jueves, 14 de julio de 2011

Rasgos de falta de carácter



Hoy quiero volver a un tema recurrente, y es el carácter en un hombre, sus atributos alfa, sus atributos dominantes. Generalmente me fijo en estos detalles y no me es difícil encontrar a muchas mujeres acompañadas de hombres beta, omega y demás, y uno nota cómo estas mujeres o bien se aprovechan de la debilidad de carácter de sus hombres, o bien se avergüenzan un poco porque actúan en grupo como betas y las hacen quedar un poco mal. 

También se da cuenta cómo muchos hombres beta pierden chances con las mujeres, justamente como no pueden mostrar atributos atractivos de carácter, que es en últimas, lo que ha atraído a las mujeres hacia los hombres desde tiempos ancestrales.

Ahora bien, he querido compendiar las señales en 10 indicadores de que no estás mostrando un carácter dominante, y son los siguientes: 

1. Dejas que ella tome absolutamente todas las decisiones: Acá es necesario decir algo: ser un alfa no implica que de una forma autoritaria tu tomas todas las decisiones sin escuchar y sin dialogar, un rasgo de carácter implica escuchar a las mujeres, sin embargo, si siempre estás dependiendo de los lugares a donde ella quiere ir, de los planes que desea hacer, si ella siempre dice la última palabra, si en todo momento tú vas como perrito faldero para donde ella va, allí hay un problema serio de carácter que es necesario trabajar. Es necesario fortalecer tu capacidad de tomar decisiones y tener iniciativa.

2. Vives disculpándote por todo, como si estuvieras con alguien de la realeza: Como un mesero siempre que haces algo empiezas diciendo cosas como “discúlpame, pero”, “lo lamento, pero”, “quizá esté equivocado pero”. Siempre estás hablando con las mujeres como si les debieras dinero, con un poco de pena, de un respeto llevado al extremo, como si estuvieras hablando con la Reina de Inglaterra. Este es un estilo de comunicación que sólo produce rechazo, en la medida en que las mujeres detestan el servilismo.

3. Si hay un líder en el grupo ese no eres tú: En un grupo tú eres el último, el que va detrás de todos, eres el Millhouse de los Simpson, nunca tomas una decisión, eres uno más del montón. Incluso a veces eres demasiado lambón con el líder simplemente para tener su aprobación y seguir permaneciendo en el grupo, le celebras todo al líder, etc. Necesitas mostrar en primer lugar independencia de la figura del líder, y poco a poco, ir desarrollando tus capacidades de influencia en tu círculo social. ¿Cómo se mide? Por tus habilidades de conversación, de llamar la atención, de decidir qué se hace, a dónde se va. Si no eres capaz de liderar a tus amigos hombres no lo podrás hacer con una mujer.

4. Eres chismoso y murmurador: Tus conversaciones se basan en mirar los defectos ajenos y señalarlos, incluso tu forma de  hablar de las personas en frente de ella se basa en la crítica, donde ellos son peores y tú eres el mejor. Este es un mensaje incongruente, en la medida en que muchos betas se la pasan criticando a los alfa (sobre todo porque no pueden igualarlos) y de esta forma intentan mostrar un falso carácter. Las mujeres son conscientes de esta jugada y cuando lo haces tienen una pérdida inmensa de imagen, puesto que en su mente las mujeres piensan “este es un perdedor chismoso”.

5. En un momento difícil entras en pánico: Cuando hay un momento difícil te escondes, dices que no sabes qué hacer, dejas las decisiones al líder del grupo o a ella, llamas asustado a otros para que te digan que hacer, te vuelves ansioso y se te nota el pánico. También puedes actuar renegando, quejándote en exceso por la situación, maldiciendo o poniéndote excesivamente negativo.

6. Eres impulsivo, actúan antes de pensar: Por lo cual tus decisiones generalmente son erróneas, y por ende te toca pedir disculpas luego. Un hombre de carácter actúa rápidamente pero se toma el tiempo de reflexionar, no hace las cosas al azar, se toma las cosas en serio y las medita seriamente cuando las hace, y cuando hace algo ese algo significa mucho y sus acciones tienen efecto e impacto.

