, la ansiedad masculina, incluso la inocencia que un hombre pueda transmitir. Y acá nos ponemos profundos con un concepto que es necesario que conozcas y es el inconsciente, del cual ya habíamos hablando, y de la una fantasía poco cómoda de aceptar, y es la fantasía del incesto, según la cual una madre puede encontrar atractivo a su hijo.

Sí, sí, es incómodo, pero así son las cosas del inconsciente, sale con lo que menos te puedas imaginas. Muchas mujeres mayores, que incluso tienen hijos, trasladan esta fantasía a una forma más “tolerable” y es la fantasía de los hombres jóvenes que pueden ser sus hijos, hombres que son inexpertos, un poco torpes, eso las excita a grados inimaginables. Así que jugar al juego de “maestra enséñame que soy nuevo en la vida” funciona perfectamente, porque ellas desean enseñar. Al principio serán cosas a nivel intelectual, de la vida, luego serán cosas más íntimas.

Avancemos. A veces la mejor estrategia consiste en no tener estrategia. Generalmente las mujeres mayores que han sido atractivas (y aún lo son) están familiarizadas con muchas técnicas de seducción, así que pueden enfrentar los avances, así que a veces esforzarse por innovar puede ser agotador. Yo recomiendo en estos casos algo: no intentes parecerte a alguien de la edad de ella, por ejemplo, si ella tiene 37 y tú 23, no intentes actuar como un señor de 37 años. Actúa de acuerdo a tu edad, a una persona de 23 años con un buen grado de madurez y ubicación. Justamente tú mundo (el de un joven de 23 años) es lo que a ella le resulta atractivo.

Esta jugada tiene un beneficio propio: al no actuar cambiando tu forma de ser para simular ser 10 o 15 años mayor ella sentirá que la brecha de edad no te importa y que deseas relacionarte con ella desde la diferencia de edad, sin darle tanta importancia como para que afecte o cambie la forma en que te expresas. La gran mayoría de las veces he encontrado que una mujer mayor se siente incómoda cuando ve que los hombres menores intentan simular ser mayores. Se sienten “viejas”. Pero cuando un hombre joven se comporta como un hombre joven y la llevan a su mundo es como si encontraran un elixir de la juventud: simplemente se sienten más jóvenes.

Y acá hay un elemento destacable: ¿Qué significa inconscientemente para una mujer salir con un hombre más joven? Básicamente tomar de ese hombre su juventud y rejuvenecer. Nunca te lo dirán, es más, probablemente ni ellas mismas lo saben, pero en lo profundo de su mente se sienten así y lo mismo pasa con hombres mayores que salen con mujeres jóvenes. Para nosotros los hombres el mecanismo inconsciente es inverso: es la fantasía edípica de la madre.

Simplemente imagina esto, sólo considéralo un momento: Una mujer que siente que aún es deseable, que aún es hermosa, que siente que el paso de los años la está haciendo una mujer interesante, simplemente porque tú has reparado en ella y estás interesado. Es un estímulo que sale del interior de la mujer y que juega definitivamente a su favor, es decir, TIENES UN ALIADO UBICADO EN SU YO QUE ESTIMULA LA IDEA DE ESTAR CONTIGO. ¿Acaso podrás encontrar una mejor ventaja? ¡Imposible!

Derivado de lo anterior, lo mejor que puedes hacer es apelar a su parte juvenil, y que ella sienta que la tratas como a una mujer más de su edad. Que la edad es invisible para ti. En este sentido, tampoco es conveniente que ella sienta que intentas seducirla porque es una mujer mayor y porque sería una fantasía para ti, eso haría que seas tú el que persigas, en este caso de la mujer mayor es necesario que ella siente que es la que persigue, la que se pregunta: “cómo puedo estar con un hombre más joven que yo”. ¿Ves la diferencia?

Ella ya conoce muchos hombres de su edad, y sabe que la gran mayoría están casados, o saliendo con mujeres más jóvenes que ella, o que son demasiado serios y aburridos, lo que ellas en general buscan es algo nuevo, una mezcla de madurez y de riesgo, de tranquilidad pero también de aventura. Esa es la clave que tienes que encontrar y manejar para atraerlas a ti. Ellas ya conocen lo que es la seriedad, la madurez y la ubicación, tú tienes que recordarle lo que es la locura, el riesgo, la improvisación.

