sábado, 28 de abril de 2012

Segunda temporada de Juegos de Seducción Episodio 2.7: Entrando a la secreta mente femenina


Hola  a todos! Hoy en nuestro más reciente programa de juegos de seducción, tratamos el tema de las expectativas masculinas y femeninas respecto al sexo, las fantasías femeninas y los deseos ocultos detrás de su mente inconsciente. Cuento con dos invitados de lujo, además de una extraordinaria explicación de los arquetipos jungianos y su efecto sobre la mente masculina. 


Si deseas descargarlo para llevarlo a donde desees, a continuación:


Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

jueves, 26 de abril de 2012

Metaprogramas 1: Tamaño de la información



Hoy voy a iniciar una serie de 30 entregas sobre metaprogramas. Los cuales te ayudarán a relacionarte de una forma más precisa con las personas, y también te ayudará a buscar información en categorías para "leer" a las personas de una forma más rápida, pero sobre todo más profunda.

Los metaprogramas son una serie de filtros con los cuales las personas perciben la realidad, imagina unas gafas con las cuales cubres tus ojos y tienen diferentes aumentos, lentes, colores y marcos, ellos hacen que veas la realidad de forma subjetiva y personal. No todos vemos lo mismo, y la precisión en la comunicación descansa en poder reconocer cuál es la forma en que la otra persona percibe la realidad para así poder hablar en su mismo "idioma perceptual".

El concepto de metaprograma es un concepto que ha sido desarrollado por la PNL, y que descrifra las diferentes formas de relacionarse con la realidad que tienen los individuos.

¿Cuál es la utilidad de esta nueva serie? Pues bien, con ella pretendo que tu comunicación sea mucho más precisa y que desarrolles una mirada aguda al comportamiento humano, con las categorías que te brindaré tendrás criterio para saber qué está pasando por la mente de las personas, cómo analizan la información y en qué elementos reparan así como cuáles ignoran.

Si eres vendedor, conocerás mejor a tus clientes, podrás reparar mejor en su análisis, si buscas mejorar tus habilidades de seducción, conseguirás entender por qué las mujeres dicen lo que dicen, por qué hacen lo que hacen, y cómo cada persona es diferente, pero también sigue ciertos patrones que tú puedes tener en mente a la hora de relacionarte con ellas y ellos.  Con este conocimiento podrás:

1. Cómo piensa y se comporta una persona. Cómo habla, actúa, se comporta y se relaciona3. Qué procesos y patrones describen el estilo de la persona4. Qué sistemas mentales usa esta peresona para recordar la información y cómo puedo usarlo para generar una mayor recordación en ella.5. Qué software humano (ideas, creencias) usa esta persona para pensar.6. Qué le gusta y en qué "empaque" debe estar aquello que le gusta.

En últimas, vamos a ver marcos mentales, así que prepárate para el viaje detallado que vamos a hacer. Porque será muy profundo, pero de una utilidad inmensa si tu deseo es conocer cómo se comportan las personas, que en últimas es el rasgo de aquellas personas que tienen éxito en la vida: son expertas en el comportamiento humano.

Iniciaremos, con los metaprogramas mentales: el de hoy se denomina "Tamaño de la información/Estilo de razonamiento", y básicamente define el tamaño de la información que las personas prefieren procesar cuando piensan, se comunican, aprenden, etc.

* Los deductivos, inician pensando globalmente y luego buscan detalles, no les gustan los detalles inicialmente pues los catalogan como "rodeos", y dicen cosas como "ve al grano por favor". Miran el bosque no los árboles. Suelen ser más abstractos, teóricos.

* Los inductivos inician por los detalles y luego arman una idea global, les interesan las precisiones, las minucias.A veces son tan detallados que pierden en hilo de lo que están hablando.
* Por último, los abductivos usan metáforas para expresarse. Suelen hablar mucho al contar una historia, narrando los más mínimos detalles.

En la figura se ilustra de forma metafórica, una persona sube escaleras, desde los detalles hasta la idea global (inductivo), otra desciende la escalera, desde la idea global y luego pide los detalles (deductivo). Y otra simplemente se sienta en la escalera, pensando en metáforas o ejemplos de la historia (abductivo).

Por ejemplo, cuando escoges un libro o piensas en ir a un lugar, a qué le pones atención primero, a la gran imagen, a la portada, o a detalles específicos, haces que te abran el libro, miras el índice, lees algunos párrafos. O es suficiente poca información y sólo la portada te hace comprarlo.

Cuando oyes algo nuevo, qué deseas saber, de una vez la información, o deseas todos los detalles de lo ocurrido. Te aburren los detalles y te generan más emoción. Cuando hablas piensas constantemente en comparaciones, diciendo frases del estilo "es cómo", "es como cuando", "es parecido a."

Imaginas hablando con alguien y que se aburra con lo que dices, quizá estás hablando demasiado, y tu interlocutor es una persona de pocas palabras. O quizá algo que tiene mucha tela de donde cortar lo cuentas demasiado rápido y agotas el tema cuando tiene mucho impacto, podrías ser más detallado con esa persona. Es posible también que en tu comunicación uses más ejemplos, metáforas. Sólo podrás saberlo prestando más atención a cómo hablas, a qué te interesa y a cómo hablan los demás y qué les interesa.

En el próximo escrito continuaré con el estilo de clasificación de relaciones.

miércoles, 25 de abril de 2012

La confianza parte 9: La generación de estrategias






Hoy les hablaré de la cuarta llave o clave de la confianza, que consiste en desarrollar estrategias que te lleven a ganar. Es bien cierto, que en la vida no se trata de lo que hagas sino de cómo lo hagas. Una estrategia es una secuencia de pasos que te permiten alcanzar una meta. Pueden ser pasos mentales o pasos físicos o una mezcla de los dos. Es frecuente que esta secuencia se sucedan con rapidez y sin que la persona sea consciente de ella.

En general, hay dos estrategias diferentes: una que funciona y otra que no. Es así de sencillo. Cuando alguien me dice que no sabe hacer algo, que no sabe establecer una conversación, que no sabe bailar, que no sabe cómo decir las cosas, lo que está diciendo es que no posee una estrategia eficaz. Y así ocurre prácticamente con todo: desde el no se hacer un proyecto, hasta el no puedo conseguir trabajo, o no puedo tener la relación que deseo.

