martes, 31 de enero de 2012

Afirmaciones poderosas para la seducción



Hola a todos!

Hoy me he encontrado en la red un material realmente interesante y he querido traducirlo y comentarlo un poco. Les quiero compartir 9 afirmaciones o creencias que son fundamentales a la hora de seducir, y que constituyen una serie de marco mental adecuado para alcanzar el éxito con las mujeres y con la seducción.  Las afirmaciones las he implantado en mi personalidad, proceden de diversas fuentes e incluso algunas han sido compendiadas en algunos libros de seducción.   Es una lista que puede ser complementada con aquellas cosas que ustedes, desde su experiencia personal deseen aportar:

1. Hay más mujeres en este planeta de la clase de mujeres que te encantaría estar que la totalidad de mujeres que podrías llegar a conocer toda tu vida. Este punto es importante en la medida en que muchos aspirantes a seductores se fijan en una, dos o tres mujeres en su vida, se obsesionan, encaprichan y se fijan en estas mujeres, ignorando que la población disponible de mujeres es ilimitado. Tener esto en mente te previene de mantener la mentalidad de escases con la que frecuentemente idealizas a las mujeres.

2. No necesitas alguna mujer en particular. Esta creencia te permite liberarte del pensamiento monoitico, ese que te dice que tienes que encontrar tu media naranja, que sólo hay una mujer en el universo para ti, que hay una mujer “especial”, que tienes que buscar a la “escogida”, que llegará luego de que “el destino cruce nuestros caminos”. Esas ideas de cuento de hadas tienen que ser eliminadas de tu mente y tus emociones.

3. Puedes expresarte con libertad, buscando en primer lugar tu beneficio y luego el beneficio de la mujer. No quiero alentar con esto el pensamiento egoísta, sino que pienses en ti como prioridad, evitando la conducta complaciente, en donde te pones al punto de ser pisado y de que te pasen por encima para obtener un beneficio (sexual o romántico). Si tu no eres la prioridad de tu propia existencia dudo mucho que puedas desarrollar rasgos de carácter que muestren independencia y confianza. Buscarás su beneficio cuando ella se lo haya ganado.

4. No te disculparás por expresarte con libertad. Sigo con la amenaza que representa ser complaciente y ponerte en segundo, tercer o último lugar. Muchos se frenan de ser quienes son, se frenan de decir que les gusta leer, que les gusta cierto tipo de música, creyendo que con ello serán desaprobados por las mujeres y señalados como no populares, inadecuados, pasados de moda o incluso excéntricos en su círculo social. No le dirás a nadie que “sientes” ser quien eres. Las personas que han logrado ser exitosas lo han hecho básicamente afirmando su propia naturaleza, gústele a quien le guste. Incluso han vivido existencias etiquetadas por algunos como excéntricas, pero han sido auténticos con su verdadera esencia. Tú pones las condiciones.

5. Las mujeres responden a aquellos hombres que van por lo que desean sin titubeos, y que se expresan libre y honestamente. Las mujeres detectan fácilmente cuando finges, cuando simulas ser alguien que no eres, y lo hacen porque se dan cuenta de las incongruencias más sutiles, y cuando lo descubren te descartan, porque se dan cuenta de que estás presionando mucho para tener sexo con ellas (que en últimas es tu objetivo final). Ellas buscan hombres que no se avergüencen de ser como son, buscan hombres confiados y orgullosos de sí mismos, y con una medida de autoestima y autoimagen superior a la media. Si ella no te acepta simplemente di conmigo: SIGUIENTE.