El tema de la edad es un tema que tienes que aprender a manejar con ella. Y la mejor forma de hacerlo es tomando el toro por los cuernos. Y en este punto lo que quiero que sepas es que hay una gran diferencia entre ser un caballero y entre hacerle sentir que llegó con Cristóbal Colón en la Santamaría. Una buena estrategia que he encontrado es diferir en puntos de la conversación con ella, no seguirle la cuerda como si estuvieras perplejo por su sabiduría, es necesario retarla y que ella encuentre un desafío, ideas nuevas en ti. También es una buena idea halagar su edad de forma directa, con cosas como decirle al final de una buena conversación: “vaya, muchas de las mujeres con las que he salido recientemente no pueden dar una buena conversación. Déjame decirte que esta ha sido una conversación de las mejores.” Con esto valorarás algo que ella conoce: su madurez. Es una forma de halagarla que a ella le va a encantar, y no con ello le estás diciendo que es así por ser mayor.

Cuando sales con una mujer mayor tienes que aceptar su historia, una mujer de más de 35 años probablemente ha tenido más de una relación difícil e incluso algún que otro divorcio. No deberías sorprenderte por las historias que le escuches. La idea es que no pases por ser un buen tipo, sino por ser un hombre que puede con la carga emocional que ella trae detrás pero tampoco repara mucho en ella. Tu marco mental debe ser el de un hombre joven que puede ayudarle a experimentar con algo diferente en la etapa que ella vive. No te muestres como el hombre con pinta de esposo, ni padre de sus hijos (si tiene), porque puedes generar un apego demasiado extremo en alguna mujer que se sienta demasiado sola.

Una de las cosas importantes que debes tener es un marco de sofisticación, la mayoría de mujeres mayores que fantasean con hombres jóvenes, es porque han visto “potencial” en ellos, y esto se logra mostrando inteligencia, sagacidad, sofisticación, de tal manera que puedan ver que eres un joven, que se comporta como joven, pero eres prometedor. Así que en este punto es necesario afinar tus habilidades de conversación, estar muy bien informado, ser muy curioso y saber mantener su interés serán elementos claves para este perfil de mujer.

A las mujeres mayores les gustan los jóvenes independientes y emprendedores. Así que si aún vives con tus padres, sería bueno pensar en independizarte, conseguir tu propio espacio y empezar a vivir como un adulto.

Podría ser un buen reto para ti empezar a fijarte en mujeres mayores a tu edad. Es como escalar una montaña alta, requiere una alta exigencia de tu parte, que te pongas a un alto nivel. El desafío óptimo hará que nunca más vuelvas a conformarte con lo que te tocó.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 7 de marzo de 2011

Seduciendo a mujeres mayores Parte 1


Muchos hombres se la pasan quejándose de que sus novias son jovencitas que aún son muy caprichosas, inmaduras y que no saben lo que quieren en la vida. Que se la pasan de fiesta en fiesta y que no se ubican en la vida. Quieren una mujer con los pies en la tierra, una mujer sin niñerías, una mujer con experiencia.

En estos casos yo les digo sin tapujos “amigo, los cuarenta años son los nuevos treinta, y los treinta y cinco son los nuevos veinticinco.” Mi punto es ¿has pensado alguna vez en salir con una mujer madura, mayor que tú, una de esas mujeres que están muy bien conservadas en sus cuarenta e incluso sus cuarenta años?

Muchos me dirán ¿cuarenta años Naxos? ¿Te volviste loco?

No, no me volví loco… siempre he estado loco.

Las mujeres mayores en nuestra sociedad están en su momento, en su mejor momento. La medicina estética les ha hecho un gran favor, si vivieran hace 100 años estarían en sus casas, llenas de achaques, arrugas y cuerpos gastados, pero ahora están con una piel de quinceañera, con unos cuerpos de alto impacto, con la mente abierta sin prejuicios que da la experiencia, con las ganas de experimentar que da el paso de la vida y sabiendo claramente a dónde quieren ir. De hecho, el 34% de las mujeres mayores de 40 años afirma haber tenido una relación reciente con un hombre de menor edad.