La Programación Neurolingüística tiene como objetivo que la  persona encuentre una estrategia que realmente funcione para lograr conseguir su objetivo, muchas de estas estrategias se han codificado como técnicas que se pueden aprender.

Cuanto más difícil es la actividad, probablemente serán más las estrategias que necesitas involucrar. Vivir con confianza necesita el desarrollo de varias estrategias, en la medida en que son muchos los elementos para lograr. En general todo lo que hemos recorrido hasta ahora, en esta serie de escritos constituyen diferentes estrategias con los cuales el objetivo es desarrollar la confianza a través de diferentes actividades.

La estrategia es una detallada secuencia de los pasos que hay que seguir, las estrategias brindan el "saber cómo" del cual muchos cuando fracasan carecen. Y en seducción pasa exactamente lo mismo, si no realizas la serie de pasos necesaria, con creatividad y con liderazgo, probablemente no llegarás a tu fin. La seducción quizá es algo mas relacionado con el baile de lo que pensamos, en la medida en que es necesario realizar una serie de pasos, con algún ritmo, con alguna la fluidez para lograr la meta que te has propuesto. 

Si has fracasado muchas veces en tu intento, esto probablemente se deba a que estás utilizando estrategias equivocadas. Tu reto será encontrar cuáles son aquellos pasos que estás realizando erradamente, y también indagar, dentro del repertorio de estrategias de las personas exitosas, que es aquello que representa el triunfo en la consecución de sus objetivos y que aplican las personas que han conseguido su meta.

Si te has fijado en el título de este blog, la estrategia de la seducción, el objetivo ha sido implementar diferentes rutas, diferentes caminos, diferentes prácticas y estados mentales para que escojas cuáles son aquellos que te conviene. 

Pero probablemente tus metas no solamente estén orientadas a las mujeres, sino a tu profesión, tu trabajo, tu relación con las personas, el éxito en general. En ese sentido debes volverte muy observador, con el fin de establecer aquello que hace la diferencia en las personas que logran sus metas.

A partir de este escrito de la serie empezaré a proporcionarte estrategias, tácticas y técnicas que ayuden a que consigas tus objetivos en las relaciones, en el trabajo, en tu vida social,  en tu salud y condición física, para que  logres establecer  estrategias exitosas a tu propia vida. Ya es el momento de que inicies un cambio, dejar de hacer lo que has venido haciendo y no ha producido los resultados esperados. Por ahora iniciemos con un ejercicio que he denominado generador de nuevas conductas, y que puedes escuchar y descargar a continuación:



Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 23 de abril de 2012

La esencia de la masculinidad 9: El arquetipo del rey



Hoy les hablaré del arquetipo del Rey, continuando con nuestra serie de arquetipos de la masculinidad que, recordemos, tiene como objetivo recuperar esa esencia ancestral para reencontrarnos con nuestro propósito y mejorar nuestro juego interno.

A través de la historia, las culturas han ubicado al rey en el centro del universo, el rey ancestral ha representado una especie de lugar espiritual central, de tal manera que era un intermediario entre el cielo y la tierra, y a través de su poder divino el rey traía orden a su territorio reconciliando fuerzas opuestas. Los mitos acerca de los reyes combatiendo criaturas maligmas y estableciendo el orden en medio del caos dan buena cuenta de ello.

Cuando un hombre vive el arquetipo del rey en su plenitud siente el mismo poder dentro de sí, en forma de confianza, propósito y bienetar que le da un sentido profundo de balance y equilibrio. Incluso cuando el mundo alrededor suyo se vuelve caótico el permanece calmado, concentrado en mejorar, enfocado. Actúa en lugar de ser reactivo, es una roca en medio de la dificultad. Por su posición de centro de las cosas, puede tomar una posición que le permite no quedarse mirando el árbol sino que le permite contemplar todo el conjunto, el bosque entero.

El rey es el ejecutivo de los otros arquetipos, y como tal tiene a su cargo tomar decisiones. Su habilidad para decidir está arraigada en dos elementos: primero, quién es él y lo que que espera de sí mismos, dentro de los valores del rey están el equilibrio, el balance  y la firmeza. Así que cuando una crisis viene no duda demasiado, puesto que tiene dentro de sí la fuerza para encontrar el criterio de lo es necesario hacer. Segundo, el rey valida sus decisiones con experiencia, de hecho, su experiencia le provee una sabiduría práctica, es decir, el conocimiento de cómo hacer lo correcto, en el momento preciso, por las razones correctas.

El rey vive con integridad. Esta palabra tiene como raíces la palabra "integrado" y "entero", y remite a pensar en integración, en totalidad, de tal manera que implica el estado de completitud, sin divisiones e intacto. La integridad en realidad es el lazo que une las virtudes y cualidades de un hombre, es la marca de un hombre que ha tenido éxito integrando toda su personalidad, creciendo con sus virtudes y mejorando sus defectos. El rey no sólo está integrado sino que busca estar completo en todas las áreas de la vida, no desea dejar las cosas a medias en su crecimiento personal: actúa con honestidad, mantiene su palabra, toma responsabilidad por sus acciones, evita herir a las personas de forma intencionada.

Históricamente, una de las funciones primarias del rey era proteger sus dominios. Cuando un enemigo amenazaba su territorio, el rey actuaba con ira agresiva. Incluso hoy concebimos a los líderes como protectores. Quizá o seas el líder de un país, pero tienes tus propios dominios, tu propio reino, del cual eres responsable y debes proteger, con una protección física, mental, emocional y espiritual. Tus reinos pueden ser tu trabajo, tus proyectos, tu pareja, tu familia.