6. El rechazo es tu amigo. El hecho de ser rechazado no disminuye lo que eres en ninguna forma. El rechazo es un fenómeno natural, nunca podrás ser aceptado completamente por todos, en todo momento. Si optas por vivir una existencia auténtica y segura muchas personas te rechazarán, si desarrollar liderazgo, carisma, éxito personal y poder seductor serás rechazado por muchas personas y por muchas mujeres. Entre más rápido puedas lidiar con ello más exitoso serás y más libre te sentirás. Mira a tu alrededor y descubrirás que las personas más exitosas tienen opositores, enemigos, incluso personas que les desean el mal. Un rechazo de una mujer no es nada, es simplemente una persona que no ajusta ni ajustará contigo. En lugar de fijarte en los rechazos fíjate en ser selectivo, con lo cual tu centro de atención pasará de ser el que se preocupa por si lo rechazan a el que escoge y por ende rechaza lo que no se ajusta a lo que desea para sí.

7. Cada vez que eres rechazado aprendes y creces. Entre más te rechazan más en contacto estás contigo mismo. El rechazo es sólo retroalimentación, mejora y ajusta tus técnicas y juego interno, y sigue trabajando por la excelencia. ¿Cuándo te rechazan quién está equivocado? ¿Ellas o tú? Prefiero pensar que ninguno, sólo que tu debes revisar que aprender y qué ajustar (si es el caso, quizá no haya nada que ajustar o cambiar) y debes aprender a tolerar a aquellos que te rechazan y aceptarlos como son, como personas que no desean tener nada contigo. Está bien, es su elección. Y tú, mientras tanto escoges seguir tu camino sin mirar al pasado.

8. El deseo femenino es tan grande e intenso como el deseo masculino.  Esta creencia te previene del pensamiento según el cual idealizas a las mujeres como seres del otro mundo, caídas del cielo y que se avergüenzan de su sexualidad. La revolución sexual ha mostrado que el deseo sexual femenino es tan intenso que han sido diseñadas para desarrollar orgasmos múltiples. Su naturaleza obedece a principios semejantes a los masculinos (aunque se excitan por cosas diferentes), aprende a hablarle al deseo femenino mostrándote sexual, provocador y masculino (ojo no te pases al extremo acosador).

9. Las mujeres están abiertas a conocer el hombre indicado. Esto es fundamental para que creas que las mujeres también están en búsqueda, también sufren ansiedad de aproximación, también se ponen nerviosas, y esto sucede también en mujeres muy atractivas. Las mujeres también desean encontrar alguien que les genere emociones profundas y las haga sentir placer.

Si tienen más creencias los invito a compartirlas.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

viernes, 27 de enero de 2012

Video: Algunos elementos prácticos para aproximaciones iniciales


Hoy he querido publicar unas cuentas recomendaciones para que aproveches el fin de semana y empieces a trabajar. Algunos no han iniciado el trabajo práctico y el tema de la seducción es acción y más acción, nada de pensar o complicarse mucho. Espero que después de verlo aproveches el fin de semana para empezar a pensar en un San Valentín acompañado.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 26 de enero de 2012

La esencia de la masculinidad Parte 2: El contacto con la naturaleza



Una de las partes de la psique humana que más ha entrado en desuso ha sido el contacto con la naturaleza, como fuente de inspiración, como fuente de poder y como fuente de energía. Estamos presos en cárceles de cemento y concreto que nos han alejado del origen, del lugar donde todo comenzó. Hombres  y mujeres solían ser muy físicos, y su vida se jugaba en la relación directa con la naturaleza, en la lucha por dominarla. El ser humano primitivo estaba en contacto todo el tiempo con el entorno.

Siempre me ha parecido interesante una frase aplicada a algunas personas sumamente carismáticas y magnéticas: “es una fuerza de la naturaleza”. Y esta frase alude a una mezcla de fuerza física, salvajismo, naturalidad y fortaleza. Se aplica a personas que son arrolladoras y que cuando llegan se hacen notar, dejan de qué hablar, no pasan desapercibidas.

Imagino que tú, que lees estas líneas deseas que un tipo de frase como esta se aplique a ti. Que las personas te perciban como algo único, como algo arrollador, como una fuerza de la naturaleza. Y cuando pienso en esta palabra, pienso en un terremoto, en la una cascada de agua que cae con violencia, en un huracán que pasa intimidando a todos.