7. Culpas a otros: En vez de analizar en qué te equivocaste, culpas a otros de lo que sucede. En últimas eres un poco irresponsable y tiras la piedra escondiendo la mano.

8. Eres mentirosito: Cuentas historias que no te pasaron, inventas excusas, te disculpas con cosas que no sucedieron, presumes de lo que no tienes. El hombre de carácter honra a la verdad como principio, y se basa en ese principio como su ética. Así la verdad sea desagradable la respeta y la acepta y con ello lleva a la admiración de las mujeres, quienes lo aprecian porque va de frente y así duela la verdad que tiene la dice y la acepta.

9. Eres traidor con otros: Aunque desprecias en el fondo no ser el alfa, te mantienes con pensamientos envidiosos, celosos con quienes son más abiertos, o espontáneos, o atractivos, o lo que sea. Con ello muestras una gran inseguridad, una gran frustración. Cuando puedes soterradamente vas traicionándoles, con otros, en tu trabajo, con tu jefe. Te conviertes en un pequeño gusano despreciable. 

10. Eres cansón y te aprovechas de otros: En otro espectro de la debilidad, muchos betas, que incluso se creen alfas, se la pasan molestando a otros, haciéndoles chistes flojos, haciéndoles bromas repelentes, hablando duro y siendo un verdadero cansón. Te gusta presumir de ser el más fuerte, el más astuto, el más “machito” molestando a los otros, y si hay algo que las mujeres desprecian es esto, a los hombres cansones y presumidos.

Utiliza esta información para detectar los betas en tu círculo, incluso para ayudarlos a desarrollar sus habilidades masculinas y de carácter. Si tienes alguna espero que hayas encontrado un espejo y puedas ver lo desagradables que son estos atributos y lo molestos que son para tu carácter y para una mujer. 

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 13 de julio de 2011

Patrón de lenguaje persuasivo 1



Patrón: "Intenta resistirte a" 

La frase implica o presupone la posibilidad de fracasar, entonces qué mejor que fracasar en esa resistencia. Mira algunos ejemplos: Trata de resistirte al sentimiento de placer que sientes al hacer algo diferente hoy conmigo. Intenta resistirte a la posibilidad de dejar atrás el pasado y empezar de nuevo hoy (al decir "hoy" apuntas sutilmente a ti). Trata de resistirte a la sentirte muy a gusto ahora, conmigo. Si trabajas en ventas puedes crear frases como: intente resistirse a la oferta que hoy le traigo y que estoy seguro resultará muy conveniente para usted. O una frase como esta: trate de resistirse por un momento a ver el precio tan competitivo que le ofrezco y analice los beneficios que recibirá.

Este patrón de lenguaje opera como una orden paradójica. Es como cuando dices: no quiero que pienses es elefantes rosados. Aunque le das una orden con la palabra NO será inevitable pensar en elefantes rosados.

Trata de resistirte a la urgencia de empezar a utilizar estos patrones y de crear los tuyos propios e introducirlos sugestivamente en tus conversaciones.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 8 de julio de 2011

Debilidad del Posicionamiento Interno




Hay algo que puede sabotear seriamente tu éxito con las mujeres. Que no te creas que tienes éxito con ellas. Es algo muy sencillo: tienes a una mujer hermosa al frente, y sientes que ella te mira, tus amigos te dicen que le gustas, si eres objetivo también puedes descubrir que efectivamente ella te busca, incluso te llama, salen juntos, etc, etc.

Pero no pasa nada.

Y no pasa por una razón muy sencilla: muy raras veces las mujeres van a tomar la iniciativa contigo para concretar un beso o una relación, y es por una razón muy simple: han sido educadas para que el hombre tome la iniciativa y porque en esa educación consciente o inconscientemente les han inculcado que si toman la iniciativa los hombres vamos a pensar que son mujeres fáciles.

Grave error. Mala suerte para ellas y mala suerte para nosotros.

Pero más que la timidez de las mujeres y su educación no pasa nada porque tú no te lo crees. Porque tú dices: pero es que soy feo y ella es linda, pero cómo se puede fijar en mí, pero a mí no suelen lloverme las mujeres, pero esto y lo otro. Mil y una excusas mentales para sabotearte tu éxito.