Los reyes han sido proveedores de orden, dando leyes y erigiendo legislaciones para gobernar, los reyes antiguos construían códigos para regular el comercio, la religión y el servicio militar con lo cual proveían orden a sus respectivas sociedades. Un hombre que accede a la plenitud de este arquetipo da orden a su vida y a las vidas que tiene a su alrededor, estableciendo normas, guías, rutas para conducir su vida, objetivos, propósitos y metas para sí mismo y para inspirar a otros. El hombre que asume este arquetipo no busca ser obedecido, sino que busca que con su guía otras personas logren la realización, permitiéndoles ser autónomos y creativos también. No es un dictador. No es un tirano, de ellos hablaremos luego.

De acuerdo al texto que hemos venido trabajando, los reyes eran asocidados con la fertilidad y la creación. Muchas culturas ancestrales creían que la habilidad de su rey de procear determinadaba el destino de sus cultivos. Si el rey era viril, fértil y tenía una descendencia numerosa habría prosperidad en los cambios, en las siembras  y en los cultivos. El arquetipo del rey en el hombre moderno se vivencia en su capacidad creadora, que aunque se vincula a la creación de la vida, no agota su concepto en ello, también se orienta  a la creatividad en todos los campos, en el legado, en el emprendimiento. El hombre integrado comprende que tiene poder e influencia en el mundo, en su entorno y sobre todo, en su propia vida.

Los reyes a lo largo de la historia han estado obsesionados con el legado, en crear imperios, construir edificios, escribir leyes y cambiar la cultura, buscan llegar a ser inmortales y dejar algo detrás de ellos, algo con lo cual ser recordados a lo largo de generaciones. Piensa en algo con lo cual puedas estar en la memoria de las personas, recuerda lo que decía el anciano Casanova, en sus últimos días "el olvido es la antiseducción, si dejas de estar en la memoria de una mujer tu seducción se ha acabado."

El arquetipo del rey tiene dos sombras, que son estructuras incompletas a las cuales algunos acceden y son las siguientes:

1. El tirano: A diferencia del arquetipo del rey que crea y beneficia a otros, el tirano busca destruir y oprimir. Está cargado de narcisismo, de hecho piensa  que está sentado en el centro del universo, cree que su poder es finito y vive con una mentalidad de escasés. No entiende que su poder se incrementa con la contribución, sino que su frágil ilusión  de poder absoluto lo hace muy inseguro, cualquier amenaza a su autoridad y supremacía lo convierte en un abusador, en un opresor, en una persona sedienta de venganza y revancha. Cuando el tirano no ve a los demás como una amenaza los ve como fichas, objetos para utilizar para su prpio beneficio, utiliza a amigos, familiares, mujeres, empleados sólo para conseguir sus objetivos.
2. El pusilánime: Es la sombra pasiva del arquetipo del rey. En lugar de tomar control de su vida y tomar decisiones de forma segura, el pusilánime abdica a su trono, delega en otros la responsabilidad, deja que otros controlen su vida y se vuelve dependiente. Es el típico hombre que depende en su adultez de sus padres, que no se ha independizado, que se niega a crecer, que deja que otros tomen las decisiones por él. Estos hombres en genera sufrieron algún tipo de abuso psicológico en su niñez, y cuando se volvieron adultos y ascendieron a una posición de poder rehusaron convertirse en líderes y se volvieron mediocres, complacientes, inseguros, y son vistos por los demás justamente de esa forma. Esto puede generar que en su inmensa debilidad se vuelvan crueles y controladores, justamente porque ven cómo las personas los toman por tontos, desean mostrar fortaleza haciendo actos siniestros, abusivos. Quiero que te imagines al rey de la película Brave Heart, o el emperador de la película Gladiator.

El tirano y el pusilánime trabajan de forma conjunta, es muy raro que un hombre esté regido por una de estas sombras solamente, usualmente tiene rasgos de tirano y de pusilánime. De hecho, detrás de cada tirano hay un pusilánime asustado. Y encima de cada cobarde pusilánime hay un tirano esperando explotar.

Algunas formas para acceder al arquetipo del rey en su plenitud, e integrar sus rasgos positivos son las siguientes:

* Crear más y consumir menos
* Dejar un legado, formas de ser recordado
* Desarrollar sabiduría
* Convertirse en un mentor, un maestro para otros
* Establecer tus valores centrales
* Separar criterios de tus padres y empezar a tomar tus propias decisiones con autonomía y responsabilidad
* Crear un proyecto de vida personal
* Trabajar en liderazgo
* Trabajar por tomar decisiones autónomas
* Vivir de forma coherente con tus principios


En el próximo escrito de la serie trabajaré los arquetipos de infancia de la niñez del mago para luego trabajar el arquetipo completo del mago.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

sábado, 21 de abril de 2012

Segunda temporada de Juegos de Seducción: Episodio 2.6: Segunda parte traducción entrevista a Ross Jeffries


Hola a todos! En este episodio termino la traducción y comentario de la entrevista realizada a Ross Jeffries. En este capítulo Ross nos habla de su opinión de la comunidad de la seducción, de lo que para él son sus errores, y de cómo es posible crecer además de ser un seductor. Nos recomienda sus libros de cabecera y nos habla de persuasión.



También puedes escuchar  y descargar el audio en el siguiente link:


Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

lunes, 16 de abril de 2012

La esencia de la masculinidad Parte 8: El arquetipo del Niño Divino




Para comprender los 4 arquetipos de la masculinidad madura necesitamos entender los 4 arquetipos que los anteceden. Acceder y llevar a la plenitud los cuatro arquetipos es fundamental para el crecimiento del niño. Éstos arquetipos producen en los niños y jóvenes un sentimiento de asombro, diversión y energía que es esencial para el aprendizaje y el desarrollo.

Éstos arquetipos de la niñez no nos dejan cuando crecemos, de hecho lo que hacen es evolucionar en arquetipos más maduros. El problema se presenta cuando seguimos aferrados a estos arquetipos inmaduros, con el perjuicio de no madurar, no crecer, y esto se deja ver en comportamientos malcriados, cobardes, adolescentes que muchos adultos conservan en su carácter. En últimas el arquetipo de la infancia debe evolucionar en el arquetipo adulto, maduro y completo.