¿En realidad eres una fuerza de la naturaleza? ¿O te has conformado con vivir como una simple criatura de la naturaleza? Es la diferencia entre una persona que hace que las cosas pasen (fuerza de la naturaleza) o alguien a quien le pasan las cosas.

Una de las fuentes de inspiración que puedes encontrar está allí, afuera de tu ciudad, cerca de las montañas, o quizá al lado del mar. En la aventura, en la conexión profunda con lo natural. Uno de los prototipos más atrayentes son hombres que configuran su vida en torno a la naturaleza, escaladores de montañas, exploradores, surfistas, nadadores, hombres que se unen con lo natural, que vencen la dificultad de una montaña rocosa, de una subida empinada, de dominar el  mar, de adentrarse en los profundos misterios de un paraje desconocido, que son capaces de desconectarse del ruido y la ciudad para irse hacia un sitio alejado, a conectarse, a dominarse a sí mismo dominando su entorno.

Y son justamente estas actividades y éste perfil de hombre los que hacen la diferencia en la mente de una mujer, y es por ello que el prototipo aventurero es para ellas tan especial, porque las conecta con emociones profundas e inconscientes, emociones que provienen de un lugar muy primitivo, de un lugar donde nació la humanidad y que por la industrialización y el capitalismo se ha olvidado, incluso se ha destruido.

Ya he escribo bastante sobre esto, pero lo volveré a repetir, no conseguirás configurar una personalidad seductora si continuas en tu lugar de comodidad, si sigues encerrado en tu trabajo, en tu casa, en tu ciudad, si pretendes hacer lo mismo que siempre has hecho. Por eso, esta primera estructura se basa en romper un hábito y generar una conexión profunda, que de paso generará beneficios para tu juego interno, para tu cuerpo, para tu espíritu. Ya profundizaré en este tema cuando hable de la llave física de la masculinidad.

He trabajado este tema especialmente con clientes depresivos, y he encontrado que la terapia de salir a contemplar lo natural vuelve y los conecta con su centro, con sus emociones positivas, les agudiza la atención voluntaria, pudiéndose enfocar más fácilmente en los estímulos, ruidos, movimientos sutiles, texturas, colores, sensaciones, para luego, al llegar a la ciudad poder ser más detallistas, más observadores y mejorar su capacidad de empatía y rapport. ¿Quién lo creería? Que por pasar momentos de silencio, ejercicio y apreciación de la naturaleza llegaras más abierto a conectar con otros.

Y es que justamente de eso se trata la seducción, de la habilidad consistente de poder conectar con las mujeres.

Pero para ello necesitas energía. Y créeme tu vida rutinaria  y normal sólo hará que tus niveles de energía estén bajos, que te sientas cansado, que un día quieras devorar el mundo y el otro sientas que no puedes ni salir a la calle. Lo natural, la naturaleza te hace poderoso, porque allí está la fuente de la energía.

¿Tomas sol con frecuencia? ¿Nadas con frecuencia? ¿Das largas caminatas o paseos? ¿Haces deportes en un ambiente natural? (Y no me refiero a jugar en un potrero futbol). Pues la próxima ves que lo hagas conecta, de forma consciente, tu ser interior con la fuente, hasta consciente de que recibes una energía poderosa, hazte consciente de que estás en camino de ser una verdadera fuerza de la naturaleza.

La próxima vez que invites a una mujer a salir, no pienses necesariamente en llevarla a lo usual. Proponle un reto, invítala a escalar muro, invítala a una caminata o un asado afuera de la ciudad, si tienes playa invítala  a nadar. Conéctala con la naturaleza y examínala.