Eso para mí tiene corresponde a algo que llamo Posicionamiento Interior. Éste término, usado por una corriente de Marca Personal de la que luego hablaré, nos dice que en la mente tenemos una imagen de nosotros mismos y que esa imagen puede corresponder o no con lo que las otras personas ven. Y esto es muy frecuente en algunos, que su imagen de sí mismos por las razones que sea está disminuida, empobrecida, empequecida, desprestigiada. Los demás no lo ven, incluso pueden apreciarte, las mujeres pueden sentirse atraídas por ti, te pueden buscar, pero tú simplemente no lo ves, porque tienes la mirada tan orientada a ti mismo y a criticarte, despreciarte y lamentarte por no haber nacido atractivo, rico o lo que sea, que no ves a las mujeres y que desean.

Resumiendo: ellas te valoran, te desean, pero en tu mente tú te ves pequeñito e insignificante. Un típico problema de autoestima y de autoimagen.

Hoy quiero sugerirte algunas sencillas cosas para que te posiciones de forma adecuada en tu mente, empecemos:

1. Valores: Anota en una hoja qué es lo que tiene valor en ti. ¿La inteligencia? ¿Tocas muy bien la guitarra? ¿Eres un experto en mercadeo? ¿Eres un excelente corredor? Anota todo lo que veas y lo que otros te han dicho, no te detengas. Si no fluye esfuérzate por encontrar cosas que hacen que tengas valor.

2. Pilares: ¿En dónde estás parado? ¿Cuáles son tus principios? ¿Qué es eso que hace que te levantes en las mañanas? ¿Tienes alguna pasión? ¿Algún tipo de meta o sueño? Esos son los pilares, es el suelo donde te paras y es lo que otros pueden admirar en ti y lo que en últimas tienes para ofrecer.

3. Promesa: Piensa un poco como si fueras una marca, las personas que se relacionan contigo ¿qué es lo que reciben a cambio? ¿Qué se llevan? ¿Una buena conversación? ¿Un rato muy divertido? ¿Un poco de conocimiento? Las mujeres se enamoran de estas promesas no verbales que hacen y es lo que buscan cuando desean estar contigo, cuando aceptar salir contigo, cuando te llaman o te mandan mensajes. Esperan sensaciones, emociones, algo para su mente, placer, lo que sea. Tus amigos y conocidos también esperan eso de ti. En este ejercicio busca la promesa que ofreces a los que están contigo.

Con este sencillo ejercicio puedes empezar a percatarte de que en realidad puedes subir un poco más el estándar respecto a lo que crees y piensas de ti mismo y a reflejarlo. El fundamento de la confianza es que en tu mente tu estés en un lugar maravilloso, que tú estés en el primer lugar, que eres valioso, importante, deseable, atractivo, etc.

Si lo logras dejarás de darte las mismas excusas mentales de que “es que creo que me quiere como amigo”, “yo no creo que le guste, es que ella es especial con todos”, “es que cómo le voy a gustar yo si el ex novio era un tipo más grande que yo”.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

Postdata: A continuación está la presentación de resultados del estudio que realicé con ayuda de la participación en la encuesta que hice hace cerca de dos meses. Muchas gracias a todos y espero que en los resultados encontremos nuevos caminos de creatividad para el blog y la red social.

lunes, 4 de julio de 2011

Persuasión e hipnosis conversacional


Desde hace unos cuantos días vengo trabajando con los seguidores de Facebook un tema que es el punto de referencia hoy día en el campo de la influencia personal y tiene que ver con la persuasión en la conversación. Hoy día se ha investigado bastante sobre el tema desde enfoques diversos, mis preferidos y los que considero pertinentes trabajar, por su relación con la seducción, son la Programación Neurolingüística y los hallazgos de lo que se ha denominado la hipnosis conversacional.

¿Por qué resulta importante hablar de persuadir? Porque es la forma en que a diario convencemos a otr@s de que hagan precisamente lo que nosotros queremos que hagan. La seducción es el arte del encantamiento, de la atracción de las mujeres, y como ha sido evidenciado científicamente las mujeres resultan ser mucho más auditivas y sensibles a las palabras que nosotros los hombres. Robert Greene, en una obra a la que ya dediqué una serie completa llamada "El arte de la seducción", muestra cómo la seducción desde el punto de vista masculino recae en dominar y tener maestría en el arte de la conversación, en el mundo de las palabras. Justamente esto es lo que hace que la seducción no solamente sea para atraer mujeres sino masas enteras como hacen la publicidad y los políticos.