Explorar los arquetipos de la infancia es útil porque nos recuerda que nunca debemos perder contacto con nuestro lado infantil, inocente, explorador, curiosos y aventurero, lo cual en un futuro nos permitirá conectarnos con nuestros hijos. Explorar las sombras bipolares nos hace consciente de los comportamientos y patrones infantiles que podemos tener en nuestro carácter y que nos hacen inmaduros.

Empezaré hablando del arquetipo del "Niño Divino", el cual es usualmente el primer arquetipo inmaduro en desarrollarse. Para los jungianos  éste arquetipo es la fuente del entusiasmo infantil por la vida. Este arquetipo produce un sentido de bienestar, paz, alegría, entusiasmo y deseo de aventura. Donde quiera que tú encuentres un sentimiento de excitación y un deseo de empezar un proyecto ese es el "Niño Divino" manifestándose en tu vida.

El arquetipo del "Niño Divino" se muestra tanto en la indefensión como en el total poder. Indefensión porque aún se es un niño y se depende de los adultos para satisfacer  las necesidades. Todo poderoso porque consume la atención de aquellos que lo rodean, ésta atención es mutuamente beneficiosa pues el "Niño Divino" consigue satisfacer su necesidad de atención a la vez que inspira a otros y les da alegría (tal como un niño que hace cosas y es el disfrute de la familia).

Es posible ver este arquetipo reflejado en varias tradiciones religiosas y mitos en todo el mundo, siendo la más famosa la de la natividad. Cristo es un arquetipo del "Niño Divino" (incluso en mi país tiene este nombre), su padre es Dios y viene al mundo en forma de un indefenso bebé, que también provee esperanza de un nuevo comienzo. Hay historias similares en otras culturas, los momentos de nacimiento de Zoroastro, Moisés, Buda y Krisna relatan momentos milagrosos y místicos que anticipan la gran misión que van a desarrollar.

Cuando el arquetipo de "Niño Divino" se desarrolla normalmente madura en el arquetipo del Rey, si no evoluciona se manifiesta en alguna de las sombras que a continuación describiré y que dan cuenta de un arquetipo que no se ha integrado de forma adecuada y saludable.

1. El tirano en el trono: Su rasgo principal en su impresionante necesidad de atención que a diferencia de niño divino no devuelve nada a cambio, no inspira, no da felicidad, sólo tiene necesidades y demandas, incluso cuando sus necesidades se encuentran satisfechas sigue pidiendo y pidiendo, hasta volverse caprichoso y mimado. Se convierte en alguien arrogante, narcisista y orientado sólo a sí mismo y a que los demás lo complazcan sin ser generoso con los demás. Piensa, egocéntricamente, que merece todo de los demás y que nadie merece nada de él.

Cuando un individuo madura se da cuenta no es el centro del universo. Un hombre que no ha madurado reniega y hace pataletas agresivas o pasivo agresivas cuando no logra lo que desea, no toma responsabilidad de sus acciones y es incapaz de ser crítico consigo mismo. Su arrogancia puede cegarlo de la realidad y volverlo terco y obstinado. Es posible ver este arquetipo en celebridades y políticos caprichosos que se creen tan especiales que pueden hacer lo que deseen.

También podemos ver esta sobra del Tirano en el trono cuando no esperamos otra cosa  sino la perfección siendo demasiado duros con nosotros mismos, pues nos imponemos expectativas poco razonables. La vemos cuando sentimos una voz en nuestra cabeza que nos dice que no somos lo suficientemente buenos, que no somos suficientes. Es un pequeño tirano sabotéandonos a cada momento.

2. El principe débil: No usa los berrinches como el Tirano en su trono, su problema radica en que no tiene pasión ni entusiasmo por la vida, no tiene iniciativa, está completamente cohibido. Le gusta ponerse de víctima cuando llegan problemas y retos, se disculpa de todo diciendo que no ha sido su responsabilidad ni su culpa, siempre echa la responsabilidad a otros, o a las circunstancias. Depende enfermizamente de otros, sean padres, parejas, jefes. Se vuelve un pusilánime.

Su influencia en la adultez se ve en individuos con el síndrome del "buen tipo", un hombre que se encuentra desmotivado, excesivamente complaciente, excesivamente romántico y dependiente de su madre a quien ve en las sucesivas mujeres de las cuales se enamora.  No puede satisfacer sus necesidades por sí mismo, por lo cual no emprenderá, no será independiente, dependerá afectiva y laboralmente de otros. Vive eternamente frustrado porque los demás no lo entienden o lo decepcionan. Es un pasivo agresivo en toda regla.

Cuando somos capaces de integrar, de forma saludable, al "Niño Divino" permite que nunca envejezcamos en el alma y el corazón, nos mantenemos jóvenes de espíritu, frescos, inspirados por una visión de posibilidades, llenos de creatividad, contemplando viejos problemas con nuevos ojos, sedientos de aventura. Éste arquetipo hace que nos atraiga el cambio, que evitemos la rutina, que busquemos los desafíos y que no seamos unos mediocres, conformistas, sin esperanza, padeciendo la vida como hombres comunes y corrientes. Eres curioso, aventurero pero a la vez humilde.

Este arquetipo evoluciona en el arquetipo maduro del Rey, del cual hablaré en el siguiente post.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 11 de abril de 2012

La confianza parte 8: La gestión del propio estado



Hoy trabajaré el tercer comportamiento que da cuenta de tu confianza: la gestión del estado. Cuando hablamos de "estado" es probable que las personas no sepan de qué estamos hablando. El estado no es algo que "simplemente ocurre", el estado es algo que uno cree, y de esta forma es posible aprender a gestionarlo y alterarlo. Lo primero que hay que hacer es prestar atención a lo que ocurre en tu interior, no solamente sentirlo, sino analizarlo para lograr cambiarlo. Una vez puedas reconocer lo que sucede en tu interior puedes hacer algo con ello, más que simplemente padecerlo como hace la mayoría de las personas.