Porque recuerda, tú eres quien decide y escoge, el que califica y evalúa, el que toma la decisión. A eso justamente me refiero cuando hablo de ser una fuerza de la naturaleza.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 23 de enero de 2012

La esencia de la masculinidad: Parte 1



Hoy regreso al blog. ¿Por qué he estado tan ausente? Pues bien, en primer lugar porque he estado viviendo muchas experiencias nuevas, alimentado mi método con vivencias diferentes, en lugares diferentes, encontrando en diferentes escenarios la inspiración. En pocas palabras, volviendo al campo, volviendo a estudiar.

También deseaba oxigenar el blog, para ello creé el programa de radio (que continua este 2012 a partir de febrero), en Facebook creé una serie de Patrones de Persuasión, cuyo compendio compartiré con todos en una edición virtual en la que he trabajado y que estará disponible para la descarga de todos los lectores.

También trabajé en la academia, estudiando desde distintas teorías la seducción, el cortejo, las relaciones de pareja. Como les digo, volví a estudiar y a practicar como cuando era un novato. Y les puedo decir que fue una experiencia genial, estoy cargado de información que quiero compartir con ustedes, y que espero de a pocos ir divulgando.

Hoy quiero hablar de un tema que es constante en la seducción y en las relaciones de pareja. Es el tema de los roles de hombre y de mujer. La seducción es un baile entre un hombre y una mujer (o varias). Y esta situación hace que sea necesario volver a trabajar en el tema de la masculinidad, y la mejor ruta que he encontrado para trabajarla es a través de los arquetipos.

Ya he trabajado los arquetipos en la serie de los “Arquetipos de la seducción” basada en la obra de Robert Greene, sin embargo el tema de los arquetipos es muy amplio, he leído bastante sobre mitología y leyendas, y esto me ha llevado a ver que la masculinidad tiene una esencia, una estructura dada en la historia, y que es algo que podemos aprovechar para configurar la forma en que nos relacionamos con otros hombres, y por supuesto, con las mujeres en el mundo.

Te propongo que pienses en la masculinidad como una identidad que posees, como tu RH sanguíneo, simplemente es algo que te define y que está en constante construcción a lo largo de la vida. La masculinidad es una fuerza de la naturaleza, es algo que trasciende al ser humano, la masculinidad está en los animales, en las plantas, en los fenómenos naturales (así como también está presente la fuerza femenina, tema del cual hablaré algún otro día).

El propósito de este blog es que seas un seductor convirtiéndote en un mejor hombre. Es un proceso del interior y que se proyecta al exterior. Y no solo aplica a los solteros sino a todo hombre que esté en relación, por ejemplo, he descubierto que muchos casados han perdido sistemáticamente su masculinidad y se han vuelto otra cosa totalmente diferente. Hoy día nos enfrentamos a retos de la masculinidad, problemas típicos de la época en que vivimos y que nos confrontan con nuestra esencia, y sobre todo, asuntos únicos que suponen esta época donde las mujeres han ganado tantos lugares y han dejado a más de uno confundido con su liberación sexual, con su independencia financiera, con su independencia emocional.

Algunas cifras resultan ilustrativas de la nueva realidad a la cual nos enfrentamos los hombres:

·       Las mujeres se están graduando de la universidad en mayor cantidad que los hombres.
·       Por primera vez en la historia hay más mujeres que hombres en la fuerza laboral.
·       1/3 de los hombres con edades entre 22 y 34 años no han salido de su casa paterna.
·       Muchas más mujeres postergan la decisión de tener hijos y casarse, y prefieren vidas independientes y relaciones abiertas.

Hemos perdido autonomía, nos hemos quedado mirando como las mujeres exhiben su femineidad como arma de poder y nosotros nos hemos quedado estancados, especialmente al ver a una mujer alfa, con buenos ingresos económicos con un estatus social alto y atractiva. Algunos prefieren una mujer de más bajo nivel con la cual poder sentirse superiores. Mala elección, muy mala.

Hemos dejado de aspirar a lo mejor, por aspirar a lo más conveniente. Por ser conformistas en nuestra elección de pareja y en nuestras relaciones sociales.