En Facebook estamos trabajando en 50 patrones de conversación diarios, y que acá en el blog empezaremos a trabajar a partir del 10 de julio, y es preciso que para manejar el arte de la persuasión en la conversación tengamos en claro algunos principios:

1)Los patrones de persuasión no son rutinas enlatadas. La gran diferencia recae en que los patrones de persuasión tienen un amplio campo para la creatividad. Funcionan porque no te dan todo hecho, sino que buscan que tu completes las frases y que las adaptes a tu interlocutor o al objetivo de persuasión que tengas: puede ser vender, una entrevista de trabajo, una campaña publicitaria o salir con una mujer. Las rutinas enlatadas se aplican por igual a cualquiera y no implica de tu parte más que un trabajo de memorización. En los patrones de persuasión se despierta la curiosidad por aprender más sobre la mente y la emociones humanas.

2)En la persuasión conocerás una serie de principios de cómo funciona la mente humana, y cómo es posible sobrepasar algunos bloqueos que impiden que alguien tome una decisión. Y también permite conocer cómo es posible influir directamente sobre quienes toman las decisiones en la arquitectura de la mente humana: las emociones y el inconsciente.

3)En la persuasión uno aprende a que cada palabra, cada inflexión de voz, cada pregunta encierran una intensión de obtener un resultado, es decir, nuestra comunicación se vuelve mucho más efectiva. Logras lo que deseas sin rodeos.

El concepto que trabajaremos está enfocado en lo que se denomina "hipnosis conversacional", que se fundamenta en usar patrones de hipnosis, desarrollados por grandes hipnotizadores como como Milton Erickson, Richard Bandler e Igor Ledochowski pero aplicados a una conversación común y corriente, como la que puedes tener con una mujer que acabas de conocer o con un cliente. Este proceso de hipnosis conversacional tiene una serie de pasos que es lo que hace que el proceso persuasivo sea exitoso. Son los siguientes:

1)Fase 1: absorber la atención: uno de los grandes fracasos que tenemos al hablar con una mujer es que ella realmente no esta poniendo atención: está distraída con una amiga, esta concentrada en el blackberry, están con música demasiado ruidosa, lo que sea, en este sentido es necesario para el proceso de seducción una absoluta atención y concentración en ti. La atracción posibilita la atención pero no necesariamente la garantiza, por ello es necesario, a través de la palabra, jalonar el proceso de atención,
2)Sobrepasar el factor crítico: este paso es fundamental, puesto que es aquel donde diriges tu conversación a las emociones y al inconsciente, sobrepasando el factor razonable o crítico (por ejemplo la barrera anti mujer de la cual tanto se ha hablado) responsable de decir cosas como "no me creo eso", "eso no funciona", "eso no puede ser", "esto no funcionará" y cosas así.
3)Activar una respuesta inconsciente: Es decir, activar una respuesta emocional. Cuando ves una respuesta emocional has activado una respuesta inconsciente, y cuando lo has hecho empiezas a tener control de la situación. Un ejemplo de emoción es justamente la atracción, el enamoramiento, el deseo, el impulso de compra, la conexión, etc. Tú debes decidir qué desenlace deseas y trabajar en la conversación para lograrlo.
4)Guiar al inconsciente hacia el resultado que esperas: ¿Qué deseas? ¿Salir con alguien? ¿Darle un beso a esa mujer te gusta? ¿Tener sexo? ¿Vender un producto? Pues bien, la conversación debe llevar a ese punto, crear el clima para que ello ocurra, propiciarlo e impulsarlo.

En el próximo post daré algunos principios para lograr esos cuatro pasos, sobretodo el absorber la atención y sobrepasar el factor crítico para tocar directamente las emociones.

Por ahora te invito a nuestro grupo de Facebook para que te pongas al día en los patrones que hemos estudiado y que luego estarán acá.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!