El estado es algo que fluctúa y cambia constantemente en el transcurso de un mismo día. Es muy raro que nos acostemos por la noche sintiéndonos exactamente igual que nos sentíamos al despertarnos por la mañana, así que conviene que nos preguntemos por aquello que haya cambiando nuestro estado durante el día. La mejor manera de ilustrar cómo se mueve el estado es compararlo con una montaña rusa

En un mismo día sentimos muchas cosas distintas, de acuerdo a las vivencias que tenemos, algo puede disparar un estado de ánimo positivo, algo puede generar también un estado de ánimo negativo. El estado en que te encuentras en un momento determinado te puede ayudar o te puede entorpecer. Imagina que estás enfermo, te sientes débil, cansado y agobiado, eso puede afectar tu estado y dejarte sin recursos, sin deseos de entablar una conversación, incluso sintiéndote internamente frustrado, un sentimiento muy parecido al de la falta de confianza. Imagina que con ese estado tengas que establecer una conversación, salir con una mujer, o tomar una decisión difícil. Naturalmente puede suceder que no te sientas tan confiado para hacer ninguna de esas actividades.

Cuando deseamos obtener un resultado necesitas estar en el mejor estado posible, y eso implica tomarte las cosas de forma completamente distinta. Digamos que quieres establecer una conversación con una mujer, persuadirla de que continue esa conversación y generar atracción ¿en qué estado necesitas encontrarte para hacer esto con una mayor eficacia? Posiblemente en un estado que no sea el de cansancio, agobio, susto o desconfianza.

La primera pregunta que debes hacerte al buscar un resultado es ¿en qué estado necesito estar para tener la mejor disponibilidad para lo que deseo? Lo segundo que debes preguntarte es ¿qué tengo que hacer para alcanzar este estado? Usualmente vivimos la vida respondiendo a los estímulos que se nos presentan, y pocas veces nos entrenamos para prepararnos física y mentalmente para los retos que tenemos que afrontar, tal como hacen los atletas top o los emprendedores de más alto nivel.

Una de las técnicas que en lo personal he encontrado útil es el anclaje, a veces una poderosa canción puede desencadenar un profundo sentimiento de certeza y triunfo que necesito justo antes de hacer algo. A veces ciertas imágenes, o ciertos videos en youtube también logran activar estados poderosos que, por ejemplo, necesito antes de dar una conferencia o una clase magistral. Conozco muy bien los estados que deseo, y trabajo para llegar a la inspiración necesaria para lograrlos, y lo que hago es preparar mi mente, mi espíritu y mi estado físico para alcanzar tales estados. Por ejemplo, sé que si tengo una charla en horas de la tarde, no debo comer mucho, ni tomarme una siesta porque inmediatamente mi estado se aletarga y mi metabolismo se pone a funcionar, lo que me genera sueño y pesadez. Lo que hago en cambio es tomar líquidos y hacer ejercicio y mantenerme lo más activo posible, sólo así puedo estar atento y energético para dar una charla inolvidable.

El cerebro humano tiene una asombrosa capacidad de relacionar las cosas, de modo que, cada vez que las experimentamos de nuevo establecemos las mismas asociaciones. Ésto es lo que se denomina crear un ancla. Este poder de asociación puede actuar a favor o en contra nuestro, por ejemplo, una música, una imagen nos puede evocar algo muy positivo, pero también algo muy negativo. En nuestras vidas ya tenemos instaladas muchas anclas que nos llevan a estados emocionales diferentes, la música es una de ellas, los lugares, las personas en sí mismas son anclas.

¿Qué pasaría si pudieras capturar todos los momentos en que te sientes seguro de tí mismo, para luego acceder de nuevo a ellos cuando quisieras? Eso podría llegar a ser muy útil. Esto es lo que haremos al crear tu propia ancla de la confianza.

Si deseas obtener el mayor beneficio de un ancla, necesitas muchos sentimientos de confianza, y has de saber capturar esa sensación de que a pesar de las dificultades, a pesar de que las cosas eran complicadas, confusas o desafiantes pudiste sobreponerte y lograr el éxito. Saber que lo has logrado alguna vez te dará la confianza para hacerlo de nuevo, porque ¿si lo has logrado una vez por que no lograrlo dos y por qué no lograrlo muchas veces?

Retoma la rueda de la confianza, que habíamos trabajado antes, cuando vayas a construir tu ancla asegúrate de seleccionar elementos de sectores diferentes de la rueda. Te invito a que revises esa rueda de la confianza que construímos y que recuerdes algunos de los episodios de tu vida que tengan las puntuaciones más elevadas.

Una vez que hayas creado un ancla de confianza, lo mejor es que la vayas fortaleciendo, y para ello la actives siempre que experimentes sentimientos de confianza. De este modo se reforzará la asociación entre el ancla y el estado de confianza que deseas forjar. Si lo haces así, te procurarás enseguida un fuerte estado de recursos, formado por todas las veces en que te hayas sentido seguro de ti mismo.

Una vez lo hagas le enseñarás a tu cerebro a fijarse en todos los momentos y circunstancias en que te sientes con confianza. Y ésto logrará ser algo increíblemente útil. Luego podrás poner en acción esta ancla siempre que te haga falta, sabiendo que con el uso irá haciéndose más fuerte.

Para crear tu ancla de confianza vamos a crear un ancla física. Para ello necesitamos un estímulo singular que tu cerebro pueda asociar con la confianza. También necesitamos que sea un estímulo discreto, que puedas utilizar en cualquier parte, presionar el dedo corazón contra el pulgar se ha convertido en el más popular, porque resulta ser fácil y además es efectivo.

Es importante que presiones el dedo corazón contra el pulgar sólo cuando estés reviviendo las experiencias que te detallo a continuación. Una vez que hayas revivido la experiencia separa los dedos después de cada paso.