Siempre que me encuentro con una veinteañera desubicada pienso en las mujeres que les doblan su edad y hallo un poco de consuelo en medio de esta generación con déficit de atención y de espíritu. Muchos amigos que en un principio se reían de mí, ahora han sabido encontrarles el gusto a las mujeres mayores, se hallan en relaciones más estables, con mujeres ubicadas, centradas con los pies en la tierra. Obviamente hay mujeres mayores con problemas, desubicadas y psicológicamente inestables, pero como todo, es un mercado que vale la pena explorar si aún no lo has hecho, puedes llevarte la sorpresa de encontrar una mujer verdaderamente interesante.

Creo, sin lugar a dudas, que el nivel máximo de un seductor se prueba al tomar como objetivo a mujeres mayores, con experiencia, pues muestra que tú has logrado un juego interno sólido, que no te dejas llevar por prejuicios, que vas por las mujeres más desafiantes y que tienes mucho que ofrecer.

Si aún no has encontrado las razones por las cuales puedes subir tu nivel de aspiraciones hacia una mujer mayor que tú, acá te doy algunas de las que yo he encontrado:

1. Las mujeres mayores son independientes: Se encuentran más cómodas viviendo solas, saben que no necesitan de una relación para ser felices, pueden estar consigo mismas y sentirse valiosas, lo cual ayuda a que muchas mujeres mayores no tengan problemas considerables de auto estima. Esto implica que puedes encontrarte con mujeres que no son tan necesitadas, tan apegadas, tan dependientes, lo cual puede darte a ti también un margen de seguridad y de autonomía para conducir tu vida.

2. Las mujeres mayores son más asertivas: Saben lo que quieren, y saben quiénes son. Tienen un alto conocimiento de sí mismas, han pasado ya por varias relaciones, compromisos, rupturas, divorcios y saben qué es lo que desean y qué es lo que no soportan. Por esta razón es que sabes claramente a qué atenerte con ellas y no estás sujeto a abruptos cambios, contradicciones, inestabilidad de mujeres con menos experiencia. Son mujeres menos tímidas en cuanto a lo que desean y son menos inclinadas a “jugar” o andarse con rodeos. Mientras una mujer más joven te pone más trampas, intenta hacerse la difícil o ponerte celoso, las mujeres mayores saben claramente lo que valen y van directo a lo que les gusta.

3. Son buenas conversadoras: Una buena conversación son de esas cosas que no se hallan muy a menudo, a veces los hombres nos ponemos bajo demasiada presión para ser los mejores conversadores, como si fuera una prueba que las mujeres nos ponen, como si todas las mujeres del mundo fueran las mejores conversadoras simplemente por ser mujeres. Pues no. Hay mujeres terriblemente mal conversadores, que ni siquiera David Letterman, Jay Leno, Conan O’Brian les sacarían buenos temas. Pues bien, con las mujeres mayores, quizá por su experiencia, uno se encuentra con conversadoras profundas, con excelentes narradoras de historias, con mujeres divertidas que no se toman las cosas tan enserio y que toman la iniciativa para hablar y hablar por horas. Su visión de la vida puede ser inspiradora y profunda.

4. Tienen más estabilidad económica: Aunque suene superficial, es importante saber que estas mujeres tienen una vida profesional que está en su momento estable, que tienen sus posesiones y son libres de darse gustos, invertir y ahorrar. Siempre esto será una buena forma de evitarte a mujeres ambiciosas y más jóvenes que por estar en la parte de difícil del ascenso pueden estar más interesadas en usarte como trampolín. Las mujeres mayores pueden ser más generosas, más detallistas, incluso tomar la iniciativa de invitar un fin de semana a unas vacaciones en la playa.

5. Construyen amistades más maduras: Invierten menos tiempo en tratar de complacer a sus amigas, han pasado por todas las idas y vueltas con sus amigas, y en este punto, las amistades que tienen son sólidas y constructivas. No tienen que consultar a sus amigas cualquier cantidad de pequeñas decisiones que toman, pues tienen más confianza en sí mismas.

6. Permiten hacer citas más interesantes: Tienen gustos más sofisticados, así que salir con ellas requiere creatividad, innovación y apertura de mente. Así mismo también son más simples y descomplicadas, puedes ir a lugares más tranquilos, donde puedes explotar más tu intelecto, tu conversación, no suelen ir a los sitios más ruidosos de la ciudad, emborracharse hasta llorar o hacer espectáculos.