¿Acaso a nuestros precursores machos prehistóricos temían a las hembras? Lo dudo mucho. Nosotros nos hemos vuelto miedosos a la belleza, la prosperidad, a la independencia. Es como una especie de castración simbólica.  Como diría T. K Whipple:

“Nuestros ancestros tenían a la civilización en ellos mismos, tenían lo salvaje adentro. Nosotros vivimos en la civilización que ellos han creado, pero al interior de nosotros lo salvaje aún palpita. Lo que ellos soñaron, lo vivimos nosotros, y lo que ellos vivieron lo soñamos nosotros”.

Desde hacer cerca de 10.000 años nuestros ancestros machos desarrollaron rasgos psicológicos que les ayudaron a sobrevivir y enfrentarse a entornos impredecibles y peligrosos, un mundo desafiante, dominado por la naturaleza y las bestias. Aunque hoy día tenemos teléfonos inteligentes, manejamos automóviles, nos decimos culturizados y sofisticados, todos los descendientes de aquellos hombres, es decir, nosotros, conservamos estos rasgos psicológicos muy adentro nuestro. La sociedad moderna que vivimos hoy es simplemente un parpadeo en la larga historia de la humanidad.

De una parte conservamos nuestra herencia ancestral, pero por otra esta herencia ha sido dramáticamente alterada. En lugar de pasar la mayor parte del día cazando, la pasamos protegidos por entornos más seguros (casa, trabajo, etc), en lugar de luchar con el entorno vivimos en ambientes regulados, cómodos y regulados, en lugar de hacer las cosas con nuestras manos, seleccionamos productos y servicios ya hechos a nuestra medida, en lugar de cazar nuestro propio alimento lo obtenemos  lo hallamos pre cocido y listo para el horno, en lugar de luchar por el liderazgo y el respeto de la tribu, nos hemos vuelto serviles a un sistema.

Estamos atrapados entre una roca y un lugar cómodo. Muchos podrían pensar que es cuestión de dejar el tema, que los tiempos han cambiado, que estamos en la era de la mujer.  Lo que esto traduce es algo así como: vuélvete más como una mujer. La otra solución que algunos hombres toman es retroceder a ambientes parecidos a los de los hombres de las cavernas, viven un estilo más primitivo, más sucio, más salvaje.

La solución de volverse más femenino resulta en rechazo de sus pares hombres, y la idea de retroceder a las cavernas resulta no ser del todo viable en un mundo que reclama que tengas una buena imagen y cuides de ti mismo. Hay que reconocer que hay algunos roles que definitivamente son obsoletos en la modernidad.

Y no me malinterpreten, es genial que las mujeres tengan la libertad y las oportunidades para ser mejores, pero la sociedad necesita que ambos sexos luchen por llegar a su mayor potencial.  Si ya no cazamos, ni luchamos con otras tribus, ¿cuál es nuestro rol como hombres? Y ¿Cómo es posible proyectarlo a un mundo cada vez más feminizado?

Mi idea es que recobremos la masculinidad moviéndonos hacia delante mirando un poco al pasado. Hay que ir más allá de la posibilidad de ser un ultrasensible o ser un hombre de las cavernas. Lo que haré será revisar los valores de la masculinidad, aquellas cosas que te dan valor y que son reconocidas como señales de masculinidad y luego revisaré cuatro arquetipos de la masculinidad que han recorrido el alma de los hombres a lo largo de la historia y que están en las historias y los mitos más antiguos.

¿Cuáles son las claves de la masculinidad que trabajaré?

·       Tu legado
·       Provisión
·       Físico
·       Naturaleza
·       Reto

Los cuatro arquetipos que revisaré serán:

·       El Rey
·       El mago
·       El amante
·       El guerrero

Espero que con estos escritos podamos desarrollar un sentido de lo que significa ser hombre, y a partir de allí nos relacionemos PODEROSAMENTE con el sexo opuesto y con nuestros pares.

Que vuelva a comenzar la cacería!

Hasta la próxima!