1. Piensa en alguna ocasión en que te viste ante un reto, lo afrontaste y, porque lo hiciste, obtuviste un buen resultado. Entra en esta experiencia como si la estuvieras teniendo en este preciso instante. Ahora echa el ancla, es decir, presiona el dedo corazón contra el pulgar. Mantenlos apretados mientras esta experiencia esté en su punto más intenso, sepáralos cuando aún se encuentre en él, es decir, antes de que empiece a desdibujarse.
2. Retoma tu rueda de la confianza, escoge un segmento. Piensa en una ocasión en que te sintieras especialmente  seguro de tí mismo. Revive esta experiencia como si la estuvieras teniendo ahora mismo, puedes acompañarla de música si esto amplifica tu estado. Echa el ancla: presiona el dedo corazón contra el pulgar. Mantenlos apretados mientras la experiencia tenga vida y suéltalos cuando aún sea intensa.
3. Escoge otro segmento. Piensa en alguna ocasión en que sintieras una confianza particularmente fuerte. Revive esta experiencia como si la tuvieras en este mismo instante. Echa el ancla, presionando el dedo corazón contra el pulgar. Mantenlos apretados mientras la experiencia se muestre vigorosa, y suéltalos cuando aún lo sea.
4. Ahora, coloca ante tu imaginación una pantalla y proyecta en ella  una película de tí mismo en una situación en la que desees tener más confianza. Activa el ancla, es decir, presiona los dedos corazón y pulgar, y observa cómo te comportas de manera diferente.
5. Ahora, con los ojos todavía cerrados, entra en esta película con este nuevo estado y experimenta qué se siente desde dentro. Vive la experiencia de primera mano, mirando hacia fuera, por así decirlo, a través de los ojos cerrados.

La gestión del estado abarca tanto tu estado físico como tu estado emocional. Si consigues manejar tu estado, vas a asumir un grado de fuerza y control que muchas personas ni siquiera saben que es posible alcanzar. Como dije arriba, el primer paso es observar tu estado y lo que está ocurriendo.  Tu segundo paso no será cambiar tu estado de forma inmediata, sino prestarle más atención y empezar a averiguar más cosas sobre él. Has de permitirte estar con esa experiencia y preguntarte ¿por qué me encuentro en este estado (emocional, físico o mental)? ¿Qué me ha traído a este estado o qué lo ha provocado? ¿Qué otra cosa pudiera haber hecho para influir en mi estado? Si no haces eso simplemente serás una persona a la que la vida le pasa por delante sin preguntarse el por qué, y no podrás tomar consciencia de tus estados, tema clave para influir en ellos.

A partir de estas preguntas puedes hacerte la siguiente: ¿qué otros ingredientes o recursos podría añadir para cambiar mi estado?  Probablemente descubras cosas como que debes dormir mejor, hacer más actividad física, escuchar menos amigos negativos y pesimistas, aprovechar mejor tu tiempo, no hacerle caso a tus pensamientos culpabilizantes, etc. Piensa en un momento en que te hayas encontrado en el estado que deseas conseguir y sigue exactamente el proceso que hiciste cuando conseguiste el ancla de la confianza. Revive la experiencia y ánclala con los dedos corazón y pulgar.

Imagina que simplemente fueras a recordar lo que se siente al encontrarse en el estado que quieres alcanzar: un estado más relajado, de mayor confianza, de mayor tranquilidad. Si quieres estar en un estado de más confianza, recuerda lo que se siente en él, basándote para ello en alguna experiencia real en que te sintieras más seguro de tí mismo que ahora. Imagina que tienes ese mismo sentimiento de seguridad y confianza a la nueva situación a la que te enfrentas, una situación que te supone un desafío y que te obligará a estar en el estado adecuado para embarcarte en ella. Si empleas el proceso de anclado de confianza puedes lograr estados más viscerales y auténticos.

Me preguntarás ¿qué hago si nunca he sentido ese estado que deseo antes? ¿En qué puedo basarme para crear mi ancla y mi estado? Pues no hay problema. Piensa en alguien que sea un buen modelo de rol, que ejerza bien esa forma de ser, que represente todo lo que tú deseas. Puedes preguntar ¿si no conozco a alguien con esos rasgos? Entonces créalo en tu mente, en tu imaginación entra en esta persona real o ese personaje de ficción y sé ellos durante un momento. Muévete con ellos, anda como ellos, habla como ellos. Eso es lo que han hecho los actores que tan maravillosos personajes han creado. Por ejemplo, te cuento a forma personal que cuando mis clientes desean hacer entrevistas de trabajo los anclo para que se sientan como Michael Corleone de la película "El Padrino". Los resultados son increíbles. Cuando te metas en esta experiencia, observa cómo es el sentimiento, porque es el que vas a incorporar a la experiencia de tu vida real. Puedes hacer todo esto con el proceso de anclaje.

Si no te sientes preparado, no sentirás que tienes control sobre tí, te pondrás nervioso y ansioso con más facilidad y será menos probable que sientas que controlas la situación. Sentirte preparado es un estado, cuando lo estás sabes cómo te quieres sentir y dispones de un ancla a la que puedes recurrir para acceder a ese estado cuando desees. Otra ganancia es que te habrás detenido a pensar en lo que pudiera ocurrir, considerando cómo podrían ir las cosas y cómo quieres que vayan.

En el próximo post de esta serie te contaré cómo puedes implementar otro comportamiento de confianza y es la generación de estrategias ganadoras.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

domingo, 8 de abril de 2012

La esencia de la masculinidad Parte 7: Introducción a los arquetipos



En los post anteriores de la esencia de la masculinidad se revisaron algunos de los problemas singulares que tenemos los hombres contemporáneos, y se ofrecieron algunas vías de acción y reflexión para comprender, desde las raíces ancestrales, la masculinidad en nuestros tiempos y, por supuesto, insinuar caminos para restaurar el malestar del hombre contemporáneo, la falta de confianza de alguien como hombre, su pérdida de masculinidad. Los post anteriores trataron ciertas claves, ciertos puntos con los cuales podemos de alguna forma invocar la masculinidad ancestral para sobreponernos a miedos, inseguridades y malestares que experimentamos hoy día.

En los siguientes post de la serie me basaré en el texto "Rey, Guerrero, Mago, Amante: Rediscubriendo los arquetipos de la masculinidad madura" del psicólogo Jungiano Robert Moore y el mitólogo Douglas Gillete. La base de libro es que los hombres, independientemente de qué lugar geográfico procedan, nacen con ciertas energías arquetípicas, de tal manera que para llegar a ser un hombre completo, debemos trabajar para desarrollar los cuatro arquetipos, siendo el resultado el sentirse completo y sentir confianza y propósito.