7. Son menos tendientes al drama: Acá hay un punto interesante, si sabes encontrar a una mujer mayor adecuada, encontrarás que tienen una mayor capacidad de afrontamiento del dolor. Mientras muchas mujeres más jóvenes están ante sus primeras experiencias de ruptura de corazón, de traiciones, pueden ser un poco más histéricas. Las mayores ya han pasado por ello y se toman ciertas cosas de forma más suave, son más maduras emocionalmente y fluyen más en vez de atascarse con tonterías.

8. Tienen mayor experiencia sexual: Son más desinhibidas, más seguras de sí mismas, se aceptan tal como son, no hacen gran drama porque no tienen un cuerpo con medidas perfectas, disfrutan más porque no están pendientes de otra cosa que no sea el placer.

9. Tienen más experiencia en relaciones: Tienen expectativas más realistas, saben cómo lidiar con pequeñas tonterías que para las más jóvenes son todo un desafío. Son excelentes para relaciones a largo plazo, y también para las ocasionales, simplemente saben a qué atenerse en cada una y son claras con lo que desean y con lo que pueden ofrecer.

10. Saben valorar más lo que tienen: Saben lo que es verdaderamente importante en la vida, son más conscientes del tiempo que pasan juntos con su pareja, se toman las cosas más en serio y es más probable que te tomen a ti más en serio. Tienen mayor claridad sus emociones, quizá porque tienen un mejor conocimiento de sí mismas, quizá porque ya han lidiado con muchas subidas y bajadas.

Una razón más....

11. Son un desafío: La teoría de la motivación habla de que nos sentimos realmente motivados cuando enfrentamos algo llamado "desafío óptimo". Las mujeres mayores son un reto, porque son la fantasía de muchos hombres, porque para andar de la mano de una mujer mayor hay que tener un muy buen juego, y porque verte de la mano de una mujer así te añade mucho pero mucho valor.

Obviamente mujeres hay muchas, de muchas variedades y estilos y lejos de querer generalizar tampoco podemos afirmar que todas las mujeres mayores de 30 años sean estables o emocionalmente equilibradas. También encontramos mujeres necesitadas, que quieren tener hijos a toda costa para tener descendencia, que quieren encontrar marido, problemáticas, etc.

Sin embargo si te enfocas puedes encontrarte con maravillosas sorpresas, mujeres que con la edad se hacen más atractivas, interesantes, sabias y arriesgadas que sus congéneres más jóvenes. En el próximo escrito revisaré algunos elementos que debes tener en cuenta para salir con mujeres mayores.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 4 de marzo de 2011

Naxos invita 3: Ross Jeffries y los Juegos de poder con las mujeres


Hoy he querido invitar a Ross Jeffries a esta sección. Y lo hago por un muy buen artículo suyo publicado recientemente en su blog, con unas ideas y perspectiva genial que retomaré para hablar sobre las pruebas a las que las mujeres nos someten. Antes de comentar y contarles sobre los puntos que trata Ross, quiero decirles que las pruebas femeninas son un viejo mecanismo evolutivo para seleccionar los mejores genes y asegurar una potencial o posible descendencia. Muchos estudiantes de seducción simplemente se quedan esperando las pruebas y respondiéndolas como si tiros desde el punto penal les cobraran. La idea de Ross, y que comparto, es que las pruebas deben ser más al modo de un partido de tenis que de una ejecución, en el partido de tennis tú das y respondes, no solamente estás pendiente de forma pasiva a ver qué te dicen o hacen, sino que tú también te conviertes en un selector de la mejor mujer posible.

En el 90% de los casos (no es una cifra científica ni mucho menos) las mujeres probarán a un hombre en las primeras citas, con los siguientes objetivos:

1. Si la tomarás en serio.

2. Cuán necesitado estarás de atención (recuerda aquello de que el que muestra el hambre no come).

3. Ver cuánto control puede ejercer sobre ti y en una probable relación.

Uno puede pasar estas pruebas que las mujeres ponen, así como uno mismo puede poner ciertas pruebitas, pues uno tampoco quisiera encontrarse con una mujer que no se toma las cosas en serio, poco seria, necesitada, controladora, sin carácter, interesada, perezosa, mediocre o loca (estás últimas aún mucho más difíciles de identificar).

Muchos hombres han sido dejados por ser “demasiado buenos”, les han dicho “es mejor que solo seamos buenos amigos” o “te quiero tanto que no quiero perderte, por eso sólo quiero que estemos como amigos, no arruinemos esto con cosas demasiado profundas”. En muchos de estos casos la cosa se reduce a que estos hombres no han podido reconocer cuándo estaban siendo puestos a prueba o no han podido aprender cómo responder.

Las mujeres hacen pruebas porque buscan dos atributos: fortaleza y certeza. Una de las primeras cosas que buscan las mujeres en un hombre es seguridad, la sensación de que alguien es más fuerte de lo que ellas son. Cuando pones a una mujer en su lugar, cuando pones reglas y límites para definir la relación, esto le envía el mensaje de que puede relajarse cuando está contigo y sentirse cómoda y segura.

Esta búsqueda de seguridad es la razón más importante por el cual ella te prueba.

El otro factor es la ambivalencia, o lo que Ross llama el síndrome de “ilústrame cómo sería la cosa.” A menudo puedes encontrar que una mujer no se siente atraída hacia ti en la forma física y apasionada que tú desearías. Quizá no eres el prototipo que ella está buscando físicamente, quizá ha sido herida en una relación, o quizá hay otro candidato que compite contigo por esa mujer y tú no lo sabes.

Como quiera que sea, tú puedes saber cuándo sucede esto en el momento en que escuchas a alguien decir algo como “Bien, me gustaría salir contigo el próximo viernes, pero por qué no me llamas en la tardecita del viernes para confirmar.” Como que le gustaría salir contigo, pero no está tan segura. Personalmente tengo esta creencia: cuando quieren salir contigo simplemente lo hacen, pueden haber imprevistos, ciertamente, pero lo hacen, llegan tarde, lo que sea, te llaman y puedes sentir una disculpa honesta, y terminas viéndola. No es algo de “si no tengo nada que hacer y me aburro sola pues nos vemos.”

La mejor forma de lidiar con estas pruebas es hacerlo desde una posición de poder. Hay un concepto en el Jeet Kune Do, el gran estilo de artes marciales desarrollado por Bruce Lee, que dice que cualquier arma que se atraviese en tu camino para atacarte es sólo un buen objetivo para destruir. Desde esta perspectiva un ataque, más que algo para temer, es una oportunidad maravillosa para PATEAR ALGUNOS TRASEROS.

Las pruebas son UNA OPORTUNIDAD, para establecer respeto e incrementar de forma exponencial su interés hacia ti. Recuerda no es simplemente recibir balonazos a ver si te hacen gol, es mostrar cuán buen arquero eres e intimidar a los delanteros, iniciar un contra ataque al área contraria que está sola. En lugar de preguntarte “oh, por qué ella me dice esto” o “qué hice mal” o “será qué respondí bien” piensa en “vaya, una oportunidad para mostrar carácter.”

Tu actitud debe ser que cada comportamiento grosero o desagradable de ella, cada prueba es una oportunidad valiosa para ti de

1. Establecer respeto

2. Incrementar su interés hacia ti

3. Intensificar su deseo de complacerte

Cuando la pones en su sitio, desde ese mismo sitio ella vendrá a ti.

Ahora bien, tampoco estoy hablando del macho que hace un escándalo porque su mujer llegó 10 minutos más tarde a su cita, ese no es el mejor ejemplo a seguir. Este hombre sólo está enviando un mensaje: “no me puedo controlar a sí mismo”. No estoy diciendo que no te enojes, o que no expreses tu molestia, solo no te vuelvas una bestia impulsiva e histérica.

Otra cosa que no funciona es actuar como un hombre herido, de esos que dicen “cómo pudiste hacerme eso”, o “pero me habías dicho” o “yo pensé que teníamos algo”. Tú tienes que estar calmado y centrado y partir de la posición de TÓMALO O DÉJALO. Eso hace parte de una actitud o marco mental que Ross llama VOLUNTAD DE ALEJARSE DE ELLA SI TIENES QUE HACERLO.

Atento a esto: Una mujer sólo mostrará verdadera pasión por ti si en algún nivel ella siente que puede perderte. Cuando muestras esta voluntad de alejarte, y esto funciona en cualquier área, envía el mensaje de que tú eres valioso, que eres un premio, y les das una perspectiva de la oportunidad que tienen contigo.

En mi vida he aprendido esa valiosa lección, cuando miras demasiado a una oportunidad ella se te evade, cuando pareces no buscarla, o cuando estás dispuesto a irte, ella se acerca.

Tensión de opuestos, o ying y yang, como sea, funciona.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!