En esta serie exploraré cómo son estos arquetipos y qué dicen éstos arquetipos de nuestra masculinidad, y a qué comportamientos nos invitan, así mismo, a qué renuncias nos llevan. El crecimiento personal es un camino de cambio, de adopción y también de renuncias.

El libro "Rey, Guerrero, Mago, Amante" está basado en la psicología de Carl Jung, particularmente se fundamenta en sus ideas de los arquetipos psicológicos. Para entender los cuatro arquetipos de la masculinidad es útil saber un poco de la psicología jungiana.

Jung ha sido uno de los psicólogos más influyentes, desde los años 1907 a 1913 Jung trabajó y estudió bajo la tutela de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis. Jugn estaba de acuerdo con la teoría freudiana de la mente inconsciente, pero pensaba que la visión de Freud era muy negativa e incompleta. Freud se enfocó en el inconsciente como un lugar en el cual las personas guardaban y reprimían emociones negativas y ciertos pensamientos perturbadores. Jung estaba de acuerdo con que las emociones negativas se reprimían en el inconsciente, pero también pensaba que las experiencias positivas, pensamientos y emociones podrían también alojarse en el inconsciente.

Jung creía que había un segundo nivel en el inconsciente, que estaba presente en todas as personas, el primer nivel fue llamado por Jung "inconsciente personal" y era creado por la experiencia personal. El segundo nivel de la mente inconsciente fue llamada el "inconsciente colectivo", que consistía en patrones de pensamiento instintivos presentes de carácter universal que los seres humanos hemos desarrollado en miles de años  de evolución y desarrollo. Jung bautizó a estos comportamientos primordiales como "arquetipos". Para Jung estos arquetipos fundamentan la experiencia personal, no importa la procedencia geográfica, la profesión, todos tenemos estos arquetipos adentro nuestro.

Jung creía que estos arquetipos  de comportamiento humano proceden de una superficie en la mente consciente que se expresa en los rituales, mitos y relatos sagrados o paganos. Estos patrones arquetípicos explican el por qué vemos similares historias, rituales e historias míticas a lo largo de diferentes culturas en diferentes momentos espaciales y temporales, por ejemplo, la figura de la muerte y resurrección de Dios puede ser encontrada en las historias y mitos de los griegos, sumerios, cristianos e indios precolombinos.

Los arquetipos de Jung son principalmente cuatro: El Yo, La Sombra, el Anima y el Animus, y la Persona. No voy a entrar a detallar estos arquetipos de forma detallada, sólo diré que los arquetipos son patrones de comportamiento y pensamiento, energías que podemos encontrar en todas las personas en varios niveles o grados.

Robert Moore tomó el concepto de los arquetipos jungianos y los empleó para crear un marco comprensivo que explica el desarrollo de la masculinidad madura e integral en los hombres. Moore argumenta en su obra que los problemas que vemos con los hombres hoy, violencia, resistencia al cambio, superficialidad, son resultados de formas modernas no adecuadas de explorar y estar en contacto con los arquetipos primitivos, ancestrales de la masculinidad que residen en cada uno de nosotros. Moore creía que tanto hombres como mujeres poseían arquetipos tanto masculinos como femeninos, este es el anima, o lo femenino y el animos o lo masculino.

Uno de los grandes problemas de los hombres en la modernidad es que la sociedad occidental suprime el animus o arquetipo de la masculinidad, y en lugar de ello invita a los hombres a entrar en contacto con su lado más suave o su anima. Ojo, no hay nada malo en desarrollar este lado suave, emocional de las mujeres, el problema está en que el desarrollo de lo femenino se dé a expensas de renunciar a lo masculino.

Aca arquetipo masculino tiene tres partes:

1. La expresión completa del arquetipo
2. Sombra disfuncional del arquetipo de un extremo.
3. Sombra disfuncional del arquetipo del otro extremo.

Es posible esquematizar lo siguiente de la siguiente forma, donde las esquinas del triángulo representan las sombras extremas que dividen el arquetipo. La meta de cada hombres es reconciliar e integrar estas dos sombras bipolares para lograr la máxima expresión del arquetipo como se ve en la parte superior del triángulo.



Cada arquetipo tiene una forma madura y una forma inmadura. La forma madura se denomina "Psicología del hombre" y la forma inmadura se llama "Psicología del niño". Los arquetipos de la masculinidad madura son los ya mencionados: Rey, Guerrero, Mago, Amante. Los arquetipos de la masculinidad inmadura son: El divino niño, el héroe, el niño precoz y el niño edípico. Cada uno de estos arquetipos inmaduros tiene la misma configuración del triángulo, tal como los arquetipos de la masculinidad madura. Cada uno de ellos tienen sus expresiones más altas y completas junto con sus sombras disfuncionales bipolares.

Por ejemplo, antes de que un joven pueda acceder al arquetipo de Rey debe desarrollar el arquetipo del Divino Niño, antes de que el pueda acceder al arquetipo del Guerrero debe desarrollar el arquetipo del héroe. Así con los demás.

En el próximo post de la serie les mostraré los arquetipos de la masculinidad inmadura, que son los cimientos de los arquetipos de la masculinidad madura. Les aseguro que será un camino muy interesante de descubrimiento de patrones de juego interno y conexión con la masculinidad únicos. Si puedes conseguir el libro también lo recomiendo, aunque tiene algunas cosas de lo que yo llamo Nueva Era, tiene cosas realmente profundas y que contribuyen al crecimiento personal.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

miércoles, 4 de abril de 2012

La confianza Parte 7: La resiliencia



Se dice que en el Edén originario, debajo del Árbol del Bien y del Mal, floreció un arbusto de rosas. Allí, junto a la primera rosa, nació un pájaro, de bello plumaje y un canto incomparable, y cuyos principios le convirtieron en el único ser que no quiso probar las frutas del Árbol. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso, cayó sobre el nido una chispa de la espada de fuego de un Querubín, y el pájaro ardió al instante.

Pero, de las propias llamas, surgió una nueva ave, el Fénix, con un plumaje inigualable, alas de color escarlata y cuerpo dorado. Algunas fábulas lo sitúan posteriormente en Arabia, donde habitaba cerca de un pozo de aguas frescas y se bañaba todos los días entonando una melodía tan bella, que hacía que el Dios Sol detuviera su carro para escucharle.

La inmortalidad, fue el premio a su fidelidad al precepto divino, junto a otras cualidades como el conocimiento, la capacidad curativa de sus lágrimas, o su increíble fuerza. A lo largo sus múltiples vidas, su misión es transmitir el saber que atesora desde su origen al pie del Árbol del Bien y del Mal, y servir de inspiración en sus trabajos a los buscadores del conocimiento, tanto artistas como científicos.

Hoy hablaré de un segundo comportamiento que da cuenta de tu nivel de confianza, este comportamiento ha sido ilustrado frecuentemente con la metáfora del Ave Fénix que renace de sus cenizas. Y es que la vida siempre te sorprende, en la seducción nunca hay nada predecible, así te insistan en lo contrario jamás lograrás predecir con un grado absoluto de certeza nada en este mundo, y menos a un ser humano. He visto a muchas personas literalmente destruidas por un rechazo, o una serie de rechazos, o por la ruptura de una relación, o por una traición de la persona amada, o incluso su muerte. Esas situaciones requieren una condición extra, en esas circunstancias tu confianza se ve a prueba y necesitas tener o desarrollar habilidades que te den fuerza en esos momentos, donde unos retroceden, otros se detienen y otros siguen adelante.

Una de las grandes mentiras del tema de la confianza dice que cuando tienes seguridad ya nunca más vas a dudar de ti mismo. Y que estarás firme y estable de ahí en adelante. Ganar seguridad y confianza sí significa que sabrás manejar mejor el desengaño y hasta el fracaso. Ganar confianza te capacita para  asumir con flexibilidad situaciones límite y sobre ponerte a ellas, esto se llama resiliencia o capacidad de superación.

Independientemente del grado de confianza siempre te encontrarás con momentos duros, momentos difíciles, momentos que te retan, que incluso parecen agotar tu ánimo. Los seres humanos somos capaces de aguantar los embates de la vida, tratar de huir de las dificultades es imposible y casi siempre te conduce a vivir una vida mediocre, conformista que no toma riesgos.

La persona resiliente no sólo aguanta, sino que sabe recuperarse. Algunas personas son más resilientes que otras, otras ante las dificultades se derrumban y pierden su norte, nunca más vuelven a ser las mismas, se sumergen en vidas tristes, abatidas, sin propósito, cargadas de dolor. Otros, por el contrario, han encontrado en el dolor su inspiración, el motor de su existencia, han hallado el propósito de su existencia y han desarrollado una misión de vida poderosa.

Los psicólogos Karen Reivich y Andrew Shatté, han investigado el tema de la resiliencia y han encontrado que hay 6 destrezas que se pueden aprender y con las que se logrará ese espíritu de sobreviviente con el cual lograrás sobreponerte a dificultades, rechazos, enfermedades y cualquier clase de dolor:

1. Evitar las trampas de razonamiento, como la de culpar a los demás y sacar conclusiones precipitadas cuando las cosas van mal.
2. Detectar las creencias "iceberg" que flotan por debajo de la superficie de la mente, y que pueden trabajar en tu favor o en tu contra.
3. Aprender a cuestionar tus propias creencias para que puedas verificar su validez y utilidad.
4. Saber colocar las cosas en perspectiva, en lugar de convertir cualquier percance en una posible catástrofe.
5. Cuando te encuentres en situaciones que te desequilibren, contar con los medios para tranquilizarte y centrar de nuevo tu atención.
6. Ser capaz de lograr la resilencia en tiempo real, como y cuando sea necesario.

Para trabajar tu resiliencia y la capacidad de volver a tu centro después de desequilibrios internos o externos, debes partir de las virtudes que ya pasees, puedes probar con lo que ya tienes, para luego ir añadiendo más destrezas, basados en los 6 pasos.

Las cosas no siempre van a ser como uno se las espera, la vida está llena de sorpresas, y no todas ellas fabulosas, hay sorpresas que pueden derrumbar tu ánimo, es por esta razón que la resiliencia  es un elemento esencial para triunfar en la vida, para sentirte seguro, y para volver a empezar si fuera necesario.

Hay tres cualidades valiosas que es posible asociar con la resiliencia:

1. Las personas resilientes toleran en alto grado la ambigüedad y no se lanzan a tomar decisiones precipitadas.
2. Las personas resilientes saben observar los problemas desde muchas perspectivas y, cuando intentan solucionarlos, tienen en cuanta muchos factores distintos.
3. Las personas resilientes están dispuestas a correr riesgos. Intentan cosas nuevas, conscientes de que el fracaso forma parte de la vida y que hay que aceptar todo lo que ésta nos depare.

Para examinar tu nivel de perseverencia y resiliencia te recomiendo que hagas el siguiente ejercicio:

1. Piensa en tres cosas que te vayan a ayudar a forjar tu resiliencia.

2. La perseverancia exige resistencia. Así pues, ¿qué cosas te fortalecen?

3. Si no te asegurasde que tienes las suficientes, estás minando tu capacidad de construirte tu propia confianza. Así pues, ¿de dónde sacarás fuerzas para seguir, y seguir y seguir?

4. Tener visión de futuro para mantener la vista en lo que realmente importa hará que problemas pasajeros y locales dejen de abatirte. Así, ¿cuál es esa imagen mayor en la que deseas aparecer?

5. Un buen estado físico y la fortaleza emocional te servirán de base en la que asentar el éxito duradero. ¿Qué necesitas para asegurarte de tenerlas en un grado necesario?

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

domingo, 1 de abril de 2012

Segunda Temporada de Juegos de Seducción: Episodio 2.5 Entrevista traducida a Ross Jeffries



Está disponible el último episodio del programa Juegos de Seducción, en esta sesión les comparto, traduzco y comento la entrevista que realicé hace cerca de un mes a Ross Jeffries, donde nos habló de PNL, crecimiento personal y de su método de seducción. Haz click en el reproductor para escuchar y también, si deseas, puedes descargarlo.


Espero lo disfruten.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!